Estudio completo de los 144000

Este estudio está disponible en formato PDF: Estudio completo sobre los 144000 PDF

¿Quiénes son los 144000?

De acuerdo al libro del Apocalipsis, los 144000 son aquellos que serán sellados con el sello de Dios.

Apocalipsis 7:4 – “Oí el número de los sellados: ciento cuarenta y cuatro mil sellados de todas las tribus de los hijos de Israel.”

¿Dónde se encuentra el sello de Dios?

El sello de Dios se encuentra en su Ley:

CS pg. 505/3 (446.1) – “El Señor manda por el mismo profeta: ‘Ata el rollo del testimonio, y sella la ley entre mis discípulos’ (Isaías 8:16). El sello de la ley de Dios se encuentra en el cuarto mandamiento. Este es el único de los Diez Mandamientos que contiene tanto el nombre como el título del Legislador. Declara que es el Creador del cielo y de la tierra, y revela así el derecho que tiene para ser reverenciado y adorado sobre todos los demás. Aparte de este precepto, no hay nada en el Decálogo que muestre qué autoridad fue la que promulgó la ley. Cuando el día de reposo fue cambiado por el poder del papa, se le quitó el sello a la ley. Los discípulos de Jesús están llamados a restablecerlo elevando el sábado del cuarto mandamiento a su lugar legítimo como institución conmemorativa del Creador y signo de su autoridad.

“‘¡A la ley y al testimonio!’ Aunque abundan las doctrinas y teorías contradictorias, la ley de Dios es la regla infalible por la cual debe probarse toda opinión, doctrina y teoría. El profeta dice: ‘Si no hablaren conforme a esta palabra, son aquellos para quienes no ha amanecido’ (Isaías 8:20).

“También se da la orden: ‘¡Clama a voz en cuello, no te detengas! ¡eleva tu voz como trompeta! ¡declara a mi pueblo su transgresión, a la casa de Jacob sus pecados!’ Los que deben ser reconvenidos a causa de sus transgresiones no son los que constituyen el mundo impío, sino aquellos a quienes el Señor designa como ‘mi pueblo.’ Dios dice además: ‘Y con todo, me buscan de día en día, y tienen deleite en aprender mis caminos, como si fuera nación que obra justicia, y que no abandona la ley de su Dios’ (Isaías 58:1-2). Aquí se nos presenta a una clase de personas que se creen justas y parecen manifestar un gran interés en el servicio de Dios; pero la severa y solemne censura del Escudriñador de corazones prueba que están pisoteando los preceptos divinos.

Misa católica
Misa católica

“El profeta indica como sigue la ordenanza que ha sido olvidada: ‘Los cimientos de generación y generación levantarás: y serás llamado reparador de portillos, restaurador de calzadas para habitar. Si retrajeres del sábado tu pie, de hacer tu voluntad en mi día santo, y al sábado llamares delicias, santo, glorioso de Jehová; y lo venerares, no haciendo tus caminos, ni buscando tu voluntad, ni hablando tus palabras; entonces te deleitarás en Jehová’ (Isaías 58:12-14). Esta profecía se aplica también a nuestro tiempo. La brecha fue hecha en la ley de Dios cuando el sábado fue cambiado por el poder romano. Pero ha llegado el tiempo en que esa institución divina debe ser restaurada. La brecha debe ser reparada, y levantados los cimientos de muchas generaciones.”

El sello

Un sello debe tener:

  1. Un nombre.
  2. Un título.
  3. Un área de acción.
Ejemplos de sellos terrenales
Ejemplos de sellos terrenales

1. Nombre

Jehová:

Éxodo 20:11 – “…por tanto Jehová…”

2. Título

Creador:

Éxodo 20:11 – “Porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, la mar y todas las cosas que en ellos hay…”

Y también:

Legislador:

Éxodo 20:8-10 – “Acordarte has del día sábado para santificarlo: seis días trabajarás, y harás toda tu obra; mas el séptimo día será reposo para Jehová tu Dios: no hagas en él obra alguna, tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu criada, ni tu bestia, ni tu extranjero que está dentro de tus puertas.”

3. Área de acción

La creación:

Éxodo 20:11- “…los cielos y la tierra, el mar…”

PP pg. 348/3 (306.4) – “El sábado, como recordatorio del poder creador de Dios, lo señala a él como Creador de los cielos y de la tierra. Por lo tanto, es un testimonio perpetuo de su existencia, y un recuerdo de su grandeza, su sabiduría y su amor. Si el sábado se hubiera santificado siempre, jamás habría podido existir ateos ni idólatras.

“La institución del sábado, cuyo origen se remonta al Edén, es tan antigua como el mundo mismo. Ese día fue observado por todos los patriarcas, desde la creación en adelante. Durante su esclavitud en Egipto, los israelitas fueron obligados por sus amos a violar el sábado, y perdieron en gran parte el conocimiento de su santidad. Cuando se proclamó la ley en el Sinaí, las primeras palabras del cuarto mandamiento fueron: ‘Acuérdate del sábado para santificarlo,’ lo cual demuestra que el sábado no se instituyó entonces; se indica su origen haciéndolo remontar a la creación. Para borrar a Dios de la mente de los hombres, satanás se propuso derribar este gran monumento recordativo. Si pudiera inducir a los hombres a olvidar a su Creador, ya no harían esfuerzos para resistir al poder del mal, y satanás estaría seguro de su presa.”

PP pg. 315/1 (279.2) – “El cuarto mandamiento no presenta el sábado como una institución nueva, sino como establecido en el tiempo de la creación del mundo. Hay que recordar y observar el sábado como monumento de la obra del Creador. Al señalar a Dios como el Creador de los cielos y de la tierra, el sábado distingue al verdadero Dios de todos los falsos dioses. Todos los que guardan el séptimo día demuestran al hacerlo que son adoradores de Jehová. Así el sábado será la señal de lealtad del hombre hacia Dios mientras exista en la tierra un pueblo que le sirva.

“El cuarto mandamiento es, entre todos los diez, el único que contiene tanto el nombre como el título del Legislador. Es el único que establece por autoridad de quién se dio la ley. Así, contiene el sello de Dios, puesto en su ley como prueba de su autenticidad y de su vigencia.”

Condiciones del sellamiento

Vamos a estudiar las nueve condiciones para recibir el sello del Dios vivo.

  1. Romanos 2:13 – Obediencia perfecta a la ley.
  2. Mateo 5:48 – Un carácter perfecto.
  3. 1 Pedro 1:15-16 – Estar sin mancha delante de Dios.
  4. 1 Juan 3:3 – Ser puro.
  5. Ezequiel 9:4 – Gemir por las abominaciones que se hacen en la tierra.
  6. 1 Juan 2:15-16 – No ser ambicioso ni amador del mundo.
  7. Santiago 4:7-8 – Vencer el mundo, la carne, y al diablo.
  8. Apocalipsis 14:5 – No tener corazón falso ni engañoso.
  9. Génesis 1:27-28 – Reflejar la imagen de Jesús.

Primeramente vamos a estudiar cada una de las condiciones y posteriormente vamos a estudiar si el hombre tiene en sí mismo la capacidad de satisfacer estas condiciones.

1. Romanos 2:13 – Obediencia a la ley.-

Romanos 2:13 – “Porque no los oidores de la ley son justos para con Dios, mas los hacedores de la ley serán justificados.”

CS pg. 671/2 (599.2) – “Cuando termine el mensaje del tercer ángel la misericordia divina no intercederá más por los habitantes culpables de la tierra. El pueblo de Dios habrá cumplido su obra; habrá recibido ‘la lluvia tardía’ (Joel 2:23), el ‘refrigerio de la presencia del Señor’ (Hechos 3:19), y estará preparado para la hora de prueba que le espera. Los ángeles se apuran, van y vienen de acá para allá en el cielo. Un ángel que regresa de la tierra anuncia que su obra está terminada (Ezequiel 9:2-4); el mundo ha sido sometido a la prueba final, y todos los que han resultado fieles a los preceptos divinos han recibido ‘el sello del Dios vivo.’ Entonces Jesús dejará de interceder en el santuario celestial. Levantará sus manos y con gran voz dirá ‘Hecho es,’ y todas las huestes de los ángeles depositarán sus coronas mientas él anuncia en tono solemne: ‘¡El que es injusto, sea injusto aún; y el que es sucio, sea sucio aún; y el que es justo, sea justo aún; y el que es santo, sea aún santo!’ (Apocalipsis 22:11).”

2. Mateo 5:48 – Un carácter perfecto.-

Mateo 5:48 – “Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto.”

2JT pg. 69.1 – “Ninguno de nosotros recibirá jamás el sello de Dios mientras nuestros caracteres tengan una mancha. Nos toca a nosotros remediar los defectos de nuestro carácter, limpiar el templo del alma de toda contaminación. Entonces la lluvia tardía caerá sobre nosotros como cayó la lluvia temprana sobre los discípulos en el día de Pentecostés.”

DTG pg. 710.3 – “La ley requiere justicia, una vida justa, un carácter perfecto; y esto no lo tenía el hombre para darlo. No puede satisfacer los requerimientos de la santa ley de Dios. Pero Cristo, viniendo a la tierra como hombre, vivió una vida santa y desarrolló un carácter perfecto. Ofrece éstos como don gratuito a todos los que quieran recibirlos. Su vida reemplaza la vida de los hombres.”

3. 1 Pedro 1:15-16 – Estar sin mancha delante de Dios.-

1 Pedro 1:15-16 – “Sino que como aquel que os ha llamado es santo, sed también vosotros santos en toda conversación. Porque escrito está: Sed santos, porque yo soy santo.”

2JT pg. 71.1 – “Todos los que reciban el sello deberán estar sin mancha delante de Dios y ser candidatos para el cielo.”

Estar “sin mancha” no se refiere simplemente a nuestra naturaleza con mancha del pecado, si no que se refiere de igual manera a tener 0% de egoísmo en el corazón.

4. 1 Juan 3:3 – Ser puro.-

1 Juan 3:3 – “Y cualquiera que tiene esta esperanza en él, se purifica, como él también es puro.”

2JT pg. 71.1 – “Ahora es el momento de prepararse. El sello de Dios no será nunca puesto en la frente de un hombre o una mujer que sean impuros.”

5. Ezequiel 9:4 – Gemir por las abominaciones que se hacen en la tierra.-

Ezequiel 9:4 – “Y díjole Jehová: Pasa por medio de la ciudad, por medio de Jerusalem, pon una señal en la frente a los hombres que gimen y que claman a causa de todas las abominaciones que se hacen en medio de ella.”

2JT pg. 67.1 – “El día de la venganza de Dios está por sobrecogernos. El sello de Dios será puesto únicamente sobre las frentes de aquellos que suspiran y lloran por las abominaciones que son cometidas en la tierra. Los que simpatizan con el mundo, comen y beben con los borrachos, serán destruidos con los que hacen iniquidad: ‘Porque los ojos del Señor están sobre los justos, y sus oídos atentos a sus oraciones: pero el rostro del Señor está sobre aquellos que hacen mal’ (1 Pedro 3:12).”

6. 1 Juan 2:15-16 – No ser ambicioso ni amador del mundo

1 Juan 2:15-16 – “No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él. Porque todo lo que hay en el mundo, la concupiscencia de la carne, y la concupiscencia de los ojos, y la soberbia de la vida, no es del Padre, mas es del mundo.”

Santiago 4:4 – “Adúlteros y adúlteras, ¿no sabéis que la amistad del mundo es enemistad con Dios? Cualquiera pues que quiere ser amigo del mundo, se constituye del mundo, se constituye enemigo de Dios.”

2JT pg. 71.1 – “Nunca será puesto (el sello de Dios) sobre la frente de seres humanos ambiciosos y amadores del mundo.”

7. Santiago 4:7-8 – Vencer el mundo, la carne, y al diablo

Santiago 4:7-8 – “Someteos pues a Dios; resistid al diablo, y de vosotros huirá. Allegaos a Dios, y él se allegará a vosotros. Pecadores, limpiad las manos; y vosotros de doblado ánimo, purificad los corazones.”

TM pg. 445.1 – “Los que venzan el mundo, la carne y el diablo, serán los favorecidos que recibirán el sello del Dios vivo. Los que no sean limpios de manos, cuyos corazones no sean puros, no tendrán el sello del Dios vivo. Los que estén premeditando el pecado y ejecutándolo, serán pasados por alto. Sólo los que en su actitud ante Dios, ocupan el lugar de los que se arrepienten y confiesan sus pecados en el grande y verdadero día de expiación, serán reconocidos y señalados como dignos de la protección de Dios.”

¿Qué es “vencer el mundo”?

Vencer el mundo es vencer todas las cosas mundanales que dan felicidad temporal, y que fueron creadas para absorber nuestro tiempo y para desviar nuestra atención de nuestro Creador: La moda, la música, glotonería, novelas, cine, deportes, política, comprar casas, autos, obtener títulos de educación, tecnología, etc.

vencer el mundo
vencer el mundo

¿Qué es “vencer la carne”?

vencer la carne
vencer la carne

2JT pg. 69.1 – “Nos toca a nosotros remediar los defectos de nuestro carácter, limpiar el templo del alma de toda contaminación.”

¿Cómo nos contaminamos?

Mateo 5:27-28 – “Oísteis que fue dicho: No adulterarás. Mas yo os digo, que cualquiera que mira a una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón.”

DMJ pg. 54.2 – “Cuando se aman y acarician malos pensamientos, por muy secreto que sea, dijo Jesús, se demuestra que el mal reina todavía en el corazón. El alma sigue sumida en hiel de amargura y sometida a la iniquidad. El que halla placer espaciándose en escenas impuras, cultiva malos pensamientos y echa miradas sensuales, puede contemplar en el pecado visible, con su carga de vergüenza y aflicción desconsoladora, la verdadera naturaleza del mal que lleva oculto en su alma. El momento de tentación en que posiblemente se caiga en pecado gravoso no crea el mal que se manifiesta; sólo desarrolla o revela lo que estaba latente y oculto en el corazón. ‘Porque cual es su pensamiento en su corazón, tal es él,’ ya que del corazón ‘mana la vida’ (Proverbios 23:7; 4:23).”

¿Qué es “vencer el diablo”?

“Vencer el diablo” es vencer todas las ofertas que él nos hace para entramparnos en su red.

vencer el diablo
vencer el diablo

CNS pg. 40.7 – “Satanás le ofreció a Jesús el mundo con sus riquezas con tal que le rindiese homenaje al príncipe del mal. Así es como satanás nos presenta las ventajas que se pueden conseguir haciendo el mal.

“Nos susurra: Para tener éxito en el mundo, es necesario servirme a mí. No seas tan escrupuloso acerca de la verdad y del honor. Sigue mis consejos y yo te daré honores, riquezas y felicidad.

“Si le hacemos caso adoramos a satanás en lugar de Dios, y ello sólo nos trae miseria y ruina.

“Cuando Cristo dijo a satanás: “¡Apártate!” el tentador no pudo resistir el mandato. Se vio obligado a huir. Retorciéndose de odio y de ira impotente, el jefe de los rebeldes se retiró de la presencia del Salvador del mundo.”

CNS pg. 41.4 – “Así también podemos resistir las tentaciones y vencer a satanás. El Señor nos dice: ‘¡Resistid al diablo, y huirá de vosotros! ¡Acercaos a Dios, y él se acercará a vosotros!’ (Santiago 4:7-8).”

8. Apocalipsis 14:5 – No tener corazón falso ni engañoso

Apocalipsis 14:5 – “Y en sus bocas no ha sido hallado engaño; porque ellos son sin mácula delante del trono de Dios.”

2JT pg. 71.1 – “Nunca será puesto (el sello de Dios) sobre la frente de hombres y mujeres de corazón falso o engañoso.”

9. Génesis 1:27-28 – Reflejar la imagen de Jesús

Génesis 1:27-28 – “Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios los creó; varón y hembra los creó.”

PE pg. 70.3 – “También vi que muchos ignoran lo que deben ser a fin de vivir a la vista del Señor durante el tiempo de angustia, cuando no haya sumo sacerdote en el santuario. Los que reciban el sello del Dios vivo y sean protegidos en el tiempo de angustia deben reflejar plenamente la imagen de Jesús.”

Luego de haber estudiado las condiciones para el sellamiento, debemos formular la siguiente pregunta:

¿Puede el hombre cumplir con estas condiciones por sí mismo?

1. Romanos 2:13 – Obediencia a la ley.-

El hombre no puede obedecer la ley por sí mismo pues no tiene capacidad natural para amar:

Romanos 13:10 – “El amor es el cumplimiento de la ley.”

Juan 14:15 – “Si me amáis, guardad mis mandamientos.”

Juan 5:42 – “Mas yo os conozco, que no tenéis amor de Dios en vosotros.”

El hombre odia a Dios y aborrece su ley:

Jeremías 6:10-19 – “¿A quién tengo de hablar y amonestar, para que oigan? He aquí que sus orejas son incircuncisas, y no pueden escuchar; he aquí que la palabra de Jehová les es cosa vergonzosa, no la aman

“Porque desde el más chico de ellos hasta el más grande de ellos, cada uno sigue la avaricia; y desde el profeta hasta el sacerdote, todos son engañadores. Y curan el quebrantamiento de la hija de mi pueblo con liviandad, diciendo, Paz, paz; y no hay paz.

“¿Hanse avergonzado de haber hecho abominación? No por cierto, no se han avergonzado, ni aun saben tener vergüenza

“Así dijo Jehová: Paraos en los caminos, y mirad, y preguntad por las sendas antiguas, cuál sea el buen camino, y andad por él, y hallaréis descanso para vuestra alma. Mas dijeron: No andaremos. Desperté también sobre vosotros atalayas, que dijesen: Escuchad a la voz de la trompeta. Y dijeron ellos: No escucharemos.

“Por tanto oid, gentes, y conoce, oh conjunto de ellas. Oye tierra, He aquí yo traigo mal sobre este pueblo, el fruto de sus pensamientos; porque no escucharon a mis palabras, y aborrecieron mi ley.”

Romanos 8:7 – “Por cuanto la intención de la carne es enemistad contra Dios; porque no se sujeta a la ley de Dios, ni tampoco puede.”

1MS pg. 254.1 – “Pero el corazón natural odia la ley de Dios y lucha contra sus santas demandas. Los hombres cierran su alma a la luz divina, rehusando caminar en ella cuando brilla sobre ellos. Sacrifican la pureza del corazón, el favor de Dios y su esperanza del cielo a cambio de la complacencia egoísta o las ganancias mundanales.”

2. Mateo 5:48 – Un carácter perfecto.-

El hombre no posee un carácter perfecto:

Romanos 1:29-31 – “Estando atestados de toda iniquidad, de fornicación, de malicia, de avaricia, de maldad; llenos de envidia, de homicidios, de contiendas, de engaños, de malignidades. Murmuradores, detractores, aborrecedores de Dios, injuriosos, soberbios, altivos, inventores de males, desobedientes a los padres; Necios, desleales, sin afecto natural, implacables, sin misericordia.”

3. 1 Pedro 1:15-16 – Estar sin mancha delante de Dios.-

Todo hombre es engendrado con mancha de pecado:

Salmos 51:5, — “He aquí en maldad he nacido, y en pecado me concibió mi madre.”

Salmos 58:3 — “Los impíos se alienaron desde la matriz, se descarriaron desde el vientre, hablando mentira.”

Isaías 48:8 – “Por tanto, desde el vientre se te ha llamado rebelde.

4. 1 Juan 3:3 – Ser puro.-

En el hombre no hay pureza:

Marcos 7:21-23 – “Porque de dentro, del corazón de los hombres, salen los malos pensamientos, los adulterios, las fornicaciones, los homicidios, los hurtos, las avaricias, las maldades, el engaño, las desvergüenzas, el ojo maligno, las injurias, la soberbia, la insensatez. Todas estas maldades de dentro salen, y contaminan al hombre.”

5. Ezequiel 9:4 – Gemir por las abominaciones que se hacen en la tierra.-

Apocalipsis 3:17 — “Ya que tú dices: ‘Soy rico; me he enriquecido y no tengo ninguna necesidad,’ y no sabes que tú eres desgraciado, miserable, pobre, ciego y desnudo.”

Tal como lo dice en su amonestación el Testigo Fiel, nos creemos ricos: tenemos una gran estima de nosotros mismos y un gran ego, creemos que ya lo sabemos todo y que no necesitamos seguir estudiando las Escrituras, y que no necesitamos de nada… cuando nuestra realidad es que nos encontramos en una condición espiritual miserable; entonces, si no sentimos lástima por nosotros mismos, cómo seremos capaces de sentir lástima por otra persona?

Es por ello que el hombre no puede gemir por las abominaciones que se hacen en la tierra.

6. 1 Juan 2:15-16 – No ser ambicioso ni amador del mundo

Por naturaleza, todos somos ambiciosos y amadores de este mundo.

Lucas 12:16-21 — “Entonces les refirió una parábola, diciendo: Las tierras de un hombre rico habían producido mucho. Y él razonaba dentro de sí, diciendo: ‘¿Qué haré? Porque ya no tengo dónde juntar mis productos.’ Entonces dijo: ‘¡Esto haré! Derribaré mis graneros y edificaré otros más grandes. Allí juntaré todo mi grano y mis bienes, y diré a mi alma: Alma, muchos bienes tienes almacenados para muchos años. Descansa, come, bebe, alégrate.’ Pero Dios le dijo: ‘¡Necio! Esta noche vienen a pedir tu alma; y lo que has provisto, ¿para quién será?’ Así es el que hace tesoro para sí y no es rico para con Dios.”

7. Santiago 4:7-8 – Vencer el mundo, la carne, y al diablo

1 Timoteo 6:9-10 — “Porque los que desean enriquecerse caen en tentación, y en muchas pasiones insensatas y dañinas que hunden a los hombres en ruina y perdición. Porque el amor al dinero es raíz de todos los males.”

1 Timoteo 5:6 — “pero la que se entrega a los placeres, viviendo está muerta.” (El apóstol Pablo está hablando acerca de una viuda, pero también hace mención de las personas que se entregan a los placeres, y dice de ellos que, aún viviendo, están muertos.)

Por naturaleza amamos las cosas de este mundo y odiamos las cosas de Dios. Amamos la literatura de este mundo, la música de este mundo, las modas de este mundo, las historias de este mundo, amamos todo lo que viene del Príncipe de las tinieblas; pero, en contraste, la Palabra de Dios nos causa aburrimiento, nos causa incredulidad y nos es despreciable en comparación con los entretenimientos mundanos.

DTG pg. 104.1 – “El que se había rebelado en el cielo ofreció a Cristo los reinos de este mundo para comprar su homenaje a los principios del mal; pero Cristo no quiso venderse; había venido para establecer un reino de justicia, y no quería abandonar sus propósitos. Satanás se acerca a los hombres con la misma tentación, y tiene más éxito con ellos. Les ofrece el reino de este mundo a condición de que reconozcan su supremacía. Demanda que sacrifiquen su integridad, desprecien la conciencia, satisfagan su egoísmo. Cristo los invita a buscar primero el reino de Dios y su justicia; pero satanás anda a su lado y les dice: Cualquiera sea la verdad acerca de la vida eterna, para tener éxito en este mundo, debéis servirme. Tengo vuestro bienestar en mis manos. Puedo daros riquezas, placeres, honores y felicidad. Oíd mi consejo. No os dejéis arrastrar por nociones caprichosas de honradez o abnegación. Yo os prepararé el camino. Y así multitudes son engañadas. Consienten en vivir para servirse a sí mismas, y satanás queda satisfecho. Al par que las seduce con la esperanza del dominio mundanal, conquista el dominio del alma. Pero él ofrece lo que no puede otorgar, lo que pronto se le quitará. En pago, las despoja de su derecho a la herencia de los hijos de Dios.”

8. Apocalipsis 14:5 – No tener corazón falso ni engañoso

Todos los hombres somos mentirosos por naturaleza:

Romanos 3:4 — “Sea Dios veraz, aunque todo hombre sea mentiroso, como está escrito: para que seas justificado en tus palabras y venzas cuando seas juzgado.”

9. Génesis 1:27-28 – Reflejar la imagen de Jesús

Hay muchas historias en la Biblia que nos demuestran la imagen de quién reflejamos los hombres:

La historia de Caín…

Génesis 4:6 — “Entonces Jehovah dijo a Caín: –¿Por qué te has enfurecido? ¿Por qué ha decaído tu semblante?”

La historia de Nabucodonosor…

Daniel 3:19 — “Entonces Nabucodonosor se llenó de ira, y se demudó el aspecto de su rostro.”

DMJ pg. 51.5 – “El espíritu de odio y venganza tuvo origen en satanás, y lo llevó a dar muerte al Hijo de Dios. Quienquiera que abrigue malicia u odio, abriga el mismo espíritu; y su fruto será la muerte. En el pensamiento vengativo yace latente la mala acción, así como la planta yace en la semilla.”

1 Juan 3:15 – “Todo aquel que aborrece a su hermano es homicida; y sabéis que ningún homicida tiene vida eterna permanente en él.”

La historia del poseído en la sinagoga…

DTG pg. 220.2 – “Mientras estaba Jesús en la sinagoga, hablando del reino que había venido a establecer y de su misión de libertar a los cautivos de satanás fue interrumpido por un grito de terror… ‘Déjanos, ¿qué tenemos contigo, Jesús Nazareno? ¿has venido a destruirnos? Yo te conozco quién eres, el Santo de Dios’ (Lucas 4:33-34).”

DTG pg. 221.3 – “La causa de la aflicción que había hecho de este hombre un espectáculo terrible para sus amigos y una carga para sí mismo, estribaba en su propia vida. Había sido fascinado por los placeres del pecado, y había querido hacer de su vida una gran diversión. No pensaba llegar a ser un terror para el mundo y un oprobio para su familia. Había creído que podía dedicar su tiempo a locuras inocentes. Pero una vez encaminado hacia abajo, sus pies descendieron rápidamente. La intemperancia y la frivolidad pervirtieron los nobles atributos de su naturaleza, y satanás llegó a dominarlo en absoluto.

“El remordimiento vino demasiado tarde. Cuando quiso sacrificar las riquezas y los placeres para recuperar su virilidad perdida, ya se hallaba impotente en las garras del maligno. Se había colocado en el terreno del enemigo, y satanás se había posesionado de todas sus facultades. El tentador le había engañado con sus muchas seducciones encantadoras; pero una vez que el pobre hombre estuvo en su poder, el enemigo se hizo inexorable en su crueldad, y terrible en sus airadas visitas. Así sucederá con todos los que se entreguen al mal; el placer fascinante de los comienzos termina en las tinieblas de la desesperación o la locura de un alma arruinada.”

La historia del ciego de nacimiento que es curado por Jesús…

DTG pg. 440.2 – “El hombre había hecho frente a sus inquisidores en su propio terreno. Su razonamiento era incontestable. Los fariseos estaban atónitos y enmudecieron, hechizados ante sus palabras penetrantes y resueltas. Durante un breve momento guardaron silencio. Luego esos ceñudos sacerdotes y rabinos recogieron sus mantos, como si hubiesen temido contaminarse por el trato con él, sacudieron el polvo de sus pies, y lanzaron denuncias contra él: ‘En pecado eres nacido todo, ¿y tú nos enseñas?’ (Juan 9:34).”

Nótese la diferencia entre el semblante de los hombres y el semblante de Jesús:

DTG pg. 440.3 – “Por primera vez el ciego miraba el rostro de Aquel que le sanara. Delante del concilio había visto a sus padres turbados y perplejos; había mirado los ceñudos rostros de los rostros de los rabinos; ahora sus ojos descansaban en el amoroso y pacífico semblante de Jesús.”

La historia de la mujer adúltera que es traída ante Jesús…

DTG pg. 425.3 – “Jesús miró un momento la escena: la temblorosa víctima avergonzada, los dignatarios de rostro duro, sin rastro de compasión humana. Su espíritu de pureza inmaculada sentía repugnancia por este espectáculo. Bien sabía él con qué propósito se le había traído este caso. Leía el corazón, y conocía el carácter y la vida de cada uno de los que estaban en su presencia. Aquellos hombres se daban por guardianes de la justicia habían inducido ellos mismos a su víctima al pecado, a fin de poder entrampar a Jesús.”

Dado que el hombre no puede cumplir las condiciones por sí mismo…

¿Cuál es la esperanza del hombre para recibir el sello del Dios vivo?

CRISTO es nuestra única esperanza.

Cristo coloca sus vestiduras blancas sobre el pecador.
Cristo coloca sus vestiduras blancas sobre el pecador.

1. Romanos 2:13 – Obediencia a la ley.-

Una de las razones por las cuales el Mesías vino a este mundo fue para vivir una vida de obediencia perfecta y perpetua a la santa ley de Dios.

Mateo 5:17 – “No penséis que he venido a abrogar la Ley o los Profetas. No he venido a abrogar, sino para cumplir.”

Juan 8:29 – “Porque el que me envió, conmigo está. El Padre no me ha dejado solo, porque yo hago siempre lo que le agrada a él.”

DTG pg. 433.2 – “‘¿Quién de vosotros me convence de pecado? Y si digo la verdad, ¿por qué no me creéis?’ (Juan 8:46). Día tras día, durante tres años los enemigos de Cristo le habían seguido, procurando hallar alguna mancha en su carácter. Satanás y toda la confederación del maligno habían estado tratando de vencerle; pero nada habían hallado en él de lo cual sacar ventaja. Hasta los demonios estaban obligados a confesar: ‘Sé quién eres, el Santo de Dios’ (Marcos 1:24). Jesús vivió la ley a la vista del cielo, de los mundos no caídos y de los hombres pecadores. Delante de los ángeles, de los hombres y de los demonios, había pronunciado sin que nadie se las discutiese palabras que, si hubiesen procedido de cualesquiera otros labios, hubieran sido blasfemia: ‘Yo, lo que a él agrada, hago siempre’ (Juan 8:29).”

Filipenses 2:8 – “Se humilló a sí mismo haciéndose obediente hasta la muerte, ¡y muerte de cruz!”

Cristo obedeció la ley a la perfección, no para sí mismo, si no para todos nosotros.

2. Mateo 5:48 – Un carácter perfecto.-

DTG pg. 710.3 – “La ley requiere justicia, una vida justa, un carácter perfecto; y esto no lo tenía el hombre para darlo. No puede satisfacer los requerimientos de la santa ley de Dios. Pero Cristo, viniendo a la tierra como hombre, vivió una vida santa y desarrolló un carácter perfecto. Ofrece éstos como don gratuito a todos los que quieran recibirlos. Su vida reemplaza la vida de los hombres.”

Cristo, a lo largo de su vida, desarrolló un carácter perfecto para beneficio de todos los seres humanos que reconozcan su imperfección y tengan la sincera necesidad de ese carácter perfecto sustitutivo.

CC pg. 62.2 – “Antes de que Adán cayese le era posible desarrollar un carácter justo por la obediencia a la ley de Dios. Mas no lo hizo, y por causa de su caída tenemos una naturaleza pecaminosa y no podemos obedecer perfectamente una ley santa. No tenemos justicia propia con que cumplir lo que la ley de Dios exige. Pero Cristo nos preparó una vía de escape. Vivió en esta tierra en medio de pruebas y tentaciones como las que nosotros tenemos que arrostrar. Sin embargo, su vida fue impecable. Murió por nosotros, y ahora ofrece quitar nuestros pecados y vestirnos de su justicia. Si os entregáis a El y le aceptáis como vuestro Salvador, por pecaminosa que haya sido vuestra vida, seréis contados entre los justos, por consideración hacia Él. El carácter de Cristo reemplaza el vuestro, y sois aceptados por Dios como si no hubierais pecado.”

1 Pedro 2:22 – “El no cometió pecado, ni fue hallado engaño en su boca.”

El carácter de Cristo fue perfecto.

3. 1 Pedro 1:15-16 – Estar sin mancha delante de Dios.-

Cristo fue engendrado por el Espíritu Santo, y por lo tanto fue engendrado sin mancha de pecado.

Lucas 1:35 – “…por lo cual también el santo Ser que nacerá será llamado Hijo de Dios.”

Luego de ser engendrado, Cristo no cometió ningún pecado.

1 Pedro 2:22 – “El no cometió pecado, ni fue hallado engaño en su boca.”

Hebreos 7:26 – “Por que tal sumo sacerdote nos convenía: santo, inocente, puro, apartado de los pecadores y exaltado más allá de los cielos.”

Cristo prefirió la muerte antes de cometer pecado.

Filipenses 2:8 – “Se humilló a sí mismo haciéndose obediente hasta la muerte.”

4. 1 Juan 3:3 – Ser puro.-

1 Juan 3:3 – “Y todo aquel que tiene esta esperanza en él, se purifica a sí mismo, como él también es puro.”

Hebreos 7:26 – “Por que tal sumo sacerdote nos convenía: santo, inocente, puro, apartado de los pecadores y exaltado más allá de los cielos.”

5. Ezequiel 9:4 – Gemir por las abominaciones que se hacen en la tierra.-

Lucas 19:41-44 – “Cuando llegó cerca, al ver la ciudad, lloró por ella diciendo: ¡Oh, si conocieses tú también, por lo menos en éste tu día, lo que conduce a tu paz! Pero ahora está encubierto a tus ojos…”

DTG pg. 539.1 – “Cristo contempló el mundo de todos los siglos desde la altura del monte de las Olivas; y sus palabras se aplican a toda alma que desprecia las súplicas de la misericordia divina. Oh, escarnecedor de su amor, él se dirige hoy a ti. A ti, aun a ti, que debieras conocer las cosas que pertenecen a tu paz. Cristo está derramando amargas lágrimas por ti, que no las tienes para ti mismo. Ya se está manifestando en ti aquella fatal dureza de corazón que destruyó a los fariseos. Y toda evidencia de la gracia de Dios, todo rayo de la luz divina, enternece y subyuga el alma, o la confirma en una impenitencia sin esperanza.”

6. 1 Juan 2:15-16 – No ser ambicioso ni amador del mundo

Lucas 4:5-8 – “Al llevarle a una altura, le mostró todos los reinos de la tierra en un momento. Y el diablo le dijo: A ti te daré toda autoridad, y la gloria de ellos; y la doy a quien yo quiero. Por esto, si tú me adoras, todo será tuyo. Respondiendo Jesús, le dijo: Escrito está: Al Señor tu Dios adorarás, y a él solo servirás.”

DTG pg. 103.2 – “Cuando satanás declaró a Cristo: El reino y la gloria del mundo me son entregados, y a quien quiero los doy, dijo algo que era verdad solamente en parte; y lo dijo con fines de engaño. El dominio que ejercía satanás era el que había arrebatado a Adán, pero Adán era vicegerente del Creador. El suyo no era un dominio independiente. La tierra es de Dios, y él ha confiado todas las cosas a su Hijo. Adán había de reinar sujeto a Cristo. Cuando Adán entregó su soberanía en las manos de satanás, Cristo continuó siendo aún el Rey Legítimo. Por esto el Señor había dicho al rey Nabucodonosor: ‘El Altísimo se enseñorea del reino de los hombres, y… a quien él quiere lo da’ (Daniel 4:17). Satanás puede ejercer su usurpada autoridad únicamente en la medida en que Dios lo permite.”

Cristo era el verdadero dueño del mundo y por ello no tenía que comprar nada a satanás.

DTG pg. 98.2 – “Considere al Salvador en el desierto de la tentación todo aquel que lucha contra el poder del apetito. Véale en su agonía sobre la cruz cuando exclamó: ‘Sed tengo.’ El padeció todo lo que nos puede tocar sufrir. Su victoria es nuestra.”

Lucas 19:10 – “Porque el Hijo del Hombre ha venido a buscar y a salvar lo que se había perdido.”

Cuando Cristo exclamó en la cruz: “Consumado es” (Juan 19:30), rescató lo que satanás había rebatado a Adán.

Salmo 37:11 – “Pero los mansos heredarán la tierra y se deleitarán por la abundancia de paz.”

Es el objetivo de satanás el de despojarnos de esa herencia imperecedera y eterna que solo Cristo nos puede otorgar.

Gálatas 3:29 – “Y ya que sois de Cristo, ciertamente sois descendencia de Abraham, herederos conforme a la promesa.”

7. Santiago 4:7-8 – Vencer el mundo, la carne, y al diablo

Cristo venció al mundo y las puertas del infierno no prevalecieron sobre él.

Juan 14:30 – “Ya no hablaré mucho con vosotros, porque viene el príncipe de este mundo y él no tiene nada en mi.”

Juan 16:33 – “Os he hablado de estas cosas para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción, pero ¡tened valor; yo he vencido al mundo!”

8. Apocalipsis 14:5 – No tener corazón falso ni engañoso

Cristo nunca pecó y nunca dijo una mentira.

1 Pedro 2:22 – “El no cometió pecado, ni fue hallado engaño en su boca.”

9. Génesis 1:27-28 – Reflejar la imagen de Jesús

Cristo vino a este mundo y reflejó la imagen de Dios.

Hebreos 1:3 – “El es el resplandor de su gloria y la expresión exacta de su naturaleza, quien sustenta todas las cosas con la palabra de su poder.”

DTG pg. 440.3 – “Por primera vez el ciego miraba el rostro de Aquel que le sanara. Delante del concilio había visto a sus padres turbados y perplejos; había mirado los ceñudos rostros de los rostros de los rabinos; ahora sus ojos descansaban en el amoroso y pacífico semblante de Jesús.”

DTG pg. 671.4 – “Pilato miró a los hombres que custodiaban a Jesús, y luego su mirada descansó escrutadoramente en Jesús. Había tenido que tratar con toda clase de criminales; pero nunca antes había comparecido ante él un hombre que llevase rasgos de tanta bondad y nobleza. En su cara no vio vestigios de culpabilidad, ni expresión de temor, ni audacia o desafío. Vio a un hombre de porte sereno y digno, cuyo semblante no llevaba los estigmas de un criminal, sino la firma del cielo.”

Si el hombre llega a aceptar que, por naturaleza, no posee ninguna de las condiciones para poder ser sellado, entonces debe creer que Cristo sí tiene las condiciones necesarias, y que la vida de Cristo reemplaza la suya.

Un período de prueba antes del juicio

CS pg. 663/1 (591.2) – “El sábado será la gran piedra de toque de lealtad; pues es el punto especialmente controvertido. Cuando esta piedra de toque les sea aplicada finalmente a los hombres, entonces se trazará la línea de demarcación entre los que sirven a Dios y los que no le sirven. Mientras la observancia del falso día de reposo (domingo), en oposición al cuarto mandamiento, será una declaración de obediencia a un poder que está en oposición a Dios, la observancia del verdadero día de reposo (sábado), en obediencia a la ley de Dios, será señal evidente de la lealtad al Creador. Mientras que una clase de personas, al aceptar el signo de la sumisión a los poderes del mundo, recibe la marca de la bestia, la otra, por haber escogido el signo de la obediencia a la autoridad divina, recibirá el sello de Dios.”

En este párrafo podemos ver que se está hablando de un tiempo futuro, pues dice “recibirá el sello de Dios.” Es decir que: si la ley dominical es la marca de la bestia, entonces, mientras quienes acepten esta ley dominical estarán aceptando la marca de la bestia, quienes guarden la ley de Dios recibirán su sello.

Si la ley dominical es la última “gran prueba” para el pueblo de Dios, y es a la vez la marca de la bestia, esto quiere decir que la ley dominical es la antesala al juicio de vivos.

CS pg. 671/2 (599.2) – “Cuando termine el mensaje del tercer ángel la misericordia divina no intercederá más por los habitantes culpables de la tierra. El pueblo de Dios habrá cumplido su obra; habrá recibido ‘la lluvia tardía’ (Joel 2:23), el ‘refrigerio de la presencia del Señor’ (Hechos 3:19), y estará preparado para la hora de prueba que les espera. Los ángeles se apuran, van y vienen de acá para allá en el cielo. Un ángel que regresa de la tierra anuncia que su obra está terminada (Ezequiel 9:2-4); el mundo ha sido sometido a la prueba final, y todos los que han resultado fieles a los preceptos divinos han recibido ‘el sello del Dios vivo.’ Entonces Jesús dejará de interceder en el santuario celestial.”

Los verdaderos creyentes que hayan pasado el juicio de vivos reciben la lluvia tardía y el sello del Dios vivo.

Lucas 16:10 – “El que es fiel en lo muy poco también es fiel en lo mucho, y el que en lo muy poco es injusto también es injusto en lo mucho.”

Hoy en día estamos en ese período de prueba en el cual se nos prueba en “lo poco.” Guardar el sábado y la santa ley de Dios no es todavía una cuestión de vida o muerte. Pero ya cuando estemos entrando en el día del Juicio de vivos—la gran prueba final, o crisis final—ahí es cuando seremos probados en “lo mucho.”

Una persona que ahora, que es libre de guardar la ley sin que corra peligro su vida, no lo hace o lo toma livianamente, es mucho menos probable que lo haga cuando su vida o la de sus seres queridos corra peligro. Es por esto que Dios nos da un período de pruebas pequeñas, para que aprendamos a obedecer en lo “poco,” así cuando toque lo “mucho” estemos preparados.

Nuestra conducta en el período final dependerá de nuestra conducta en este período de pruebas pequeñas.

Deuteronomio 8:2 – “Acuérdate de todo el camino por donde te ha conducido Jehovah tu Dios estos cuarenta años por el desierto, con el fin de humillarte y probarte, para saber lo que estaba en tu corazón, y si guardarías sus mandamientos, o no.”

Deuteronomio 8:16 – “El es quien te sustentó en el desierto con maná, comida que no habían conocido tus padres, con el propósito de humillarte y probarte para al fin hacerte bien.”

Muchas veces en la vida nos vienen momentos de angustia y de prueba que hacen tambalear nuestra fe. Dios permite estos momentos de prueba con el fin de pulir nuestro carácter y para mostrarnos que la victoria no se encuentra en el poder humano sino en el poder divino.

Mientras el príncipe de este mundo quiere convencernos a confiar en nosotros mismos, Dios quiere que aprendamos a desconfiar en nosotros mismos. Mientras que el príncipe de las tinieblas quiere que aprendamos a desconfiar de Dios, Dios quiere que aprendamos a confiar plenamente en su misericordia y su justicia.

PP pg. 775/2 (707.2) – “Es imposible que nosotros, con nuestra propia fortaleza, sostengamos el conflicto; y todo lo que aleje a nuestra mente de Dios, todo lo que induzca al ensalzamiento o la dependencia de sí mismo, prepara seguramente nuestra caída.

El tenor de la Biblia está destinado a inculcarnos desconfianza en el poder humano y a fomentar nuestra confianza en el poder divino.”

La Santificación

La santificación es el resultado de la justificación. Si bien somos aceptados en Cristo y por Cristo (gracias a su vida de obediencia perfecta y perpetua a la ley), Él nos imparte el Espíritu Santo para que podamos aprender a desarrollar esa obediencia que es fruto de la fe. Es por eso que la Palabra de Dios dice que “la fe, si no tiene obras, está muerta en sí misma” (Santiago 2:17).

La santificación es nuestra experiencia personal, es la obediencia a la ley que debe desarrollarse en nuestra persona, diariamente, gracias al poder de la lluvia temprana (Joel 2:23).

Si la fe sin obras está muerta, esto quiere decir que la justificación sin santificación está muerta. Si recibimos el sello de Dios en virtud de la justicia de Cristo (justificación), nadie que no haya participado de la santificación podrá tampoco ser sellado.

En otras palabras: la santificación es también un requisito para recibir el sello de Dios.

Sin embargo se nos advierte que hay una santificación falsa y una santificación verdadera:

CPI pg. 88.3 – “Existe en el mundo religioso una teoría sobre la santificación que es falsa en sí misma, y peligrosa en su influencia. En muchos casos, aquellos que profesan poseer la santificación no conocen esa experiencia en forma genuina. Su santificación consiste en pura charla y en el culto de la voluntad.”

CS pg. 204/2 (176.2) – “La falsa piedad y la falsa santificación siguen haciendo su obra de engaño. Bajo diversas formas dejan ver el mismo espíritu que las caracterizara en los días de Lutero, pues apartan a las mentes de las Escrituras e inducen a los hombres a seguir sus propios sentimientos e impresiones en vez de rendir obediencia a la ley de Dios. Este es uno de los más eficaces inventos de satanás para desprestigiar la pureza y la verdad.”

CS pg. 525/2 (464.3) – “La santificación, tal cual la entiende ahora el mundo religioso en general, lleva en sí misma un germen de orgullo espiritual y de menosprecio de la ley de Dios que nos la presenta como del todo ajena a la religión de la Biblia. Sus defensores enseñan que la santificación es una obra instantánea, por la cual, mediante la fe solamente, alcanzan perfecta santidad. Según ellos, no se necesita mayor esfuerzo de parte del que recibe la bendición. Al mismo tiempo niegan la autoridad de la ley de Dios y afirman que están dispensados de la obligación de guardar los mandamientos. ¿Pero será acaso posible que los hombres sean santos y concuerden con la voluntad y el modo de ser de Dios, sin ponerse en armonía con los principios que expresan su naturaleza y voluntad, y enseñan lo que le agrada.

“El deseo de llevar una religión fácil, que no exija luchas, ni el desprendimiento, ni ruptura con las locuras del mundo, ha hecho popular la doctrina de la fe, y de la fe sola; ¿pero qué dice la Palabra de Dios? El apóstol Santiago dice: ‘Hermanos míos, ¿qué aprovechará si alguno dice que tiene fe, y no tiene obras? ¿Podrá la fe salvarle?… ¿Mas quieres saber, hombre vano, que la fe sin obras es muerta? ¿No fue justificado por las obras Abrahán nuestro padre, cuando ofreció a su hijo Isaac sobre el altar? ¿No ves que la fe obró con sus obras, y que la fe fue perfecta por las obras?… Veis, pues, que el hombre es justificado por las obras, y no solamente por la fe’ (Santiago 2:14-24).

“El testimonio de la Palabra de Dios se opone a esta doctrina seductora de la fe sin obras. No es fe pretender el favor del cielo sin cumplir las condiciones necesarias para que la gracia sea concedida. Es presunción, pues la fe verdadera se funda en las promesas y disposiciones de las Escrituras.”

Requisitos para la verdadera santificación

1. Aceptar que no tenemos capacidad para amar.-

Para que el hombre pueda desarrollar la verdadera santificación como resultado de la justificación, debe primeramente reconocer que no tiene capacidad para amar, sino que mas bien odia a Dios y odia su santa ley.

En otras palabras: debe aceptar la amonestación y el consejo del Testigo Fiel.

Aceptar la amonestación del Testigo Fiel:

Apocalipsis 3:1 – “Ya que tú dices: ‘Soy rico; me he enriquecido y no tengo ninguna necesidad.’ Y no sabes que tú eres desgraciado, miserable, pobre, ciego y desnudo.”

Aceptar el consejo del Testigo Fiel:

Apocalipsis 3:18 – “Yo te aconsejo que de mí compres oro refinado por el fuego para que te hagas rico, y vestiduras blancas para que te vistas y no se descubra la vergüenza de tu desnudez, y colirio para ungir tus ojos para que veas.”

1JT pg. 478.1 – “La fe y el amor son el oro puro, o las verdaderas riquezas que el Testigo Fiel les aconseja a los tibios que compren. Por ricos que seamos en los tesoros terrenales, toda nuestra riqueza no nos habilita para comprar los preciosos remedios que curan esa enfermedad del alma que se llama tibieza. El intelecto y las riquezas terrenales eran impotentes para suprimir los defectos de la iglesia de Laodicea o para remediar su deplorable condición. Sus miembros eran ciegos, y sin embargo creían que nada les faltaba. El Espíritu de Dios no iluminaba sus mentes, y ellos no percibían su estado pecaminoso; por lo tanto, no sentían necesidad de ayuda.”

1JT pg. 479.1 – “El oro probado en el fuego que se recomienda aquí, es la fe y el amor. Enriquece el corazón, porque se lo ha refinado hasta su máxima pureza, y cuanto más se lo prueba, tanto más resplandece. La vestidura blanca es la pureza de carácter, la justicia de Cristo impartida al pecador. Es a la verdad una vestidura de tejido celestial, que puede comprarse únicamente de Cristo, para una vida de obediencia voluntaria. El colirio es aquella sabiduría y gracia que nos habilitan para discernir entre lo malo y lo bueno, y para reconocer el pecado bajo cualquier disfraz. Dios ha dado a su iglesia ojos que él quiere que sean ungidos con sabiduría para que vean claramente; pero muchos sacarían los ojos de la iglesia si pudiesen, porque no quieren que sus obras salgan a la luz, no sea que resulten reprendidos. El colirio divino impartirá claridad al entendimiento. Cristo es el depositario de todas las gracias. El dice: ‘Yo te amonesto que de mí compres’ (Apocalipsis 3:18).”

Cristo nos amonesta y nos aconseja que compremos fe y amor. Solo alguien que reconoce que no tiene fe y amor va a tener la necesidad de comprar estos dones celestiales, y que nadie compra algo que ya considera tener.

Necesitamos de fe para creer y necesitamos de amor para aprender a obedecer.

Con la fe podemos confiar en la justicia de Cristo para ser aceptados. Y con el amor podemos aprender a amar a Dios y amar su ley (Romanos 13:10), es decir: podemos andar en el camino de la santificación.

Fe para justificación y amor para santificación.

Es por esto que solamente mediante Cristo podemos entrar en el Nuevo Pacto:

Hebreos 8:10 – “Pondré mis leyes en la mente de ellos y en sus corazones las inscribiré.”

Para que podamos desarrollar la obediencia verdadera que lleva la aprobación divina, se nos tiene que impartir la planta de origen celestial: el amor.

PVGM pg. 70.1 – “El hombre que trata de guardar los mandamientos de Dios solamente por un sentido de obligación—porque se le exige que lo haga—nunca entrará en el gozo de la obediencia. El no obedece. Cuando los requerimientos de Dios son considerados como una carga porque se oponen a la inclinación humana, podemos saber que la vida no es una vida cristiana. La verdadera obediencia es el resultado de la obra efectuada por un principio implantado dentro.”

Ese “principio” que debe ser “implantado dentro” es el oro del Testigo Fiel: el amor.

La verdadera obediencia debe venir de un corazón que ha sido regenerado, de un corazón en el que ha sido implantado el principio del amor.

DTG. pg. 621. 4 – “Toda verdadera obediencia proviene del corazón. La de Cristo procedía del corazón. Y si nosotros consentimos, se identificará de tal manera con nuestros pensamientos y fines, amoldará de tal manera nuestro corazón y mente en conformidad con su voluntad, que cuando le obedezcamos estaremos tan sólo ejecutando nuestros propios impulsos. La voluntad, refinada y santificada, hallará su más alto deleite en servirle. Cuando conozcamos a Dios como es nuestro privilegio conocerle, nuestra vida será una vida de continua obediencia. Si apreciamos el carácter de Cristo y tenemos comunión con Dios, el pecado llegará a sernos odioso.”

Cuando el hombre ha aprendido a hacer ejercicio de la fe y del amor, finalmente aprende a obedecer a Dios voluntariamente. Esa es la obediencia verdadera.

Todos debemos desarrollar esa santificación verdadera, recibiendo la lluvia temprana diariamente, ANTES de que llegue el día de nuestro juicio. Nuestra propia justicia u obediencia no se desarrollará al 100% pues sólo ha recibido lluvia temprana. Pero si pasamos el juicio, gracias a la lluvia tardía, el desarrollo de nuestra obediencia se acelerará aun más, pues es la tarea de la lluvia tardía la de hacer madurar el fruto.

Mientras que la lluvia temprana es el resultado de haber sido aprobados/justificados diariamente en Cristo y por Cristo, la lluvia tardía es el resultado de haber salido aprobados en el juicio de vivos en Cristo y por Cristo.

Mientras que la lluvia temprana nos ayuda a desarrollar la santificación/obediencia verdadera, la lluvia tardía hace madurar todos los frutos que hemos venido desarrollando diariamente con la ayuda de la lluvia temprana: el amor, la fe, la paciencia, la bondad, la mansedumbre, el dominio propio, la temperancia, etc. (Gálatas 5:22-23)

Así como en el ritual simbólico los israelitas debían aprender a abandonar la práctica del pecado entre el servicio diario y el servicio anual o día de expiación o de juicio, nosotros debemos aprender a abandonar el pecado y a desarrollar la obediencia verdadera entre nuestro servicio diario y nuestro día de juicio.

Es tarea del Espíritu Santo la de grabar ley de Dios en nuestra mente y nuestro corazón. Es también tarea del Espíritu Santo la de sembrar en el hombre los frutos del Espíritu. Pero es tarea del hombre desarrollar esos dones espirituales de Gálatas 5:22-23.

2. Aceptar que no somos obedientes.-

El hombre debe aceptar que por naturaleza no es obediente a la ley, para tener necesidad de una obediencia que es imputada: la obediencia perfecta y perpetua de Cristo.

Además, si el hombre acepta que naturalmente no es obediente a Dios, va a tener necesidad de la cooperación del Espíritu Santo para poder desarrollar esa obediencia verdadera en sí mismo. Ya que solamente por medio del Espíritu Santo es que el hombre puede recibir los dones de Gálatas 5:22-23.

1MS pg. 464.1 (463.3) – “En la profecía de Daniel se registra de Cristo que expiaría ‘la iniquidad’ y ‘traería la ‘justicia perdurable’ (Daniel 9:24). Toda alma puede decir: ‘Mediante su perfecta obediencia, Cristo ha satisfecho las demandas de la ley y mi única esperanza radica en acudir a él como mi sustituto y garantía, el que obedeció la ley perfectamente por mí. Por fe en sus méritos, estoy libre de la condenación de la ley. Me reviste con su justicia, que responde a todas las demandas de la ley. Estoy completo en Aquel que produce la justicia eterna. El me presenta a Dios con la vestimenta inmaculada en la cual no hay hebra que fue entretejida por instrumento humano alguno. Todo es de Cristo y toda la gloria, el honor y la majestad han de darse al Cordero de Dios que quita los pecados del mundo’.”

Cuando Cristo vino por primera vez a la tierra, él obedeció la ley de forma perfecta y perpetua acá en nuestro planeta a favor de toda la raza humana. Pero ahora Cristo, nuestro Sumo Sacerdote, tiene que presentar esa obediencia perfecta día tras día en el Santuario Celestial por aquellos que por fe le siguen en su Ministerio Sacerdotal hasta que el servicio diario se encuentre con el día de nuestro juicio.

Es decir: Cristo murió por todos y desarrolló una vida de justicia perfecta por todos, pero él no ruega por todos (Juan 17:9). Cristo solo puede presentar su justicia a favor de aquellos quienes tienen la necesidad de su justicia para ser aceptados y la necesidad de recibir la lluvia temprana para desarrollar la santificación.

3. Aceptar que tenemos un carácter imperfecto.-

Si el hombre acepta que posee un carácter imperfecto, entonces tendrá necesidad del carácter perfecto de Cristo, y también tendrá la necesidad de desarrollar un nuevo carácter a la semejanza de Cristo con la ayuda del Espíritu Santo.

La petición diaria de todo verdadero creyente debería ser la misma del rey David:

Salmo 51:10 – “Crea en mí, oh Dios, un corazón puro y renueva un espíritu firme dentro de mí.”

Debemos hacer esta petición diaria confiando en las promesas del Altísimo:

Ezequiel 36:26 – “Os daré un corazón nuevo y pondré un espíritu nuevo dentro de vosotros. Quitaré de vuestra carne el corazón de piedra y os daré un corazón de carne.”

Necesitamos de ese corazón de carne para desarrollar un carácter semejante al de nuestro Señor Jesús. Necesitamos de ese nuevo corazón y ese nuevo carácter para desarrollar la justicia y la misericordia.

¿Cómo se desarrolla ese nuevo carácter semejante al de nuestro Señor?

Así como luego de haber sido justificados en el Santuario Celestial en virtud de los méritos de Cristo, recibimos la lluvia temprana para que el Espíritu Santo siembre en nosotros los frutos del Espíritu, el Consolador debe darnos también ese nuevo carácter.

Pero ese nuevo carácter que nos es otorgado, nos es dado sin desarrollar, es decir: es un nuevo carácter con 0% de desarrollo.

El momento de ser engendrados recibimos un carácter que es 100% egoísmo y 100% YO. Pero el nuevo carácter que nos es dado por el Espíritu Santo esta 0% desarrollado, y por ello debemos desarrollarlo diariamente con la ayuda de la lluvia temprana.

Nuestro nuevo carácter será puesto a prueba diariamente, para que podamos ir desarrollándolo. Será probado nuestro amor, nuestra fe, nuestra paciencia, nuestra bondad, nuestra temperancia, etc., diariamente hasta que termine nuestro tiempo de gracia y llegue el día de nuestro juicio.

Si llegamos al juicio de vivos y salimos aprobados, recibiremos la lluvia tardía que acelerará el desarrollo de ese nuevo carácter. Pero la lluvia tardía tampoco podrá traer esa perfección del nuevo carácter al 100%. Es recién a la segunda venida de Cristo en gloria que llegaremos a alcanzar el 100% de perfección en nosotros mismos al ser transformados:

Filipenses 1:6 – “Estando convencido de esto: que el que en vosotros comenzó la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Cristo Jesús.”

1 Corintios 15:51-53 – “He aquí, os digo un misterio: No todos dormiremos, pero todos seremos transformados. En un instante, en un abrir y cerrar de ojos, a la trompeta final. Porque sonará la trompeta, y los muertos serán resucitados sin corrupción; y nosotros seremos transformados. Porque es necesario que esto corruptible sea vestido de incorrupción, y que esto mortal sea vestido de inmortalidad.”

PVGM pg. 290.3 – “‘El que es fiel en lo muy poco, también en lo más es fiel’ (Lucas 16:10). La importancia de las cosas pequeñas es a menudo menospreciada a causa de su pequeñez; pero ellas proveen una gran parte de la actual disciplina de la vida. En realidad no hay nada que no sea esencial en la vida cristiana. El edificio de nuestro carácter se verá lleno de riesgos si menospreciamos la importancia de las cosas pequeñas.

“‘El que en lo muy poco es injusto, también en lo más es injusto’ (Lucas 16:10). Por la infidelidad en los deberes más pequeños, el hombre roba a su Hacedor el servicio que le debe. Esta infidelidad tiene su reacción sobre él mismo. No obtiene la gracia, el poder y la fortaleza de carácter que pueden alcanzarse mediante una entrega sin reservas a Dios. Al vivir apartado de Cristo está sujeto a las tentaciones de satanás, y comete equivocaciones en su obra por el Maestro. Por causa de que no es guiado por los debidos principios en las cosas pequeñas, deja de obedecer a Dios en los asuntos de mayor importancia que él considera como su obra especial. Los defectos acariciados al tratar con los detalles menores de la vida, pasan a los asuntos más importantes. Actúa según los principios a los cuales se ha acostumbrado. Así las acciones repetidas forman los hábitos, los hábitos forman el carácter, y por el carácter se decide nuestro destino para el tiempo y la eternidad.”

4. Aceptar que nacemos con mancha de pecado.-

El hombre debe aceptar que nace con mancha de pecado para poder tener necesidad de Aquel que nació sin mancha de pecado.

¿Cuándo no tendremos mancha de pecado? ¿Y sujetos a cuál condición?

Solo cuando Cristo venga por segunda vez a la tierra en todo su poder y su gloria, los verdaderos creyentes serán transformados sin mancha de pecado (1 Corintios 15:51-53). Pero la ley de Dios requiere que seamos sin mancha de pecado ya mismo (1 Pedro 1:15-16). Es por ello que hoy mismo, día tras día, debemos pedir ser declarados justos y sin mancha de pecado en Cristo y por Cristo. Gracias a la justificación por la fe podemos ser santos, justos y sin mancha de pecado en Cristo, pero no en nosotros mismos, hasta su segunda venida cuando podamos ser transformados.

PVGM pg. 71/0 (70.4) – “La levadura escondida en la harina trabaja en forma invisible para hacer que toda la masa se halle bajo el proceso del leudamiento; así la levadura de la verdad trabaja secreta, silenciosa, invariablemente para transformar el alma. Las inclinaciones naturales son mitigadas y sometidas. Nuevos pensamientos, nuevos sentimientos, nuevos motivos son implantados. Se traza una nueva norma del carácter: la vida de Cristo. La mente es cambiada; las facultades son despertadas para obrar en nuevas direcciones. El hombre no es dotado de nuevas facultades, sino que las facultades que tiene son santificadas. La conciencia se despierta. Somos dotados de rasgos de carácter que nos capacitan para servir a Dios.”

Como podemos ver, la verdad que proviene de la Palabra de Dios sirve como una levadura que ayuda a esta transformación del ser humano. El Espíritu Santo debe implantar esta verdad en el hombre y debe dotarlo de esas “nuevas facultades” y de esos “rasgos de carácter que nos capacitan para servir a Dios.”

Pero para que el hombre pueda recibir esta verdad que es de origen celestial y que transforma, debe comprender que su mente ya esta llena del error y el engaño proveniente del mundo. Esas fábulas, esos errores y tradiciones humanas deben ser expulsadas para dar paso a la verdad.

DTG pg. 624.3 – “El Consolador es llamado el ‘Espíritu de verdad.’ Su obra consiste en definir y mantener la verdad. Primero mora en el corazón como el Espíritu de verdad, y así llega a ser el Consolador. Hay consuelo y paz en la verdad, pero no se puede hallar verdadera paz ni consuelo en la mentira. Por medio de falsas teorías y tradiciones es como satanás obtiene su poder sobre la mente. Induciendo a los hombres a adoptar normas falsas, tuerce el carácter. Por medio de las Escrituras el Espíritu Santo habla a la mente y graba la verdad en el corazón. Así expone el error, y lo expulsa del alma. Por el Espíritu de verdad, obrando por la Palabra de Dios, es como Cristo subyuga a sí mismo a sus escogidos.”

Colosenses 3:5 (RV 1960) – “Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros.”

Colosenses 3:5 (RV Antigua) – “Amortiguad, pues, vuestros miembros que están sobre la tierra.”

“Amortiguar” no es lo mismo que “hacer morir.” Pero “subyugar” sí es sinónimo de “amortiguar.”

Nuestra inclinación natural de hacer el mal debe ser subyugada. Esa inclinación natural a hacer el mal no será erradicada con la lluvia temprana, pero si será amortiguada.

1 Corintios 15:51-56 – “He aquí, os digo un misterio: No todos dormiremos, pero todos seremos transformados en un instante, en un abrir y cerrar de ojos, a la trompeta final. Porque sonará la trompeta, y los muertos serán resucitados sin corrupción; y nosotros seremos transformados. Porque es necesario que esto corruptible sea vestido de incorrupción, y que esto mortal sea vestido de inmortalidad. Y cuando esto corruptible se vista de incorrupción y esto mortal se vista de inmortalidad, entonces se cumplirá la palabra que está escrita: ¡Sorbida es la muerte en victoria! ¿Dónde está, oh muerte, tu victoria? ¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? Pues el aguijón de la muerte es el pecado, y el poder del pecado es la ley.”

5. Aceptar que no somos puros.-

Para que el hombre pueda tener necesidad de la pureza de Cristo, debe concientizarse de que no es puro.

1 Juan 3:3 – “Y todo aquel que tiene esta esperanza en él, se purifica a sí mismo, como él también es puro.”

Purificarse significa apartarse de la práctica del pecado.

6. Aceptar que ama el error y aborrece la verdad.-

Para que el hombre pueda aprender a gemir y a llorar por las abominaciones que se practican en la tierra, debe primeramente comprender que es el error, las falsas doctrinas y las tradiciones humanas, las vías que conducen al hombre hacia la muerte segunda.

Cuando el hombre comprenda esto, entonces cada vez que vea que se enseña falsas doctrinas y el error en lugar de la verdad, empezará a gemir y llorar por las abominaciones.

7. Admitir que es ambicioso y amador del mundo.-

1 Timoteo 6:6-8 – “Sin embargo, grande ganancia es la piedad con contentamiento. Porque nada trajimos a este mundo, y es evidente que nada podremos sacar. Así que, teniendo el sustento y con qué cubrirnos, estaremos contentos con esto.”

Para que el hombre pueda dejar de ser ambicioso y amador del mundo, debe tener la necesidad de ser regenerado por el Espíritu Santo.

HAp pg. 43.4 – “Después de convencer de pecado, y de presentar ante la mente la norma de justicia, el Espíritu Santo quita los afectos de las cosas de esta tierra, y llena el alma con un deseo de santidad. ‘El os guiará a toda verdad’ (Juan 16:13), declaró el Salvador. Si los hombres están dispuestos a ser amoldados, se efectuará la santificación de todo el ser. El Espíritu tomará las cosas de Dios y las imprimirá en el alma. Mediante su poder, el camino de la vida será hecho tan claro que nadie necesite errar.”

Salmos 49:17 – “Porque al morir no llevará nada, ni descenderá tras él su gloria.”

CS pg. 683/3 (609.3) – “Solo los que hayan estudiado diligentemente las Escrituras y hayan recibido el amor de la verdad en sus corazones, serán protegidos de los poderosos engaños que cautivarán al mundo. Merced al testimonio bíblico descubrirán al engañador bajo su disfraz. El tiempo de prueba llegará para todos. Por medio de la criba de la tentación se reconocerá a los verdaderos cristianos. ¿Se sienten los hijos de Dios actualmente bastante firmes en la Palabra divina para no ceder al testimonio de sus sentidos? ¿Se atendrán ellos en semejante crisis a la Biblia y a la Biblia sola? Si ello le resulta posible, satanás les impedirá que logren la preparación necesaria para estar firmes en aquel día. Dispondrá las cosas de modo que el camino les esté obstruido; los aturdirá con bienes terrenales, les hará llevar una carga pesada y abrumadora para que sus corazones se sientan recargados con los cuidados de esta vida y que el día de la prueba los sorprenda como ladrón.”

8. Admitir que nuestra mente es depravada.-

Para que el hombre pueda vencer la carne, el mundo y el diablo, debe dejar de alimentar su mente depravada de aquellas cosas que la siguen depravando: música, cine, novelas, libros, etc.

Debemos aprender a proteger las puertas del alma: los ojos, los oídos, el gusto, el tacto – los sentidos.

El hombre debe dejar de alimentarse con las depravaciones del mundo y mas bien debe alimentar su mente con la vida y el ejemplo de Cristo.

Santiago 4:7 – “Someteos, pues, a Dios. Resistid al diablo, y él huirá de vosotros.”

Debemos aprender a vivir de toda palabra que sale de la boca de Dios, este fue el gran ejemplo que nuestro supremo Maestro nos dejó.

1MS pg. 385/0 (384.1) – “Hemos de entregar nuestro corazón a Dios para que pueda renovarnos y santificarnos, y prepararnos para los atrios celestiales. No hemos de esperar que llegue algún tiempo especial, sino que hoy hemos de entregarnos a él, rehusando ser siervos del pecado. ¿Os imagináis que podéis desprenderos del pecado poco a poco? ¡Oh, desprendeos de esa cosa maldita inmediatamente! Aborreced las cosas que aborrece Cristo, amad las cosas que ama Cristo. Por su muerte y sufrimiento, ¿acaso no ha provisto lo necesario para vuestra limpieza del pecado? Cuando comenzamos a comprender que somos pecadores, y caemos sobre la Roca para ser quebrantados, nos rodean los brazos eternos y somos colocados cerca del corazón de Jesús. Entonces seremos cautivados por su belleza y quedaremos disgustados con nuestra propia justicia. Necesitamos acercarnos a los pies de la cruz. Mientras más nos humillemos allí, más excelso nos parecerá el amor de Dios. La gracia y la justicia de Cristo no serán de utilidad para el que se sienta sano, para el que piensa que es razonablemente bueno, que está contento con su propia condición. No hay lugar para Cristo en el corazón de aquel que no comprende su necesidad de luz y ayuda divinas.

“Jesús dice: ‘Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos’ (Mateo 5:3).”

9. Reconocer que somos mentirosos.-

El hombre debe reconocer que es mentiroso y que por ende el diablo es su padre (Juan 8:44).

Apocalipsis 21:27 – “Jamás entrará en ella cosa impura o que hace abominación y mentira, sino solamente los que están inscritos en el libro de la vida del Cordero.”

Apocalipsis 22:15 – “Pero afuera quedarán los perros, los hechiceros, los fornicarios, los homicidas, los idólatras y todo el que ama y practica la mentira.”

Una vez recapacitemos y reconozcamos que somos mentirosos debemos pedir a Dios que nos capacite para poder dejar de mentir y engañar.

Debemos aprender a no hacer promesas que no podemos o que no vamos a cumplir.

10. Reconocer que reflejamos la imagen del diablo.-

Para que el hombre pueda empezar a reflejar la imagen de Jesús en lugar de la imagen de satanás, debe ir desarrollando ese nuevo carácter semejante al carácter de Cristo, mientras va subyugando ese carácter heredado semejante al de satanás.

Esta no es una victoria que se obtiene de la noche a la mañana, si no que es un largo proceso de ir pasando por pruebas pequeñas hasta llegar a la prueba mayor—la crisis final.

El día del juicio (la crisis final)

Al principio de este estudio hemos analizado nueve condiciones para que el hombre reciba el sello de Dios:

  1. Romanos 2:13 – Obediencia a la ley.
  2. Mateo 5:48 – Un carácter perfecto.
  3. 1 Pedro 1:15-16 – Estar sin mancha delante de Dios.
  4. 1 Juan 3:3 – Ser puro.
  5. Ezequiel 9:4 – Gemir por las abominaciones que se hacen en la tierra.
  6. 1 Juan 2:15-16 – No ser ambicioso ni amador del mundo.
  7. Santiago 4:7-8 – Vencer el mundo, la carne, y al diablo.
  8. Apocalipsis 14:5 – No tener corazón falso ni engañoso.
  9. Génesis 1:27-28 – Reflejar la imagen de Jesús.

Estudiamos que el hombre, por naturaleza, no posee estas condiciones, y por ello su única esperanza reside en el Salvador. Pero también hemos analizado que como fruto de la justificación por la fe el hombre recibe poder divino bajo la forma de la lluvia temprana para empezar a desarrollar la santificación verdadera.

Ahora debemos estudiar por qué es necesario que el hombre, durante el tiempo de pequeñas pruebas, desarrolle un nuevo carácter semejante al del Señor Jesús. Y es que, en la prueba grande y final, es cuando se revelará el carácter que han desarrollado de los hijos de Dios.

1. La obediencia verdadera

CS pg. 663/1 (591.2) – “El sábado será la gran piedra de toque de la lealtad; pues es el punto especialmente controvertido. Cuando esta piedra de toque les sea aplicada finalmente a los hombres, entonces se trazará la línea de demarcación entre los que sirven a Dios y los que no le sirven.”

Cuando el pueblo de Dios deba experimentar multas, sanciones, oprobio, burla, y finalmente persecución y encarcelamiento, por resistirse a santificar el domingo, entonces habrá llegado la gran prueba final.

El sábado no es todavía “la piedra de toque” ni de “controversia” pues, primeramente, la profecía indica que el Congreso de los Estados Unidos debe abrogar el principio de Protestantismo y Publicanismo de su Constitución, para luego legalizar el domingo como día de reposo con multas y sanciones.

2JT pg. 373.1 – “Cuando los Estados Unidos, el país de la libertad religiosa, se una con el papado para forzar la conciencia y obligar a los hombres a honrar el falso día de reposo, los habitantes de todo país del globo serán inducidos a seguir su ejemplo.”

Es ahora el tiempo (antes de la prueba final) de pedir a Dios un corazón nuevo, un carácter nuevo, y que se cumpla la promesa del Nuevo Pacto: que el Espíritu Santo escriba la ley de Dios en nuestra mente y nuestro corazón.

Comentario Bíblico 7A pg. 417 – “El Señor me ha mostrado claramente que la imagen de la bestia será formada antes que termine el tiempo de gracia, porque constituirá la gran prueba para el pueblo de Dios por medio de la cual se decidirá el destino de cada uno (Apocalipsis 13:11-17). Esta es la prueba que deberán enfrentar los hijos de Dios antes de ser sellados. Todos los que demuestren su lealtad a Dios observando su ley y negándose a aceptar un día de reposo falso, se alistará bajo la bandera del Señor Dios Jehová y recibirán el sello del Dios viviente. Los que renuncien a la verdad de origen celestial y acepten el domingo como día de reposo, recibirán la marca de la bestia.”

Si hoy nos congregamos al Santuario Celestial donde Cristo aún intercede por nosotros ante Dios Padre y ante la ley, Dios Padre nos declara 100% obedientes y leales en Cristo; entonces acá en la tierra recibimos la lluvia temprana para que el Espíritu Santo escriba la ley en nuestras mentes y nuestros corazones, y también para que podamos recibir los frutos de Gálatas 5:22-23.

Es así que entonces, nuestras buenas obras y nuestra obediencia, son el resultado (y no son la causa) de haber sido aceptados en el Santuario Celestial en virtud de la justicia perfecta y perpetua de Cristo.

Si llegamos vivos a la crisis final y debemos enfrentar el juicio de vivos, en el Santuario Celestial—la corte suprema de justicia del universo—Dios Padre debe dar la declaración final en la cual se nos declara perfectos guardadores de la ley de Dios en Cristo.

Como resultado de esta declaración hecha en el Santuario Celestial, acá en la tierra debemos recibir, ya no la lluvia temprana, sino la lluvia tardía. Es la lluvia tardía el poder divino que nos capacitará para preferir la muerte antes de quebrantar el punto más mínimo de la ley de Dios. Es la lluvia tardía el poder que nos capacitará para preferir la muerte antes que adorar la imagen de la bestia.

CS pg. 663/1 (591.2) – “Mientras que una clase de personas, al aceptar el signo de la sumisión a los poderes del mundo, recibe la marca de la bestia, la otra, por haber escogido el signo de la obediencia a la autoridad divina, recibirá el sello de Dios.”

2JT pg. 71.2 – “Ni siquiera la existencia debiera comprarse al precio de la mentira. Por una palabra o una inclinación de la cabeza los mártires podrían haber negado la verdad y salvado la vida. Consintiendo en arrojar un solo grano de incienso sobre el altar del ídolo, podrían haberse salvado del potro, el cadalso y la cruz. Pero se negaron a ser falsos en la palabra o en acción, aunque la vida fuese el don que ello les hubiese granjeado. Daban la bienvenida a la prisión, la tortura y la muerte, con la conciencia limpia, más bien que a la liberación a condición de engañar, mentir y apostatar.

Por la fidelidad y la fe en Cristo, obtuvieron mantos sin mancha, coronas enjoyadas. Sus vidas fueron ennoblecidas y elevadas a la vista de Dios, porque permanecieron firmes por la verdad en las circunstancias más graves.”

Este párrafo anterior fue una realidad en el tiempo de los reformadores que fueron perseguidos y asesinados por la Iglesia Católica en el siglo XVI. Y volverá a ser una realidad en el tiempo de la prueba final.

2. El carácter perfecto

PVGM pg. 267.3 – “Un carácter formado a la semejanza divina es el único tesoro que podemos llevar de este mundo al venidero. Los que en este mundo andan de acuerdo con las instrucciones de Cristo, llevarán consigo a las mansiones celestiales toda adquisición divina. Y en el cielo mejoraremos continuamente. Cuán importante es, pues, el desarrollo del carácter en esta vida.”

3. Ser sin mancha de pecado

Cristo es nuestra única esperanza en el día del juicio, pues el es el único que posee una humanidad que fue engendrada sin mancha de pecado.

Sin embargo es nuestro deber el de llegar al día del juicio con nuestra naturaleza humana y nuestra mancha de pecado amortiguada/subyugada (Colosenses 3:5).

1 Corintios 15:51-56 – “No todos dormiremos, pero todos seremos transformados en un instante, en un abrir y cerrar de ojos, a la trompeta final…”

Solo cuando Cristo venga por segunda vez en los cielos con poder y gloria, seremos transformados en un abrir y cerrar de ojos, y finalmente estaremos sin mancha de pecado en nosotros mismos.

4. La pureza

1 Juan 3:3 – “Y todo aquel que tiene esta esperanza en él, se purifica a sí mismo, como él también es puro.”

La pureza se encuentra únicamente en Cristo, y nuestra esperanza está en Él, y por Él es que somos purificados.

Las palabras de Cristo, en el día del juicio serán:

Apocalipsis 22:11 – “El que es injusto, haga injusticia todavía. El que es impuro, sea impuro todavía. El que es justo, haga justicia todavía, y el que es santo, santifíquese todavía.”

Nosotros debemos elegir ahora qué palabras queremos que Cristo diga sobre nosotros: “El impuro, sea impuro todavía” o “el santo, santifíquese todavía.”

5. Gemir y llorar por las abominaciones

Los verdaderos creyentes que reciban el sello de Dios, no serán exterminados por las plagas de Apocalipsis 16.

Ezequiel 9:6 – “Matad viejos, mozos y vírgenes, niños y mujeres, hasta que no quede ninguno: mas a todo aquel sobre el cual hubiere señal, no llegaréis; y habéis de comenzar desde mi santuario. Comenzaron pues desde los varones ancianos que estaban delante del templo.”

¿Y quienes son éstos que fueron sellados en Ezequiel 9?

Ezequiel 9:4 – “Y díjole Jehová: Pasa por medio de la ciudad, por medio de Jerusalem, y pon una señal en la frente a los hombres que gimen y que claman a causa de todas las abominaciones que se hacen en medio de ella.”

PE pg. 280.3 – “Entonces vi que Jesús se despojaba de sus vestiduras sacerdotales y se revestía de sus más regias galas. Llevaba en la cabeza muchas coronas, una corona dentro de otra. Rodeado de la hueste angélica, dejó el cielo.

Las plagas estaban cayendo sobre los moradores de la tierra. Algunos acusaban a Dios y le maldecían. Otros acudían presurosos al pueblo de Dios en súplica de que les enseñase cómo escapar a los juicios divinos. Pero los santos no tenían nada para ellos. Había sido derramada la última lágrima a favor de los pecadores, ofrecida la última angustiosa oración, soportada la última carga y dado el postrer aviso. La dulce voz de la misericordia ya no había de invitarlos.

Cuando los santos y el cielo entero se interesaban por la salvación de los pecadores, éstos no habían tenido interés por sí mismos. Se les ofreció escoger entre la vida y la muerte. Muchos deseaban la vida, pero no se esforzaron por obtenerla. No escogieron la vida, y ya no había sangre expiatoria para purificar a los culpables ni Salvador compasivo que abogase por ellos y exclamase: ‘Perdona, perdona al pecador durante algún tiempo todavía.’

Todo el cielo se había unido a Jesús al oír las terribles palabras: ‘Hecho está. Consumado es.’ El plan de salvación estaba cumplido, pero pocos habían querido aceptarlo. Y al callar la dulce voz de la misericordia, el miedo y el horror invadieron a los malvados. Con terrible claridad, oyeron estas palabras: ‘¡Demasiado tarde! ¡demasiado tarde!’”

Las plagas de Apocalipsis 16
Las plagas de Apocalipsis 16

Es por esto que hoy debemos aprender también a sobrellevar las cargas de nuestros hermanos:

Gálatas 6:1-2 – “Hermanos, si alguno fuere tomado en alguna falta, vosotros que sois espirituales, restaurad al tal con el espíritu de mansedumbre; considerándote a ti mismo, porque tú no seas también tentado. Sobrellevad los unos las cargas de los otros; y cumplid así la ley de Cristo.”

Hoy aún estamos a tiempo de amonestar a nuestros hermanos y de mostrarles sus transgresiones con tacto y humildad.

Hoy aún estamos a tiempo de enseñar a nuestros hermanos las verdades de las Escrituras y el plan de salvación.

Cuando pase la gran prueba final y empiecen a caer las plagas, entonces será demasiado tarde, pues ya para ese entonces fue dado el “postrero aviso.” En el tiempo de las plagas ya nadie estará amonestando ni predicando la Palabra de Dios.

hourglass-bible

6. No ser ambiciosos ni amadores del mundo

Mateo 6:19-21 – “No acumuléis para vosotros tesoros en la tierra, donde la polilla y el óxido corrompen, y donde los ladrones se meten y roban. Más bien, acumulad para vosotros tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el óxido corrompen, y donde los ladrones no se meten ni roban. Porque donde esté tu tesoro, allí también estará tu corazón.”

DMJ pg. 77.1 – “La instrucción que dio fue: ‘Haceos tesoros en el cielo.’ Es de nuestro interés obtener los tesoros celestiales. Es lo único, de todo lo que poseemos, que sea verdaderamente nuestro. El tesoro acumulado en el cielo es imperecedero. Ni el fuego ni la inundación pueden destruirlo, ni ladrón robarlo, ni polilla ni orín corromperlo, porque Dios lo custodia.

“Estos tesoros, que Cristo considera inestimables, son ‘las riquezas de la gloria de su herencia en los santos’ (Efesios 1:18). A los discípulos de Cristo se les llama sus joyas, su tesoro precioso y particular. Dice él: ‘Como piedra de diadema serán enaltecidos en su tierra’ (Zacarías 9:16). ‘Haré más precioso que el oro fino al varón, y más que el oro de Ofir al hombre’ (Isaías 13:12). Cristo, el gran centro de quien se desprende toda gloria, considera a su pueblo purificado y perfeccionado como la recompensa de todas sus aflicciones, su humillación y su amor; lo estima como el cumplimiento de su gloria.

“Se nos permite unirnos con él en la gran obra de redención y participar con él de las riquezas que ganó por las aflicciones y la muerte. El apóstol Pablo escribió de esta manera a los cristianos tesalonicenses: ‘¿Cuál es nuestra esperanza, o gozo, o corona de que me gloríe? ¿No lo sois vosotros, delante de nuestro Señor Jesucristo, en su venida? Vosotros sois nuestra gloria y gozo’ (1 Tesalonicenses 2:19-20).

Tal es el tesoro por el cual Cristo nos manda a trabajar.”

Las almas de nuestros hermanos a quienes llevamos a Cristo, a la salvación, son nuestro único y verdadero tesoro por el cual Cristo nos manda a trabajar y a acumular.

Nuestro trabajo consiste en conducir las almas a Cristo y también debemos trabajar para que estas almas aprendan a depender de Cristo, de su justicia, de su sangre y de su Sacerdocio.

DMJ pg. 77.3 – “El carácter es la gran cosecha de la vida. Cada palabra y acto que mediante la gracia de Cristo encienda en algún alma el impulso de elevarse hacia el cielo, cada esfuerzo que tienda a la formación de un carácter como el de Cristo, equivale a acumular tesoros en los cielos.”

Acumular “tesoros en el cielo” incluye también el enseñar a la gente a necesitar y a pedir un nuevo carácter semejante al de Dios.

DMJ pg. 77.4 – “Donde esté el tesoro, allí estará el corazón. Nos beneficiamos con cada esfuerzo que ejercemos en pro de los demás. El que da su dinero o de su trabajo para la difusión del Evangelio dedica su interés y sus oraciones a la obra y a las almas a las cuales alcanzará; sus afectos se dirigen hacia oros, y se ve estimulado para consagrarse más completamente a Dios, a fin de poder hacerles el mayor bien posible.

“En el día final, cuando desaparezcan las riquezas del mundo, el que haya guardado tesoros en el cielo verá lo que su vida ganó. Si hemos prestado atención a las palabras de Cristo, al congregarnos alrededor del gran trono blanco veremos almas que se habrán salvado como consecuencia de nuestro ministerio; sabremos que uno salvó a otros, y éstos, a otros aún. Esta muchedumbre, traída al puerto de descanso como fruto de nuestros esfuerzos, depositará sus coronas a los pies de Jesús y lo alabará por los siglos interminables de la eternidad. ¡Con qué alegría verá el obrero de Cristo aquellos redimidos, participantes de la gloria del Redentor! ¡Cuán precioso será el cielo para quienes hayan trabajado fielmente por la salvación de las almas.”

Colosenses 3:1 – “Si, pues, habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios.”

Hoy día estamos ajetreados trabajando por los tesoros que ofrece el mundo, tesoros mundanos que perecerán y desaparecerán. Muy poco nos interesa el tesoro eterno: aquellas almas que pudiéramos salvar con nuestro tiempo y nuestro esfuerzo.

7. Vencer la carne, el mundo y el diablo

CS pg. 678/3 (605.4) – “La historia de Jacob nos da además la seguridad de que Dios no rechazará a los que han sido engañados, tentados y arrastrados al pecado, pero que hayan vuelto con él con verdadero arrepentimiento. Mientras satanás trata de acabar con esta clase de personas, Dios enviará sus ángeles para consolarlas y protegerlas en el tiempo de peligro. Los asaltos de satanás son feroces y resueltos, sus engaños terribles, pero el ojo de Dios descansa sobre su pueblo y su oído escucha su súplica. Su aflicción es grande, las llamas del horno parecen estar a punto de consumirlos; pero el Refinador los sacará como oro purificado por el fuego. El amor de Dios para con sus hijos durante el período de su prueba más dura es tan grande y tan tierno como en los días de su mayor prosperidad; pero necesitan pasar por el horno de fuego; debe consumirse su mundanalidad, para que la imagen de Cristo se refleje perfectamente.”

Ahora nos encontramos todavía en el tiempo de pruebas pequeñas, en el tiempo de gracia en el cual estamos pasando por el horno de fuego para que se consuma nuestra mundanalidad. Pero depende de nuestras elecciones y decisiones si nuestra mundanalidad se consume o no durante este período de pruebas.

8. Corazón no engañoso

2JT pg. 71.2 – “Ni siquiera la existencia debiera comprarse al precio de la mentira. Por una palabra o una inclinación de la cabeza los mártires podrían haber negado la verdad y salvado la vida. Consintiendo en arrojar un solo grano de incienso sobre el altar del ídolo, podrían haberse salvado del potro, el cadalso y la cruz. Pero se negaron a ser falsos en la palabra o en acción, aunque la vida fuese el don que ello les hubiese granjeado. Daban la bienvenida a la prisión, la tortura y la muerte, con la conciencia limpia, más bien que a la liberación a condición de engañar, mentir y apostatar.”

CN pg. 140.2 – “Dios quiere que los hombres que están a su servicio, bajo su estandarte, sean estrictamente honrados, de carácter irreprochable, que sus lenguas no pronuncien nada que se parezca a la mentira. La lengua debe ser veraz, los ojos deben ser veraces, las acciones deben ser integras como las que Dios puede encomiar. Estamos viviendo ante la presencia de un Dios santo, quien declara solemnemente: ‘Yo conozco tus obras’ (Apocalipsis 3:15). El ojo divino nos contempla continuamente. No podemos ocultar un solo acto ofensivo para Dios. Muy pocos comprenden la verdad de que Dios es testigo de cada una de nuestras acciones.”

Apocalipsis 7:14-15 – “Estos son los que salen de la grande tribulación, y lavaron sus ropas, y las emblanquecieron en la sangre del Cordero. Por esto están delante del trono de Dios, y le sirven día y noche en su templo.”

Apocalipsis 14:5 – “En su boca no fue hallada mentira.”

9. Reflejar la imagen de Jesús

Cuando al fin el hombre salga triunfante del horno de fuego de la prueba, entonces podrá reflejar perfectamente la imagen de Jesús.

EUD pg. 187.8 – “Los que reciban el sello del Dios vivo y sean protegidos en el tiempo de angustia, deben reflejar plenamente la imagen de Jesús.”

CS pg. 679/1 (606.1) – “Los tiempos de apuro y angustia que nos esperan requieren una fe capaz de soportar el cansancio, la demora y el hambre, una fe que no desmaye a pesar de las pruebas más duras. El tiempo de gracia les es concedido a todos a fin de que se preparen para aquel momento. Jacob prevaleció porque fue perseverante y resuelto. Su victoria es prueba evidente del poder de la oración importuna. Todos los que se aferren a las promesas de Dios como lo hizo él, y que sean tan sinceros como él lo fue, tendrán tan buen éxito como él. Los que no están dispuestos a negarse a sí mismos, a luchar desesperadamente ante Dios y a orar mucho y con empeño par obtener su bendición, no lo conseguirán. ¡Cuán pocos cristianos saben lo que es luchar con Dios! ¡Cuán pocos son los que jamás suspiraron por Dios con ardor hasta tener como en tensión todas las facultades del alma! Cuando olas de indecible desesperación envuelven al suplicante, ¡cuán raro es verle atenerse con fe inquebrantable a las promesas de Dios!

“Los que ejercitan poca fe, están en mayor peligro de caer bajo el dominio de los engaños satánicos y del decreto que violentará las conciencias. Y aun en caso de soportar la prueba, en el tiempo de angustia se verán sumidos en mayor aflicción porque no se habrán acostumbrado a confiar en Dios. Las lecciones de fe que hayan descuidado, tendrán que aprenderlas bajo el terrible peso del desaliento.”

¿Cuándo empezó el sellamiento?

PE pg. 42.1 – “El sábado 24 de marzo de 1849 tuvimos con los hermanos de Topsham, Maine, una reunión muy agradable e interesante. El Espíritu Santo fue derramado sobre nosotros y fui arrebatada en Espíritu a la ciudad del Dios viviente. Luego se me mostró que los mandamientos de Dios y el testimonio de Jesucristo acerca de la puerta cerrada no pueden separarse, y que el tiempo en que los mandamientos de Dios habían de resplandecer en toda su importancia y cuando el pueblo de Dios había de ser probado acerca de la verdad del sábado era cuando se abriese la puerta en el lugar santísimo del santuario celestial, donde está el arca que contiene los diez mandamientos. Esta puerta no se abrió hasta que hubo terminado la mediación de Jesús en el lugar santo del santuario en 1844. Entonces Jesús se levantó, cerró la puerta del lugar santo, abrió la que da al santísimo y pasó detrás del segundo velo, donde está ahora al lado del arca y adonde llega la fe de Israel ahora.

“Vi que Jesús había cerrado la puerta del lugar santo, y nadie podía abrirla; y que había abierto la puerta que da acceso al lugar santísimo, y nadie puede cerrarla (Apocalipsis 3:7-8). Y que desde que Jesús abrió la puerta que da al lugar santísimo, que contiene el arca, los mandamientos han estado brillando hacia los hijos de Dios, y éstos son probados acerca de la cuestión del sábado.

“Vi que la prueba actual acerca del sábado no podía producirse antes que terminase la mediación de Cristo en el lugar santo y él hubiese pasado al interior del segundo velo. Por lo tanto, los cristianos que durmieron antes que se abriese la puerta de acceso al santísimo cuando terminó el clamor de medianoche, el séptimo mes, en 1844, sin haber guardado el verdadero día de reposo, descansan ahora en esperanza; porque no tuvieron la luz ni la prueba acerca del sábado que tenemos ahora desde que la puerta se abrió. Vi que satanás estaba tentando acerca de este punto a algunos de los hijos de Dios. Debido a que tantos buenos cristianos se durmieron en los triunfos de la fe sin haber guardado el verdadero día de reposo, dudaban de que éste fuese una prueba para nosotros ahora.”

La verdad del sábado no fue motivo de prueba hasta que Cristo pasara del Lugar Santo del Santuario Celestial hasta el Lugar Santísimo, a la conclusión de las 2300 tardes y mañanas (Daniel 8:14), y esto ocurrió el 22 de Octubre de 1844 (10 de mes séptimo en el calendario bíblico).

Es decir que el sábado no fue una prueba antes de este tiempo para los reformadores como Lutero, Huss, Wesley, etc., para quienes la justificación por la fe fue una verdad presente, pero el sábado no fue una verdad presenta, pues ellos se encontraban dentro del período de las 2300 tardes y mañanas.

Durante el reino del cuerno pequeño (1260 días proféticos de Apocalipsis 11:3; 42 meses proféticos de Apocalipsis 13:5; tiempo, tiempos y medio tiempo de Daniel 7:25) muchas verdades bíblicas fueron echadas por tierra: se decretó el domingo como día de reposo, se decretó que María era una “diosa madre,” se decretó el culto al “niño dios,” la doctrina del infierno y del purgatorio, entre muchas otras doctrinas paganas.

Fue por esto que Dios tuvo que suscitar a los reformadores protestantes para que ellos puedan las verdades perdidas durante el reinado (poder civil y poder religioso) de la Iglesia Católica Romana.

3 1/2 tiempos = 42 meses = 1260 días
3 1/2 tiempos = 42 meses = 1260 días

Cada uno de los reformadores tuvo una verdad presente que rescatar. Pero si bien llegaron a rescatar muchas verdades de la Palabra de Dios, no llegaron a rescatar la verdad del sábado, ni el Ministerio Sacerdotal Celestial de Cristo en el Santuario Celestial (Hebreos 7:24).

Pero llegado el año 1844, a la conclusión de las 2300 tardes y mañanas, se cumplió Apocalipsis 3:7-8 y Apocalipsis 11:19:

Apocalipsis 3:7-8 – “Y escribe el ángel de la iglesia en Filadelfia: Estas cosas dice el Santo, el Verdadero, el que tiene la llave de David, el que abre y ninguno cierra, y cierra y ninguno abre. Yo conozco tus obras: he aquí, he dado una puerta abierta delante de ti, la cual ninguno puede cerrar; porque tienes un poco de potencia, y has guardado mi palabra, y no has negado mi nombre.”

Las siete iglesias del Apocalipsis
Las siete iglesias del Apocalipsis

Apocalipsis 11:19 – “Y el templo de Dios fue abierto en el cielo, y el arca de su pacto fue vista en su templo. Y fueron hechos relámpagos y voces y truenos y terremotos y grande granizo.”

Hiram Edson tiene una visión del arca del pacto en el Santuario Celestial (Ap. 11:19).
Hiram Edson tiene una visión del arca del pacto en el Santuario Celestial (Ap. 11:19).

PE pg. 43.2 – “En este tiempo de sellamiento satanás está valiéndose de todo artificio para desviar de la verdad presente el pensamiento del pueblo de Dios y para hacerlo vacilar. Vi una cubierta que Dios extendía sobre su pueblo para protegerlo en tiempo de aflicción; y toda alma que se hubiese decidido por la verdad y fuese de corazón puro había de ser cobijada por la cubierta del Todopoderoso.”

PE pg. 43.4 – “Vi que satanás obraba de unas cuantas maneras mediante sus agentes. Actuaba por intermedio de ministros que habían rechazado la verdad y cedido a graves engaños para creer la mentira y ser condenados. Mientras predicaban y oraban, algunos caían postrados y desvalidos, no por el poder del Espíritu Santo, sino por el de satanás infundido en esos agentes, y por su intermedio en la gente.”

PE pg. 44.1 – “Algunos de estos agentes de satanás afectaban los cuerpos de algunos de los santos a quienes no podían engañar ni apartar de la verdad mediante una influencia satánica. ¡Ojalá que todos pudiesen ver esto como Dios me lo reveló, a fin de que conocieran mejor las astucias de satanás y se mantuvieran en guardia! Vi que satanás obraba así para enajenar, engañar y desviar a los hijos de Dios precisamente ahora en el tiempo del sellamiento. Vi a algunos que no se erguían rígidamente por la verdad presente. Las rodillas les temblaban, y sus pies resbalaban porque no estaban firmemente asentados en la verdad; y mientras estaban así temblando la cubierta del Dios Omnipotente no podía extenderse sobre ellos.

“Satanás probaba cada una de sus artes para sujetarlos donde estaban hasta que hubiese pasado el sellamiento, hasta que la cubierta se hubiese corrido sobre el pueblo de Dios, y ellos hubiesen quedado sin refugio que los protegiera de la ira ardiente de Dios en las siete últimas plagas. Dios ha comenzado a correr esta cubierta sobre su pueblo, y ella será extendida sobre todos los que han de tener refugio en el día de la matanza. Dios obrará con poder a favor de su pueblo; y a satanás también se le permitirá obrar.”

Dios comenzó a extender su cubierta, el sellamiento, a partir del 10 de mes séptimo de 1844 (22 de Octubre).

Es decir: el sellamiento comenzó con el mensaje del tercer ángel (Apocalipsis 14:9-12). El mensaje del tercer ángel nos lleva al Lugar Santísimo del Santuario Celestial. El mensaje del tercer ángel no fue predicado antes del 22 de Octubre de 1844.

PE pg. 254.1 – “Cuando cesó el ministerio de Jesús en el lugar santo (Daniel 7:9-10) y pasó él al santísimo para estar de pie delante del arca que contenía la ley de Dios, envió otro poderoso ángel con un tercer mensaje para el mundo. Un pergamino fue puesto en la mano del ángel, y mientras descendía a la tierra con poder y majestad, proclamaba una terrible amonestación, acompañada de las más tremendas amenazas que jamás se dirigieron contra el hombre. Tenía por objeto aquel mensaje poner en guardia a los hijos de Dios revelándoles la hora de tentación y angustia que los aguardaba.”

El evento del párrafo anterior aconteció el 10 del mes séptimo del año 1844 en el calendario de Dios.

PE pg. 254.1 – “El tercer ángel concluye así su mensaje: ‘Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús’ (Apocalipsis 3:12). Al repetir el ángel estas palabras, señalaba al santuario celestial. La atención de cuantos acepten este mensaje se dirige hacia el lugar santísimo, donde Jesús está de pie delante del arca, realizando su intercesión final por todos aquellos para quienes hay todavía misericordia, y por los que hayan violado ignorantemente la ley de Dios.”

El mensaje del tercer ángel nos lleva al Santuario Celestial, al Lugar Santísimo, al arca con la ley original de Dios: al cuarto mandamiento.

Con este mensaje Dios estaba llamando a su pueblo a proclamar la verdad presente del sábado y del Ministerio Sacerdotal Celestial de Cristo.

PE pg. 255.1 – “Se me mostró que el residuo siguió por la fe a Jesús en el lugar santísimo, y al contemplar el arca y el propiciatorio, fue cautivado por su esplendor. Jesús levantó entonces la tapa del arca, y he aquí que se vieron las tablas de piedra con los diez mandamientos grabados en ellas. El residuo leyó aquellos vívidos oráculos, pero retrocedió tembloroso al ver que el cuarto mandamiento estaba rodeado de una aureola de gloria y brillaba en él una luz mucho más viva que en los otros nueve. Ningún indicio encontró allí de que el descanso sabático se hubiese abolido o trasladado al primer día de la semana. El mandamiento está escrito tal como lo dictó la voz de Dios en solemne e imponente majestad sobre el monte, entre el fulgor de los relámpagos y el estampido de los truenos. Era el mismo mandamiento que con su propio dedo escribió en las tablas de piedra.”

De acuerdo a la Palabra de Dios, la profecía de las 2300 tardes y mañanas debía concluir primero, antes de que se pudiera dar el mensaje del tercer ángel. Y la profecía de las 2300 tardes y mañanas concluyó el 10 de mes séptimo de 1844.

¿Hasta cuándo durará el sellamiento?

PE pg. 279.1 – “Se me señaló la época en que terminaría el mensaje del tercer ángel. El poder de Dios había asistido a sus hijos, quienes después de cumplir su obra estaban preparados para sobrellevar la hora de prueba que les aguardaba. Habían recibido la lluvia tardía o refrigerio de la presencia del Señor (Hechos 3:19) y se había reavivado el viviente testimonio. Por todas partes había cundido la postrera gran amonestación, agitando y enfureciendo a los moradores de la tierra que no habían querido recibir el mensaje.

“Vi ángeles que iban y venían de uno a otro lado del cielo. Un ángel con tintero de escribano en la cintura regresó de la tierra y comunicó a Jesús que había cumplido su encargo, quedando sellados y numerados los santos. Vi entonces que Jesús, quien había estado oficiando ante el arca de los diez mandamientos, dejó caer en el incensario, y alzando las manos exclamó en alta voz: ‘Consumado es.’ Y toda la hueste angélica se quitó sus coronas cuando Jesús hizo esta solemne declaración: ‘El que es injusto, sea injusto todavía; y el que es inmundo, sea inmundo todavía; y el que es justo, practique la justicia todavía; y el que es santo, santifíquese todavía’ (Apocalipsis 22:11).”

El sellamiento concluirá cuando el ángel con tintero de escribano vuelva de esta tierra al Santuario Celestial para decirle a nuestro Sumo Sacerdote que ha terminado de sellar hasta el último de los santos. Cristo entonces terminará su obra intercesora por la familia humana, y se preparará para su segunda venida en gloria.

¿Quién realiza el sellamiento?

El sellamiento
El sellamiento

Ezequiel 9:2-4 – “Y he aquí que seis varones venían del camino de la puerta de arriba que está vuelta al aquilón, y cada uno traía en su mano su instrumento para destruir.

“Y entre ellos había un varón vestido de lienzos, el cual traía a su cintura los útiles de escriba; y entrados, paráronse junto al altar de bronce. Y la gloria del Dios de Israel se alzó de sobre el querubín sobre el cual había estado, al umbral de la casa: y llamó Jehová al varón vestido de lienzos, que tenía a su cintura la escribanía de escribano. Y díjole Jehová: Pasa por medio de la ciudad, por medio de Jerusalem, y pon una señal en la frente a los hombres que gimen y que claman a causa de todas las abominaciones que se hacen en medio de ella.”

Es un ángel quien realiza el sellamiento.

Apocalipsis 7:1-4 – “Y después de estas cosas vi cuatro ángeles que estaban sobre los cuatro ángulos de la tierra, deteniendo los cuatro vientos de la tierra, para que no soplase viento sobre la tierra, ni sobre la mar, ni sobre ningún árbol.

“Y vi otro ángel que subía del oriente, teniendo el sello del Dios vivo. Y clamó con gran voz a los cuatro ángeles, a los cuales era dado hacer daño a la tierra y a la mar, diciendo: No hagas daño a la tierra, ni al mar, ni a los árboles, hasta que marquemos con un sello a los siervos de nuestro Dios en sus frentes. Y oí el número de los señalados: ciento cuarenta y cuatro mil señalados de todas las tribus de los hijos de Israel.”

En Ezequiel 9:2-4 vemos al mismo ángel con tintero de escribano de Apocalipsis 7:2-3. Este es el tercer ángel.

PE pg. 118.1 – “Vi luego el tercer ángel. Dijo mi ángel acompañante: ‘Su obra es terrible. Su misión es tremenda. Es el ángel que ha de separar el trigo de la cizaña, y sellar o atar el trigo para el granero celestial. Estas cosas debieran absorber completamente la mente y la atención’.”

PE pg. 88.3 – “Pregunté al ángel si no quedaba nadie. Me invitó a mirar en la dirección opuesta, y vi una compañía pequeña que viajaba por una senda angosta. Todos parecían estar firmemente unidos, vinculados por la verdad, en agrupaciones o compañías. Dijo el ángel: ‘El tercer ángel está atándolos o sellándolos en gavillas para el granero celestial.’ Esa pequeña compañía parecía agobiada, como si hubiese pasado por severas pruebas y conflictos. Parecía como que el sol acabara de salir detrás de una nube y resplandecía sobre sus rostros, dándoles aspecto triunfante, como si sus victorias estuviesen casi ganadas.”

CS pg. 671/2 (599.2) – “Cuando termine el mensaje del tercer ángel la misericordia divina no intercederá más por los habitantes culpables de la tierra. El pueblo de Dios habrá cumplido su obra; habrá recibido ‘la lluvia tardía,’ el ‘refrigerio de la presencia del Señor,’ y estará preparado para la hora de prueba que le espera. Los ángeles se apuran, van y vienen de acá para allá en el cielo. Un ángel que regresa de la tierra anuncia que su obra está terminada; el mundo ha sido sometido a la prueba final, y todos los que han resultado fieles a los preceptos divinos han recibido ‘el sello del Dios vivo’. Entonces Jesús dejará de interceder en el santuario celestial.”

Ese “ángel que regresa de la tierra” para anunciar que “su obra está terminada” es el tercer ángel que tiene un tintero de escribano.

El ángel con tintero de escríbano.
El ángel con tintero de escribano.

TM pg. 444.3 – “Si han de producirse tales escenas, si han de caer tan tremendos juicios sobre un mundo culpable, ¿cuál será el refugio del pueblo de Dios? ¿Cómo serán protegidos hasta que pase la indignación? Juan ve los elementos de la naturaleza—terremotos, tempestades y lucha política—bajo el símbolo de cuatro ángeles que los retienen. Estos vientos están bajo control hasta que Dios ordena soltarlos. Ahí está la seguridad de la iglesia de Dios. Los ángeles de Dios obedecen su mandato al retener los vientos de la tierra para que no soplen sobre ésta, ni sobre el mar, ni sobre ningún árbol hasta que los siervos de Dios sean sellados en sus frentes. Al ángel poderoso se lo ve subiendo del este (o de donde sale el sol). El más poderoso de los ángeles tiene en su mano el sello del Dios vivo, el único que puede dar vida, que puede poner la señal o inscripción sobre las frentes de aquellos a quienes se les concederá la inmortalidad, la vida eterna. Es la voz de este ángel encumbrado la que tiene autoridad para ordenar a los cuatro ángeles que mantengan en jaque los cuatro vientos hasta que esa obra sea realizada, y hasta que él ordene que sean soltados.”

TM pg. 445.2 – “Este sellamiento de los siervos de Dios es el mismo que se le mostró a Ezequiel en visión. Juan también fue testigo de esta notable revelación. Vio el mar y las ondas rugientes, y los corazones de los hombres desfalleciendo de temor. Observó la tierra que se sacudía, las montañas transportadas al medio del mar (lo que ocurre literalmente), las aguas que rugían agitadas las montañas sacudidas por las olas. Se le mostraron las plagas, las pestilencias, el hambre y la muerte mientras llevaban a cabo su terrible misión.”

Comentario Bíblico 7A, pg. 171 – “¿Cuál es el sello del Dios viviente, que es colocado en las frentes de su pueblo? Es una señal que pueden leer los ángeles, pero no los ojos humanos, pues el ángel exterminador debe ver esa marca de redención. El ángel con tintero de escribano debe colocar una señal en la frente de todos los que están separados del pecado y de los pecadores, y el ángel exterminador sigue a este ángel. Tan pronto como el pueblo de Dios sea sellado en su frente—no se trata de un sello o marca que se pueda ver, sino un afianzamiento en la verdad, tanto intelectual como espiritualmente, de modo que los sellados son inconmovibles—tan pronto como sea sellado y preparado para el zarandeo, éste vendrá. Ciertamente ya ha comenzado. Los juicios de Dios están viniendo.”

Como podemos ver, existe un ángel que literalmente realiza el sellamiento. Pero también está la obra del Espíritu Santo: la de entronizar la ley de Dios en nuestras mentes y nuestros corazones.

Entonces, para concluir: ¿quién realiza el sellamiento?

El sellamiento es la obra del ángel con tintero de escribano, sumado a la obra del Espíritu Santo.

¿Quiénes componen el grupo de los 144000?

Los sellados, ¿son sólo los vivos, sólo los muertos, o son mixtos (vivos y muertos)?

Dentro del pueblo adventista existen cuatro posiciones acerca de quiénes componen los 144000 sellados:

  1. Los 144000 están formados por los redimidos de todas las edades, desde Adán hasta el último ser humano. Este grupo se basa en lo que dice en Apocalipsis 7:4,9 – que habla del número de los sellados y luego de una gran multitud.
  2. Los 144000 están formados solamente por la última generación que no va a experimentar la muerte primera que es como un sueño. Este grupo afirma además que la última generación alcanzará la perfección antes del juicio.
  3. Los 144000 están formados por vivos y muertos que vienen desde 1844 hasta el fin. Sin embargo este grupo también afirma que la perfección estará en nosotros mismos.
  4. Los 144000 son simbólicos y de la última generación, nunca van a experimentar la muerte. También se afirma que la perfección se alcanza en nosotros mismos antes del juicio.

Los planteamientos 2º y 4º excluyen a Elena G. White y a los muertos desde 1844 porque interpretan que en las visiones sobre los 144000 ella se ve CON los 14000 y no ENTRE los 144000: “nosotros fuimos transformados y nos reunimos con ellos” (PE 16.1).

Mientras que los planteamientos 1º y 4º dicen que, a la pregunta de Apocalipsis 6:17, van a responder los redimidos de todos los tiempos, el planteamiento 4º dice que van a responder solo los redimidos vivos.

Análisis del grupo que conforma los 144000

PE pg. 14.2 – “Pronto oímos la voz de Dios, semejante al ruido de muchas aguas, que nos anunció el día y la hora de la venida de Jesús. Los 144000 santos vivientes reconocieron y entendieron la voz; pero los malvados se figuraron que era fragor de truenos y de terremoto. Cuando señaló el tiempo, derramó sobre nosotros el Espíritu Santo, y nuestros semblantes se iluminaron refulgentemente con la gloria de Dios, como le sucedió a Moisés al bajar del Sinaí.”

En este párrafo podemos ver que en la crisis final hay dos grupos de vivos: los 144000 santos vivientes en el primer grupo y los impíos en el segundo grupo.

Es decir, el grupo de los 144000 se inicia con los redimidos que pasaron el juicio de vivos y que no experimentaron la muerte que es como un sueño.

Pero luego tenemos la profecía de la resurrección mixta de Daniel 12:

Daniel 12:2 – “Y muchos de los que duermen en el polvo de la tierra serán despertados, unos para vida eterna, y otros para vergüenza y confusión perpetua.”

En la profecía de Daniel existen también dos grupos de resucitados: El primer grupo es para vida eterna. ¿Quiénes componen este grupo? Como analizaremos a continuación, este grupo de resucitados debe incluir a todos los verdaderos creyentes que murieron en la fe del mensaje del tercer ángel a partir del 22 de Octubre de 1844.

Luego, el segundo grupo de resucitados en la resurrección mixta de Daniel 12, son levantados del polvo de la tierra un grupo de impíos para perdición eterna (para morir de nuevo con la gloria de la segunda venida de Jesús, y para resucitar de nuevo en la resurrección de los impíos después del milenio).

Esta resurrección mixta debe ocurrir un poco antes de la segunda venida de Cristo a la tierra. Y por lo tanto, debe ocurrir antes de la resurrección de los redimidos de todas las edades (quienes resucitan en ocasión de la segunda venida de Cristo) – la gran muchedumbre.

CS pg. 695/1 (621.1) – “Los sepulcros se abren y ‘muchos de los que duermen en el polvo de la tierra serán despertados, unos para vida eterna, y otros para vergüenza y confusión perpetua’ (Daniel 12:2). Todos los que murieron en la fe del mensaje del tercer ángel, salen glorificados de la tumba, para oír el pacto de paz que Dios hace con los que guardaron su ley. ‘Los que le traspasaron’ (Apocalipsis 1:7), los que se mofaron y se rieron de la agonía de Cristo y los enemigos más acérrimos de su verdad y de su pueblo, son resucitados para mirarle en su gloria y para ver el honor con que serán recompensados los fieles y obedientes”

CS pg. 698/2 (623.3) – “Desde el cielo se oye la voz de Dios que proclama el día y la hora de la venida de Jesús, y promulga a su pueblo el pacto eterno. Sus palabras resuenan por la tierra como el estruendo de los más estrepitosos truenos. El Israel de Dios escucha con los ojos elevados al cielo. Sus semblantes se iluminan con la gloria divina y brillan cual brillara el rostro de Moisés cuando bajó del Sinaí. Los malos no los pueden mirar. Y cuando la bendición es pronunciada sobre los que honraron a Dios santificando su sábado, se oye un inmenso grito de victoria.”

Dos grupos:

  1. Uno para vida eterna—murieron en la fe del mensaje del tercer ángel. Es llamado “el Israel de Dios” y también “los 144000 santos vivientes.”
  2. Otro para vergüenza y confusión perpetua—quienes tuvieron parte activa en la muerte de Cristo (como Caifás), y los enemigos más acérrimos de la verdad de Dios de todos los tiempos. Este grupo es llamado también “los malos” y “los malvados.”

Entonces, en ocasión de la segunda venida de Cristo en gloria a la tierra, debe ocurrir la resurrección general: todos los demás muertos en Cristo de todas las edades son resucitados.

1 Tesalonicenses 4:15-16 – “Por lo cual, os decimos esto en palabra del Señor: que nosotros que vivimos, que habremos quedado hasta la venida del Señor, no seremos delanteros a los que durmieron. Porque el mismo Señor con aclamación, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero.”

Aquellos que se mofaron de Cristo, le traspasaron, no son los “muertos en Cristo.” Estos pertenecen al otro grupo.

1 Corintios 15:41-56 – “Otra es la gloria del sol, y otra la gloria de la luna, y otra la gloria de las estrellas: porque una estrella es diferente de otra en gloria. Así también es la resurrección de los muertos. Se siembra en corrupción, se levantará en incorrupción. Se siembra en vergüenza, se levantará con gloria; se siembra en flaqueza, se levantará con potencia. Se siembra cuerpo animal, resucitará espiritual cuerpo. Hay cuerpo animal, y hay cuerpo espiritual. Así también está escrito: Fue hecho el primer hombre Adán en ánima viviente; el postrer Adán en espíritu vivificante.

“Mas lo espiritual no es primero, sino lo animal; luego lo espiritual. El primer hombre, es de la tierra, terreno: el segundo hombre que es el Señor, es del cielo. Cual el terreno, tales también los terrenos; y cual el celestial, tales también los celestiales. Y como trajimos la imagen del terreno, traeremos también la imagen del celestial. Esto empero digo, hermanos: que la carne y la sangre no pueden heredar el reino de Dios; ni la corrupción hereda la incorrupción.

“He aquí, os digo un misterio: Todos ciertamente no dormiremos, mas todos seremos transformados. En un momento, en un abrir de ojo, a la final trompeta; porque será tocada la trompeta, y los muertos serán levantados sin corrupción, y nosotros seremos transformados…”

CS pg. 702/1 (627.1) – “Entre las oscilaciones de la tierra, las llamaradas de los relámpagos y el fragor de los truenos, el Hijo de Dios llama a la vida a los santos dormidos. Dirige una mirada a las tumbas de los justos, y levantando luego las manos al cielo, exclama: ‘¡Despertaos, despertaos, despertaos, los que dormís en el polvo, y levantaos!’ Por toda la superficie de la tierra, los muertos oirán esa voz; y los que la oigan vivirán. Y toda la tierra repercutirá bajo las pisadas de la multitud extraordinaria de todas las naciones, tribus, lenguas y pueblos. De la prisión de la muerte sale revestida de gloria inmortal gritando: ‘¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? ¿dónde, oh sepulcro, tu victoria?’ (1 Corintios 15:55). Y los justos vivos unen sus voces a las de los santos resucitados en prolongada y alegre aclamación de victoria.”

Como podemos apreciar, en ocasión de la Segunda Venida de Cristo, luego de la “primera resurrección” que ocurre luego de la “resurrección mixta”, al grupo de “justos vivos” y de los “santos dormidos” que conforman los 144000, se le agregan la “gran muchedumbre” o “gran multitud” quienes abarcan desde Génesis 4:8 hasta el inicio del Juicio de Vivos y la salida del Decreto Dominical.

Entonces los 144000 están compuestos de:

  1. Los verdaderos creyentes que murieron en la fe del mensaje del tercer ángel (a partir de 1844), los cuales son resucitados en ocasión de la resurrección mixta de Daniel 12:2 antes de la segunda venida de Cristo.
  2. Los verdaderos creyentes vivos de la última generación que no fueron llamados al descanso en la tumba, que recibieron y proclamaron el mensaje del tercer ángel, y que fueron sellados.

En orden cronológico:

  1. Fin de la intercesión de Cristo en el Santuario Celestial.
  2. Fin del sellamiento.
  3. Plagas de Apocalipsis 16.
  4. Resurrección mixta de Daniel 12:2.
  5. Segunda venida de Cristo.
  6. Resurrección de 1 Corintios 15:51-56 y 1 Tesalonicenses 4:14-16 – los redimidos de todas las edades desde Abel hasta 1844.

En la resurrección de 1 Tesalonicenses 4 no resucitará ningún impío, como ocurre en la resurrección mixta de Daniel 12, pues los impíos deben resucitar posteriormente en la resurrección de los impíos después del milenio. Es por eso que el apóstol Pablo dice que “los muertos en Cristo resucitan primero.” Ya que los impíos deben resucitar después de los 1000 años de Apocalipsis 20:1-7.

En ocasión de la resurrección mixta de Daniel 12 los redimidos no sufren ninguna transformación aún al salir del sepulcro. La transformación ocurre en ocasión de la segunda venida de Cristo. Para este punto los 144000 están completos (vivos y muertos resucitados desde 1844) y son transformados, mientras que los que resucitan en la resurrección de la gran muchedumbre salen de los sepulcros transformados (1 Corintios 15:41-56).

Los 144000 sellados con el sello del Dios vivo.
Los 144000 sellados con el sello del Dios vivo.

Generalmente se quiere hacer un solo paquete de la resurrección especial de Daniel 12:2 y de la resurrección de 1 Tesalonicenses 4:15-16. Pero estas dos resurrecciones no pueden ocurrir en un mismo evento:

Apocalipsis 20:6 – “Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección; la segunda muerte no tiene potestad en éstos; antes serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él mil años.”

Entonces, si Caifás forma parte de la resurrección de Daniel 12:2, de acuerdo a Apocalipsis 20:6, él y los demás impíos que resucitan en el segundo grupo de Daniel 12:2 serían “bienaventurados” y “santos.” Lo cual claramente sería una contradicción.

En Apocalipsis 1:7 dice – “He aquí que viene con las nubes, y todo ojo le verá, y los que le traspasaron; y todos los linajes de la tierra se lamentarán sobre él. Así sea. Amén.”

Mateo 26:57 – “Y ellos, prendido Jesús, le llevaron a Caifás pontífice, donde los escribas y los ancianos estaban juntos.”

Mateo 26:63-64 – “Mas Jesús callaba. Respondiendo el pontífice, le dijo: Te conjuro por el Dios viviente, que nos digas si eres tú el Cristo, Hijo de Dios. Jesús le dijo: Tú lo has dicho: y aun os digo, que desde ahora habéis de ver al Hijo de los hombres sentado a la diestra de la potencia de Dios, y que viene en las nubes del cielo.”

Estas palabras de Cristo se cumplirán: los que le traspasaron serán resucitados para verle venir en las nubes del cielo.

Caifás forma parte de “los que le traspasaron” y él será resucitado en la resurrección mixta que antecede a la segunda venida de Cristo para verle venir en todo su esplendor y gloria, y para morir de nuevo con el fuego y el poder de ese resplandor.

Por lo tanto: la resurrección mixta o especial de Daniel 12:2 ocurre en diferente tiempo y espacio a la resurrección de 1 Tesalonicenses 4:15. La resurrección de Daniel 12:2 debe ocurrir antes de la segunda venida de Cristo.

Cuando Cristo venga por segunda vez los 144000 estarán completos y vivos: los muertos resucitados de Daniel 12:2 y los vivos que nunca fueron llamados al descanso.

1 Tesalonicenses 4:17 – “Luego nosotros, los que vivimos y habremos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes…”

“Con ellos” – Los que tuvieron parte en la resurrección de los redimidos desde Abel hasta 1844, la “primera resurrección” de 1 Tesalonicenses 4:16 – los “muertos en Cristo.”

HAp pg. 27.4 – “Así se cumplirá la promesa de Cristo a sus discípulos: ‘Vendré otra vez, y los tomaré a mí mismo’ (Juan 14:3). A aquellos que le hayan amado y esperado, los coronará con gloria, honor e inmortalidad. Los justos muertos se levantarán de sus tumbas, y los que estén vivos serán arrebatados con ellos al encuentro del Señor en el aire. Oirán la voz de Jesús, más dulce que ninguna música que hayan sentido alguna vez los oídos mortales, diciéndoles: Vuestra guerra ha terminado. ‘Venid, benditos de mi padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo’ (Mateo 25:34).

“Bien podían los discípulos regocijarse en la esperanza del regreso de su Señor.”

PE pg. 16.1 – “Luego resonó la argentina trompeta de Jesús, a medida que él iba descendiendo en la nube, rodeado de llamas de fuego. Miró las tumbas de sus santos dormidos. Después alzó los ojos y las manos hacia el cielo, y exclamó: ‘¡Despertad! ¡Despertad! ¡Despertad los que dormís en el polvo, y levantaos!’ Hubo entonces un formidable terremoto. Se abrieron los sepulcros y resucitaron los muertos revestidos de inmortalidad. Los 144.000 exclamaron: ‘¡Aleluya!’ al reconocer a los amigos que la muerte había arrebatado de su lado, y en el mismo instante nosotros fuimos transformados y nos reunimos con ellos para encontrar al Señor en el aire.”

CS pg. 702/1 (627.1) – “Entre las oscilaciones de la tierra, las llamaradas de los relámpagos y el fragor de los truenos, el Hijo de Dios llama a la vida a los santos dormidos. Dirige una mirada a las tumbas de los justos, y levantando luego las manos del cielo, exclama: ‘¡Despertaos, despertaos, despertaos, los que dormís en el polvo, y levantaos!’ Por toda la superficie de la tierra, los muertos oirán esa voz; y los que la oigan vivirán. Y toda la tierra repercutirá bajo las pisadas de la multitud extraordinaria de todas las naciones, tribus, lenguas y pueblos. De la prisión de la muerte sale revestida de gloria inmortal gritando: ‘¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? ¿dónde, oh sepulcro, tu victoria?’ (1 Corintios 15:55). Y los justos vivos unen sus voces a las de los santos resucitados en prolongada y alegre proclamación de victoria.”

Ellen G. White resucitará antes de la “primera resurrección,” antes de la segunda venida de Cristo, en ocasión de la resurrección especial o mixta. Ella formará parte de los 144000. (Resurrección de Daniel 12:2)

Martín Lutero, y los reformadores del siglo XVI, en cambio formarán parte de la primera resurrección, en ocasión de la segunda venida de Cristo. (Resurrección de 1 Tesalonicenses 4:17)

CS pg. 502/2 (443.1) – “Pero los cristianos de las generaciones pasadas observaron el domingo creyendo guardar así el día de descanso bíblico; y ahora hay verdaderos cristianos en todas las iglesias, sin exceptuar la católica romana, que creen honradamente que el domingo es el día de reposo divinamente instituido. Dios acepta su sinceridad de propósito y su integridad. Pero cuando la observancia del domingo sea impuesta por la ley, y que el mundo sea ilustrado respecto a la obligación del verdadero día de descanso, entonces el que transgrediere el mandamiento de Dios para obedecer un precepto que no tiene mayor autoridad que la de Roma, honrará con ello al papado por encima de Dios: rendirá homenaje a Roma y al poder que impone la institución establecida por Roma: adorará la bestia y su imagen. Cuando los hombres rechacen entonces la institución que Dios declaró ser el signo de su autoridad, y honren en su lugar lo que Roma escogió como signo de su supremacía, ellos aceptarán de hecho el signo de la sumisión a Roma, ‘la marca de la bestia.’ Y sólo cuando la cuestión haya sido expuesta así a las claras ante los hombres, y ellos hayan sido llamados a escoger entre los mandamientos de Dios y los mandamientos de los hombres, será cuando los que perseveren en la transgresión recibirán ‘la marca de la bestia’.”

La gran muchedumbre incluye a católicos que con “sinceridad de propósito” obedecieron según la luz que les fue dada. En la “sinceridad de propósito” e “integridad” no entra la hipocresía de quienes siguen la fe católica sólo por costumbre y tradición. Se trata de católicos fieles que nunca escucharon el mensaje del tercer ángel y que al ir al descanso forman parte de la gran muchedumbre.

¿Dónde se encuentra actualmente la gran mayoría que va a formar parte de los 144000?

En primer lugar, se encuentran todavía en las varias iglesias que profesan la fe protestante:

CS pg. 433/1 (380.1) – “Se dice que Babilonia es ‘madre de las rameras.’ Sus hijas deben simbolizar las iglesias que se atienen a sus doctrinas y tradiciones, y siguen su ejemplo sacrificando la verdad y la aprobación de Dios, para formar alianza ilícita con el mundo. El mensaje de (Apocalipsis 14), que anuncia la caída de Babilonia, debe aplicarse a comunidades religiosas que un tiempo fueron puras y luego se han corrompido. En vista de que este mensaje sigue al aviso del juicio, debe ser proclamado en los últimos días, y no puede por consiguiente referirse sólo a la iglesia romana, pues dicha iglesia está en condición caída desde hace muchos siglos. Además, en el capítulo 18 del Apocalipsis se exhorta al pueblo de Dios a que salga de Babilonia. Según este pasaje de la Escritura, muchos del pueblo de Dios deben estar aún en Babilonia. ¿Y en qué comunidades religiosas se encuentra actualmente la mayoría de los discípulos de Cristo? Sin duda alguna, en las varias iglesias que profesan la fe protestante. Al nacer, esas iglesias se decidieron noblemente por Dios y la verdad, y la bendición divina las acompañó. Aun el mundo incrédulo se vio obligado a reconocer los felices resultados de la aceptación de los principios del Evangelio. Se les aplican las palabras del profeta a Israel: ‘Salió tu renombre entre las naciones, en atención a tu hermosura, la cual era perfecta, a causa de mis adornos, que yo había puesto sobre ti, dice Jehová el Señor.’ Pero esas iglesias cayeron víctimas del mismo deseo que causó la maldición y la ruina de Israel: el deseo de imitar las prácticas de los impíos y de buscar su amistad. ‘Pusiste tu confianza en tu hermosura, y te prostituíste a causa de tu renombre’ (Ezequiel 16:14, 15).”

También se encuentran en la iglesia católica:

CS pg. 621/3 (553.3) – “Es verdad que hay verdaderos cristianos en la iglesia católica romana. En ella, millares de personas sirven a Dios según las mejores luces que tienen. Les es prohibido leer su Palabra debido a lo cual no pueden discernir la verdad. Nunca han visto el contraste que existe entre el culto o servicio vivo rendido con el corazón y una serie de meras formas y ceremonias. Dios mira con tierna misericordia a esas almas educadas en una fe engañosa e insuficiente. Hará penetrar rayos de luz a través de las tinieblas que las rodean. Les revelará la verdad tal cual es en Jesús y muchos se unirán aún a su pueblo.”

En las ciudades populosas de la tierra:

PR pg. 140/2 (139.1) – “En la obra final que Dios realiza en la tierra, el estandarte de su ley volverá a enarbolarse. Puede prevalecer la religión falsa, abundar la iniquidad, enfriarse el amor de muchos, perderse de vista la cruz del Calvario, y pueden las tinieblas esparcirse por la tierra como mortaja; puede volverse contra la verdad toda la fuerza de las corrientes populares; pueden tramarse una maquinación tras otra para destruir al pueblo de Dios; pero en la hora del mayor peligro, el Dios de Elías suscitará instrumentos humanos para proclamar un mensaje que no será acallado. En las ciudades populosas de la tierra, y en los lugares donde los hombres más se han esforzado por hablar contra el Altísimo, se oirá la voz de una reprensión severa. Con osadía los hombres designados por Dios denunciarán la unión de la iglesia con el mundo. Con fervor invitarán a hombres y mujeres a apartarse de la observancia de una institución humana para guardar el verdadero día de reposo. Proclamarán a toda nación: ‘Temed a Dios, y dadle honra; porque la hora de su juicio es venida; y adorad a aquel que ha hecho el cielo y la tierra y el mar y las fuentes de las aguas… Si alguno adora a la bestia y a su imagen, y toma la señal en su frente, o en su mano, éste también beberá del vino de la ira de Dios, el cual está echado puro en el cáliz de su ira’ (Apocalipsis 14:7-10).”

En el tiempo del fuerte pregón, estos hombres y mujeres que nunca escucharon el mensaje del tercer ángel saldrán de las ciudades populosas de la tierra, de las iglesias protestantes y de la misma iglesia católica, para formar parte de los 144000:

PR pg. 140/2 – “Entre los habitantes de la tierra, hay, dispersos en todo país, quienes no han doblado la rodilla ante Baal. Como las estrellas del cielo, que sólo se ven de noche, estos fieles brillarán cuando las tinieblas cubran la tierra y densa obscuridad los pueblos. En la pagana África, en las tierras católicas de Europa y de Sudamérica, en la China, en la India, en las islas del mar y en todos los rincones obscuros de la tierra, Dios tiene en reserva un firmamento de escogidos que brillarán en medio de las tinieblas para demostrar claramente a un mundo apóstata el poder transformador que tiene la obediencia a su ley. Ahora mismo se están revelando en toda nación, entre toda lengua y pueblo; y en la hora de la más profunda apostasía, cuando se esté realizando el supremo esfuerzo de Satanás para que ‘todos, … pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y siervos’ (Apocalipsis 13:16), reciban, so pena de muerte, la señal de lealtad a un falso día de reposo, estos fieles, ‘irreprensibles y sencillos, hijos de Dios sin culpa,’ resplandecerán ‘como luminares en el mundo’ (Filipenses 2:15). Cuanto más obscura sea la noche, mayor será el esplendor con que brillarán.”

¿Cuál es el grito de los 144000?

Isaías 25:9 – “Y se dirá en aquel día: He aquí, éste es nuestro Dios, le hemos esperado, y nos salvará; éste es Jehová a quien hemos esperado, nos gozaremos y nos alegraremos en su salvación.”

CS pg. 701/4 (626.4) – “Los que habrían querido matar a Cristo y a su pueblo fiel son ahora testigos de la gloria que descansa sobre ellos. En medio de su terror oyen las voces de los santos que exclaman en unánime júbilo: ‘¡He aquí éste es nuestro Dios, le hemos esperado, y nos salvará!’ (Isaías 25:9).”

¿Cuál es el grito de los malvados?

Apocalipsis 6:15-17 – “Y los reyes de la tierra, y los grandes, los ricos, los capitanes, los poderosos, y todo siervo y todo libre, se escondieron en las cuevas y entre las peñas de los montes; y decían a los montes y a las peñas: Caed sobre nosotros, y escondednos del rostro de aquel que está sentado sobre el trono, y de la ira del Cordero; porque el gran día de su ira ha llegado; ¿y quién podrá sostenerse en pie?”

CS pg. 699/3 (625.2) – “‘Y los reyes de la tierra, y los príncipes, y los ricos, y los capitanes, y los fuertes, y todo siervo y todo libre, se escondieron en las cuevas y entre las peñas de los montes; y decían a los montes y a las peñas: Caed sobre nosotros, y escondednos de la cara de aquel que está sentado sobre el trono, y de la ira del Cordero: porque el gran día de su ira es venido; ¿y quién podrá estar firme?’ (Apocalipsis 6:15-17).

“Cesaron las burlas. Callan los labios mentirosos. El choque de las armas y el tumulto de la batalla, ‘con revolcamiento de vestidura en sangre’ (Isaías 9:5), han concluido. Sólo se oyen ahora voces de oración, llanto y lamentación. De las bocas que se mofaban poco antes, estalla el grito: ‘El gran día de su ira es venido; ¿y quién podrá estar firme?’ Los impíos piden ser sepultados bajo las rocas de las montañas, antes que ver la cara de Aquel a quien han despreciado y rechazado.”

Los 144000 también clamarán “¿y quién podrá estar firme?” Pero, a ellos, Cristo les responderá: “Bastaos mi gracia.”

PE pg. 16/0 (15.2) – “Pronto se volvieron nuestros ojos hacia el oriente, donde había aparecido una nubecilla negra del tamaño de la mitad de la mano de un hombre, que era, según todos comprendía, la señal del Hijo del hombre. En solemne silencio, contemplábamos cómo iba acercándose la nubecilla, volviéndose cada vez más esplendorosa hasta que se convirtió en una gran nube blanca cuya parte inferior parecía fuego. Sobre la nube lucía el arco iris y en torno de ella aleteaban diez mil ángeles cantando un hermosísimo himno. En las nubes estaba sentado el Hijo del hombre. Sus cabellos, blancos y rizados, le caían sobre los hombros; y llevaba muchas coronas en la cabeza. Sus pies parecían de fuego; en la mano derecha tenía una hoz aguda y en la izquierda llevaba una trompeta de plata. Sus ojos eran como llama de fuego, y escrudiñaba de par en par a sus hijos. Palidecieron entonces todos los semblantes y se tornaron negros los de aquellos a quienes Dios había rechazado. Todos nosotros exclamamos: ‘¿Quién podrá permanecer? ¿Está mi vestidura sin manchas?’ Después cesaron de cantar los ángeles, y por un rato quedó todo en pavoroso silencio cuando Jesús dijo: ‘Quienes tengan las manos limpias y puro el corazón podrán subsistir. Bastáos mi gracia.’ Al escuchar estas palabras, se iluminaron nuestros rostros y el gozo llenó todos los corazones. Los ángeles pulsaron una nota más alta y volvieron a cantar, mientras la nube se acercaba a la tierra.”

En estos párrafos vemos nuevamente a dos grupos: a los “rechazados,” y a los santos vivos. Y podemos ver que el grito de “¿quién podrá permanecer firme?” o “¿quién podrá permanecer en pie?” viene tanto de los impíos como de los 144000 sellados. Pero cuando Cristo diga “Quienes tengan las manos limpias y puro el corazón podrán subsistir,” “bastáos mi gracia,” solamente el rostro de los 144000 se iluminará.

Nuevamente vemos dos grupos:

  • Un grupo con el rostro pálido (los 144000) que clama “¿quién podrá permanecer?” Y que recibe respuesta de Cristo. Es un grupo que no tuvo manos limpias ni puro corazón, pero sí tuvo necesitad de Uno que tenía manos limpias y puro corazón, y como causa de ser aceptados en él, ese ser humano aprendió a depender de lo que Cristo hace en el Santuario Celestial, y como resultado le fue otorgado el Consolador para que pudiesen desarrollar manos limpias y puro corazón en sí mismos.
  • Otro grupo con el rostro negro (los malvados) que rechazó a Aquel que tenía manos limpias y puro corazón, y por lo tanto no tienen manos limpias ni puro corazón en sí mismos. No aprendieron a depender de lo que Cristo hace en el Santuario Celestial, no aceptaron la amonestación del testigo fiel; nunca fueron declarados “manos limpias y puro corazón” en Cristo, y por ello nunca llegaron a serlo, por más que profesaban serlo. En ese terrible día este grupo no quiere mirar a Cristo, sino que quiere que lo trague la tierra.

 

¿Cuál es el grito de la gran muchedumbre?

Como vimos en CS pg. 702/1 (627.1) – “De la prisión de la muerte sale revestida de gloria inmortal gritando: ‘¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? ¿dónde, oh sepulcro, tu victoria?’ (1 Corintios 15:55)”

“¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? ¿dónde, oh sepulcro, tu victoria?” es el grito de la gran muchedumbre.

144000 – ¿número literal o simbólico?

Ezequiel 37:1-10 – “Y la mano de Jehová fue sobre mí, y sacóme en espíritu de Jehová, y púsome en medio de un campo que estaba lleno de huesos. E hízome pasar cerca de ellos por todo alrededor: y he aquí que eran muy muchos sobre la haz del campo, y por cierto secos en gran manera. Y díjome: Hijo del hombre, ¿vivirán estos huesos? Y dije: Señor Jehová, tú lo sabes. Díjome entonces: Profetiza sobre estos huesos, y diles: Huesos secos, oid palabra de Jehová. Así ha dicho el Señor Jehová a estos huesos: He aquí, yo hago entrar espíritu en vosotros, y viviréis. Y pondré nervios sobre vosotros, y haré subir sobre vosotros carne, y os cubriré de piel, y pondré en vosotros espíritu, y viviréis; y sabréis que yo soy Jehová.

“Profeticé pues, como me fue mandado; y hubo un ruido mientras yo profetizaba, y he aquí un temblor, y los huesos se llegaron cada hueso a su hueso. Y miré, y he aquí nervios sobre ellos, y la carne subió, y la piel cubrió por encima de ellos: mas no había en ellos espíritu. Y díjome: Profetiza al espíritu, profetiza, hijo del hombre, y di al espíritu: Así ha dicho el Señor Jehová: Espíritu, ven de los cuatro vientos, y sopla sobre estos muertos, y vivirán. Y profeticé como me había mandado, y entró espíritu en ellos, y vivieron, y estuvieron sobre sus pies, un ejército grande en extremo.”

La profecía de Ezequiel 37 no se refiere a un valle de huesos literales, pues en Ezequiel 37:11 dice –“Díjome luego: Hijo del hombre, todos estos huesos son toda la casa de Israel.”

Esta profecía se aplica a toda la casa de Israel: al Israel antiguo y al Israel moderno. Los huesos secos son los humanos que no aceptan la amonestación del Testigo Fiel. Pero en aquellos que acepten este mensaje de amonestación ocurrirá un verdadero reavivamiento espiritual y dejarán de estar muertos espiritualmente.

Comentario Bíblico 7A, pg. 174 – ¿Qué puede hacer el poder del hombre?—“En una ocasión el profeta Ezequiel tuvo una visión en medio de un gran valle. Ante él había una lúgubre escena. El valle estaba cubierto en toda su extensión por huesos de muertos. Se le hizo la pregunta: ‘Hijo de hombre, ¿vivirán estos huesos?’ Y contestó el profeta: ‘Señor Jehová, tú lo sabes.’ ¿Qué podían hacer la capacidad y el poder del hombre con esos huesos muertos? El profeta no concebía ninguna esperanza de que se les pudiera impartir vida. Pero mientras miraba, el poder de Dios comenzó a obrar. Fueron sacudidos los huesos dispersos, y comenzaron a juntarse ‘cada hueso con su hueso,’ y se unieron con tendones. Se cubrieron de carne, y cuando el Señor sopló sobre los cuerpos que así se habían formado, ‘entró espíritu en ellos, y vivieron, y estuvieron sobre sus pies; un ejército grande en extremo.’

“Las almas de quienes deseamos salvar son como la representación que Ezequiel vio en visión: un valle de huesos secos. Están muertos en delitos y pecados; pero Dios quiere que tratemos con ellos como si estuvieran vivos. Si se nos hiciera la pregunta: ‘Hijo del hombre, ¿vivirán estos huesos?,’ nuestra respuesta sería sólo una confesión de ignorancia: ‘Oh Señor, tú lo sabes.’ Según todas las apariencias, no hay nada que nos induzca a esperar su restauración. Sin embargo, la palabra profética debe ser pronunciada aun a aquellos que son como los huesos secos del valle. No debemos abandonar, de ninguna manera, el cumplimiento de nuestra comisión debido a la indiferencia, la apatía, la falta de percepción espiritual de aquellos a quienes debe predicarse la Palabra de Dios. Debemos predicar la palabra de vida a aquellos que quizá nos parezca que no tienen ninguna esperanza, como si estuvieran en sus tumbas.

“Aunque quizás parezca que no están dispuestos a escuchar o a recibir la luz de la verdad, debemos hacer nuestra parte sin preguntas ni vacilaciones. Debemos darles repetidas veces el mensaje: ‘Despiértate, tú que duermes, y levántate de los muertos, y te alumbrará Cristo.’ No es el agente humano el que inspira vida. El Señor Dios de Israel hará esa parte avivando la actividad en la naturaleza espiritualmente muerta. El aliento del Señor de los ejércitos debe entrar en los cuerpos muertos.

“En el juicio, cuando se descubran todos los secretos, se sabrá que la voz de Dios habló mediante el agente humano, despertó la conciencia aletargada, conmovió las facultades muertas e impulsó a los pecadores al arrepentimiento, la contrición y al abandono de los pecados. Entonces se verá claramente que, mediante el agente humano, se impartió al alma fe en Jesucristo, y que desde el cielo se impartió vida espiritual al que estaba muerto en delitos y pecados y fue vivificado con vida espiritual.

Pero esta comparación de los huesos secos no sólo se aplica al mundo sino también a los que han sido bendecidos con gran luz, pues estos también son como los esqueletos del valle. Tienen la forma de hombres, la estructura del cuerpo; pero no tienen vida espiritual. Sin embargo, en la parábola de los huesos secos no quedan solamente unidos con apariencia de hombres, pues no es suficiente que haya simetría entre los miembros y el organismo entero. El aliento de vida debe vivificar los cuerpos para que puedan levantarse y entrar en actividad. Esos huesos representan la casa de Israel, la iglesia de Dios, y la esperanza de la iglesia es la influencia vivificante del Espíritu Santo. El Señor tiene que impartir su aliento a los huesos secos para que puedan vivir.

“El Espíritu de Dios, con su poder vivificante, debe estar en cada agente humano para que pueda entrar en acción cada músculo y tendón espiritual. Sin el Espíritu Santo, sin el aliento de Dios, hay embotamiento de conciencia, pérdida de vida espiritual. Muchos que carecen de vida espiritual tienen sus nombres en los registros de la iglesia; pero no están escritos en el libro de la vida del Cordero. Pueden estar acoplados a la iglesia pero no están unidos con el Señor. Pueden ser diligentes en el cumplimiento de determinados deberes, y pueden ser considerados como seres vivientes; pero muchos están entre los que tienen “nombre de que” viven, y están muertos (Apocalipsis 3:1).

“A menos que haya una conversión genuina del alma a Dios; a menos que el aliento vital de Dios vivifique el alma a la vida espiritual; a menos que los catedráticos de la verdad sean movidos por principios emanados del cielo, no han nacido de la simiente incorruptible que vive y permanece para siempre. A menos que confíen en la justicia de Cristo como su única garantía; a menos que copien el carácter de Cristo y procedan con el espíritu de él, están desnudos, no tienen el manto de su justicia.

“Los muertos a menudo se hacen pasar como si estuvieran vivos, pues los que se esfuerzan en lo que, según sus ideas, llaman salvación, no tienen a Dios obrando en sus vidas tanto ‘el querer como el hacer, por su buena voluntad’ (Filipenses 2:13). Esta clase está bien representada por el valle de huesos secos que Ezequiel vio en visión.”

Valle de huesos secos.
Valle de huesos secos.

1MS pg. 149.1 – “Deben realizarse un reavivamiento y una reforma bajo la ministración del Espíritu Santo. Reavivamiento y reforma son dos cosas diferentes. Reavivamiento significa una renovación de la vida espiritual, una vivificación de las facultades de la mente y del corazón, una resurrección de la muerte espiritual. Reforma significa una reorganización, un cambio en las ideas y teorías, hábitos y prácticas. La reforma no producirá los buenos frutos de justicia a menos que esté relacionada con el reavivamiento del Espíritu. El reavivamiento y la reforma han de efectuar su obra asignada y deben entremezclarse al hacer esta obra.”

Entonces, dentro del pueblo adventista debe realizarse este reavivamiento y reforma para que, después de haber pasado el juicio de vivos, la lluvia tardía pueda acelerar este reavivamiento y esta reforma al punto que termine en el fuerte clamor o pregón para dar el último mensaje del amonestación al mundo entero.

CS pg. 670/2 (597.2) – “El mensaje no será llevado adelante tanto con argumentos como por medio de la convicción profunda inspirada por el Espíritu de Dios. Los argumentos ya fueron presentados. Sembrada está la semilla, y brotará y dará frutos. Las publicaciones distribuidas por los misioneros han ejercido su influencia; sin embargo, muchos cuyo espíritu fue impresionado han sido impedidos de entender la verdad por completo o de obedecerla. Pero entonces los rayos de luz penetrarán por todas partes, la verdad aparecerá en toda su claridad, y los sinceros hijos de Dios romperán las ligaduras que los tenían sujetos. Los lazos de familia y las relaciones de la iglesia serán impotentes para detenerlos. La verdad les será más preciosa que cualquier otra cosa. A pesar de los poderes coligados contra la verdad, un sinnúmero de personas se alistará en las filas del Señor.”

Como hemos podido analizar, los 144000 están formados de un “ejército en grande extremo” y son “un sinnúmero de personas,” entonces NO ES un número literal. Pero también debemos recordar que, si bien son muchos, no son muchos en relación con los que se aferran al error y al engaño del enemigo.

Hemos estudiado también que gran parte de los 144000 se encuentra “en la pagana África”, en “las tierras católicas de Europa y Sudamérica”, “en la China”, “en la India”, y “en todos los rincones del mundo.”

Se estima que en estos momentos (2018), la población total de la China es casi 1 billón y medio de personas. Si este año fuese decretada la Ley Dominical y se diera el fuerte pregón, y si fuésemos pesimistas y dijéramos que únicamente el 1% de los chinos se van a salvar—un porcentaje bastante pesimista tomando en cuenta todos los países que forman el continente asiático—estamos hablando de al menos 14 millones de personas! Sólo en la China se pasaría el número de 144000.

En la India en estos momentos, la población total es también más de 1 billón de personas. Si tan sólo el 1% de la India, sin contar con el resto de países del Medio Oriente, se fuese a salvar, estamos hablando de otros 13 millones de personas!

Actualmente en Brasil hay aproximadamente 210 millones de personas. Si tan sólo el 1% de brasileros se fuese a salvar, sin contar con el resto de países en el centro y sur de América, estamos hablando de al menos 2 millones de personas!

Si calculamos el 1% de Norteamérica, mas el 1% de Centro y Sudamérica, el 1% de Europa, el 1% de Asia… estamos hablando de cientos de millones de personas. Y al contar el 1% estamos haciendo un cálculo bastante pesimista de la gente que va a aceptar el mensaje del tercer ángel en el tiempo del fuerte pregón.

Claramente, el número 144000 es un número simbólico, y no es un número literal. Por lo tanto ese número es un TITULO que abarca a todo ser humano que acepta el mensaje del tercer ángel.

144000yMuchedumbre

 

La “gran muchedumbre” o “gran multitud” abarca desde Abel hasta el inicio del juicio investigador. Pero, a partir de 1844, vienen los 144000 con el sábado del cuarto mandamiento como día de prueba, hasta que se imponga el domingo como falso día de reposo obligatorio, hasta que termine el tiempo de gracia y sea el fin de la obra intercesora de Cristo en el Lugar Santísimo del Santuario Celestial.

 

A penas se de inicio al juicio de vivos, en adelante, sólo habrán dos grupos en la tierra:

  1. Los 144000 y
  2. Los que reciben la marca de la bestia.

No habrá un grupo neutral.

Que Dios los bendiga.

Un comentario

  1. Que Dios los siga bendiciendo en gran manera, si no es mucho pedir, me gustaria tener el estudio de los 144.000 en Portugues, obrigado pela estudios, amen.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s