Estudio sobre la Parábola del Labrador y la Viña

«El Señor otorgó grandes bendiciones a su iglesia. La justicia exige que ella retribuya estos talentos con creces. A medida que aumentaron los tesoros de la verdad a ella confiados, sus obligaciones aumentaron también. Pero en vez de aprovechar esos dones y avanzar hacia la perfección, ella apostató de aquello que había alcanzado en su primera condición. El cambio de su estado espiritual se produjo gradual y casi imperceptiblemente. A medida que empezaba a buscar la alabanza y la amistad del mundo, su fe disminuyó, su celo languideció, su ferviente devoción fue reemplazada por un formalismo muerto.

Cada paso hacia el mundo la fue alejando de Dios.» {2JT 81.3}