Daniel – Estudio del Capítulo 3

Descarga este estudio completo en formato PDF: Estudio completo de Daniel 3

También disponible: Estudio completo de Daniel 2

El tema principal del capítulo

El tema principal del capítulo 3 es:

LA ADORACION

:1-2

Nabucodonosor hizo una estatua de oro de 60 codos de alto (27m altura) y de 6 codos de ancho (2.7m ancho) en el campo de Dura. Luego mandó llamar a la clase gobernante para que viniesen a la inauguración de la imagen.

0.45cm -> 1 codo

PR pg. 369.2-3 y 370.0 – “El rey había reconocido el poder de Dios al decir a Daniel: Ciertamente que el Dios vuestro es Dios de dioses,… y el descubridor de los misterios (Vers. 27). Después de esto, Nabucodonosor sintió por un tiempo la influencia del temor de Dios; pero su corazón no había quedado limpio de ambición mundanal ni del deseo de ensalzarse a sí mismo. La prosperidad que acompañaba su reinado le llenaba de orgullo. Con el tiempo dejó de honrar a Dios, y resumió su adoración de los ídolos con mayor celo y fanatismo que antes.

Las palabras: Tú eres aquella cabeza de oro (Vers. 38), habían hecho una profunda impresión en la mente del gobernante. Los sabios de su reino, valiéndose de esto y de su regreso a la idolatría, le propusieron que hiciera una imagen similar a la que había visto en su sueño, y que la levantase donde todos pudiesen contemplar la cabeza de oro, que había sido interpretada como símbolo que representaba su reino.”

La verdad mezclada con el error

Agradándole la halagadora sugestión, resolvió llevarla a ejecución, e ir aun más lejos. En vez de reproducir la imagen tal como la había visto, iba a superar el original. En su imagen no habría descenso de valores desde la cabeza hasta los pies, sino que se la haría por completo de oro, para que toda ella simbolizara a Babilonia como reino eterno, indestructible y todopoderoso que quebrantaría y desmenuzaría todos los demás reinos, y perduraría para siempre.”

¿Por qué hizo el rey una estatua toda de oro?

Porque Nabucodonosor quería que Babilonia sea el reino eterno representado por la piedra de su sueño del capítulo 2.

PR pg. 370.2-3 – “El pensamiento de afirmar el imperio y establecer una dinastía que perdurase para siempre, tenía mucha atracción para el poderoso gobernante ante cuyas armas no habían podido resistir las naciones de la tierra.

Olvidando las providencias notables relacionadas con el sueño de la gran imagen, y olvidando también que por medio de su siervo Daniel el Dios de Israel había aclarado el significado de la imagen, y que en relación con esta interpretación los grandes del reino habían sido salvados de una muerte ignominiosa; olvidándolo todo, menos su deseo de establecer su propio poder y supremacía, el rey y sus consejeros de estado resolvieron que por todos los medios disponibles se esforzarían por exaltar a Babilonia como suprema y digna de obediencia universal.

La representación simbólica por medio de la cual Dios había revelado al rey y al pueblo su propósito para con las naciones de la tierra, iba a emplearse para glorificar al poder humano. La interpretación de Daniel iba a ser rechazada y olvidada; la verdad iba a ser interpretada con falsedad y mal aplicada.

En esta forma, mediante las maquinaciones de hombres ambiciosos, satanás estaba procurando estorbar el propósito divino en favor de la familia humana. El enemigo de la humanidad sabía que la verdad sin mezcla de error es un gran poder para salvar; pero que cuando se usa para exaltar al YO y favorecer los proyectos de los hombres, llega a ser un poder para el mal.”

Mientras que la verdad pura y clara tiene un gran poder para salvar al hombre, la verdad mezclada con el error es la herramienta más útil de satanás.

El enemigo estaba detrás de la imagen de Babilonia, porque exaltando al YO, y exaltando al poder humano, estaba borrando la lección de Dios para el mundo: de que todo reino humano esta destinado a desaparecer. Satanás quiere impedir que la humanidad entienda que todos los reinos humanos están destinados a desaparecer.

Satanás trabaja arduamente para que los padres no entiendan que ellos trabajan para que sus hijos formen parte de una organización que esta destinada a ser destruida.

Todos trabajamos arduamente para los reinos de este mundo.

La lección de Dios es: que sepamos que no debemos participar ni formar parte de los reinos de este mundo, pues estos están destinados a desaparecer. El enemigo no quiere que entendamos esto como ni padres, ni como hijos.

Los sabios de Babilonia, que fueron salvados por Daniel de la muerte inminente en el capítulo 2, fueron ellos mismos los que aconsejaron al rey de construir la estatua. Su incredulidad los llevó a desafiar al Dios Eterno.

La Babilonia espiritual de hoy en día, de la cual forman parte todos los reinos actuales de este planeta, también esta destinada a desaparecer. Ellos están trabajando, al igual que Nabucodonosor, para no desaparecer y también van a construir la imagen de la bestia para no desaparecer. Pero todo esto será en vano. La piedra – el Reino eterno de Dios – los destruirá por completo. 

:3-7

Toda la clase gobernante fue a la inauguración de la estatua.

Se decretó un edicto para que aquel que no adorase a la imagen fuese echado al horno de fuego.

¿Qué palabra está repetida y da el tema del capítulo?

La palabra más repetida es la palabra adorar. Este es el tema del capítulo: la adoración.

Babilonia: poder civil metiéndose en asuntos religiosos

¿Cómo sabemos que hubo un decreto?

“El pregonero (heraldo) anunció.”

Se trata de un decreto de carácter religioso, pero que sin embargo está siendo decretado por el poder civil, en lugar del poder religioso.

El decreto ORDENA que deben hacer: postrarse ante la imagen, cuando escuchen el sonido de instrumentos musicales.

El decreto también incluye un CASTIGO para aquel que no obedece la orden: ser echado al horno de fuego ardiente -> la muerte.

PR pg. 371.1 – “Aunque acostumbrados a magníficas representaciones de sus divinidades paganas, los caldeos no habían producido antes cosa alguna tan imponente ni majestuosa como esta estatua resplandeciente.

Así se dispuso, y se decretó que en el día de la dedicación todos manifestasen su suprema lealtad al poder babilónico postrándose ante la imagen.”

Al postrarse ante la imagen, los hombres reconocían su suprema lealtad al poder babilónico.

Este capítulo es una historia que sucedió en la realidad en el pasado, pero que también tiene su aspecto profético:

La Babilonia “espiritual” que se hace referencia en el libro del Apocalipsis representa este mismo espíritu de satanás que hace uso del poder civil con el poder religioso para imponer sus dogmas so pena de muerte.

CS pg. 499.2 – “El rasgo más característico de la bestia y por consiguiente de su imagen es la violación de las leyes de Dios. ‘Pensará mudar los tiempos y la Ley.’ Una profecía es complemento de la otra. Solo alterando la Ley de Dios podía el papado levantarse sobre Dios. Quienquiera que guardase a sabiendas la ley así adulterada daría honor supremo al poder que introdujo el cambio. Tal acto de obediencia a las leyes papales seria señal de sumisión al papa en lugar de sumisión a Dios.”

Si el hombre santifica conscientemente el domingo, le da honor supremo al poder que adulteró la Ley del Legislador, en lugar de someterte al poder de Dios. El hombre actualmente no comprende cabalmente la importancia de santificar el cuarto mandamiento.

El conflicto final va a girar en entorno a la adoración:

“¡Temed a Dios y dadle gloria, porque ha llegado la hora de su juicio! Adorad al que hizo los cielos y la tierra y el mar y las fuentes de las aguas.” (Apocalipsis 14:7)

“¡Ha caído, ha caído Babilonia la grande! Todas las naciones habían bebido del vino de la furia de su fornicación.”

¡Si alguno adora a la bestia y a su imagen, y recibe su marca en la frente o en la mano, él también beberá del vino del furor de Dios que ha sido vertido puro en la copa de su ira…” (Apocalipsis 14:8-9)

El Cuarto Mandamiento tiene su conexión con Ap. 14:7: “Acuérdate del día del sábado para santificarlo… Porque en seis días Jehová hizo los cielos, la tierra el mar, y todo lo que hay en ellos, y reposó en el séptimo día. Por eso Jehová bendijo el día del sábado y lo santificó.” (Éxodo 20:8-11)

¿Qué utilizó el rey Nabucodonosor para que todos se postren a la imagen?

La música. Esa música era una música de carácter religioso.

Comentario Bíblico 7ª, pg. 417, 2da columna. – “Se repetirá la historia. Será ensalzada la falsa religión. El primer día de la semana que no tiene ninguna santidad será erigido como la imagen de Babilonia. Todas las naciones rendirán culto a la imagen de Babilonia. El decreto deberá ser promulgado en todo el mundo.

El poder civil debe hablar como la voz de un dragón. La fuerza es el último recurso de toda religión falsa. Al principio se usa la atracción así como el rey usó la música. Así será ahora pronto, el papado ha obligado a los hombres a que le obedezcan en el pasado y lo continuará haciendo en el futuro próximo.”

Este decreto que sacó el rey Nabucodonosor, contra que Mandamiento estaba yendo?

El Segundo Mandamiento: “No te harás ídolos, no te inclinaras ante ellos, no les rendirás culto” (Éxodo 20:4-6)

¿Qué autoridad no ha dado Dios a ningún hombre?

La de legislar la adoración. Nabucodonosor estaba legislando la adoración. Y, de acuerdo a la profecía: el papado legislará también la adoración.

¿Cuántos de los que estaban convocados en el campo de Dura obedecieron el decreto?

Todos los que fueron convocados a la dedicación de la imagen obedecieron el decreto.

:8-12

Los sabios acusaron a los judíos. Le dijeron a Nabucodonosor que Daniel y sus compañeros no obedecían el decreto.

PR pg. 372.1 – “Ciertos sabios, celosos de los honores que se habían concedido a los fieles compañeros de Daniel, informaron al rey acerca de la flagrante violación de sus deseos.”

Los mismos magos y astrólogos que fueron librados de la muerte por la intervención de Daniel en el capítulo 2, ahora fueron a acusarlos ante el rey. La envidia los llevó a hacer esto.

PR pg. 371.2 – “En aquel día decisivo las potestades de las tinieblas parecían ganar un triunfo señalado; el culto de la imagen de oro parecía destinado a quedar relacionado de un modo permanente con las formas establecidas de la idolatría reconocida como religión del estado en aquella tierra. Satanás esperaba derrotar así el propósito que Dios tenía, de hacer de la presencia del cautivo Israel en Babilonia un medio de bendecir a todas las naciones paganas.

Pero Dios decretó otra cosa. No todos habían doblegado la rodilla ante el símbolo idólatra del poder humano. En medio de la multitud de adoradores había tres hombres que estaban firmemente resueltos a no deshonrar así al Dios del cielo. Su Dios era Rey de reyes y Señor de señores; ante ningún otro se postrarían.”

Estos tres hebreos sabían que ese decreto iba en contra del 2do Mandamiento y la Ley de Dios estaba por encima del decreto de Nabucodonosor y por encima de cualquier decreto humano.

Los sabios le recordaron al rey el decreto que había sacado y le recordaron el castigo del decreto. Después de hacerle acuerdo al rey, viene la ACUSACION contra los siervos de Dios. Los sabios fueron movidos por los celos y la envidia.

En los dos primeros capítulos vimos CRISIS/PRUEBAS de SABIDURÍA.

Ahora viene una CRISIS/PRUEBA de ACCION. O se postran o no se postran a la imagen de Babilonia. Pero los jóvenes hebreos ya habían hecho su decisión, basado en un “escrito está”: no adorar la imagen.

:13-15

Nabucodonosor se llena de ira y llama a los tres judíos y les pregunta si era verdad que no adoraban a la imagen. Luego les advierte cual es el castigo de tal conducta.

Con esta acción de Nabucodonosor vemos que el rey les quiere dar una nueva oportunidad. El rey sabía lo eficiente que eran estos jóvenes y también sabía la sabiduría que ellos tenían. Pues él mismo los había examinado y los había hallado diez veces mejor que todos los demás príncipes en el primer capítulo.

El rey además sabía que estos jóvenes poseían algo que los otros sabios de su reino no poseían: ese algo era el Espíritu Santo.

PR pg. 372.3 – “Mientras los tres hebreos estaban delante del rey, él se convenció de que poseían algo que no tenían los otros sabios de su reino. Habían sido fieles en el cumplimiento de todos sus deberes. Les daría otra oportunidad. Si tan sólo indicaban buena disposición a unirse con la multitud para adorar la imagen, les iría bien; pero ‘si no la adorareis—añadió—en la misma hora seréis echados en medio de un horno de fuego ardiendo.’ Y con la mano extendida hacia arriba en son de desafío, pregunto:”

“Y que Dios será el que os libre de mis manos?”

Nabucodonosor estaba desafiando al Dios de Daniel, el Dios que le había dado el sueño en el capítulo 2. Primero desafió a Dios al hacer la imagen de oro, y ahora estaba desafiando a Dios directamente con estas palabras.

:16-18

Los jóvenes hebreos respondieron:

“nuestro Dios puede librarnos del fuego ardiente y de tu mano… y no adoraremos a la estatua que tú has levantado.”

La fe y la certeza de estos siervos de Dios estaban nuevamente basadas en un ‘escrito está’:

Isaías 43:2 – “Cuando andes por el fuego, no te quemarás; ni la llama te abrasará.”

“puede que su voluntad no sea librarnos del fuego ardiente, oh rey sepas que no serviremos a tus dioses” –> en otras palabras: así Dios no nos libre de la muerte, igual no vamos a postrarnos a tu imagen pagana.

PR 372.4 – “Vanas fueron las amenazas del rey. No podía desviar a esos hombres de su fidelidad al Príncipe del universo. De la historia de sus padres habían aprendido que la desobediencia a Dios resulta en deshonor, desastre y muerte y que el temor de Jehovah es el principio de la sabiduría, el fundamento de toda prosperidad verdadera.

Su fe quedó fortalecida cuando declararon que Dios sería glorificado libertándolos, y con una seguridad triunfante basada en una fe implícita en Dios, añadieron: ‘Y si no, sepas, oh re.

Y, que tu dios no adoraremos, ni tampoco honraremos la estatua que has levantado’.”

Nabucodonosor se enfureció tanto que el rostro se le desfiguró. Mandó a calentar el horno siete veces más de lo habitual.
Nabucodonosor se enfureció tanto que el rostro se le desfiguró. Mandó a calentar el horno siete veces más de lo habitual.

Fieles hasta la muerte

:19-23

Nabucodonosor se llenó de ira y ordenó que el horno se encendiese siete veces más de lo común. Luego mandó a atar a los judíos con los guardias más fuertes. Y finalmente, los hebreos fueron echados al horno fe fuego. Los hombres fuertes que los echaron al fuego, murieron por las llamas instantáneamente.

Antes de la desobediencia a uno de los mandamientos de Dios, estos jóvenes prefirieron la muerte. Fueron fieles hasta la muerte.

:24-25

El rey quedó espantado porque vio a cuatro personas en lugar de tres en el horno de fuego, sin sufrir ningún daño.

“y el aspecto de uno es como hijo de los dioses.”

Nabucodonosor se espantó: "Veo cuatro hombres sueltos, que se pasean en medio del fuego sin sufrir ningún daño; y el aspecto del cuarto es semejante a un hijo de los dioses."
Nabucodonosor se espantó: “Veo cuatro hombres sueltos, que se pasean en medio del fuego sin sufrir ningún daño; y el aspecto del cuarto es semejante a un hijo de los dioses.”

Jesús mismo bajó a protegerlos de las llamas de fuego.

PR pg. 374.1 – “¿Cómo sabía el rey qué aspecto tendría el Hijo de Dios? En su vida y carácter, los cautivos hebreos que ocupaban puestos de confianza en Babilonia habían representado la verdad delante de él. Cuando se les pidió una razón de su fe, la habían dado sin vacilación. Con claridad y sencillez habían presentado los principios de la justicia, enseñado así a aquellos que los rodeaban acerca del Dios al cual adoraban. Les habían hablado de Cristo, el Redentor que iba a venir; y en la cuarta persona que andaba en medio del fuego, el rey reconoció al Hijo de Dios.”

Cuando los hijos de Dios están en una crisis, el Señor está con ellos. Esto es una importante lección para nosotros.

:26-30

Nabucodonosor se acercó al horno y llamo a los jóvenes judíos. Estos salieron y todos los presentes se acercaron. El fuego no tuvo ningún efecto en ellos, ni en las ropas, y ni siquiera tenían olor a fuego.

El rey alabó al Dios verdadero e hizo una confesión publica:

“sea bendito el Dios de ellos”.

La estatua quedó olvidada

La atención estaba en los tres jóvenes hebreos.

PR pg. 374.4 – “Olvidada quedó la gran imagen de oro, levantada con tanta pompa. En la presencia del Dios viviente, los hombres temieron y temblaron.”

Nabucodonosor aprendió que Jehová es un Dios TODOPODEROSO:

“por cuanto no hay Dios que pueda librar como este.”

El Señor estaba tratando de convertir a Nabucodonosor nuevamente ya por segunda vez. Pero sin embargo el rey declaró:

“bendito sea el Dios de ellos” – Nabucodonosor no se había convertido todavía.

Nabucodonosor estuvo mal desde un principio, pues Dios no permite legislar la adoración. Sin embargo el rey sacó luego nuevamente otro decreto de carácter religioso.

Estuvo bien que Nabucodonosor haga una confesión pública del Dios verdadero. Pero Dios no acepta legislar la adoración ni aunque sea adoración al Dios verdadero. Dios no usa la fuerza para que le adoren. Es la falsa religión la que usa la fuerza para obligar la adoración.

PR pg. 375.3 – “Era correcto que el rey hiciese una confesión publica, y procurar exaltar al Dios de los cielos sobre todos los demás dioses; pero al intentar obligar a sus súbditos a hacer una confesión de fe similar a la suya y a manifestar la misma reverencia que él, Nabucodonosor se excedía de su derecho como soberano temporal. Nunca compele Dios a los hombres a obedecer. Deja a todos libres para elegir a quien quieren servir.”

Una historia profética

Dios no usa la fuerza para que le obedezcamos. Si le vamos a obedecer, Dios desea que sea una obediencia voluntaria. El rey estaba mal en querer obligar a la gente a adorar a Jehová. Dios nos muestra el bien y el mal, y luego nosotros tenemos que elegir.

Todo lo que Nabucodonosor hizo desde utilizar la música, hasta legislar la adoración fue profético: es algo que se va a repetir nuevamente al final del conflicto:

Apocalipsis 13:15-17

Decreto: mandar a matar a todo aquel que no adore la imagen de la bestia. Y que nadie pueda comprar, ni vender, si no tiene la marca de la bestia.

Esta escrito que volverá a ocurrir, en el Antiguo y Nuevo Testamento.

PR pg. 376.2 – “Importantes son las lecciones que debemos aprender de lo experimentado por los jóvenes hebreos en la llanura de Dura. En esta época nuestra, muchos de los siervos de Dios, aunque inocentes de todo mal proceder, serán entregados para sufrir humillación y ultrajes a manos de aquellos que, inspirados por Satanás, están llenos de envidia y fanatismo religioso.

La ira del hombre se despertará en forma especial contra aquellos que santifican el sábado del cuarto mandamiento; y al fin un decreto universal los denunciará como merecedores de muerte.

El tiempo de angustia que espera al pueblo de Dios requerirá una fe inquebrantable.

En el periodo final de la historia de esta tierra, el Señor obrará poderosamente a favor de aquellos que se mantenga firmemente por lo recto. En medio del tiempo de angustia cual nunca hubo desde que fue nación, sus escogidos permanecerán inconmovibles.”

En nuestra época también serán entregados los hombres que quieran obedecer la Ley de Dios y quieran santificar el sábado del cuarto mandamiento.

El decreto de la ley dominical universal los hará merecedores de muerte. Los siervos de Dios requerirán una fe inquebrantable.

Pero los siervos de Dios no podrán ser inducidos a un culto falso de una falsa religión. Ellos obedecerán a la verdad aunque el castigo sea encarcelamiento, hambre, desprecio y muerte.

Cristo los consolará en ese tiempo de angustia, cual nunca hubo en este planeta. Sus escogidos permanecerán inconmovibles. Los protegerán ángeles excelsos en fortaleza. Dios salvará a todos los que pongan plenamente su confianza en Él.

En este capítulo vemos el espíritu de satanás que utiliza el poder civil para sacar un decreto de carácter religioso.

También aprendemos el método de satanás:

1) El enemigo primero trata de apelar a la razón:

“es verdad que no honráis a mi estatua?”,

2) después al sentimiento:

“calienten el horno siete veces mas de lo normal!”,

3) luego viene la fuerza:

“fueron echados al horno de fuego.”

La música es usada para atraer EMOCIONES y SENTIMIENTOS en el ser humano. Por ello la usó Nabucodonosor y por ello es usada por satanás también.

Los jóvenes ejercitaron la fe en Dios. Y la fe no es un don natural del hombre: la fe es un don de Dios (Efesios 2:8).

El tiempo de angustia requerirá de una fe inquebrantable. Esta fe no se tiene de la noche a la mañana. Debe ser plantada como una semilla por el Espíritu Santo y el hombre la tiene que desarrollar.

No debemos hacer la menor concesión al culto falso. Dios obrará con gran poder a favor de sus seguidores, a los que se mantengan firmes. La historia se repetirá.

“¡Aquí está la perseverancia de los santos, quienes guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús!” (Apocalipsis 14:12)

Amén. Que Dios los bendiga.

Continua estudiando: Estudio completo de Daniel 4

10 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s