Daniel – Estudio del Capítulo 4

Descarga este estudio completo en formato PDF: Estudio completo de Daniel capítulo 4

También está disponible: Estudio completo del capítulo 3

El tema principal del capítulo

El tema principal del capítulo 4 es:

LA CONVERSIÓN DE NABUCODONOSOR 

Hasta este capítulo Dios ha tratado de convertir al rey de Babilonia en dos ocasiones. En ambas ocasiones Nabucodonosor reconoció al Dios verdadero, pero no lo reconoció como su Dios ni en el capítulo 2, ni en el capítulo 3.

El capítulo escrito por Nabucodonosor

:1-3

“Nabucodonosor, rey a todos los pueblos”

Nabucodonosor escribe este capítulo. Y empieza escribiendo con el saludo de un hombre convertido:

“Paz os sea multiplicada” = “La paz sea con vosotros” -> Un saludo cristiano.

Nabucodonosor ya no habla de sí mismo, de sus conquistas, o de su poder; ahora quiere escribir acerca de lo que el Altísimo ha hecho por él, para que él sea un hombre convertido. Este capítulo es gran su testimonio.

En los anteriores capítulos, Nabucodonosor no quiso reconocer el Reino Eterno de Dios; ahora ya lo reconoce:

“su Reino es Reino eterno y su dominio de generación en generación.”

Dios siempre busca atraernos a Él

:4-5

Ya terminadas todas las conquistas, Nabucodonosor se encontraba paseando en su gran palacio, preocupado en cómo embellecer y engrandecer aún más a su reino.

Estando el rey en esta condición, Dios le da otro sueño haciendo un último intento para traer su mente de las cosas terrenales perecederas hacia las cosas espirituales y eternas.

PR pg. 378.0 – “No es sorprendente que en su prosperidad un monarca tan ambicioso y orgulloso, se sintiera tentado a desviarse de la senda de la humildad, la única que lleva a la verdadera grandeza. Durante los intervalos entre sus guerras de conquista, pensó mucho en el fortalecimiento y embellecimiento de su capital, hasta que al fin la ciudad de Babilonia vino a ser la gloria principal de su reino, la ciudad codiciosa del oro, que era alabada por toda la tierra.

Su pasión como constructor, y su señalado éxito al hacer de Babilonia una de las maravillas del mundo, halagaron su orgullo al punto de poner en grave peligro sus realizaciones como sabio gobernante a quien Dios pudiera continuar usando como instrumento para la ejecución del propósito divino.

En su misericordia, Dios dio al rey otro sueño, para advertirle del riesgo que corría y del lazo que se le tendía para arruinarlo.”

:6-7

Nabucodonosor, como en el primer sueño del capítulo 2, manda llamar a los magos y astrólogos para que le enseñen la interpretación del sueño.

El rey les contó el sueño, pero los sabios no pudieron decifrar su interpretación. Nabucodonosor, en esta ocasión, no se olvidó del sueño como en el capítulo 2: “Les conté el sueño.”

En el capítulo 2 los sabios le dijeron “dinos el sueño y te daremos su interpretación.” Pero ahora no pudieron dar su interpretación, a pesar de que el rey les relató el sueño.

Dios está al timón

Nuevamente los sabios están en una CRISIS/PRUEBA de SABIDURIA/CONOCIMIENTO.

Nuevamente Dios está preparando el camino para la intervención de su siervo.

PR pg. 379.1 – “Muy perturbado por el sueño, que era evidentemente una predicción de cosas adversas, el rey lo relató a los magos, astrólogos, Caldeos, y adivinos; pero, aunque el sueño era muy explícito, ninguno de los sabios pudo interpretarlo. Una vez mas en esa nación idólatra, debía atestiguarse el hecho de que únicamente los que aman y temen a Dios pueden comprender los misterios del reino de los cielos.”

Únicamente los que aman y temen a Dios pueden discernir las cosas espirituales.

Únicamente los que aman y temen a Dios pueden comprender el plan de la salvación.

“El principio de la sabiduría es el temor de Jehová. Buen entendimiento tienen todos los que practican sus mandamientos. Su loor permanece para siempre.” (Salmos 111:10)

:8-9

“Hasta que entró delante de mí Daniel.”

Nabucodonosor sabía que el Espíritu Santo moraba en Daniel, y por esta razón Daniel podría darle la interpretación del sueño:

“El Espíritu del Dios santo mora en ti.”

La diferencia entre Jehová y los dioses paganos

¿Por qué Nabucodonosor llama a Dios: SANTO? Los dioses paganos, son santos?

Salmos 115:3-9 – “Nuestro Dios está en los cielos; todo lo que quiso ha hecho. Los ídolos de ellos son plata y oro, obra de manos de hombres. Tienen boca, mas no oyen; tienen narices, mas no huelen; manos tienen, mas no palpan; tienen pies, mas no andan; no hablan con su garganta. Semejante a ellos son los que los hacen, y cualquiera que confía en ellos.

Oh, Israel, confía en Jehová. Él es tu ayuda y tu escudo.”

Los dioses de los paganos son semejantes a los que los hacen y creen en ellos – no son santos. Tienen ojos, boca, pies, manos, pero en realidad están sin vida. Nabucodonosor se llegó a dar cuenta de que los dioses paganos eran simplemente estatuas hechas por manos humanas.

El sueño de Nabucodonsor en el capítulo 4.
El sueño de Nabucodonsor en el capítulo 4.

:10-17

El relato del sueño: Un árbol que creció y se hizo fuerte. Un árbol que brindaba frutos para todas las bestias del campo. Vino un ángel y ordenó que se corte el árbol, pero que se deje solo la raíz y el cepo. El ángel ordenó que la mente del rey sea cambiada a mente de bestia y que pase sobre él siete tiempos.

:18

Nabucodonosor dice a Daniel:

“Mas tú puedes (interpretar) porque en tí mora el Espíritu del Dios santo.”

Interpretando el sueño

El árbol es Nabucodonosor pues en Daniel 2:38 se describe a Nabucodonosor así: “Todo lugar donde habitan los hijos del hombre, los animales del campo y las aves del cielo, él los ha entregado en tus manos y te ha dado dominio sobre todos ellos.”

Esa descripción de Nabucodonosor del capítulo 2 concuerda con la descripción del árbol de Daniel 4:12: “En él había sustento para todos. Debajo de él se ponían a la sombra los animales del campo, y en sus ramas habitaban las aves del cielo. Todo mortal tomaba sustento de él.”

Y esta descripción, a su vez, concuerda con la profecía de Jeremías respecto a Nabucodonosor en Jeremías 27:6 – “Ahora yo he entregado todas estas tierras en mano de Nabucodonosor rey de Babilonia, mi siervo. Le he dado aun los animales del campo, para que le sirvan.”

Como los sabios no aceptaron la interpretación del sueño de Nabucodonosor en el capítulo 2, entonces por ello no pudieron interpretar este sueño. Y porque, además, no tenían al Espíritu Santo morando en ellos.

Comparando con Daniel 3:28El santo vigilante es Dios.

La cepa del árbol –> Representa a Nabucodonosor sin razonamiento.

Igualmente, el corazón de hombre a corazón de bestia –> significa Nabucodonosor privado de la razón.

Salmo 119:11 – “en mi corazón he guardado tus palabras” – aquí podemos ver que se relaciona al corazón con las facultades mentales.

Hebreos 8:10 – “escribiré mis leyes en sus mentes y sus corazones” – Aquí también podemos ver que se usa al corazón con las facultades mentales.

Marcos 7:21 – “porque de dentro, del corazón de los hombres, salen los malos pensamientos.”

La atadura de hierro –> corresponde al hierro de Daniel 2:40 (el cuarto reino)

La atadura de bronce –> corresponde al bronce de Daniel 2:39 (el tercer reino)

7 tiempos = 7 años (Números 14:34; Ezequiel 4:6)

Dios da a Nabucodonosor:

CONDICION – “reconozcas que el Altísimo es Señor del reino de los hombres y que lo da a quien quiere”,

PREMIO – “tu reino continuará firme después que tú reconozcas que el señorío es de los cielos.”

:19-27

Daniel quedó atónito por casi una hora. Sus pensamientos le turbaban. El rey al darse cuenta de que el sueño era algo terrible le dice:

“no importa si es algo malo, dime el sueño.”

Daniel podía haberse alegrado por lo que le iba suceder a Nabucodonosor: el rey de Babilonia fue quien invadió su tierra, lo apartó de sus padres, lo castro, y saqueó y echó por tierra el santuario terrenal. Daniel tenía muchos motivos para regocijarse por lo que le podía suceder a Nabucodonosor si no cambiaba su proceder, pero no se alegró, sino que tuvo tristeza:

“El sueño sea para tus enemigos y su interpretación para los que mal te quieran.”

Daniel finalmente le dice a Nabucodonosor que él es el árbol. Da la interpretación del santo vigilante, de la cepa del árbol, de las ataduras, del corazón que se hace de bestia, y de los 7 tiempos.

El rey estaba atento a la interpretación, Daniel tenía toda la ATENCIÓN del rey, así que Daniel aprovecha y le da un SERMÓN al rey:

:27

El rey estaba pecando, oprimiendo a sus siervos, y estaba actuando mal. Daniel le dice

“apártate de tu pecado.”

Daniel le aconseja:

“si haces caso del consejo, probablemente no seas cortado.”

Dios también a nosotros nos aconseja por medio de su Palabra, a través de todos estos relatos que se encuentran en la Biblia. Pero nosotros tampoco queremos escuchar las advertencias de Dios.

:28

Todo aquello que fue profetizado en el sueño le vino a Nabucodonosor, porque el rey no hizo caso del consejo de Dios.

:29-33

Los 12 meses equivalen a 1 año – que equivale a 1 TIEMPO profético (Números 14:34; Ezequiel 4:6).

Después de un año del sueño del árbol, el rey Nabucodonosor se encontraba paseando por el reino y glorificándose a sí mismo. El rey no quería reconocer que era Dios quién brindaba el sustento, el poder, la sabiduría, la razón y todo lo que posee el hombre.

Para Nabucodonosor, todo lo que había conquistado, construido y logrado había sido con su propio poder:

“con la fuerza de mi poder”

Ni apenas estaba terminando de pronunciar estas palabras cuando se escuchó la sentencia del Altísimo.

Ya que Nabucodonosor no quiso escuchar el consejo de Dios ni tampoco quiso reconocer que Dios es quien nos brinda todo en la vida, Dios lo privó de sus facultades mentales.

Nabucodonosor quedó reducido a la condición de bestia: comía hierba como buey, y sus uñas y pelo crecieron.

Nabucodonosor quedó reducido a la condición de bestia.
Nabucodonosor quedó reducido a la condición de bestia.

PR pg. 381.4 – “En un momento le fue quitada la razón que Dios le había dado; el juicio que el rey consideraba perfecto, la sabiduría de la cual se enorgullecía, desaparecieron y se vio que el que antes era gobernante poderoso estaba loco.

Los mensajes de advertencia habían sido despreciados; y ahora, despojado del poder que su Creador le había dado, y ahuyentado de entre los hombres, Nabucodonosor ‘comía hierba como los bueyes, y su cuerpo se bañaba con el rocío del cielo, hasta que su pelo creció como águila, y sus uñas como de aves’.”

1MS pg. 349.3 – “El hombre puede tener un intelecto brillante; puede ser rico en la posesión de dones naturales. Pero todos ellos les son dados por Dios, su Hacedor. Dios puede quitar el don de la razón, y en un momento el hombre quedará como Nabucodonosor, degradado al nivel de las bestias del campo. Dios hace esto porque el hombre procede como si su sabiduría y poder los hubiera recibido independientemente de Dios.

El hombre es únicamente mortal, y mientras se sienta demasiado sabio para aceptar a Jesús, permanecerá siendo únicamente mortal.”

:34

Mas al fin del tiempo (luego de 7 años), Nabucodonosor alzó sus ojos al cielo, alabó a Dios y el Señor le devolvió la razón.

Nabucodonosor bendijo y alabó al Altísimo. El rey llegó a reconocer que el reino representado por la piedra—el Reino de Dios—era el único reino eterno:

“Su reino es un reino eterno” (Daniel 4:3) 

:35-36

Luego de que Nabucodonosor reconoció a Dios, el Señor le dio el premio prometido: Dios le restituyó el gobierno y mayor grandeza le fue añadido a su reino.

:37

Dios puede humillar a los que andan con soberbia.

La soberbia y el orgullo lo llevó a Nabucodonosor a ser una bestia.

Pero Nabucodonosor, finalmente, llegó a ser un hombre convertido:

“Ahora yo alabo, engrandezco y glorifico al Rey del cielo.”

PR pg. 382.3 – “El que fuera una vez un orgulloso monarca había llegado a ser humilde hijo de Dios; el gobernante tiránico e intolerante, era un rey sabio y compasivo. El que había desafiado al Dios del cielo y blasfemado contra él, reconocía ahora el poder del Altísimo y procuraba fervorosamente promover el temor de Jehovah y la felicidad de sus súbditos.

Bajo la reprensión de Aquel que es Rey de reyes y Señor de señores, Nabucodonosor había aprendido por fin la lección que necesitan aprender todos los gobernantes, a saber que la verdadera grandeza consiste en ser verdaderamente buenos.

Estaba ahora cumplido el propósito de Dios, de que el mayor reino del mundo manifestase sus alabanzas. La proclamación pública, en la cual Nabucodonosor reconoció la misericordia, la bondad y la autoridad de Dios, fue el último acto de su vida que registra la historia sagrada.”

“Ahora, yo, Nabucodonosor, alabo, exalto y glorifico al Rey de los cielos, porque todas sus obras son verdad y sus caminos son justicia.”

(Daniel 4:37)

Amén. Que Dios los bendiga.

Continua estudiando: Estudio completo de Daniel 5

11 Replies to “Daniel – Estudio del Capítulo 4”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.