Estudio sobre – La Verdadera Educación

Este estudio se puede descargar en formato PDF: Estudio sobre La Verdadera Educación PDF

EL MAYOR TÍTULO QUE PUEDA ALCANZAR EL HOMBRE

ECFP pg. 15.2 – “Al cristiano se le presenta la posibilidad de realizar grandes conquistas. Puede siempre estar ascendiendo a mayores alturas. Juan tenía una idea elevada del privilegio de un cristiano. El dice: ‘Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos llamados hijos de Dios’ (1 Juan 3:1). No es posible para la humanidad elevarse a una mayor altura de dignidad que la que aquí se presenta. Al hombre se le concede el privilegio de llegar a ser heredero de Dios y coheredero con Cristo.”

Llegar a recibir el título de “hijo de Dios” es el mayor logro al que pueda aspirar el ser humano. Sin embargo, este título celestial no nos brinda ningún tipo de riquezas en el mundo terrenal, y es por esto que es el título que menos le interesa alcanzar al hombre.

Antes de que Adán cayera en la desobediencia del pecado, el hombre Adán era un legítimo Hijo de Dios (Lucas 3:38 – “fue de Dios”). Pero al desobedecer la Ley de Dios, Adán se buscó otro padre – el diablo.

Caída de Adán y Eva.
Caída de Adán y Eva.

Y ahora, como todos nosotros somos descendientes de Adán, todos tenemos como padre al diablo:

Juan 8:44 – “Vosotros de vuestro padre el diablo sois, y los deseos de vuestro padre queréis cumplir. Él, homicida ha sido desde el principio, y no permaneció en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de la mentira”.

Es gracias y mediante a nuestro Salvador Jesús – que podemos llegar a alcanzar el título de “Hijo de Dios”:

Juan 1:12 – “Mas a todos los que le recibieron, dióles potestad de ser hechos hijos de Dios, a los que creen en su nombre”.

De hijos de Dios a hijos del diablo.
De hijos de Dios a hijos del diablo.

ECFP 15.2 – “A los que han sido así exaltados, se les revelan las inescrutables riquezas de Cristo, que son mil veces más valiosas que la riqueza del mundo. Así, por los méritos de Jesucristo, el hombre finito se eleva a la compañía con Dios y su querido Hijo.”

"Dejad que los niños vengan a mí." (Lucas 18:16)
“Dejad que los niños vengan a mí.” (Lucas 18:16)

Los padres se preocupan porque sus niños vayan al jardín, luego a la escuela, después al colegio, y después están afanados porque vayan a la universidad y, si es posible, seguir una educación superior.

Pero en esta tierra no hay ningún título que nos puedan dar los hombres que nos permitan alcanzar la vida eterna. Y ese único título que nos puede dar derecho a la vida eterna, no es motivo de afán por ningún padre.

LA VERDADERA EDUCACIÓN

¿En qué consiste la verdadera educación?

ED pg. 17.5 – “El que coopera con el propósito divino para (1) impartir a los jóvenes un conocimiento de Dios, y (2) modelar el carácter en armonía con el suyo, participa en una obra noble y elevada. Al despertar el deseo de alcanzar el ideal de Dios, presenta una educación tan elevada como el cielo, y tan amplia como el universo; una educación que no se puede completar en esta vida, sino que continuará en la venidera; una educación que asegura al estudiante de éxito su (A) pasaporte de la escuela preparatoria de la tierra a la superior, la celestial.”

Este planeta tierra debe ser para el hombre la escuela preparatoria, en la cual debe:

  1. Adquirir un conocimiento de Dios.
  2. Modelar su carácter a la semejanza de Cristo.

Y si el hombre se gradúa de la escuela preparatoria de la tierra, obtendrá:

  1. Un ‘pasaporte’ a la escuela superior del Cielo.
  2. Un título: ‘Hijo de Dios’ (Juan 1:12).
  3. Un lugar (un cupo) para ser miembro de la escuela superior celestial.

DMJ pg. 107.1 – “Cristo es el único verdadero modelo de carácter y usurpa su lugar quien se constituye en dechado para los demás.”

LA EDUCACIÓN SUPERIOR

CM pg. 13.1 – “La educación superior es un conocimiento experimental del plan de salvación, y se la obtiene por el estudio fervoroso y diligente de las Escrituras. Esta educación renovará la mente y transformará el carácter, restaurando la imagen de Dios en el alma. Fortalecerá la mente contra las engañosas insinuaciones del adversario, y nos habilitará para comprender la voz de Dios.

Enseñará al alumno a ser colaborador con Jesucristo, a disipar las tinieblas morales que lo rodean e impartir luz y conocimiento a los hombres. La sencillez de la verdadera piedad es nuestro pasaporte de la escuela preparatoria de la tierra a la escuela superior del cielo.”

Como podemos ver, la verdadera educación superior tiene que ver con el PLAN DE SALVACIÓN o PLAN DE REDENCIÓN.

¿Qué abarca ese “conocimiento experimental” del plan de salvación?

El plan de redención
El plan de redención

Entonces, la verdadera educación:

  1. Renovará la mente
  2. Transformará el carácter, restaurando la imagen de Dios en el alma.
  3. Fortalecerá la mente contra los engaños del adversario.
  4. Nos habilitará para comprender la voz de Dios (ver Juan 10:27)
  5. Enseñará al alumno a ser colaborador con Jesucristo.
  6. Ayudará a disipar las tinieblas morales que lo rodean.
  7. Impartirá luz y conocimiento a los hombres.

CS pg. 627.2 – “Al principio, el hombre fue creado a la semejanza de Dios, no solo en carácter, sino también en lo que se refiere a la forma y a la fisonomía.

El pecado borró e hizo desaparecer casi por completo la imagen divina; pero Cristo vino a restaurar lo que se había malogrado. Él transformará nuestros cuerpos viles y los hará semejantes a la imagen de su cuerpo glorioso. La forma mortal y corruptible, desprovista de gracia, manchada en otro tiempo por el pecado, se vuelve perfecta, hermosa e inmortal. Todas las imperfecciones y deformidades quedan en la tumba.

Reintegrados en su derecho al árbol de la vida, en el desde tanto tiempo perdido Edén, los redimidos crecerán hasta alcanzar la estatura perfecta de la raza humana en su gloria primitiva.”

Y también podemos ver que el “pasaporte” de la escuela preparatoria de la tierra a la escuela superior del cielo es: la verdadera piedad: “La sencillez de la verdadera piedad es nuestro pasaporte de la escuela preparatoria de la tierra a la escuela superior del cielo.”

Para que el hombre pueda recibir y desarrollar la verdadera piedad, primeramente debe reconocer y aceptar que en él no existe piedad.

Romanos 1:31 – “Necios, desleales, sin afecto natural, implacables, sin misericordia.” Misericordia = piedad.

Si el hombre acepta de corazón que en el no existe la verdadera piedad, entonces va a necesitar del trabajo de Cristo como Sumo Sacerdote en el Santuario Celestial, para que pueda recibir la lluvia temprana: al Espíritu Santo quien dará los frutos del espíritu (Gálatas 5:22-23), entre ellos: la verdadera piedad.

CM pg. 13.2 – “No se puede adquirir una educación superior a la que fue dada a los primeros discípulos, la cual nos es revelada por la Palabra de Dios. Adquirir la educación superior significa implícitamente la Palabra, andar en las pisadas de Cristo, practicar sus virtudes. Significa renunciar al egoísmo y dedicar la vida al servicio de Dios.

La educación superior exige algo mayor, algo más divino que el conocimiento que se puede obtener solamente de los libros. Significa un conocimiento personal y experimental de Cristo; significa emancipación de las ideas, de los hábitos y prácticas que se adquirieron en la escuela del príncipe de las tinieblas, y que se oponen a la lealtad a Dios. Significa vencer la terquedad, el orgullo, el egoísmo, la ambición mundanal y la incredulidad. Es un mensaje de liberación del pecado.”

La educación superior implica renunciar al egoísmo. Pero al hombre le cuesta admitir que es egoísta y que no tiene piedad. Por naturaleza, los hombres tenemos un alto concepto de nosotros mismos.

Romanos 12:3 – “Digo pues por la gracia que me es dada, a cada cual que está entre vosotros, que no tenga más alto concepto de sí que el que debe tener, sino que piense de sí con templanza.”

¿Por qué es importante entender que somos egoístas?

Porque la ley demanda 0% de egoísmo y demanda 100% amor, y por esto necesitamos de Aquel que fue 0% egoísmo y 100% amor.

Si el hombre llega a admitir y a comprender de corazón que es egoísta, al recibir el Espíritu Santo bajo la forma de lluvia temprana, el Espíritu Santo no va a eliminar el egoísmo del hombre, sino que solo lo va a subyugar.

En la escuela del príncipe de las tinieblas se enseña al hombre a ser egoísta, se le enseña que no importa a quienes y a cuantos de sus prójimos pisotee con tal que haciendo esto logre alcanzar sus metas, sueños y ambiciones mundanales.

El mundo nos enseña de manera muy sutil a ser egoístas y a confiar en nosotros mismos en lugar de confiar en Dios.
El mundo nos enseña de manera muy sutil a ser egoístas y a confiar en nosotros mismos en lugar de confiar en Dios.

CM pg. 20.2 – “Pero aunque el conocimiento de la ciencia es poder, el que Jesús vino en persona a impartir es un poder aún mayor. La ciencia de la salvación es la ciencia más importante que se ha de aprender en la escuela preparatoria de la tierra. La sabiduría de Salomón es deseable, pero la de Cristo es mucho más deseable y esencial.

Por la simple preparación intelectual no podemos llegar a Cristo; pero por él podemos alcanzar el más alto peldaño de la grandeza intelectual. Aunque no se debe desalentar la búsqueda del conocimiento del arte, la literatura y los oficios, el estudiante debe obtener primero un conocimiento experimental de Dios y su voluntad.”

La educación del mundo nos enseña a mirar con desprecio a las personas que no adquirieron una educación tal.
La educación del mundo nos enseña a mirar con desprecio a las personas que no adquirieron una educación tal.

Mientras que el conocimiento de la ciencia del mundo te enseña a considerarte y elevarte por encima de tu prójimo, el conocimiento de la ciencia de la salvación enseña al hombre a elevar a tu prójimo en lugar de elevarte a ti mismo.

La escuela de Cristo enseña a ser humildes y a servir a otros en lugar de ser servidos.
La escuela de Cristo enseña a ser humildes y a servir a otros en lugar de ser servidos.

Mientras que en la escuela del príncipe de las tinieblas se fomenta la envidia hacia los logros del prójimo; en la escuela de Cristo no hay razón de envidia porque Cristo presenta la misma sangre y la misma justicia perfecta por todos quienes acuden a Él, al Santuario Celestial, para ser justificados y perdonados.

Mientras que en la escuela del príncipe de las tinieblas aprendemos que somos superiores a los demás por el hecho de tener un título terrenal; en la escuela de Cristo se enseña que el que quiera ser el más importante, debe ser el siervo de todos.

Mateo 23:11-12 – “El que es el mayor de vosotros, sea vuestro siervo. Porque el que se ensalzare, será humillado; y el que se humillare, será ensalzado.”

¿Cuánto de nuestro tiempo estamos dispuestos a dedicar a la escuela de Cristo?

¿Y cuánto de nuestro tiempo estamos dispuestos a dedicar a la escuela del príncipe de las tinieblas?

Cómo gastas tu tiempo? En cosas terrenales y perecederas o cosas celestiales y eternas?
Cómo gastas tu tiempo? En cosas terrenales y perecederas o cosas celestiales y eternas?

CM pg. 21.2 – “El verdadero éxito en la educación, como en todo lo demás, se halla en mantener en vista la vida futura. Apenas comenzó a vivir la familia humana ya empieza a morir; y el trabajo incesante del mundo termina en la nada, a menos que se obtenga un verdadero conocimiento acerca de la vida eterna.

El que aprecia el tiempo de gracia como escuela preparatoria de esta vida, lo usará para asegurarse un título para las mansiones celestiales, un lugar como miembro de la escuela superior. Para esta escuela, los jóvenes se han de educar, disciplinar y preparar, adquiriendo un carácter aprobado por Dios.”

El título que se obtiene en la escuela de Cristo: hijo de Dios.

El lugar que se obtiene: un cupo en la escuela superior del cielo.

En la escuela de Cristo los jóvenes se deben:

  1. Educar,
  2. Disciplinar,
  3. Preparar,
  4. Adquirir un carácter aprobado por Dios.

Para que todo esto sea posible la Biblia debe ser la única norma de la verdadera educación, en lugar de las ideas y filosofías de los hombres. La verdadera educación proviene de la mente del Creador, y no de la mente de los seres creados.

“Todo aquel que es de la verdad”—declaró Cristo—“oye mi voz” (Juan 18:37).

CM pg. 23.1 – “Habiendo participado de los consejos de Dios, habiendo morado en las alturas eternas del santuario, tenía en sí y como parte de sí todos los elementos de la verdad. Era una cosa con Dios. Presentar en todo esfuerzo misionero a Cristo y a Cristo crucificado, significa más de lo que pueden comprender las mentes finitas.

‘Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados’ (Isaías 53:5).

‘Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él’ (2 Corintios 5:21).

Cristo crucificado por nuestros pecados, Cristo resucitado de los muertos, intercesor, tal es la ciencia de la salvación que necesitamos aprender y enseñar. Tal ha de ser la preocupación de nuestro trabajo.”

Ciencia de la salvación que necesitamos aprender y enseñar:

  1. Cristo crucificado por nuestros pecados (Evangelio),
  2. Cristo resucitado de entre los muertos (Evangelio),
  3. Cristo intercesor, Sumo Sacerdote en el Santuario Celestial (Ministerio Sacerdotal Celestial de Cristo).
Graduación en la escuela del mundo.
Graduación en la escuela del mundo.

CM pg. 50.1 – “En la escuela de Cristo, los estudiantes nunca se gradúan. Entre los alumnos se cuentan tan viejos como jóvenes. Los que prestan atención a las instrucciones del divino Maestro, adelantan constantemente en sabiduría, refinamiento y nobleza del alma. Y así están preparados para entrar en aquella escuela superior donde el progreso continuará durante toda la eternidad.”

Jesús quiere enseñar a gente de todas las edades y todas clases sociales.
Jesús quiere enseñar a gente de todas las edades y todas clases sociales.

EL GALARDÓN DEL POSTRER GRAN DÍA

HC pg. 485.3 – “Al trabajar por vuestros hijos, valeos del gran poder de Dios. Confiad vuestros hijos al Señor en oración. Obrad por ellos fervorosa e incansablemente. Dios oirá vuestras oraciones y los atraerá a sí mismo. Luego, en el último postrer gran día, podréis presentarlos a Dios diciendo: ‘He aquí, yo y los hijos que me dio Jehová’.

Cuando Samuel reciba la corona de gloria, la mecerá delante del trono para rendir honor, y reconocerá con gozo que las lecciones que su madre le dio fielmente por los méritos de Cristo le coronaron de gloria inmortal.

Nunca apreciará el mundo la obra de los padres prudentes, pero cuando sesione el juicio y se abran los libros, esa obra se verá como Dios la ve y será recompensada delante de hombres y ángeles. Se verá que un hijo criado fielmente fue una luz en el mundo. Velar sobre la información del carácter de se hijo costó lágrimas, ansiedad y noches de insomnio, pero la obra se hizo sabiamente, y los padres oyen al Maestro decir: ‘Bien, buen siervo y fiel’.”

Padre e hijo leyendo la Biblia juntos.
Padre e hijo leyendo la Biblia juntos.

HC pg. 217.4 – “Lo que el mundo debe a las madres—El día de Dios revelará cuanto debe el mundo a las madres piadosas por los hombres que defendieron resueltamente la verdad y las reformas, hombres que fueron audaces para obrar y avanzar, que permanecieron indómitos entre pruebas y tentaciones; hombres que antes que los honores mundanales o la vida misma prefirieron los altos y santos intereses de la verdad y de la gloria de Dios.

Madres, despertad y reconoced que vuestra influencia y vuestro ejemplo afectan el carácter y el destino de vuestros hijos; y en vista de vuestra responsabilidad, desarrollad una mente bien equilibrada y un carácter puro, que reflejen tan sólo lo verdadero, lo bueno y lo bello.”

1102013252_univ_cnt_2_xl

HC pg. 217.3 – “Amolda mentes y caracteres—Esta responsabilidad recae principalmente sobre la madre, que con su sangre vital nutre al niño y forma su armazón física, le comunica también influencias intelectuales y espirituales que tienden a formar la inteligencia y el carácter. Jocabed, la madre hebrea de fe robusta y que no temía ‘el mandamiento del rey,’ fue la mujer de la cual nació Moisés, el libertador de Israel. Ana, la mujer que oraba, abnegada y movida por la inspiración celestial, dio a luz a Samuel, el niño instruido por el Cielo, el juez incorruptible, el fundador de escuelas sagradas a Israel. Elisabet, la parienta de María de Nazaret y animada del mismo espíritu que ésta, fue madre del precursor del Salvador (Juan el Bautista).”

LOS NIÑOS DEBEN APRENDER UN OFICIO

ED pg. 44.1 – “Al fin de contrarrestar este creciente mal, Dios proveyó otros instrumentos que ayudaran a los padres en la obra de la educación. Desde los tiempos más remotos se había considerado a los profetas como maestros divinamente designados. […] Para preparar esa clase de maestros, Samuel fundó, de acuerdo con la instrucción del Señor, las escuelas de los profetas.

La escuela de los profetas
La escuela de los profetas

Estas escuelas tenían por objetivo servir como barrera contra la corrupción que se propagaba por todas partes, atender al bienestar mental y espiritual de la juventud, y estimular la prosperidad de la nación, proveyéndola de hombres preparados para actuar en el temor de Dios, como directores y consejeros. Con este propósito, Samuel reunió grupos de jóvenes piadosos, inteligentes y estudiosos, que recibieron el nombre de hijos de los profetas.

Los alumnos de estas escuelas se sostenían cultivando la tierra, o realizando algún otro trabajo manual. En Israel no se consideraba algo extraordinario o degradante el trabajo; al contrario se consideraba pecado permitir que los niños crecieran sin saber hacer trabajos útiles. Todo joven, ya fuera de padres ricos o pobres, aprendía un oficio.

Aunque debía educarse para desempeñar un oficio sagrado, se consideraba que el conocimiento de la vida práctica era un requisito esencial para prestar la mayor utilidad posible. Muchos de los maestros se sostenían también por medio del trabajo manual.”

ED pg. 45.2 – “Estas escuelas llegaron a ser uno de los medios más eficaces para estimular la justicia que ‘engrandece la nación’ (Proverbios 14:34). En gran escala contribuyeron a poner el cimiento de la maravillosa prosperidad que distinguió a los reinados de David y Salomón.”

LA VERDADERA EDUCACIÓN ES DE ORIGEN DIVINO

CM pg. 14.2 – “En la mente de todo estudiante debe grabarse el pensamiento de que la educación es un fracaso, a menos que el entendimiento haya aprendido a asimilar las verdades de la revelación divina, y a menos que el corazón acepte las enseñanzas del Evangelio de Cristo.

El estudiante que en lugar de los amplios principios de la Palabra de Dios acepte ideas comunes, y permita que su atención y tiempo sean absorbidos por asuntos triviales y comunes, verá que su mente se atrofia y debilita. Perderá la facultad de crecer. Debe enseñarse a la mente a comprender las verdades importantes que conciernen a la vida eterna.”

jesus_teaching_on_mountain

El profeta Daniel es un gran ejemplo de un hombre que, gracias a la educación verdadera que recibió en su hogar, se mantuvo firme y leal a Dios en un reino pagano; y además, gracias al conocimiento del Dios verdadero, obtuvo una inteligencia que fue considerada por el rey de Babilonia como “10 veces mejor que el del resto de los príncipes” (Daniel 1:20).

Daniel ante el rey Nabucodonosor.
Daniel ante el rey Nabucodonosor.

PR pg. 353.2 – “Los padres de Daniel y sus compañeros les habían inculcado hábitos de estricta templanza. Se les había enseñado que Dios los tendría por responsables de sus facultades, y que no debían atrofiarlas ni debilitarlas. Esta educación fue para Daniel y sus compañeros un medio de preservación entre las influencias desmoralizadoras de la corte babilónica. Intensas eran las tentaciones que los rodeaban en aquella corte corrompida y lujuriosa, pero no se contaminaron. Ningún poder ni influencia podía apartarlos de los principios que habían aprendido temprano en la vida por un estudio de la palabra y de las obras de Dios.”

CM pg. 17.1 – “Los que procuran la [educación] que el mundo estima tanto, se ven gradualmente alejados de los principios de la verdad, hasta llegar a ser personas educadas mundanalmente. ¡Y qué precio han pagado por su educación! Se han apartado del Santo Espíritu de Dios. Han preferido aceptar lo que el mundo llama conocimiento en lugar de las verdades que Dios ha confiado a los hombres por sus ministros, apóstoles y profetas.”

CM pg. 49.3 – “El que procura con diligencia adquirir la sabiduría de las escuelas humanas, debe recordar que otra escuela lo reclama también como estudiante. Cristo fue el mayor maestro que el mundo vio jamás. Trajo al hombre conocimiento directo del cielo. Las lecciones que nos ha dado son las que necesitamos tanto para el estado actual como para el futuro. Pone delante de nosotros los verdaderos fines de la vida, y cómo podemos obtenerlos.”

CM pg. 428.2 – “Si la mente de los jóvenes estuviese encaminada correctamente, su conversación se dedicaría a temas elevados. Cuando la mente es pura y los pensamientos son ennoblecidos por la Palabra de Dios, las palabras tienen ese mismo carácter, son como ‘manzana de oro con figuras de plata’ (Proverbios 25:11). Pero con la comprensión y las prácticas actuales, con la baja norma con que se conforman los cristianos, la conversación es trivial y sin provecho. Es terrenal, y no llega a la norma de la clase más culta de los mundanos.

Cuando Cristo y el cielo sean el tema de la contemplación, la conversación dará evidencia del hecho. El habla estará sazonada con gracia, y el que hable demostrará que se ha educado en la escuela del divino Maestro.

Hemos de considerar la Biblia como la revelación que Dios nos hace de cosas eternas cuyo conocimiento nos resulta de la mayor importancia. El mundo la arroja a un lado, como si hubiese terminado su examen; pero mil años de estudio no agotarían el tesoro escondido que contiene. Sólo la eternidad revelará la sabiduría de este libro; porque es la sabiduría de una mente infinita.

¿Habremos, pues, de cultivar un hambre profunda por las producciones de autores humanos, y despreciar la Palabra de Dios? Este anhelo por algo que jamás debieran anhelar hace que los hombres reemplacen el verdadero conocimiento por lo que nunca los hará sabios para la salvación. No se consideren los asertos humanos como verdad cuando contradicen la Palabra de Dios.

El Creador de los cielos y de la tierra, la Fuente de toda sabiduría, no es inferior a nadie. Pero los supuestos grandes autores, cuyas obras se usan como libros de texto, son aceptados y glorificados, aun cuando no tienen ninguna relación vital con Dios. Por un estudio tal el hombre ha sido llevado por sendas prohibidas. La mente se ha cansado hasta la muerte por un trabajo innecesario al procurar obtener lo que es como el conocimiento que Adán y Eva obtuvieron desobedeciendo a Dios.”

CM pg. 429.3 – “Hoy los jóvenes dedican años a adquirir una educación que es como paja y hojarasca, que ha de ser consumida en la última conflagración. Dios no atribuye valor alguno a una educación tal. Muchos estudiantes dejan la escuela sin tener la capacidad de recibir la Palabra de Dios con la reverencia y respeto que le daban antes de entrar. Su fe se ha eclipsado en el esfuerzo por sobresalir en los diversos estudios. La Biblia no ha sido el tema vital de su educación, sino que libros mancillados de incredulidad y propagadores de teorías malsanas han sido puestos delante de ellos.”

Teenagers texting on mobile phones in a home setting

EL EJEMPLO DE ABRAHAM E ISAAC

PP pg. 129.1 – “Abraham regresó a su tienda, y fue al sitio donde Isaac dormía profundamente el tranquilo sueño de la juventud y la inocencia. Durante unos instantes el padre miró el rostro amado de su hijo, y se alejó temblando. Fue al lado de Sara, quien también dormía. ¿Debía despertarla, para que abrazara a su hijo por última vez? ¿Debía comunicarle la exigencia de Dios?

Anhelaba descargar su corazón compartiendo con su esposa esta terrible responsabilidad; pero se vio cohibido por el temor de que ella le pusiera obstáculos. Isaac era la delicia y el orgullo de Sara; la vida de ella estaba ligada a él, y el amor materno podría rehusar el sacrificio.

Abraham, por último, llamó a su hijo y le comunicó que había recibido el mandato de ofrecer un sacrificio en una montaña distante. A menudo había acompañado Isaac a su padre para adorar en algunos distintos altares que señalaban su peregrinaje, de modo que este llamamiento no le sorprendió, y pronto terminaron los preparativos para el viaje.

Abraham e Isaac
Abraham e Isaac

Padre e hijo caminaban el uno junto al otro en silencio. El patriarca, reflexionando en su pesado secreto, no tenía valor para hablar.”

Cuando Abraham despertó a su hijo en la horas de la madrugada, Isaac no se despertó de mal humor, ni reclamó a su padre que lo despierte tan temprano para ir a acompañarle. Esto nos muestra que era un hijo obediente y sumiso, y que Abraham y Sara lo habían educado para que sea respetuoso y manso.

Para este tiempo Abraham tenía alrededor de 120 años, mientras que Isaac tenía unos 20 años. Si Isaac hubiese querido desafiar o revelarse a su padre, lo hubiera podido haber hecho sin dificultad alguna. Pero Isaac respetaba y obedecía a sus padres.

PP pg. 130.3 – “En el sitio indicado construyeron el altar, y pusieron sobre él la leña. Entonces, con voz temblorosa, Abraham reveló a su hijo el mensaje divino. Con terror y asombro Isaac se enteró de su destino; pero no ofreció resistencia. Habría podido escapar a esta suerte si lo hubiera querido; el anciano agobiado de dolor, cansado por la lucha de aquellos tres días terribles , no habría podido oponerse a la voluntad del joven vigoroso.

Pero desde la niñez se le había enseñado a Isaac a obedecer pronta y confiadamente, y cuando el propósito de Dios le fue manifestado, lo aceptó con sumisión voluntaria. Participaba de la fe de Abraham, y consideraba como un honor el ser llamado a dar su vida en holocausto a Dios. Con ternura trató de aliviar el dolor de su padre, y animó sus debilitadas manos para que ataran las cuerdas que lo sujetarían al altar.

Por fin se dicen las últimas palabras de amor, derraman las últimas lágrimas, y se dan el último abrazo. El padre levanta el cuchillo para dar muerte a su hijo, y de repente su brazo es detenido. Un ángel del Señor llama al patriarca desde el cielo: ‘Abraham, Abraham.’ El contesta en seguida: ‘Aquí estoy.’ De nuevo se oye la voz: ‘No extiendas tu mano sobre el muchacho ni le hagas nada, pues ya sé que temes a Dios, por cuanto no me rehusaste a tu hijo, tu único hijo.’

Entonces Abraham vio ‘un carnero a sus espaldas trabado en un zarzal,’ y en seguida trajo la nueva víctima y la ofreció ‘en lugar de su hijo.’ Lleno de felicidad y gratitud, Abraham dio un nuevo nombre a aquel lugar sagrado y lo llamó ‘Jehová Yireh,’ o sea, ‘Jehová proveerá’ (Génesis 22:13-14).”

Abraham a punto de sacrificar a Isaac.
Abraham a punto de sacrificar a Isaac.

PP pg. 133.2 – “Los seres celestiales fueron testigos de la escena en que se probaron la fe de Abraham y la sumisión de Isaac. La prueba fue muchos más severa que la impuesta a Adán. La obediencia a la prohibición hecha a nuestros primeros padres no entrañaba ningún sufrimiento; pero la orden dada a Abraham exigía el más atroz sacrificio.

Todo el cielo presenció, absorto y maravillado, la intachable obediencia de Abraham. Todo el cielo aplaudió su fidelidad. Se demostró que las acusaciones de satanás eran falsas. Dios declaró a su siervo: ‘Ya sé que temes a Dios [a pesar de las denuncias de satanás], por cuanto no me has rehusado a tu hijo, tu único’. El pacto de Dios, confirmado a Abraham mediante un juramento ante los seres de los otros mundos, atestiguó que la obediencia será premiada.”

PP pg. 133.3 – “Había sido difícil aun para los ángeles comprender el misterio de la redención, entender que el Soberano del cielo, el Hijo de Dios, debía morir por el hombre culpable.

Cuando a Abraham se le mandó a ofrecer a su hijo en sacrificio, se despertó el interés de todos los seres celestiales. Con intenso fervor, observaron cada paso dado en cumplimiento de ese mandato. Cuando a la pregunta de Isaac: ‘¿Dónde está el cordero para el holocausto?’ Abraham contestó: ‘Dios proveerá cordero’; y cuando fue detenida la mano del padre en el momento mismo en que estaba por sacrificar a su hijo y el carnero que Dios había provisto fue ofrecido en lugar de Isaac, entonces se derramó luz sobre el misterio de la redención, y aun los ángeles comprendieron más claramente las medidas admirables que había tomado Dios para salvar al hombre.”

LA EDUCACIÓN DE DIOS CONTINUARÁ POR LA ETERNIDAD

EscuelaPreparatoriaSuperior

CS pg. 656.3 – “Allí los intelectos inmortales contemplarán con eterno deleite las maravillas del poder creador, los misterios del amor redentor. Allí no habrá enemigo cruel y engañador para tentar a que se olvide a Dios. Toda facultad será desarrollada, toda capacidad aumentada. La adquisición de conocimiento no cansará la inteligencia ni agotará las energías. Las mayores empresas podrán llevarse a cabo, satisfacerse las aspiraciones más sublimes, realizarse las más encumbradas ambiciones; y sin embargo surgirán nuevas alturas que superar, nuevas maravillas que admirar, nuevas verdades que comprender, nuevos objetos que agucen las facultades del espíritu, del alma y del cuerpo.”

CS pg. 656.4 – “Todos los tesoros del universo se ofrecerán al estudio de los redimidos de Dios. Libres de las cadenas de la mortalidad, se lanzan en incansable vuelo hacia los lejanos mundos; mundos a los cuales el espectáculo de las miserias humanas causaba estremecimiento de dolor, y que entonaban cantos de alegría al tener noticia de un alma redimida. Con indescriptible dicha los hijos de la tierra participan del gozo y de la sabiduría de los seres que no cayeron. Comparten los tesoros de conocimientos e inteligencia adquiridos durante siglos y siglos en la contemplación de las obras de Dios. Con visión clara consideran la magnificencia de la creación, soles y estrellas y sistemas planetarios que en el orden a ellos asignado circuyen el trono de la Divinidad. El nombre del Creador se encuentra escrito en todas las cosas, desde las más pequeñas hasta las más grandes, y en todas ellas se ostenta la riqueza de su poder.”

CS pg. 657.1 – “Y a medida que los años de la eternidad transcurran, traerán consigo revelaciones más ricas y aún más gloriosas respecto de Dios y de Cristo. Así como el conocimiento es progresivo, así también el amor, la reverencia y la dicha irán en aumento. Cuanto más sepan los hombres acerca de Dios, tanto más admirarán su carácter. A medida que Jesús les descubra la riqueza de la redención y los hechos asombrosos del gran conflicto con Satanás, los corazones de los redimidos se estremecerán con gratitud siempre más ferviente, y con arrebatadora alegría tocarán sus arpas de oro; y miríadas de miríadas y millares de millares de voces se unirán para engrosar el potente coro de alabanza.”

Apocalipsis 5:13 – “Y a toda cosa creada que está en el cielo, y sobre la tierra, y debajo de la tierra, y sobre el mar, y a todas las cosas que hay en ellos, las oí decir: ¡Bendición, y honra y gloria y dominio al que está sentado sobre el trono, y al Cordero, por los siglos de los siglos!”

CM pg. 50.1 – “Los que prestan atención a las instrucciones del divino Maestro, adelantan constantemente en sabiduría, refinamiento y nobleza del alma. Y así están preparados para entrar en aquella escuela superior donde el progreso continuará durante toda la eternidad.”

La gran tarea de amoldar el carácter

CM pg. 56.4 – “Cristo, como el principal agente activo, modelará y amoldará los caracteres de acuerdo con el orden divino; y estudiantes y maestros, comprendiendo que se están preparando para la escuela superior de los atrios celestiales, pondrán a un lado muchas cosas que ahora consideran necesarias, y magnificarán y seguirán los métodos de Cristo.”

CM pg. 24.4 – “El que coopera con el propósito divino para impartir a los jóvenes un conocimiento de Dios, y modelar el carácter en armonía con el suyo, hace una obra noble y elevada.”

CM pg. 21.1 – “Ninguna ciencia equivale a la que desarrolla el carácter de Dios en la vida del estudiante. Los que llegan a ser discípulos de Cristo encuentran que se les proporcionan nuevos motivos de acción y que adquieren nuevos pensamientos, de los que deben resultar nuevas acciones. Pero los tales pueden progresar únicamente por medio de conflictos; porque hay un enemigo que contiende siempre con ellos, presentándoles tentaciones que hacen que el alma dude y peque.

Hay tendencias al mal, hereditarias y cultivadas, que deben ser vencidas. El apetito y la pasión han de ser puestos bajo el dominio del Espíritu Santo. No tiene término la lucha de este lado de la eternidad. Pero, aunque hay que sostener batallas constantes, también hay preciosas victorias que ganar; y el triunfo sobre el yo y el pecado es de más valor de lo que la mente puede estimar.”

CM pg. 21.2 – “El que aprecia el tiempo de gracia como escuela preparatoria de esta vida, lo usará para asegurarse un título para las mansiones celestiales, un lugar como miembro de la escuela superior.”

En el ritual simbólico, cada 10 de mes séptimo del calendario hebreo había un servicio anual o día de expiación o día de juicio simbólico (Levítico capítulo 16). En este día de juicio el trabajo del Sumo Sacerdote se realizaba en el Lugar Santísimo del santuario terrenal. El resto del año se realizaba el Servicio Diario que era el tiempo de gracia, en el cual había la oportunidad de arrepentirse y abandonar la práctica del pecado.

Hoy en día el santuario terrenal ya no está más en vigencia, pues desde el 5 de Siván del año 31 d.C. Cristo inició su Ministerio Sacerdotal Celestial en el Santuario Celestial (Hebreos 8:1-2).

Un estudio del libro de Daniel nos demuestra que el 10 de mes séptimo del año 1844 se dio inicio al juicio por los muertos (Daniel 8:14). Pronto, nadie sabe cuando, se dará inicio al juicio por los justos vivos, antes de que Cristo regrese por segunda vez a la tierra en todo su poder y gloria.

Entre el Servicio Diario y el Día del Juicio, existe un tiempo de gracia para todo ser humano de este planeta.

Mientras dure nuestro tiempo de gracia tenemos la oportunidad de congregarnos al Santuario Celestial para pedir con fe que Cristo presente la ofrenda: su vida de obediencia perfecta y perpetua a la ley de Dios para que podamos ser aceptados, y para que como resultado de la justificación podamos recibir la lluvia temprana: al Espíritu Santo como agente regenerador. Cristo ahí también presenta el sacrificio: su sangre derramada en la cruz para que nuestros pecados puedan ser registrados como perdonados en los registros del Santuario Celestial.

El Espíritu Santo siembra en el hombre los frutos del Espíritu (Gálatas 5:21-22), para que el hombre con su esfuerzo humano pueda andar en el camino de la santificación: obedecer los mandamientos y la Palabra de Dios, y desarrolle un carácter semejante al de nuestro Señor Jesús.

Esta será la mayor motivación y la preocupación primordial del verdadero creyente que aprecia su tiempo de gracia y desea obtener un pasaporte para la escuela superior en la vida eterna.

PVGM pg. 267.3 – “Un carácter formado a la semejanza divina es el único tesoro que podemos llevar de este mundo al venidero. Los que en este mundo andan de acuerdo con las instrucciones de Cristo, llevarán consigo a las mansiones celestiales toda adquisición divina. Y en el cielo mejoraremos continuamente. Cuán importante es, pues, el desarrollo del carácter en esta vida.”

¿Qué implica ese nuevo carácter?

  1. Justicia
  2. Misericordia

Mientras que el mundo enseña “perdono pero nunca olvido,” la Palabra de Dios nos enseña:

Mateo 18:15 – “Por tanto, si tu hermano pecare contra ti, ve y redargúyele entre ti y él solo: si te oyere, has ganado a tu hermano.”

Mateo 18:21-22 – “Entonces Pedro se acercó y le dijo: -Señor, ¿cuántas veces pecará mi hermano contra mí y yo le perdonaré? ¿Hasta siete veces? Jesús le dijo: -No te digo hasta siete, sino hasta setenta veces siete.”

Mateo 18:34-35 – “Y su señor, enojado, le entregó a los verdugos hasta que le pagara todo lo que le debía. Así también hará con vosotros mi Padre celestial, si no perdonáis de corazón cada uno a su hermano.”

PVGM pg. 339.2 – “Es en la crisis cuando se revela el carácter.”

CM pg. 152.4 – “Los padres deben tener siempre presente el objeto que se ha de alcanzar: la perfección del carácter de sus hijos. Los padres que educan correctamente a sus hijos, desarraigando de sus vidas todo rasgo impropio, los están preparando para llegar a ser misioneros de Cristo en verdad, justicia y santidad.

El que en su infancia presta servicio a Dios, añadiendo a su ‘fe virtud, y en la virtud ciencia; y en la ciencia templanza, y en la templanza paciencia, y en la paciencia temor de Dios; y en el temor de Dios, amor fraternal, y en el amor fraternal caridad’ (2 Pedro 1:5-7), se está preparando para oír y responder al llamamiento: ‘Hijo, sube más alto; entra en la escuela superior’.

¿Os parece que no aprenderemos nada allí? No tenemos la menor idea de lo que se abrirá entonces delante de nosotros. Con Cristo andaremos al lado de las aguas vivas. Nos revelará la hermosura y gloria de la naturaleza. Nos revelará lo que él es para nosotros, y lo que somos para él. Conoceremos entonces la verdad que no podemos conocer ahora, por causa de nuestras limitaciones finitas.”

El Verdadero Maestro

CM pg. 153.2 – “Ni la escuela de iglesia ni el colegio proporcionan, como el hogar, las oportunidades para asentar el carácter de un niño sobre el debido fundamento.”

CM pg. 185.1 – “Un maestro puede tener suficiente educación y conocimiento en las ciencias para instruir, pero ¿se ha averiguado si tiene tacto y sabiduría para tratar con las mentes humanas? Si los instructores no tienen el amor de Cristo en su corazón, no son idóneos para llevar las graves responsabilidades confiadas a quienes educan a los jóvenes.

Careciendo ellos mismos de la educación superior, no saben tratar con mentes humanas. Su propio corazón insubordinado procura dominar; el sujetar a una disciplina tal el carácter y la mente plástica de los niños es dejar sobre ésta cicatrices y magulladuras que nunca se eliminarán.”

CM pg. 29.2 – “En los días de Cristo, los maestros establecidos instruían a los hombres en las tradiciones de los padres, en fábulas pueriles, con las cuales se entremezclaban las opiniones de los que eran considerados como altas autoridades. Sin embargo, ni los encumbrados ni los humildes podían hallar luz o fuerza en sus enseñanzas.”

CM pg. 29.3 – “Jesús habló cual nunca habló hombre alguno. Derramó sobre los hombres todo el tesoro del cielo en sabiduría y conocimiento. No había venido para expresar sentimientos y opiniones inciertas, sino para hablar la verdad establecida en principios eternos.

Podría haber hecho revelaciones científicas que habrían puesto en el olvido como pequeñeces los descubrimientos de los mayores de los hombres; pero ésta no era su misión ni su obra. Había venido para buscar y salvar lo que se había perdido, y no quiso permitir que nada lo desviase de su objeto. Reveló verdades que habían estado sepultadas bajo los escombros del error, las libró de las exacciones y las tradiciones de los hombres, y les ordenó permanecer firmes para siempre. Rescató la verdad de su oscuridad, y la puso dentro de su marco apropiado, a fin de que resplandeciese con su ilustre original.”

Cristo impartiendo una educación superior a la del mundo.
Cristo impartiendo una educación superior a la del mundo.

Nuestro Señor Jesús, a pesar de que pudo haber hecho revelaciones científicas que hubiesen dado gran honor a su nombre, no permitió que las cosas vanas de este mundo lo apartaran de su objetivo: buscar y salvar lo que se había perdido. Nuestro Señor nos dejó este gran ejemplo, pues Él quiere que hagamos ese mismo trabajo y cooperemos en el plan de redención.

CM pg. 15.2 – “Son ilimitadas las concesiones de Dios en nuestro favor. El trono de la gracia reviste la atracción más elevada, porque lo ocupa Aquel que nos permite llamarle Padre. Pero Jehová no consideró completo el plan de salvación mientras estaba solamente investido de su amor. Colocó en su altar a un Abogado revestido de su naturaleza. Como nuestro intercesor, el cargo de Cristo consiste en presentarnos a Dios como sus hijos e hijas. Intercede a favor de los que le reciben. Con su propia sangre pagó su rescate. En virtud de sus propios méritos, les da poder para ser miembros de la familia real, hijos del Rey celestial. Y el Padre demuestra su amor infinito hacia Cristo recibiendo como a sus amigos, a los amigos de Cristo y dándoles la bienvenida. Queda glorificado por la encarnación, la vida, la muerte y la mediación de su Hijo.

El cielo considera como de suma importancia la ciencia de la salvación, la ciencia de la verdadera piedad, el conocimiento que ha sido revelado desde la eternidad, que entra en el plan de Dios, que expresa su parecer y que revela su propósito.

Si nuestros jóvenes obtienen este conocimiento, podrán adquirir todo lo demás que sea esencial; pero si no lo consiguen, todo el conocimiento que adquieran del mundo no los pondrá en las filas del Señor. Pueden alcanzar todo el conocimiento que puedan dar los libros, y sin embargo, ignorar los primeros principios de aquella justicia que les dará un carácter aprobado por Dios.”

Amén. Que Dios los bendiga.

2 Replies to “Estudio sobre – La Verdadera Educación”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.