Estudio de Joel 2

Se puede descargar este estudio completo en formato PDF: Estudio completo de Joel capítulo 2

El estudio del capítulo segundo del libro de Joel está dividido en dos partes: la primera parte abarca Joel 2:1-4 y la segunda parte Joel 2:15-32.

JOEL 2:1-4

En el primer capítulo de Joel vimos un primer llamado a congregarse al Santuario (Joel 1:14). En este segundo capítulo vamos a encontrar otros dos llamados a congregarse al Santuario.

:1 – “Tocad trompeta en Sión, y pregonad en mi santo monte…”

Este es un segundo llamado a congregarse al Santuario (mi santo monte = monte Moriah = lugar donde fue construido el santuario terrenal).

El toque de trompetas

En el Pacto Antiguo, el primero del mes séptimo se debía tocar trompeta para llamar a la gente a que se congregue al santuario terrenal.

Levítico 23:24 – El primero del mes séptimo era un sábado ceremonial (lo que en nuestros días se consideraría un “feriado nacional”), y debía conmemorarse con el toque de trompetas.

Este toque de trompetas era un anuncio para el pueblo de Israel de que en diez días se iba a realizar el Juicio simbólico o Día de Expiación o Servicio Anual (el 10 del mes séptimo).

Las trompetas eran un anuncio de alerta para los israelitas, quienes hasta entonces no se habían preparado para el juicio, de que tenían unos pocos días para hacer su preparación – su Servicio Diario – para asegurarse la aceptación, el perdón y la lluvia temprana.

Pero, aparte del toque de trompetas del primero del mes séptimo, había otro toque de trompetas para anunciar el comienzo de un nuevo mes:

Números 10:10 – “Y en el día de vuestra alegría, y en vuestras solemnidades, y en los principios de vuestros meses, tocaréis las trompetas sobre vuestros holocaustos, y sobre los sacrificios de vuestras paces…”

Las “solemnidades” se refiere a las fiestas solemnes del Pacto Antiguo: los sábados ceremoniales.

También había un tercer tipo de toque de trompeta para el pueblo de Israel, el toque de trompeta de guerra:

Números 10:9 – “Y cuando viniereis a la guerra en vuestra tierra contra el enemigo que os molestare, tocaréis alarma con las trompetas…”

Este toque de trompetas, a diferencia de los otros dos tipos de toque de trompetas, no se tocaba en una fecha y mes específicos, sino que se podía tocar en cualquier día y servía para anunciar que el enemigo había entrado en la tierra de Israel en tiempo de guerra.

Toque de trompetas como anuncio de que el enemigo entró en el pueblo.
Toque de trompetas como anuncio de que el enemigo entró en el pueblo.

Un ejemplo de este tercer tipo de toque de trompeta lo tenemos en Nehemías 4:20. En el tiempo de Nehemías, cuando el pueblo de Israel estaba reconstruyendo el muro de Jerusalén, Nehemías les ordenó tocar las trompetas cuando vieran que el enemigo estaba queriendo entrar por allí, para que así todos dejaran de reconstruir el muro y puedan ir corriendo al lugar donde había sonado la alarma.

En resumen, había tres tipos de toque de trompetas:

  1. Un toque de trompeta para anunciar que el enemigo había entrado en el pueblo de Dios,
  2. Un toque de trompeta para anunciar las fiestas y los principios del mes,
  3. Un toque de trompeta el primero del mes séptimo para anunciar que el Juicio está a las puertas.

En el libro de Joel, según lo que venimos estudiando, podemos ver que nos interesa dos tipos de toque de trompetas: el que anuncia el juicio inminente y el que anuncia que el enemigo ha entrado al pueblo de Dios.

Como estudiamos en el primer capítulo de Joel, el enemigo (el cuerno pequeño, la oruga, la plaga) ha entrado a la tierra santa, al pueblo de Dios. Y de acuerdo a Joel 2:1, qué debemos hacer? El consejo que se nos da es de “tocar trompeta.”

Entonces, cuando vemos que el enemigo ha entrado al pueblo de Dios, que demanda el Señor?

Isaías 58:1 – “Clama a voz en cuello, no te detengas; alza tu voz como trompeta, y anuncia a mi pueblo su rebelión, y a la casa de Jacob su pecado.”

¿Cuál es la “casa de Jacob” hoy en día?

CS pg. 446.3 – “También se da la orden: ‘¡Clama a voz en cuello, no te detengas! ¡eleva tu voz como trompeta! ¡declara a mi pueblo su transgresión, a la casa de Jacob sus pecados!’ Los que deben ser reconvenidos a causa de sus transgresiones no son los que constituyen el mundo impío, sino aquellos a quienes el Señor designa como ‘mi pueblo.’ Dice Dios además: ‘Y con todo, me buscan de día en día, y tienen deleite en aprender mis caminos, como si fuera nación que obra justicia, y que no abandona la ley de su Dios’ (Isaías 58:1-2). Aquí se nos presenta a una clase de personas que se creen justas y parecen manifestar gran interés en el servicio de Dios; pero la severa y solemne censura del Escudriñador de corazones prueba que están pisoteando los preceptos divinos.”

La casa de Jacob, hoy en día, es el pueblo Adventista con todas sus ramificaciones.

“y dad alarma en mi santo monte” – cuál es la alarma que se debe dar?

Es la misma alarma que se daba el primero del mes séptimo:

‘Si no estás haciendo el trabajo de preparación hay peligro de que llegues al juicio sin aceptación, sin perdón de tus pecados y sin lluvia temprana. Si llegas así al juicio, no vas a pasar el juicio.’

Damos alarma porque el pueblo está en peligro, ya que el Juicio de Vivos está a las puertas, y el pueblo no está haciendo su Servicio Diario, o lo está haciendo pero por pura formalidad sin tener convicción real de pecado.

“el día de Jehová está cercano” – el juicio está a las puertas.

Pero también damos alarma porque el enemigo ha entrado en el pueblo de Dios y ha entrado con sus doctrinas (Joel 1:6).

CS pg. 569.2 – “En su afán por desacreditar los preceptos divinos, satanás pervirtió las doctrinas de la Biblia, de suerte que se incorporaron errores en la fe de millares de personas que profesan creer en las Santas Escrituras. El último gran conflicto entre la verdad y el error no es más que la última batalla de la controversia que se viene desarrollando desde hace tanto tiempo con respecto a la ley de Dios. En esa batalla estamos entrando ahora; es la que se libra entre las leyes de los hombres y los preceptos de Jehová, entre la religión de la Biblia y la religión de las fábulas y de la tradición.”

FO pg. 12.1 – “Mientras una clase pervierte la doctrina de la justificación por la fe y deja de cumplir con las condiciones formuladas en la Palabra de Dios – ‘Si me amáis, guardad mis mandamientos’ -, igualmente cometen un error semejante los que pretenden creer y obedecer los mandamientos de Dios pero se colocan en oposición a los preciosos rayos de luz –nuevos para ellos- que se reflejan de la cruz del Calvario. La primera clase no ve las cosas maravillosas que tiene la ley de Dios para todos los que son hacedores de su Palabra. Los otros cavilan sobre trivialidades y descuidan las cuestiones de más peso –la misericordia y el amor de Dios.”

FO pg. 12.3 – “Muchos han perdido demasiado por no haber abierto los ojos de su entendimiento para discernir las cosas asombrosas de la ley de Dios. Por un lado, los religiosos extremistas en general han divorciado la Ley del Evangelio, mientras nosotros, por el otro lado, casi hemos hecho lo mismo desde otro punto de vista. No hemos levantado delante de la gente la justicia de Cristo y el pleno significado de su gran plan de redención. Hemos dejado a un lado a Cristo y su incomparable amor, introduciendo teorías y razonamientos, y predicando discursos argumentativos.”

De acuerdo a Apocalipsis 14:8 el cuerno pequeño ha dado de beber a todas las naciones del fino del furor de su fornicación. La Palabra de Dios no dice “casi a todas” o “a la mayoría,” sino que dice claramente a todas las naciones. No hay una sola nación ni organización donde no haya entrado la plaga con sus doctrinas pervertidas.

Y estas doctrinas pervertidas tienen que ver con la justificación, la santificación, el juicio, la ley, el evangelio y el ministerio sacerdotal de Cristo.

Dos clases de atalayas

De acuerdo a Ezequiel 33:2 – el atalaya es el hombre escogido para tocar la trompeta.

¿Qué pasará si el pueblo de Dios no escucha el sonido de la trompeta?

De acuerdo a Ezequiel 33:1-6, si cuando el atalaya ve que el enemigo ha entrado al pueblo de Dios, no toca el sonido certero de la trompeta, y a causa de ello pereciere el pueblo, entonces la sangre del pueblo será demandada de mano del atalaya.

Sin embargo, si el atalaya da el toque certero de la trompeta avisando al pueblo de Dios que el enemigo ha entrado, entonces el atalaya va a estar sin culpa porque dio la voz de alarma.

Atalaya alertando al pueblo.
Atalaya alertando al pueblo.

¿Y si el pueblo se prepara al escuchar la alarma?

“Mas el que se apercibiere” – todo aquel que al escuchar la advertencia del atalaya se prepare, entonces “librará su vida” – no va a ser destruido por el enemigo.

De acuerdo a Ezequiel 33:3-4 hay una clase de atalaya que toca la trompeta y da el sonido certero, la alarma correcta.

Pero a Ezequiel 33:6-8 hay otra clase de atalaya que toca la trompeta pero con sonido incierto. En este caso, si bien el pueblo perece por su propia rebelión y por su propio pecado, Dios demandará la sangre del atalaya por no haber dado el sonido certero, por no dar la voz de alarma correcta.

El deber del atalaya es hablar la verdad, sin temor a perder amistad o el afecto de quienes reciban la amonestación.

De acuerdo a Isaías 56:10-12 los atalayas que dan el sonido incierto son considerados como “ciegos, ignorantes, perros mudos, soñolientos, echados, que aman el dormir…”

2JT pg. 322.2 – “Si los dirigentes de nuestras asociaciones no aceptan ahora el mensaje que Dios les envía, ni entran en acción, las iglesias sufrirán una gran pérdida. Si, al ver venir la espada, el atalaya toca la trompeta con sonido certero, las filas del pueblo harán repercutir la advertencia, y todos tendrán oportunidad de prepararse para el conflicto. Pero, con demasiada frecuencia, el caudillo ha estado vacilando y pareciendo decir: ‘No nos apresuremos demasiado. Puede haber un error. Debemos tener cuidado de no provocar una falsa alarma.’ La misma vacilación e incertidumbre de su parte clama: ‘Paz y seguridad’ (1 Tesalonicenses 5:3) […] En esta forma se niega virtualmente el mensaje enviado por Dios y la amonestación que estaba destinada a despertar la iglesia no realiza su obra. La trompeta del atalaya no emite un toque certero, y el pueblo no se prepara para la batalla. Tenga el centinela cuidado, no sea que por su vacilación y demora, deje que las almas perezcan, y se le haga responsable de la sangre de ellas.”

Tocad trompeta en Sión

De acuerdo a Joel 2:1 la trompeta debe ser tocada “en Sión.”

En el tiempo del Israel antiguo, al toque de la trompeta el pueblo debía congregarse donde estaba el santuario terrenal. El santuario terrenal (el templo de Salomón) fue construido en el monte Moria (2 Crónicas 3:1).

Nota: el primer santuario terrenal fue construido en el tiempo de Moisés (Éxodo 25:8-9, 40), pero este tabernáculo no tenía una ubicación geográfica, pues tenía que ser desarmable y movible (Números 1:51), ya que Moisés estaba dirigiendo al pueblo a la tierra prometida: a la Canaán terrenal. Cuando finalmente llegaron a Canaán, el santuario movible hecho de cortinas fue establecido en Silo (Josué 18:1). Allí permaneció el tabernáculo por 300 años hasta que, por causa del pecado de Elí, fue trasladado a Quiriat-jearim (1 Samuel 7:1), hasta que fue reemplazado por el Templo de Jehová – el santuario terrenal construido por Salomón en la cumbre del monte de Sión (1 Reyes 6:1-38). Este hermoso templo permaneció por cuatro siglos hasta que el imperio de Babilonia lo echó por tierra bajo el reinado del rey Nabucodonosor (2 Crónicas 36:19). Así también se anunció proféticamente que la Babilonia espiritual (Apocalipsis 14:8) (el cuerno pequeño) echaría por tierra el Santuario Celestial.

Pero en nuestros días el pueblo de Israel no está confinado a un territorio geográfico, sino que está esparcido por todo el mundo.

“Tiemblen todos los moradores de la tierra.” De acuerdo a Joel 2:1, al escuchar el sonido de la trompeta, todo el mundo debería temblar porque el juicio está cerca y el enemigo se ha infiltrado al pueblo de Dios.

:2 – “Día de tinieblas y de oscuridad, día de nube y de sombra…”

No estamos en un día de claridad, ni de canto, ni de fiesta ni de alegría. Estamos en oscuridad porque el cuerno pequeño ha entrado con sus doctrinas al pueblo de Dios.

Cuando Isaías 60:2 nos advirtió que “tinieblas cubrirán la tierra, y oscuridad los pueblos”, no se refería a que no habría la luz solar, sino a una oscuridad espiritual. No solo el pueblo de Dios está en tinieblas, sino que las tinieblas cubrieron toda la tierra.

PVGM pg. 342.2 – “El mundo está envuelto por las tinieblas de la falsa concepción de Dios. Los hombres están perdiendo el conocimiento de su carácter, el cual ha sido mal entendido y mal interpretado. En este tiempo, ha de proclamarse un mensaje de Dios, un mensaje que ilumine con su influencia y salve con su poder. Su carácter ha de ser dado a conocer. Sobre las tinieblas del mundo ha de resplandecer la luz de su gloria, de su bondad, su misericordia y su verdad.”

El verdadero carácter de Dios

Por un lado está la gente que ve a Dios como a un Juez severo a quien no le importa los sufrimientos de la gente.

CC pg. 10.3 – “Dios unió consigo nuestros corazones, mediante innumerables pruebas de amor en los cielos y en la tierra. Valiéndose de las cosas de la naturaleza y los más profundos y tiernos lazos que el corazón humano pueda conocer en la tierra, procuró revelársenos. Con todo, estas cosas sólo representan imperfectamente su amor. Aunque se dieron todas esas pruebas evidentes, el enemigo del bien cegó el entendimiento de los hombres, para que éstos mirasen a Dios con temor y le considerasen severo e implacable. Satanás indujo a los hombres a concebir a Dios como un ser cuyo principal atributo es una justicia inexorable, como un juez severo, un acreedor duro y exigente. Representó al Creador como un ser que velase con ojo celoso para discernir los errores y las faltas de los hombres y hacer caer juicios sobre ellos. A fin de disipar esta densa sombra vino el Señor Jesús a vivir entre los hombres y manifestó al mundo el amor infinito de Dios.”

Por otro lado esta la gente que ve a Dios como puro amor y tan amoroso que va a salvar a los hombres aún sin importarle que ellos estén en sus prácticas del pecado y en desobediencia a la Ley.

CS pg. 545.2 – “Hasta en su forma actual, lejos de ser más tolerable, el espiritismo es en realidad más peligroso que anteriormente, debido a la mayor sutileza de su engaño. Mientras años atrás atacaba a Cristo y la Biblia, declara ahora que acepta a ambos. Pero su interpretación de la Biblia está calculada para agradar al corazón irregenerado, al paso que anula el efecto de sus verdades solemnes y vitales. Los espiritistas hacen hincapié en el amor como si fuese atributo principal de Dios, pero lo rebajan hasta hacer de él un sentimentalismo enfermizo y hacen poca distinción entre el bien y el mal. La justicia de Dios, su reprobación del pecado, las exigencias de su santa ley, todo eso lo pierden de vista. Enseñan al pueblo a que mire al Decálogo como si fuera letra muerta. Fábulas agradables y encantadoras cautivan los sentidos e inducen a los hombres a que rechacen la Biblia como fundamento de su fe. Se niega a Cristo tan descaradamente como antes; pero satanás ha cegado tanto al pueblo que no discierne el engaño.”

Dios es justo y misericordioso a la vez (Salmos 112:4; Salmos 116:5). Es por su gran misericordia que Dios acepta una vida que no hemos vivido y acepta una muerte que no hemos experimentado (en Cristo somos aceptados). Pero si el hombre rechaza a Cristo entonces Dios ejecutará justicia sobre él.

Dios no es solo amor o sólo justica, es amor y justicia a la vez. Este es el verdadero carácter de Dios que debe ser dado a conocer al mundo.

DMJ pg. 36.3 – “La humanidad por sí misma no tiene luz. Aparte de Cristo somos un cirio que todavía no se ha encendido, como la luna cuando su cara no mira hacia el sol; no tenemos un solo rayo de luz para disipar la oscuridad del mundo. Pero cuando nos volvemos hacia el Sol de justicia, cuando nos relacionamos con Cristo, el alma entera fulgura con el brillo de la presencia divina.”

En los seres humanos no hay luz, sin mirar a Cristo somos como una vela que no se ha encendido. Somos como la luna que no tiene luz propia, pero que es como un espejo: alumbra porque recibe los rayos del sol. Cuando entendamos el carácter de Dios podremos disipar las tinieblas y vamos a trabajar para que las demás personas comprendan el verdadero carácter de Dios.

Un pueblo grande y fuerte

“sobre los montes se derrama como el alba” – como así de a poco se extiende el alba sobre los montes “un pueblo grande y fuerte” viene.

“nunca desde el siglo fue semejante, ni después de él será jamás en años de generación en generación.”

En el primer capítulo de Joel vimos que ese pueblo grande y fuerte (Joel 1:6 – “gente subió a mi tierra, fuerte sin número”) se refería al cuerno pequeño, a las orugas, la plaga espiritual.

CS pg. 215.3 – “En toda la cristiandad se veía amenazado el protestantismo por formidables enemigos. Pasados los primeros triunfos de la Reforma, Roma reunió nuevas fuerzas con la esperanza de acabar con ella. Entonces fue cuando nació la orden de los jesuitas, que iba a ser el más cruel, el menos escrupuloso y el más formidable de todos los campeones del papado. Libres de todo lazo terrenal y de todo interés humano, insensibles a la voz del afecto natural, sordos a los argumentos de la razón y a la voz de la conciencia, no reconocían los miembros más ley, ni más sujeción que las de su orden, y no tenían más preocupación que la de extender su poderío.

El Evangelio de Cristo había capacitado a sus adherentes para arrostrar los peligros y soportar los padecimientos, sin desmayar por el frío, el hambre, el trabajo o la miseria, y para sostener con denuedo el estandarte de la verdad frente al potro, al calabozo y a la hoguera. Para combatir contra estas fuerzas, el jesuitismo inspiraba a sus adeptos a un fanatismo tal, que los habilitaba para soportar peligros similares y oponer al poder de la verdad todas las armas del engaño. Para ellos ningún crimen era demasiado grande, ninguna mentira demasiado vil, ningún disfraz demasiado difícil de llevar. Ligados por votos de pobreza y de humildad perpetuas, estudiaban el arte de adueñarse de la riqueza y del poder para consagrarlos a la destrucción del protestantismo y al restablecimiento de la supremacía papal.”

CS pg. 216.1 – “Al darse a conocer como miembros de la orden, se presentaban con cierto aire de santidad, visitando las cárceles, atendiendo a los enfermos y a los pobres, haciendo profesión de haber renunciado al mundo, y llevando el sagrado nombre de Jesús, de Aquel que anduvo haciendo bienes. Pero bajo esta fingida mansedumbre, ocultaban a menudo propósitos criminales y mortíferos. Era un principio fundamental de la orden, que el fin justifica los medios. Según dicho principio, la mentira, el robo, el perjurio y el asesinato, no solo eran perdonables, sino dignos de ser recomendados, siempre que vieran los intereses de la iglesia.

Con muy diversos disfraces se introducían los jesuitas en los puestos del estado, elevándose hasta la categoría de consejeros de los reyes, y dirigiendo la política de las naciones. Se hacían criados para convertirse en espías de sus señores. Establecían colegios para los hijos de príncipes y nobles, y escuelas para los del pueblo; y los hijos de padres protestantes eran inducidos a observar los ritos romanistas. Toda la pompa exterior desplegada en el culto de la iglesia de Roma se aplicaba a confundir la mente y ofuscar y embaucar la imaginación, para que los hijos traicionaran aquella libertad por la cual sus padres habían trabajado y derramado su sangre. Los jesuitas se esparcieron rápidamente por toda Europa y doquiera iban lograban reavivar el papismo.”

Processed with Moldiv

CS pg. 380.1 – “Se dice que Babilonia es ‘madre de las rameras’ (Apocalipsis 17:5). Sus hijas deben simbolizar las iglesias que se atienen a sus doctrinas y tradiciones, y siguen su ejemplo sacrificando la verdad y la aprobación de Dios, para formar alianza ilícita con el mundo. El mensaje de Apocalipsis 14, que anuncia la caída de Babilonia, debe aplicarse a comunidades religiosas que en un tiempo fueron puras y luego se han corrompido. En vista de que este mensaje sigue al aviso del juicio, debe ser proclamado en los últimos días, y no puede por consiguiente referirse solo a la iglesia romana, pues dicha iglesia está en condición caída desde hace muchos siglos.

Además, en el capítulo 18 del Apocalipsis se exhorta al pueblo de Dios a que salga de Babilonia. Según este pasaje de la Escritura, muchos del pueblo de Dios deben estar aún en Babilonia. ¿Y en qué comunidades religiosas se encuentran actualmente la mayoría de los discípulos de Cristo? Sin duda alguna, en las varias iglesias que profesan la fe protestante. Al nacer, esas iglesias se decidieron noblemente por Dios y la verdad, y la bendición divina las acompañó. Aun el mundo incrédulo se vio obligado a reconocer los felices resultados de la aceptación de los principios del evangelio. Se les aplican las palabras del profeta a Israel: ‘Salió tu renombre entre las naciones, en atención a tu hermosura, la cual era perfecta, a causa de mis adornos, que yo había puesto sobre ti, dice Jehová el Señor.’ Pero esas iglesias cayeron víctimas del mismo deseo que causó la maldición y la ruina de Israel: el deseo de imitar las prácticas de los impíos y de buscar su amistad. ‘Pusiste tu confianza en tu hermosura, y te prostituiste a causa de tu renombre’ (Ezequiel 16:14, 15).”

Cuando las iglesias protestantes celebran la navidad (culto a Tamuz), la pascua (diosa de la fertilidad), el día de la madre (culto a Semiramis), etc. ¿Qué están haciendo? -> “el deseo de imitar las prácticas de los impíos” -> se están prostituyendo, se están declarando hijas de la gran ramera Babilonia: hijas del cuerno pequeño, hijas de Roma Papal.

En seguida veremos que el “pueblo grande y fuerte” se refiere también en un segundo aspecto simbólico: a la Ley de Dios.

:3 – “…ni tampoco habrá quien de él escape.”

De acuerdo a este versículo, antes de que pase este pueblo grande y fuerte, todo estaba verde y todo parecía como trigo como si fuera el huerto del Edén, pero luego de que pasa el ejército, la tierra quedó como un desierto asolado.

Hemos estudiado ampliamente como el cuerno pequeño hizo esto con el Israel espiritual.

Pero a partir del toque de trompetas como anuncio de juicio debemos estudiar el significado de esto en relación con la ley y el juicio.

La ley es la norma del juicio (Eclesiastés 12:13-14). Cuando llegue el Día de Juicio y cada caso sea tomado ante la Ley de Dios, todos aquellos hombres que aparentemente son buenos cristianos, todos aquellos que parecen que fueran trigo, se verá en realidad que en lugar de trigo eran cizaña (Mateo 7:22-23).

Ningún hombre puede escapar de la Ley de Dios – “ni tampoco habrá quien de él escape” – así crea en Dios o no crea, así crea que “no está bajo la ley sino bajo la gracia.” Nadie escapará de la Ley del Creador.

:4 – “como aspecto de caballo” – el ejército tiene apariencia de caballo, es decir que es rápido, veloz.

:5 – “como estruendo de carros saltarán sobre las cumbres de los montes…”

Los montes simbolizan las organizaciones religiosas. Ninguna organización será pasada por alto en el juicio, nadie escapará (Isaías 40:12).

:6 – “Delante de él tiemblan los pueblos, y palidecen todos los semblantes.”

Cuando el hombre comprende que la Ley de Dios no pasará por alto ninguna organización y cuando el hombre comprende las demandas de la Ley para que el hombre sea aceptado, y a su vez la condenación de la Ley, entonces los semblantes se pondrán pálidos pues comprenderá que en nosotros mismos no hay con qué satisfacer las demandas ni la condenación de la Ley.

:7 – “Como valientes correrán, como hombres de guerra subirán la muralla; y cada cual irá en sus caminos…” – Es un ejército ordenado.

“y no torcerán sus sendas.” – Nadie puede sobornar a la Ley de Dios.

:8-9 – Estos versículos continúan describiendo a un ejército rápido y ordenado.

“irán por la ciudad, correrán por el muro, subirán por las casas, entrarán por las ventanas a manera de ladrones.” El Juicio viene como ladrón.

1 Tesalonicenses 5:2-4 – “Porque vosotros mismos sabéis perfectamente bien que el día del Señor vendrá como ladrón de noche. Cuando digan: “Paz y seguridad,” entonces vendrá la destrucción de repente sobre ellos, como vienen los dolores sobre la mujer que da a luz; y de ninguna manera escaparán. Pero vosotros, hermanos, no estáis en tinieblas, como para que aquel día os sorprenda como ladrón.”

Lucas 12:39 – “Sabed que si el dueño de casa hubiera sabido a qué hora habría de venir el ladrón, no habría permitido que forzara la entrada a su casa.”

La “venida como ladrón” no es la segunda venida de Cristo como la mayoría anuncia, sino el Juicio. Entra como ladrón a las casas así la gente esté o no esté preparada para este evento.

Cuando llegue la hora del juicio, todos seremos examinados bajo la Ley, así estemos o no estemos preparados para este evento solemne.

:10 – “temblará la tierra” – Si el hombre llega a comprender y a examinar su vida a la luz de las demandas de la Ley de Dios, va a temblar. Veamos una historia bíblica de un hombre a quien le temblaron las rodillas en el día de su juicio…

El rey Belsasar

MENE, MENE, TEKEL, PARSIN
MENE, MENE, TEKEL, PARSIN

En el capítulo 5 de Daniel, el nieto de Nabucodonosor, el rey Belsasar, hizo un gran banquete a sus príncipes. Bebieron vino, alabaron a los dioses paganos y utilizaron los utensilios santos del santuario terrenal. De repente, en medio de la fiesta, ocurrió una interrupción de origen celestial: una mano escribió en la pared la escritura “MENE, MENTE, TEKEL, UPARSIN.”

El significado para Belsasar fue el siguiente:

  • MENE: Contó Dios tu reino y le ha puesto fin
  • TEKEL: Pesado has sido en balanza, y fuiste hallado falto.
  • PERES: Tu reino ha sido roto, y dado a los medos y a los persas.

Fue una escena de juicio. Belsasar había sido pesado en balanza y había sido hallado falto. Reprobó el juicio de Dios.

Cuando Belsasar vio la mano escribir estas palabras en la pared, el rey comprendió que estaba ante el tribunal de Dios:

Daniel 5:6 – “Entonces el rey se puso pálido, y sus pensamientos le turbaron. Se desencajaron las articulaciones de sus caderas, y sus rodillas se chocaban la una contra la otra.”

En Joel 2:6 vimos que cuando el juicio llega como ladrón y los caracteres humanos son examinados bajo la Ley entonces los hombres tiemblan y sus rostros palidecen, tal como le ocurrió al rey Belsasar. Sus rodillas chocaban una contra la otra, Joel 2:10 – “temblará la tierra.”

Pero Joel 2:10 también nos dice que “se estremecerán los cielos.” Se está dando un acontecimiento terrible en el cielo – en el Santuario Celestial: Los nombres de los hombres que, como Belsasar, fueron pesados en la balanza de la santa Ley de Dios y fueron hallados faltos, están siendo borrados del Libro de la Vida.

“el sol y la luna se oscurecerán”

De acuerdo a Malaquías 4:2 – el “sol de justicia” es Cristo.

¿Qué ha hecho el cuerno pequeño con la justicia de Cristo?

Según el cuerno pequeño la justicia de Cristo está dentro de mi, está en el corazón del hombre. El cuerno pequeño es quien ha oscurecido el sol de justicia, la justicia de Cristo. La ha sacado del cielo, del Santuario Celestial y la ha colocado dentro del hombre en la tierra.

La luna, a diferencia del sol, no tiene luz propia, sino que brilla gracias a la luz del sol. Nosotros somos representados por la luna. Dios quiere que brillemos por la luz de la justicia de Cristo.

Pero gracias a que el cuerno pequeño oscureció la justicia de Cristo, entonces el hombre trata de pasar el juicio con su propia justicia que es el pan inmundo. Por lo tanto es un árbol seco, es un valle de huesos secos, es una luz oscurecida. Como la luna, no podemos brillar por nosotros mismos si no tenemos la luz de la justicia de Cristo.

“y las estrellas retraerán su resplandor”

Si el sol de justicia es Cristo y los creyentes estamos representados por la luna, quiénes son las estrellas?

Hasta hoy en día a los hombres famosospopulares se les llama “estrellas.”

PR pg. 140.1 – “No está lejos el tiempo en que cada alma será probada…” – prueba = examen = JUICIO

“… Se procurará imponernos la observancia del falso día de reposo. La contienda será entre los mandamientos de Dios y los de los hombres. Los que hayan cedido paso a paso a las exigencias mundanales y se hayan conformado a las costumbres del mundo cederán a las autoridades, antes que someterse al ridículo, los insultos, las amenazas de encarcelamiento y la muerte.

En aquel tiempo el oro quedará separado de la escoria. La verdadera piedad se distinguirá claramente de las apariencias de ella y su oropel. Más de una estrella que hemos admirado por su brillo se apagará entonces en las tinieblas. Los que hayan asumido los atavíos del santuario, pero no estén revestidos de la justicia de Cristo, se verán en la vergüenza de su propia desnudez.”

Las estrellas son los que están al frente de las organizaciones religiosas: los líderes y los pastores que atraen a las multitudes por youtube, por internet, y en las conferencias. Ahora todos pueden tener una apariencia de piedad, todos pueden aparentar que enseñan las doctrinas correctas, pero en la hora de la verdad, todos los que no estén revestidos de la justicia de Cristo y estén revestidos por su propia justicia se apagarán en tinieblas.

Hoy en día todos podemos profesar ser discípulos de Cristo. Pero cuando llegue la hora de la prueba final se verá verdaderamente quien es quien: quien es verdaderamente discípulo de Cristo y quien es discípulo del enemigo.

:11 – “Jehová dará su voz delante de su ejército.”

Es Jehová quien manda a este ejército.

Este ejército es grande, fuerte, rápido, ordenado, insobornable, los muros no lo pueden detener, entra como ladrón, y no pasa por alto a ninguna casa ni a ninguna organización religiosa.

Nada ni nadie puede impedir la hora del juicio. Lo único que nos puede salvar en la hora del juicio de Dios es que tengamos el perdón asegurado frente a nuestros nombres en los libros del cielo.

Veamos a qué compara el profeta Zacarías a este ejército…

Zacarías y el rollo que vuela

El profeta Zacarías
El profeta Zacarías

Zacarías 5:1-4

En estos versículos el profeta Zacarías ve un rollo que volaba, que había sido mandado por Jehová – “Yo la saqué” (Zacarías 5:4).

Sabemos que este “rollo” era la Ley de Dios pues de una parte del rollo estaba escrito: “todo aquel que hurta será destruido” (octavo mandamiento); y de otra parte del rollo estaba escrito: “y todo aquel que jura, será destruido” (Zacarías 5:3), “del que jura falsamente en mi nombre” (Zacarías 5:4) (tercer mandamiento).

La Ley es la norma del juicio (Eclesiastés 12:13-14; Santiago 2:10-12).

La Ley “destruye” (o “corta” o “excluye” según la traducción) pues en el día de juicio la Ley tiene poder para borrar/cortar/destruir/excluir nombres del libro de la vida.

En el día de Juicio la Ley entra en la casa y “permanecerá en medio de su casa y la consumirá junto con su madera y sus piedras” (Zacarías 5:4).

Gálatas 3:10 – “Porque todos los que son de las obras de la ley, están bajo maldición.”

Esta “maldición” de la que escribe el apóstol Pablo es la misma “maldición” de la que habla el profeta Zacarías: “esta es la maldición que sale sobre la haz de toda la tierra” (Zacarías 5:3).

La “maldición” de la Ley no toma solo en cuenta los actos sino también los pensamientos, deseos e intenciones (Mateo 5:21-22, 27-28).

1MS pg. 254.2 – “Dice el salmista: ‘La ley de Jehová es perfecta’ (Salmos 19:7). ¡Cuán maravillosa es la ley de Jehová en su sencillez, su extensión y perfección! Es tan breve, que podemos fácilmente aprender de memoria cada precepto, y sin embargo tan abarcante como para expresar toda la voluntad de Dios y tener conocimiento no sólo de las acciones externas, sino de los pensamientos e intenciones, los deseos y emociones del corazón. Las leyes humanas no pueden hacer esto. Sólo pueden tratar con las acciones externas. Un hombre puede ser transgresor y, sin embargo, puede ocultar sus faltas de los ojos humanos. Puede ser criminal, ladrón, asesino o adúltero, pero mientras no sea descubierto, la ley no puede condenarlo como culpable.

La ley de Dios toma en cuenta los celos, la envidia, el odio, la malignidad, la venganza, la concupiscencia y la ambición que agitan el alma, pero que no han hallado expresión en acciones externas porque ha faltado la oportunidad aunque no la voluntad. Y se demandará cuenta de esas emociones pecaminosas en el día cuando ‘Dios traerá toda obra a juicio, juntamente con toda cosa encubierta, sea buena o sea mala’ (Eclesiastés 12:14).”

El Espíritu Santo es quien nos convence de pecado, pero para poder convencernos de pecado necesariamente tiene que hacerlo por medio de la Ley (Gálatas 3:24; 5:18; Romanos 7:7; 8:6).

La Ley es una espada de dos filos que penetra hasta los tuétanos: Hebreos 4:12 – “Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más penetrante que toda espada de dos filos: y que alcanza hasta partir el alma, y aun el espíritu, y las coyunturas y tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón.”

Ningún hombre puede escapar de este ejército, de este rollo que vuela, de esta espada de dos filos.

¿Cuál es nuestro deber ante este temible hecho?

Jehová por medio del profeta Joel nos manda a tocar trompeta y tocar alarma en el santo monte para que tiemblen todos los moradores de la tierra.

“porque grande es el día de Jehová y quién podrá soportarlo?…”

¿Quiénes van a poder “soportar” el día del juicio?

Todos los que hayan aprendido a congregarse al Santuario Celestial y hayan aprendido a manejar la ofrenda y el sacrificio de Cristo.

Si Cristo, nuestro Sumo Sacerdote, intercede por nosotros en el Santuario Celestial, entonces podremos salir victoriosos en el Día de la Expiación y podremos permanecer de pie cuando Cristo aparezca por las nubes de los cielos en su segunda venida en toda su gloria.

Apocalipsis 6:15-17 – “Los reyes de la tierra, los grandes, los comandantes, los ricos, los poderosos, todo esclavo y todo libre se escondieron en las cuevas y entre las peñas de las montañas, y decían a las montañas y a las peñas: ‘Caed sobre nosotros y escondednos del rostro y de la ira del Cordero. Porque ha llegado el gran día de su ira, y ¡quién podrá permanecer de pie!’”

PE pg. 15.2 – “‘Quienes tengan las manos limpias y puro el corazón podrán subsistir. Bastaos mi gracia.’ Al escuchar estas palabras, se iluminaron nuestros rostros y el gozo llenó todos los corazones. Los ángeles pulsaron una nota más alta y volvieron a cantar, mientras la nube se acercaba a la tierra.”

El hombre que haya rechazado la obra de Cristo en el Santuario Celestial no podrá subsistir. A la segunda venida de Cristo, tanto impíos como salvos dicen: “¿quién podrá permanecer de pie?”

Pero Cristo dice a los salvos: “Bastaos mi gracia” (2 Corintios 12:9). Si Cristo habla a nuestro favor en el Santuario, podremos permanecer de pie.

:12 – “Por eso pues ahora, dice Jehová, convertíos a mí con todo vuestro corazón, con ayuno y lloro y llanto.”

Joel 1:14 = Joel 2:12 = ayuno – 10 de mes séptimo -> Día de Juicio

En Joel 2:12 estamos en Día de Juicio y Jehová no nos manda a ser perfectos, ni nos manda a que nos convirtamos a una organización. No es un llamado para alcanzar la perfección y que con esa perfección podamos enfrentar el juicio. El llamado de Dios es: “CONVERTÍOS A MÍ.”

En nosotros no hay capacidad para convertirnos a Dios. Es por eso que tenemos que pedir:

Jeremías 31:18 – “conviérteme y seré convertido; porque tú eres Jehová mi Dios.”

La orden de Dios es de “convertíos” pero nosotros no tenemos capacidad para hacerlo por nosotros mismos pues estamos por naturaleza en rebelión contra Dios. Por naturaleza odiamos a Dios, entonces es imposible que nos convirtamos a alguien a quien odiamos. Para que esto sea posible debemos pedir ayuda a Dios para que podamos convertirnos a Él.

Levítico 23:27-29 – El 10 del mes séptimo = Día de Expiación, Día de Juicio, el israelita que trabajaba y que no ayunaba debía ser muerto. Si bien los israelitas podían ayunar cuando quisieran, Dios sólo les había ordenado que ayunen en el 10 del mes séptimo.

“con lloro” = arrepentimiento

Jehová, en el Día del Juicio, no nos pide que nos jactemos por haber llegado a la perfección. Por el contrario pide arrepentimiento y humildad.

Lucas 5:32 – “No he venido a llamar a justos, sino a pecadores al arrepentimiento.”

Para que el hombre pueda llorar por el pecado, debe también comprender que no tiene capacidad para arrepentirse por sí mismo. El arrepentimiento es un don de Dios (Hechos 5:31; 11:18; Romanos 2:4; 2 Corintios 7:9-10; 2 Pedro 3:9).

El hombre nunca llora por el pecado, lo que llora son las consecuencias de su pecado. Para que podamos llorar el pecado mismo, Dios nos debe dar el don del arrepentimiento.

“y llanto” (o “lamento” según la traducción)

El hombre debe lamentar que Cristo – un hombre inocente – fue tratado como nosotros debemos ser tratados. Un hombre que nunca mintió fue tratado como un mentiroso. Un hombre que nunca adulteró, fue tratado como un adúltero. Un hombre que nunca tuvo envidia, fue tratado como un envidioso. Un hombre que nunca fue vanidoso, fue tratado como un vanidoso. Un hombre que nunca robó, fue tratado como ladrón. Un hombre que nunca cometió pecado, fue humillado, ultrajado, insultado, aborrecido, escupido, abofeteado, latigado y crucificado como un vil pecador. Eso es lo que debemos lamentar.

Debemos lamentar que, así yo tenga al Espíritu Santo como agente regenerador, no he alcanzado la perfección. Si yo pudiera alcanzar la perfección para el día de juicio, entonces no tendría por qué llorar o lamentarme. Pero lamentamos que no tenemos en nosotros la perfección para enfrentar nuestro examen ante la Ley.

Como no tenemos ninguna esperanza en nosotros mismos, Dios dice “convertíos a mí.” Esto es un principio que debe ser plenamente comprendido. Hay muchos profesos cristianos que están convertidos a sus organizaciones religiosas, con todo celo y pompa, pero que sin embargo no están convertidos al Señor y por lo tanto no tienen esperanza. Hay muchos profesos cristianos que se esmeran en defender sus organizaciones religiosas, pero se olvidan que Dios nos manda a defender su Palabra. Solo los convertidos al Señor tienen esperanza: “CONVERTÍOS A MÍ.”

:13 – “Y rasgad vuestro corazón, y no vuestros vestidos…”

Es verdad que en la Biblia se pueden encontrar que Dios nos manda a no usar aretes, anillos, Dios manda a los hombres a usar cabello corto y a las mujeres cabello largo; es cierto también que Dios manda al hombre a no usar ropa de mujer y a la mujer a no usar ropa de hombre; y es verdad que debemos aprender a obedecer todo lo que Dios nos manda a obedecer.

Pero en muchas organizaciones religiosas se da mérito salvador a las obras: se da mérito salvador a la ropa conservadora de la mujer y del hombre, se da mérito salvador a lo que come y deja de comer el hombre.

El problema es que no sabemos hasta dónde la Ley nos condena. La Ley no condena solo lo exterior, sino también lo interior.

Dios sí quiere que el hombre aprenda a alimentarse correcta y sanamente y que aprenda a obedecer todo lo que Él dice en su Palabra, pero esto es en el camino de la santificación no de la justificación.

Si el hombre aprende a alimentarse sanamente esto será para su propio beneficio, no es para que sea aceptado por Dios. Pero los hombres obligan a hacer todas estas cosas exteriores para que puedan ser aceptados dentro de sus organizaciones religiosas y entonces los creyentes hacen todas estas cosas exteriores por obligación y no por convicción.

El momento que el hombre se alimenta o se viste de cierta manera por miedo a no ser aceptado por Dios, entonces esta obediencia no puede ser grata a Dios, pues no es una obediencia fruto de un principio implantado en el corazón y la mente del hombre.

Es más probable que un hombre que no come carne porque tiene el principio implantado dentro de que la carne es dañina para su salud no recaiga en el consumo de la carne, a un hombre que dejó de consumir carne por miedo al juicio de Dios o ser juzgado dentro de su congregación.

Si un hombre deja de consumir carne por obligación de su organización religiosa, entonces es más probable que en el futuro no solo recaiga en el consumo de carne, sino que también defienda su accionar y justifique su pecado.

“y convertíos a Jehová vuestro Dios”

Se vuelve a repetir la amonestación de que necesitamos convertirnos a Dios, siempre y cuando comprendamos que no tenemos capacidad de hacerlo por nosotros mismos.

“porque misericordioso es y clemente”

Como vimos también en Joel capítulo primero, la misericordia de Dios es nuestra única esperanza en el juicio y nuestra única defensa es la oración.

2JT pg. 176.1 – “Su única esperanza se cifra en la misericordia de Dios; su única defensa será la oración.”

Es la misericordia de Dios que acepta una vida que no hemos vivido, una muerte que no hemos experimentado y el ruego de un Mediador (Hebreos 9:15).

:14 – “¿Quién sabe si volverá, y se apiadará…”

¿Quién sabe?

1 Pedro 4:18 – “Y si el justo con dificultad se salva, ¿a dónde irá a parar el impío y el pecador?”

Y quién sabe, pues a duras penas por nosotros mismos podemos alcanzar la salvación provista.

Ezequiel 14:14,16,20 – Nadie puede librar a otra persona, a penas por nosotros mismos podremos llegar a admitir que somos malos por naturaleza, y a penas por nosotros mismos lograremos congregarnos al Santuario. Nadie puede congregar al Santuario por otra persona. Nadie puede tener convicción de pecado por otra persona. Nadie puede cambiar el carácter por otra persona. La salvación es personal.

Sofonías 2:3 – “Buscad a Jehová todos los humildes de la tierra, que pusisteis en obra su juicio; buscad justicia, buscad mansedumbre: quizás seréis guardados en el día del enojo de Jehová.”

“y dejará bendición tras de él, ofrenda vegetal y libación para Jehová Dios vuestro?”

¿Cuál es la “bendición”? -> la “ofrenda y libación”

El cuerno pequeño, la oruga moderna, ha quitado de la vista de la humanidad la ofrenda y la libación, y por lo tanto la gente no tiene con qué presentarse ante Dios en el día del juicio. Cristo es quien tiene la ofrenda y la libación.

  • Ofrenda = su vida de obediencia perfecta a la Ley de Dios
  • Libación = su sangre derramada en la cruz

Llamado a congregar al Santuario en el libro de Hebreos

El segundo santuario terrenal - el Templo construido por el rey Salomón.
El segundo santuario terrenal – el Templo construido por el rey Salomón.

De acuerdo a Hebreos 10:19-24, quien ejerce su fe en la Palabra de Dios tiene un gran Sacerdote que tiene la ofrenda y la libación necesarias.

De acuerdo a Hebreos 12:22-24, debemos acercarnos a la Jerusalén Celestial donde está el verdadero Santuario Celestial, donde está Cristo con su justicia y su sangre, y donde además está el Padre que tiene la misericordia de aceptar al injusto en base a una justicia imputada.

Pero en Hebreos 12:25 está el peligro de no hacer caso al llamado a congregarnos al Santuario Celestial: Dios nos va a desechar por no aceptar lo que Dios quiere que aceptemos, por no querer aprender a manejar la ofrenda y la libación.

Hebreos 12:26 – “conmoveré no solamente la tierra, mas aun el cielo” – se presenta una escena de juicio.

Hay conmoción en el cielo, en el Santuario Celestial, pues si el hombre tiene el perdón, la aceptación y el Espíritu Santo habitante entonces, en el día del juicio, su nombre es conservado en el libro de la vida (Apocalipsis 3:5). Y será conmoción en la tierra pues el resultado será la lluvia tardía (Oseas 6:3; Jeremías 5:24).

Por otro lado hay conmoción en el cielo si el hombre no llega perdonado y aceptado al día del juicio pues su nombre será borrado del libro de la vida (Apocalipsis 13:8; 17:8). Y habrá conmoción en la tierra pues el resultado será que el Espíritu Santo se retirará por completo y en su lugar entrarán los siete espíritus inmundos (Mateo 12:45) y el hombre se convertirá en habitación de demonios (Apocalipsis 18:2).

Hebreos 12:27 – “declara la mudanza de las cosas movibles” (o “será removido lo que puede ser sacudido” o “remoción” dependiendo de la traducción) = son los nombres mudados / removidos / borrados del libro de la vida.

“para que permanezca lo que no puede ser sacudido” (o “como de cosas que son firmes” o “los inmovibles” dependiendo de la traducción) = son los nombres inmovibles / que permanecen / firmes / conservados en el libro de la vida.

Hebreos 12:28 – “el reino inmóvil” (o “un reino que no puede ser sacudido” o “reino inconmovible”) = son todos aquellos cuyos nombres fueron conservados en el libro de la vida.

Como podemos ver en el libro de Hebreos tenemos un llamado a congregar al Santuario.

Llamado a congregar al Santuario en la epístola de Mateo

El primer santuario terrenal - el santuario de cortinas construido en el tiempo de Moisés.
El primer santuario terrenal – el santuario de cortinas construido en el tiempo de Moisés.

Mateo 22:1-3 – tenemos un primer llamamiento a congregar al Santuario.

Mateo 22:4-8 – En el primer llamado los “convidados” / “invitados” / “llamados” no quisieron asistir.

Entonces el rey va a hacer un segundo llamado diciendo: “He aquí, mi comida he preparado; mis toros y animales engordados han sido muertos, y todo está preparado: venid a las bodas.”

“venid a las bodas” = congregaos al Santuario Celestial.

“mis animales han sido muertos” = la muerte de Cristo ya sucedió.

“todo está preparado” = ya todo está preparado: la ofrenda y el sacrificio están preparados, Aquel que tiene la autoridad para presentarse ante el Padre está preparado. Los invitados, los seres humanos no necesitan preparar su propia vestidura ni matar a su propio animal, pues ya todo está preparado, pero aún así los invitados a congregarse al Santuario Celestial no quieren hacerlo: “Pero ellos no le hicieron caso y se fueron, uno a su campo, otro a su negocio.” Entonces el rey se enojó y dijo que los invitados a congregarse al Santuario que no quisieron hacer caso al llamado: “no eran dignos.”

Fin del segundo llamado a congregar al Santuario.

Anuncio de Juicio el primero del mes séptimo.
Anuncio de Juicio el primero del mes séptimo.

JOEL 2:15-32

En la segunda parte del estudio del capítulo segundo de Joel vamos a encontrar el tercer y último llamado a congregar al Santuario.

:15 – “Tocad trompeta en Sión, pregonad ayuno, llamad a congregación.”

En Joel 2:1 estudiamos el significado de tocar trompeta, ayuno y llamado a congregar – el primero del mes séptimo = por un lado era anuncio de juicio. Pero vimos que “tocar trompeta” también era un anuncio de que el enemigo había entrado en territorio sagrado.

Este es un tercer llamado a congregarse al santuario y es el último pues después viene el juicio.

También estudiamos que el sonido de la trompeta tiene que ser certero, pues el atalaya que no da el sonido certero es un atalaya infiel y la sangre de los que perezcan va a ser demanda de él.

“en Sión” – al igual que en Joel 2:1 – identificamos el monte Moriah donde se construyó el santuario (2 Crónicas 3:1).

La oración de Daniel

La oración de Daniel
La oración de Daniel 9

Daniel 9:16-18 – En el tiempo de Daniel, el imperio de Babilonia había echado por tierra el santuario terrenal y había llevado cautivo al pueblo de Israel. En su oración, Daniel sabía la importancia simbólica del ritual simbólico que se llevaba a cabo en el santuario y por eso pidió a Dios por la restauración del santuario: “haz que resplandezca tu rostro sobre tu santuario desolado, por amor del Señor.”

En Daniel 9:3 vemos que Daniel estaba buscando al Señor: “en oración, ayuno, y cilicio, y ceniza.” Daniel estaba en ayuno, cilicio y oración, estaba como Dios ordenaba para el 10 de mes séptimo – Daniel estaba orando como en Día de Expiación / Juicio (Levítico 23:27-29).

La trompeta que se tocaba el primero del mes séptimo era un anuncio de que el juicio estaba a las puertas. Para el israelita en el Pacto Antiguo el sonido de la trompeta debía ser una alarma, un llamado, una última oportunidad para que se prepare para el juicio.

“Proclamad ayuno” = confesar pecado, afligir el alma, escrudiñar el corazón – Levítico 23:27 – 10 de mes séptimo – “afligiréis vuestras almas” – era el único día que Dios les mandaba a ayunar.

PP pg. 323.4 – “Todo hombre debía humillar su corazón mientras se realizaba la obra de expiación. Todos los negocios se suspendían, y toda la congregación de Israel pasaba el día en solemne reverencia delante de Dios, en oración ayuno y profundo análisis del corazón.”

“convocad asamblea” – llamado a congregar al santuario para el día del juicio.

:16 – “Reunid al pueblo, santificad la reunión, juntad los viejos, congregad los niños y los que maman: salga de su cámara el novio, y de su tálamo la novia.”

El llamado a congregar al santuario es para todos, tanto para niños como para viejos. El que no se congregue va a ser cortado del pueblo (Levítico 23:29). O como vimos en Joel 1:19, la llama arrasará con los árboles secos.

:17 – “Entre la entrada y el altar, lloren los sacerdotes, ministros de Jehová…”

Los sacerdotes debían llorar porque la plaga había entrado al pueblo, se habían comido el trigo y la cebada (la ofrenda vegetal), y porque no había uvas para la libación ni olivos para el aceite. Los sacerdotes debían llorar porque no tenían con qué trabajar a favor del pueblo. El santuario estaba echado por tierra por culpa de la plaga, por culpa del cuerno pequeño (Daniel 7:25).

Estas son las causas por las cuales deben llorar, pero será que los dirigentes religiosos van a llorar? No, por lo tanto es el pueblo de Dios que debe llorar, ya que es el pueblo de Dios que está sin aceptación, sin perdón, y sin Espíritu Santo por culpa de la plaga.

De acuerdo a este versículo, los sacerdotes, además de llorar, debían de hacer dos pedidos:

  1. “y digan: Perdona, oh Jehová, a tu pueblo,”
  2. “y no pongas en oprobio tu heredad, para que las gentes se enseñoreen de ella.”

El perdón de Dios es la bendición más grande que puede recibir el hombre para poder enfrentar el juicio. Si en el día de juicio no se halla la palabra “perdonado” en nuestros libros de malas obras (Isaías 65:6-7; Mateo 12:36-37; Apocalipsis 20:12) esto daría como resultado que nuestros nombres sean borrados del libro de la vida (Filipenses 4:3; Apocalipsis 21:27).

CS pg. 474.5 – “Cada nombre es mencionado, cada caso cuidadosamente investigado. Habrá nombres que será aceptados, y otros rechazados. En caso de que alguien tenga en los libros de memoria pecados de los cuales no se haya arrepentido y que no hayan sido perdonados, su nombre será borrado del libro de la vida, y la mención de sus buenas obras será borrada de los registros de Dios. El Señor declaró a Moisés: ‘Al que haya pecado contra mí, a este borraré de mi libro’ (Éxodo 32:33). Y el profeta Ezequiel dice: ‘Si el justo se apartare de su justicia, y cometiere maldad, […] todas las justicias que hizo no vendrán en memoria’ (Ezequiel 18:4).”

Sin la bendición del perdón de Dios no tendríamos ninguna oportunidad de pasar el juicio.

“Perdona, oh Jehová a tu pueblo” es un pedido que se debe hacer durante el Servicio Diario, es un pedido que se hace antes de que llegue el juicio, pues el perdón ya debe haber sido otorgado y conservado antes de que los libros sean abiertos en el Santuario Celestial.

El pedido para el Día del Juicio es diferente: “Señor borra mis pecados perdonados para que en el día final no atestigüen contra mí” (Ezequiel 18:22).

El segundo pedido era: “no entregues al pueblo al oprobio.” El “oprobio” es la deshonra, la vergüenza pública. El pueblo había pasado a ser tinieblas y ya no era una luz brillante.

Isaías 60:2 – “Porque he aquí que las tinieblas cubrirán la tierra; y la oscuridad, los pueblos.”

Las palabras del profeta Isaías se cumplieron, el pueblo dejó de ser la luz del mundo y pasó a ser tinieblas. No eran tinieblas causadas por falta de la luz del sol, eran tinieblas espirituales: la justicia de Cristo sepultada, el Santuario Celestial echado por tierra y nadie estaba siquiera preocupado por restaurarlo.

Este pedido de Joel 2:17 es similar al tercer pedido de Daniel 9:16 – “porque a causa de nuestros pecados, y por la maldad de nuestros padres, Jerusalén y tu pueblo dados son en oprobio a todos en derredor nuestro.”

¿El pueblo adventista es luz en nuestros días? Al contrario, somos motivo de oprobio.

Somos un pueblo que no tiene frutos (Joel 1:12). La oruga vino y lo devoró todo. Quitaron la ofrenda, la libación y el aceite. Quitaron el Servicio Diario.

Entonces, cuál es nuestro deber al ver que el pueblo de Dios llegó a ser motivo de oprobio, llegó a ser tinieblas en lugar de ser luz?

El consejo de Dios es “clamar a Jehová” (Joel 1:14,16), llorar, pedir perdón y pedir a Jehová que no seamos entregados al oprobio.

:18 – “Y Jehová solícito por su tierra, perdonará a su pueblo

Frente al pedido de Joel 2:17, Dios contesta la oración y responde al pedido de su pueblo: Dios otorga el perdón.

Necesitamos de estas bendiciones (aceptación, perdón, Espíritu Santo) de Dios para que nuestros pecados puedan ser borrados de nuestra cuenta en el juicio y puedan ser traspasados a la cuenta de satanás.

Como podemos ver en Joel 2:18, lo primero que Dios hace al recibir los pedidos de su pueblo es otorgar el perdón. Dios otorga primero que nada el perdón, pues sin su perdón nuestros nombres serán borrados del libro de la vida en el juicio.

En Joel 2:18 vemos que Dios esta restaurando el Servicio Diario que había sido echado por tierra por el cuerno pequeño.

:19 – “Y responderá Jehová, y dirá a su pueblo: He aquí yo os envió pan, y mosto, y aceite…”

Luego de otorgar el perdón, para poder restaurar completamente el Servicio Diario Celestial, Dios seguidamente está restaurando la ofrenda, la libación y el aceite.

¿Cuál es la lección?

Ya han habido tres llamados a congregar al santuario. Para todo aquel que acepte la invitación de Dios a congregarse al Santuario Celestial, el Señor va a restaurar la aceptación, el perdón y recibirá la lluvia temprana – al Espíritu Santo habitante como agente regenerador.

“a su pueblo” – al Israel que responda al llamado de congregar al santuario.

Efesios 1:13-14 – “En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él, fuiste sellados con el Espíritu Santo que había sido prometido, quien es la garantía de nuestra herencia para la redención de lo adquirido, para la alabanza de su gloria.”

Todo aquel que “habiendo oído la palabra de la verdad” – el llamado de Dios de congregarnos al Santuario Celestial, Dios le enviará el pan verdadero, el mosto y el aceite.

En este versículo vemos que Dios ya ha restaurado la justicia verdadera, la sangre verdadera y el Espíritu verdadero: ¡Dios ha restaurado el Servicio Diario Celestial que el cuerno pequeño había echado por tierra!

“Y nunca más os pondré en oprobio entre las naciones” – Dios va a responder a los dos pedidos!

Está restaurado todo lo que el cuerno pequeño había quitado.

En lugar del pan inmundo, Dios restaura el pan verdadero. En lugar de un rito, Dios restaura la verdadera sangre.

:20 – “Y haré alejar de vosotros al del norte

Un estudio del libro de Daniel nos revela que el “rey del norte” de Daniel 11:40 es el cuerno pequeño.

el cuerno pequeño
el cuerno pequeño

De acuerdo a Joel 1:16, el rey del norte (el cuerno pequeño, la oruga) había entrado a la “tierra santa.” En el tiempo del Pacto Antiguo se trataba de la tierra de Israel según la carne. En el Nuevo Pacto es la Israel espiritual (Romanos 2:28-29).

El rey del norte había echado por tierra el santuario y el servicio diario, pero llegó el tiempo de que sea finalmente restaurado.

¿Cómo es que Dios “alejará” al rey del norte de nosotros?

DTG pg. 624.3 – “El Consolador es llamado el ‘Espíritu de verdad.’ Su obra consiste en definir y mantener la verdad. Primero mora en el corazón como el Espíritu de verdad, y así llega a ser el Consolador. Hay consuelo y paz en la verdad, pero no se puede hallar verdadera paz ni consuelo en la mentira. Por medio de falsas teorías y tradiciones es como satanás obtiene su poder sobre la mente. Induciendo a los hombres a adoptar normas falsas, tuerce el carácter. Por medio de las Escrituras, el Espíritu Santo habla a la mente y graba la verdad en el corazón. Así expone el error, y lo expulsa del alma. Por el Espíritu de verdad, obrando por la Palabra de Dios, es como Cristo subyuga a sí mismo a sus escogidos.”

“Así expone el error, y lo expulsa del alma” = equivale a “alejar al rey del norte.”

Pero, ¿de quiénes aleja el Espíritu Santo al del norte?

Solamente puede alejarlo de quienes se congregan al Santuario Celestial. El que no se congrega al Santuario Celestial no puede recibir al Espíritu de verdad para que exponga el error de la mente del hombre (falsas doctrinas, tradiciones y filosofías de hombres) y lo expulse para siempre.

DTG pg. 419.3 – “‘Mi doctrina no es mía—dijo Jesús—sino de aquel que me envió. El que quisiere hacer su voluntad, conocerá de la doctrina si viene de Dios, o si yo hablo de mí mismo’ (Juan 7:16-17). […] La percepción y apreciación de la verdad, dijo, dependen menos de la mente que del corazón. La verdad debe ser recibida en el alma; exige el homenaje de la voluntad. Si la verdad pudiese ser sometida a la razón sola, el orgullo no impediría su recepción. Pero ha de ser recibida por la obra de gracia en el corazón; y su recepción depende de que se renuncie a todo pecado revelado por el Espíritu de Dios.

Las ventajas del hombre para obtener el conocimiento de la verdad, por grandes que sean, no le beneficiarán a menos que el corazón esté abierto para recibir la verdad y renuncie concienzudamente a toda costumbre y práctica opuestas a sus principios. A los que así se entregan a Dios, con el honrado deseo de conocer y hacer su voluntad, se les revela la verdad como poder de Dios para su salvación.

Estos podrán distinguir entre el que habla de parte de Dios y el que habla meramente de sí mismo. Los fariseos no habían puesto su voluntad de parte de la voluntad de Dios. No estaban tratando de conocer la verdad, sino de hallar alguna excusa para evadirla; Cristo demostró que ésta era la razón por la cual ellos no comprendían su enseñanza.”

Si bien este “alejamiento” del rey del norte lo hemos analizado hasta ahora en un sentido espiritual, también tiene que haber un cumplimiento literal:

Apocalipsis 17:16 – “Los diez cuernos que has visto, y la bestia, éstos aborrecerán a la ramera y la dejarán desolada y desnuda. Comerán sus carnes y la quemarán con fuego.”

La ramera = el cuerno pequeño = el rey del norte = la oruga

“porque hizo grandes cosas

¿Cuáles fueron esas “grandes cosas” que hizo el cuerno pequeño?

Grandes cosas del cuerno pequeño = echó por tierra el Santuario Celestial, echó por tierra el Sacerdocio de Cristo, el Servicio Diario, la ofrenda, la libación, el aceite, y en su lugar puso pan inmundo y todo lo falso.

:21 – “Tierra, no temas: alégrate y gózate: porque Jehová ha de hacer grandes cosas.”

Grandes cosas de Jehová = restaurar todo lo que el cuerno pequeño echó por tierra.

En Joel capítulo primero la tierra estaba desolada. Sin embargo, ahora: “Tierra, no temas: alégrate y gózate.”

De acuerdo a Marcos 4:15-20, la “tierra” representa a los seres humanos. Existen diferentes tipos de tierra: la tierra que está a la orilla del camino, la tierra llena de espinas, la pedregosa, y también hay la buena tierra.

Jeremías 22:29 – “Tierra, tierra, tierra! Oye palabra de Jehová.”

Así como aprendimos que los árboles representan a los hombres, ahora vemos que la tierra también simboliza a los seres humanos.

Pero además de su aspecto simbólico, la tierra como tierra, hoy día – cómo se encuentra? Isaías 24:1,4-6 – la tierra está enferma: Hay lugares donde los hombres siembran y así le pongan químicos ya no produce más.

En un futuro, después de que termine la obra intercesora de Cristo en el Santuario Celestial y venga en gloria por segunda vez para llevarse a los redimidos, la tierra va a quedar desolada (Joel 1:10):

CS pg. 639.1 – “A la venida de Cristo los impíos serán borrados de la superficie de la tierra, consumidos por el espíritu de su boca y destruidos por el resplandor de su gloria. Cristo lleva a su pueblo a la ciudad de Dios, y la tierra queda privada de sus habitantes. ‘He aquí que Jehová vaciará la tierra, y la dejará desierta, y cual vaso, la volverá boca abajo, y dispersará sus habitantes’ (Isaías 24:1). ‘La tierra será enteramente vaciada y completamente saqueada; porque Jehová ha hablado esta palabra’ (Isaías 24:3). ‘Porque traspasaron la ley, cambiaron el estatuto, y quebrantaron el pacto eterno. Por tanto la maldición ha devorado la tierra, y los que habitan en ella son culpables: por tanto son abrasados los habitantes de la tierra’ (Isaías 24:5-6).”

traspasaron la ley, cambiaron el estatuto” (Isaías 24:5) = el cuerno pequeño cambió el cuarto mandamiento de Dios, el séptimo día sábado santo de Dios por el domingo = “pensará cambiar los tiempos y la ley” (Daniel 7:25).

CS pg. 639.2 – “Toda la tierra tiene el aspecto desolado de un desierto. Las ruinas de las ciudades y aldeas destruidas por el terremoto, los árboles desarraigados, las rocas escabrosas arrojadas por el mar o arrancadas de la misma tierra, están esparcidas por la superficie de esta, al paso que grandes cuevas señalan el sitio donde las montañas fueron rasgadas desde sus cimientos.”

Cuando Cristo venga por segunda vez va a quitar la capa atmosférica del planeta (Apocalipsis 6:14), y la tierra quedará desolada como un desierto por mil años (Apocalipsis 20:2-7).

Si hoy día nos congregamos al Santuario Celestial, clamamos a Jehová y pedimos perdón, entonces Dios restaurará el Servicio Diario y tendremos la aceptación, el perdón y la lluvia temprana. Y cuando Cristo venga por segunda vez no nos vamos a quedar en esta tierra desolada. Sino que emprenderemos viaje al tercer cielo y estaremos con Cristo por mil años hasta la tercera venida para purificar la tierra con fuego y azufre.

Esto también forma parte de las “grandes cosas” que Dios promete en el futuro: después del milenio los redimidos volverán a la tierra para su restauración.

Isaías 66:22 – Dios va a recrear el planeta tierra, para que éste sea como lo fue en un principio – libre de muerte, sufrimiento y pecado: Génesis 1:11,12. Solo que esta vez ya no se necesitará del árbol de la ciencia del bien y el mal porque los redimidos aprendieron la lección de la obediencia voluntaria.

CT pg. 357.5 – “Cada persona es probada como lo fueron Adán y Eva en Edén. Así como el árbol fue puesto en medio del jardín del Edén, el sábado fue ubicado en el centro del decálogo. Con respecto al fruto del verdadero conocimiento, se puso una restricción, ‘mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás’ (Génesis 2:17). Con respecto al sábado, el Señor dijo: ‘Acuérdate del día sábado para santificarlo’ (Éxodo 20:8). Así como el árbol del conocimiento fue la prueba de la obediencia de Adán, así también el cuarto mandamiento es la prueba que Dios ha establecido para determinar la lealtad de su pueblo. Mientras el tiempo dure, la experiencia de Adán ha de ser una advertencia para nosotros. Nos indica que no debemos recibir ninguna seguridad de labios de los mortales o de ángeles que nos aparte una jota o una tilde de lo que se registra en la sagrada ley de Jehová.”

Grandes cosas de Jehová” = incluye la restauración de la tierra.

CS pg. 655.1 – “‘Mi pueblo habitará en mansión de paz, en moradas seguras, en descansaderos tranquilos’ (Isaías 32:18). ‘No se oirá más la violencia en tu tierra, la desolación ni la destrucción dentro de tus términos; sino que llamarás a tus muros Salvación, y a tus puertas Alabanza’ (Isaías 60:18). ‘Edificarán casas también, y habitarán en ellas; plantarán viñas, y comerán su fruto. No edificarán más para que otro habite, ni plantarán para que otro coma; […] mis escogidos agotarán el usufructo de la obra de sus manos’ (Isaías 65:21-22).”

wonderglobe

:22

En Joel 1:18,20 los animales estaban gimiendo pues no tenían qué comer, y los árboles estaban sin corteza y secos.

Sin embargo ahora:

“Animales del campo, no temáis; porque los pastos del desierto reverdecerán, porque los árboles llevarán su fruto, la higuera y la vid darán sus frutos.”

Ahora los árboles están reverdecidos, pero por qué reverdecieron?

Si el hombre llega a aceptar que es un árbol seco, entonces va a necesitar de la ofrenda, la libación y del aceite, es decir que va a responder al llamado de Dios de congregarse al Santuario Celestial.

Si aceptamos que somos un valle de huesos secos entonces no vamos a querer quedarnos en esa condición, mas bien vamos a querer que Dios nos de el Espíritu para que se cumpla: Gálatas 5:22-23, Hebreos 8:10, Salmos 51:10-12.

Si aceptamos la amonestación del Testigo Fiel, entonces Él nos dará el oro: que es el amor y la fe (Apocalipsis 3:17-18).

El verdadero pueblo de Dios reverdecerá y llevará frutos.

:23

¿Cómo se encuentra el pueblo de Dios, a quienes Dios ha dado el pan, el mosto y el aceite?

“Vosotros también, hijos de Sión, alegraos y gozaos

En Joel 1:12 vimos que el pueblo había perdido el gozo. Pero este pueblo que se ha congregado al Santuario está aceptado, perdonado y con lluvia temprana. Este pueblo de Dios dejó de ser un valle de huesos secos y ahora lleva frutos. Este pueblo experimenta alegría y gozo porque Dios le ha perdonado (Joel 2:18) y Dios ha respondido a su pedido (Joel 2:19).

¿Será que el pueblo de Dios se alegra porque ha alcanzado la perfección?

No, pues claramente dice que su gozo es: “en Jehová vuestro Dios.”

El pueblo se alegra porque ha recibido la lluvia temprana y después del juicio la lluvia tardía.

“porque os ha dado la primera lluvia arregladamente” – después de un período largo de sequía siempre hay una primera lluvia. Después de la primera lluvia viene la lluvia temprana y más luego la tardía.

“y hará descender sobre vosotros lluvia temprana y tardía como al principio.”

La lluvia temprana es resultado de que ha sido restaurado el Servicio Diario. La lluvia tardía es resultado de haber salido aprobado en el juicio.

chica-bajo-la-lluvia-1-725x300

:24 – “Y las eras se henchirán de trigo, y los lagares rebosarán de vino y aceite.”

Está restaurado el pan verdadero, la sangre de Cristo y el Espíritu Santo como agente regenerador.

:25 – “Y os restituiré los años que comió la oruga…”

Dios es quien restaura todo lo que se comió la terrible plaga.

:26 – “Y comeréis hasta saciaros, y alabaréis el nombre de Jehová vuestro Dios, el cual hizo maravillas con vosotros…”

Las “maravillas que hizo” Jehová son las “grandes cosas” (Joel 2:21): Dios nos otorga el perdón, la aceptación y el Espíritu Santo habitante.

“y nunca jamás será mi pueblo avergonzado.”

¿Qué es lo que me avergüenza ante Dios?

Mis pecados registrados en mis libros de memoria en el Santuario Celestial es lo que me avergüenza ante Dios.

Es en el Día de Juicio que Dios promete borrar el pecado para siempre para que no seamos nunca jamás avergonzados, para que no haya más memoria del pecado (Ezequiel 18:22).

En cambio, todos aquellos que hayan salido reprobados en el juicio, tendrán su memoria de pecados intacta. Y después del milenio va a venir a su memoria absolutamente todo.

Isaías 1:18 – “Aunque vuestros pecados sean como la grana, como la nieve serán emblanquecidos. Aunque sean rojos como el carmesí, vendrán a ser como blanca lana.”

:27 – “Y conoceréis que en medio de Israel estoy yo, y que yo soy Jehová vuestro Dios, y no hay otro: y mi pueblo nunca jamás será avergonzado.”

Dios vuelve a prometer: “Borraré todos los pecados de los que respondan el llamado a congregarse al Santuario Celestial.”

En el Servicio Diario Dios promete perdonar nuestros pecados, para que en el Día del Juicio estos pecados perdonados puedan ser borrados. Esta es la promesa del Señor.

:28-29 – “y después de esto…”

Si en Joel 2:26-27 estábamos en pleno juicio, ahora pasamos a lo que viene a ocurrir después del juicio – “después de esto.”

derramaré mi Espíritu sobre toda carne” – la lluvia tardía viene después del juicio. Después que los pecados han sido borrados en el Santuario Celestial, y el nombre ha sido conservado en el Libro de la Vida, la comunicación del cielo de que esto ha ocurrido es la lluvia tardía.

Entonces, ¿quiénes recibirán la lluvia tardía?

Solamente los que se congregaron al Santuario Celestial, con la verdadera ofrenda y libación, y salieron aprobados en el día de juicio.

  • Que en el Santuario Celestial recibamos la aceptación y el perdón trae a la tierra la lluvia temprana.
  • Que en el Santuario Celestial se borren nuestros pecados en el juicio trae a la tierra la lluvia tardía.

De modo que:

Hechos 3:19 = equivale a Joel 2:28 – la lluvia tardía o el refrigerio en la presencia del Señor.

El Pentecostés

El 5 de Siván del año 31 d.C. - El Pentecostés.
El 5 de Siván del año 31 d.C. – El Pentecostés – lluvia temprana

Joel 2:28 tuvo un primer cumplimiento en los días de los apóstoles el 5 de Siván del año 31 d.C., en el Pentecostés (Hechos 2:1-4). Cristo había ascendido al cielo al Santuario Celestial para dar inicio a su Ministerio Sacerdotal Celestial en el Lugar Santo del Santuario (Hebreos 7:24), para dar inicio al Servicio Diario Celestial (Romanos 3:24). Cristo como Sacerdote según el orden de Melquisedec (Hebreos 5:5-6) comenzó entonces en aquel día a presentar su ofrenda y su sangre por quienes se habían congregado por fe al Santuario Celestial (los discípulos). Y como resultado derramó la lluvia temprana sobre ellos.

¿A quiénes derramó Cristo la lluvia temprana al inicio de su Ministerio en el Santuario Celestial?

A quienes por fe aceptaron la obra terminada que Cristo hizo en la tierra (el Evangelio – la ofrenda y el sacrificio) y aceptaron además la obra no terminada de Cristo en el Santuario Celestial (el Ministerio Sacerdotal Celestial). A quienes por fe se habían congregado al Santuario Celestial para recibir los dones del Espíritu.

HAp pg. 31.4 – “El derramamiento pentecostal era la comunicación del Cielo de que el Redentor había iniciado su ministerio celestial. De acuerdo con su promesa, había enviado el Espíritu Santo del cielo a sus seguidores como prueba de que, como sacerdote y rey, había recibido toda autoridad en el cielo y en la tierra, y era el Ungido sobre su pueblo.”

“y profetizarán vuestros hijos y vuestras hijas; vuestros viejos soñarán sueños, y vuestros mancebos verán visiones.”

Todo esto volverá a ocurrir cuando Dios derrame la lluvia tardía para que su pueblo dé el fuerte pregón…

CS pg. 596.2 — “Esta obra será semejante a la que se realizó en el día de Pentecostés. Como la ‘lluvia temprana’ fue dada en tiempo de la efusión del Espíritu Santo al principio del ministerio evangélico, para hacer crecer la preciosa semilla, así la ‘lluvia tardía’ será dada al final de dicho ministerio para hacer madurar la cosecha.”

Tercer y último llamado a congregar al Santuario Celestial

apocalipsis_trompeta_1ilustra2

En Mateo capítulo 22 estudiamos dos llamados a congregar al Santuario: el primer llamado en Mateo 22:3 y el segundo en Mateo 22:4. Pero como no hubo respuesta a estos dos llamados, vino un tercer y último llamado en Mateo 22:8-9. Este tercer y último llamado obtiene una respuesta:

“Y saliendo los siervos por los caminos, juntaron a todos los que hallaron, juntamente malos y buenos: y las bodas fueron llenas de convidados.” (Mateo 22:10).

Pero luego en Mateo 22:11 ocurre un evento importante: “Y entró el rey para ver los convidados, y vio allí un hombre no vestido de boda.” El rey examina a los invitados.

Es decir que en este tercer y último llamado va a haber gente que acepta el llamado a congregarse al Santuario.

CS pg. 423.3 – “En la parábola del capítulo 22 de San Mateo, se emplea la misma figura de las bodas y se ve a las claras que el juicio investigador se realiza antes de las bodas. Antes de verificarse estas entra el Rey para ver a los huéspedes, y cerciorarse de que todos llevan las vestiduras de boda, el manto inmaculado del carácter, lavado y emblanquecido en la sangre del Cordero (Mateo 22:11; Apocalipsis 7:14). Al que se le encuentra sin traje conveniente, se le expulsa, pero todos los que al ser examinados resultan tener las vestiduras de bodas, son aceptados por Dios y juzgados dignos de participar en su reino y de sentarse en su trono. Esta tarea de examinar los caracteres y de determinar los que están preparados para el reino de Dios es la del juicio investigador, la obra final que se lleva a cabo en el santuario celestial.”

La justicia de Cristo está representada como el traje de bodas. Es decir que el traje de bodas para los invitados ya está preparado. Cristo lo preparó en su primera venida a esta tierra: es su vida de obediencia perfecta y perpetua a la Ley de Dios (Filipenses 2:8). Este “traje de bodas” es suficiente para que los “invitados” puedan pasar el juicio.

Pero la parábola nos enseña que va a haber gente que, a pesar de haber aceptado el llamado a congregarse al Santuario Celestial, no van a aceptar el traje de bodas de Cristo – “no estaba vestido de boda.” Esta gente entra a la boda con su propia vestimenta: representan a los que quieren entrar al juicio con su propia justicia, con sus propios méritos, con su propia obediencia. A esta gente, el rey les dice:

“Amigo, ¿cómo entraste aquí no teniendo vestido de boda?” (Mateo 22:12).

Mateo 22:11-12 – es el examen del rey (el juicio de Dios), cuando el rey entra a ver si los invitados están vestidos con la justicia de Cristo. Representa el acto de Dios Padre de abrir los libros de buenas y malas obras del hombre para ver si la palabra “perdón” se encuentra en los libros, para que el nombre pueda ser conservado en el libro de la vida, los pecados puedan ser borrados de los libros y estos puedan ser trasladados a la cuenta de satanás. Para que, como resultado de todo esto, Dios pueda derramar la lluvia tardía al ser humano que pasó el juicio.

Mateo 22:13 es el resultado de quienes no pasaron el juicio, el examen del rey: “Entonces el rey dijo a los que servían: Atado de pies y manos tomadle, y echadle en las tinieblas de afuera: allí será el lloro y el crujir de dientes.”

“crujir de dientes” = 1) las plagas de Apocalipsis 16 y posteriormente 2) el juicio de los impíos después del milenio (Apocalipsis 20:5, 9, 13-15).

Mateo 22:13 = equivale a Joel 1:19, 2:3 – la destrucción y la tierra asolada.

Pocos son los que van a responder el llamado a congregarse al Santuario Celestial: “Porque muchos son llamados, y pocos escogidos” (Mateo 22:14).

¿Podemos pedir ahora por la lluvia tardía?

En Zacarías 10:1 hay un pedido por la lluvia tardía – “Pedid a Jehová lluvia en la sazón tardía: Jehová hará relámpagos, y os dará lluvia abundante, y hierba en el campo a cada uno.”

Hay que entender que si en este momento pedimos por la lluvia tardía, estaremos pidiendo que seamos cortados, que nuestros nombres sean borrados del libro de la vida, porque la lluvia tardía será dada sólo a quienes tengan sus nombres conservados en el libro de la vida y cuyos pecados estén borrados.

El pedido de Zacarías 10:1 se aplica al pedido de que se nos conceda la lluvia tardía DESPUÉS de haber pasado el juicio. No ahora en este momento ANTES del juicio.

La Boda

La ESPOSA/NOVIA = Jerusalén Celestial

Las VÍRGENES/INVITADOS = la iglesia/pueblo de Dios

BODA = “Cristo recibirá el dominio, la gloria y el reino” = la conclusión de la obra de intercesión = Daniel 7:14

Hacer click aquí para un estudio completo de la parábola de las diez vírgenes.

Ahora, las vírgenes prudentes, los redimidos, una vez “fue cerrada la puerta” ellas ENTRARON a la boda. Pero no entraron en persona al acto de Cristo ser revestido de Rey, al acto de recibir la gloria y el reino, pues la boda se realiza en el cielo en el Santuario Celestial. Nosotros estamos aquí en la tierra, no estamos en el Santuario Celestial. Pero como Cristo es nuestro representante, si Él ha entrado es como si nosotros entramos y es como si nosotros estuviéramos presentes. Pero no estaremos presentes, estaremos en la tierra y este “primer acto” es un acto que ocurrirá en el cielo, pues nosotros NO ENTRAMOS EN EL SANTUARIO CELESTIAL. Cristo es quien está en el Santuario Celestial como nuestro REPRESENTANTE, como nuestro MEDIADOR.

CS pg. 423.1 – “La proclamación: ‘¡He aquí que viene el Esposo!’ en el verano de 1844, indujo a miles de personas a esperar el advenimiento inmediato del Señor. En el tiempo señalado, vino el Esposo, no a la tierra, como el pueblo lo esperaba, sino hasta donde estaba el Anciano de días en el cielo, a las bodas; es decir, a recibir su reino. ‘Las que estaban preparadas entraron con él a las bodas; y fue cerrada la puerta.’ No iban a asistir en persona a las bodas, ya que estas se verifican en el cielo mientras que ellas están en la tierra. Los discípulos de Cristo han de esperar ‘a su Señor, cuando haya de volver de las bodas’ (Lucas 12:36). Pero deben comprender su obra, y seguirle por fe mientras entra en la presencia de Dios. En este sentido es en el que se dice que ellos van con él a las bodas.”

Hacer la preparación, tomar el aceite, es hacer el servicio diario. Es el servicio diario el que nos prepara para enfrentar el juicio. Debemos hacer el servicio diario mientras Cristo trabaja a nuestro favor en el Santuario Celestial.

Como podemos ver JUICIO NO ES SINÓNIMO DE BODA. Juicio es un EXAMEN. Y este examen/juicio se debe realizar antes de la boda.

Como vimos en Mateo 22:11-12, antes de la boda el rey entra a examinar a los invitados. Las boda se realiza después de que Cristo termine su obra intercesora, pero antes de que esto ocurra se debe realizar el juicio.

El “segundo acto” de la boda debe ocurrir después del milenio (Apocalipsis 21:2-3, 9-10), porque la esposa es la ciudad celestial—la capital del reino—que viene del cielo aquí a la tierra. Este segundo acto de la boda es la coronación final, las vírgenes prudentes—los redimidos—van a entrar en la nueva Jerusalén y cuando todos ellos terminen de entrar se van a cerrar las puertas—habrá un cierre de puerta literal. Las vírgenes prudentes estarán adentro, mientras que las vírgenes insensatas—los impíos—estarán afuera de la ciudad. Estarán afuera y serán acusados de alta traición contra el gobierno del cielo. Es entonces que escucharán el “no os conozco” de Mateo 25:12.

La justicia de la ley

Si bien el rey en el juicio quiere ver que tengamos el vestido de boda, la justicia de Cristo, el rey también quiere que en nosotros se desarrolle el vestido de bodas – la justicia de la ley. Como dice el apóstol Pablo: “para que la justicia de la ley fuese cumplida en nosotros, que no andamos conforme a la carne, mas conforme al espíritu” (Romanos 8:4).

Este vestido de bodas – la justicia de la ley, todavía no está terminado. Debe irse desarrollando en nosotros. Pero como no está terminado, en la hora del examen del rey necesitamos el vestido de boda que ya fue terminado a la perfección – la justicia de la fe, la justicia de Cristo, el pan verdadero, la ofrenda.

No podemos llegar con 0% de la justicia de la ley al juicio. La lluvia tardía solo puede darse si hubo lluvia temprana.

Hoy en día durante el Servicio Diario Celestial debemos recibir la lluvia temprana para desarrollar la justicia de la ley. Pero debemos entender que la madurez jamás se alcanza sólo con lluvia temprana. La madurez viene con la lluvia tardía y la lluvia tardía debe ser dada a los que pasaron el examen. Por tanto, para el día del examen, la justicia de la ley incompleta e inmadura no sirve! Para el examen necesitamos la justicia perfecta y perpetua y terminada de Cristo.

El vino nuevo VS el vino añejo

Para el lector, todo esto puede resultar como un vino nuevo y puede rechazarlo por que prefiere el vino añejo: lo que ya le enseñaron, lo que el lector ya aceptó acerca de la justificación por tanto tiempo. Sin embargo nada de esto es un “vino nuevo.”

DTG pg. 245.2 – “La enseñanza de Cristo, aunque representada por el nuevo vino, no era una doctrina nueva, sino la revelación de lo que había sido enseñado desde el principio. Pero para los fariseos la verdad de Dios había perdido su significado y hermosura originales. Para ellos, la enseñanza de Cristo era nueva y en casi todo respecto, y no la reconocían ni aceptaban.”

DTG pg. 245.3 – “Jesús señaló el poder que la falsa enseñanza tiene para destruir el aprecio y el deseo de la verdad. ‘Ninguno—dijo él—que bebiere del añejo, quiere luego el nuevo; porque dice: El añejo es mejor’ (Lucas 5:39). Toda la verdad que había sido dada al mundo por los patriarcas y los profetas resplandecía con nueva belleza en las palabras de Cristo. Pero los escribas y fariseos no deseaban el precioso vino nuevo. Hasta que no se vaciases de sus viejas tradiciones, costumbres y prácticas, no tenían en su mente o corazón lugar para las enseñanzas de Cristo. Se aferraban a las formas muertas, y se apartaban de la verdad viva y del poder de Dios.”

Lo que ocasiona al hombre aferrarse al “vino añejo”…

DTG pg. 246.1 – “Esto ocasionó la ruina de los judíos y será la ruina de muchas almas en nuestros tiempos. Miles están cometiendo el mismo error que los fariseos a quienes Cristo reprendió en el festín de Mateo. Antes que renunciar a alguna idea que les es cara, o descartar algún ídolo de su opinión, muchos rechazan la verdad que desciende del Padre de las luces. Confían en sí mismos y dependen de su propia sabiduría, y no comprenden su pobreza espiritual. Insisten en ser salvos de alguna manera por la cual puedan realizar alguna obra importante. Cuando ven que no pueden entretejer el yo en esa obra, rechazan la salvación provista.”

Es por esto que la gran mayoría de profesos cristianos no van a aceptar el llamado a congregarse al Santuario Celestial. Se aferran al vino añejo, se aferran a las doctrinas añejas. Quieren ser salvos por sus propios méritos y rechazan la salvación provista por Dios.

Queremos ser aceptados por algo que estamos haciendo nosotros. Y cuando Dios nos dice que nada de lo que hacemos sirve y que nuestra obediencia es como trapos sucios, nosotros rechazamos el mensaje, rechazamos la salvación provista.

Pero, ¿qué les espera a los que rechazan la salvación provista y quieren ir a la boda con su propia vestimenta inmunda?

Jeremías 19:9 – “Les haré comer la carne de sus hijos y la carne de sus hijas.” Cuando caigan las plagas verán el terrible resultado de rechazar la salvación provista y aferrarse a la justicia propia.

El llamado a congregar en Hebreos

En Hebreos 12:22-24 estudiamos el llamado a congregarnos al Santuario Celestial del libro de Hebreos.

Luego en Hebreos 12:26 estudiamos una escena de juicio – la conmoción en el cielo son los nombres o conservados o borrados del libro de la vida. La “mudanza de cosas movibles” no son objetos, son seres humanos que llegaron al juicio sin preparación y por tanto en el Santuario Celestial se determina sus nombres borrados del libro de la vida. Mientras que los “inconmovibles” son los seres humanos que conservaron sus nombres en el libro de la vida.

Antes de los versos 26-27 de Hebreos 12 debemos pedir perdón y que Dios no nos entregue al oprobio. Para que en el juicio los pecados puedan ser borrados y puedan ser transferidos a la cuenta de satanás.

Estudiamos también la lluvia temprana como resultado del perdón de los pecados y la lluvia tardía como resultado de la expiación de los pecados.

¿Qué debía ser restaurado? La ofrenda y la libación, el servicio diario, el Santuario Celestial, todo lo que echó por tierra el cuerno pequeño.

El orden

Hechos 3:19-20 – “Así que, arrepentíos y convertíos, para que sean borrados vuestros pecados; pues que vendrán los tiempos del refrigerio de la presencia del Señor, y enviará a Jesucristo, que os fue antes anunciado.”

Existe un orden:

  1. “arrepentíos y convertíos” (justificación, perdón de pecados y lluvia temprana),
  2. “para que sean borrados vuestros pecados” (juicio),
  3. “ pues vendrán tiempos de refrigerio” (lluvia tardía),
  4. “y enviará a Jesucristo” (segunda venida de Cristo).

Cristo no puede venir antes de que los pecados de los redimidos sean borrados. A la segunda venida de Cristo le antecede el juicio. Mientras el mundo cristiano anuncia “prepárate, Cristo viene pronto” nuestro anuncio debe ser “prepárate, porque el juicio de los vivos está a las puertas.” El que se haya preparado para el juicio está automáticamente preparado para la segunda venida de Cristo, pues recibirá la lluvia tardía. Los que no se preparen para el juicio en cambio serán sorprendidos por las plagas.

Hechos 3:21 – “Al cual de cierto es menester que el cielo retenga hasta los tiempos de la restauración de todas las cosas, que habló Dios por boca de sus santos profetas que han sido desde el siglo.”

El cielo ahora retiene la segunda venida de Cristo hasta que sea restaurado completamente todo lo que se comió la oruga: quitó el Servicio Diario Celestial, echó por tierra el Santuario Celestial y el Ministerio Sacerdotal Celestial de Cristo, dio otro sistema de culto a los seres humanos y colocó ritos y tradiciones humanas y pan inmundo en lugar de la verdadera ofrenda y la verdadera sangre. Todo debe ser restaurado antes del juicio, pues sin la verdadera ofrenda y sacrificio no se puede enfrentar el juicio.

:30-31 – “Y daré prodigios en el cielo y en la tierra, sangre, y fuego, y columnas de humo.”

“El sol se tornará en tinieblas…”

Estudiamos que el sol era símbolo de la justicia de Cristo – Malaquías 4:2 – “el sol de justicia.”

“y la luna en sangre”

Estudiamos también que la luna simboliza a los seres humanos. Como la luna, nosotros no tenemos luz propia, solo podemos reflejar la luz del sol de justicia.

“antes que venga el día grande y espantoso de Jehová.”

En estos versículos el profeta está hablando de que los hombres prefieren creen más en una luz propia, en una justicia de Cristo dentro del ser humano, que en una justicia de Cristo en el cielo – en el Santuario Celestial, fuera del hombre.

:32 – “Y será que cualquiera que invocare el nombre de Jehová, será salvo.”

Como ya había anunciado el profeta en Joel 1:14,19 – la misericordia de Jehová es nuestra esperanza y nuestra única defensa es la oración.

2JT pg. 176.1 – “Su única esperanza se cifra en la misericordia de Dios; su única defensa será la oración.”

“invocare” = “clamare” = oración

“porque en el monte de Sión y en Jerusalén habrá salvación”

No estamos hablando del territorio geográfico en el Medio Oriente, el monte de Sión se refiere al Santuario Celestial, y la Jerusalén no es la terrenal sino la celestial (Apocalipsis 21:2), no es de la Israel terrenal sino de la Israel espiritual (Hebreos 12:22).

Lamentaciones 3:22 – “Por la misericordia de Jehová no hemos sido consumidos, porque nunca decayeron sus misericordias.”

La misericordia de Jehová es nuestra única esperanza porque somos pecadores sentenciados a muerte y porque efectivamente merecemos la muerte segunda – desaparecer y que sea como si nunca hubiésemos existido.

La misericordia de Jehová es dada a hombres que no la merecen. La misericordia de Jehová da el perdón al pueblo. La misericordia de Jehová da el pan verdadero, el mosto y el aceite. La misericordia de Jehová restaura todo lo que el cuerno pequeño echó por tierra.

No merecemos la expiación, el borramiento definitivo de nuestros pecados, mas bien merecemos la ira de Dios contra el pecado. Es por esto que nuestra única esperanza está en la misericordia y el amor infinito de nuestro Creador.

Joel 1:14 = Mateo 22:1-3 = Apocalipsis 14:6-7 = mensaje del primer ángel

Joel 2:1 = Mateo 22:4 = Apocalipsis 14:8 = mensaje del segundo ángel

Joel 2:15-16 = Mateo 22:8-9 = Apocalipsis 14:9-12 = mensaje del tercer ángel

Son tres llamados a congregar al Santuario Celestial.

Si queremos que nuestros nombres se mantenga conservados en el Libro de la Vida, debemos permanecer congregados en el Santuario Celestial.

Hebreos 10:25 – “no dejando de congregarnos” no es un llamado a congregar a una sinagoga aquí en la tierra. Dios no nos ordena a congregarnos a una sinagoga o a una organización religiosa. Dios nos está llamando a congregarnos al Santuario Celestial – a la Corte Suprema de Justicia donde está su Ley, donde está el Juez, donde está el Abogado que intercede por nosotros presentando la ofrenda verdadera y la sangre verdadera, donde están los libros de memoria de todo ser humano y el libro de la vida. Allí es donde nuestra caso será decidido para vida eterna o muerte segunda. Allí es donde debemos congregarnos diariamente “y tanto más, cuando veis que aquel día se acerca” – y tanto más cuando vemos que el juicio de vivos está a las puertas.

La importancia de conservar el perdón

Hacer click aquí para un estudio completo sobre la importancia del perdón.

Para terminar el estudio del capítulo segundo de Joel, debemos estudiar una historia bíblicas que nos enseñan la importancia de conservar el perdón de Dios.

La historia de Simei

Simei y David
Simei y David

Cuando el rey David huía de su hijo Absalón (quien estaba realizando un “golpe de estado”), David escapó de Jerusalén y se dirigió a su refugio. Al pasar por Bajurim, salió de allí un hombre llamado Simei y este fue a maldecir y a tirarle piedras a David (2 Samuel 16:5-7). Abisai, siervo del rey, quiso matarle, pero David no le dejó que lo matara (2 Samuel 16:9-10) – tuvo misericordia.

Eventualmente Absalón muere (2 Samuel 18:14-15) y David decide regresar a Jerusalén (2 Samuel 19:15). En su regreso, David vuelve a pasar nuevamente por Bajurim y otra vez vuelve a encontrarse con Simei (2 Samuel 19:16). Entonces el siervo Simei pide perdón al rey:

2 Samuel 19:19-20 – “Que mi señor no me impute mi iniquidad, ni se acuerde del mal que hizo tu siervo el día en que mi señor el rey salió de Jerusalén. Que el rey no lo guarde en su corazón, porque yo, tu siervo, reconozco haber pecado, y he aquí que he venido hoy, el primero de toda la casa de José para descender al encuentro de mi señor el rey.”

Entonces Abisai vuelve a insistir en matarle, pero David tuvo misericordia y perdonó a Simei (2 Samuel 19:21-23).

Simei estaba perdonado. Pero para que Simei conserve el perdón del rey, había una condición:

Cuando David estaba a punto de morir, le dijo a su hijo Salomón (quien iba a heredar el reino) – 1 Reyes 2:8-9 – “He aquí, tienes contigo a Simei hijo de Gera, el benjaminita de Bajurim, quien me maldijo el día que yo iba a Majanaim. Pero cuando él mismo descendió a recibirme al Jordán, le juré por Jehovah diciendo: ‘No te mataré a espada.’ Pero ahora no lo absolverás. Puesto que tú eres un hombre sabio, sabrás lo que debes hacer con él; harás descender sus canas con sangre al Seol.”

Después de la muerte de David, el rey Salomón decide llamar a Simei y hacer un trato con él. Es un trato para que Simei conserve el perdón.

1 Reyes 2:36-37 – “Edifícate una casa en Jerusalén y habita allí. No salgas de allí a ninguna parte, porque debes saber bien que el día que salgas y cruces el arroyo de Quedrón, morirás irremisiblemente; y tu sangre recaerá sobre tu cabeza.”

Simei aceptó (1 Reyes 2:36-38) el trato para conservar el perdón.

Pasaron tres años y aconteció que a Simei se le escaparon dos esclavos. Y cuando Simei se enteró de donde estaban sus esclavos decidió ir a buscarlos (1 Reyes 2:39-40). Simei valoró más lo material que conservar el perdón del rey. Es decir que, simbólicamente, Simei valoró más lo material que lo espiritual.

Los consiervos de Simei que vieron lo que este hizo, fueron y le avisaron al rey Salomón. Entonces Salomón mandó llamar a Simei y mandó a que le corten la cabeza (1 Reyes 2:42-46). Simbólicamente – la muerte segunda por no haber conservado el perdón.

¿Cuál es la lección?

Primeramente, es importante notar que a Simei no le sirvió de nada haber recuperado a sus esclavos, pues perdió la vida posteriormente. Afanarse por las cosas materiales de este mundo hace que el hombre pierda de vista lo más importante – conservar el perdón, las cosas espirituales, la vida eterna.

Conservar el perdón depende de permanecer en Jerusalén, depende de no cruzar el rio.

Hebreos 10:25 – “No dejemos de congregarnos, como algunos tienen por costumbre; más bien, exhortémonos, y con mayor razón cuando veis que el día se acerca.”

No debemos de dejar de congregarnos al SANTUARIO CELESTIAL. Pues es ahí donde obtenemos el perdón de Dios diariamente por nuestros pecados. Y ese “día que se acerca” es el día del juicio. Es en el día del juicio que dependemos de que permanezca la palabra “perdonado” junto a nuestros nombres en el Libro del Cordero.

¿A qué equivale la orden de Salomón?

1 Reyes 2:36 – “Edifícate una casa en Jerusalén y habita allí. No salgas de allí a ninguna parte.” = Hebreos 10:25 – “no dejando de congregarnos como algunos tienen por costumbre.”

La orden del rey es: No dejes de hacer tu servicio diario, y no lo hagas por mera forma sino entendiendo que el pecado que haces a determinado la muerte del Hijo de Dios. El pecado cometido fue algo aborrecible que quitó la vida a Cristo.

¿Qué pasará si se vuelve a practicar el pecado abandonado?

1 Reyes 2:37 – “porque debes saber bien que el día que salgas y cruces el arroyo de Quedrón, morirás irremisiblemente; y tu sangre recaerá sobre tu cabeza.”

La sentencia de muerte que había sido suspendida cuando obtuve el perdón, volverá a ser puesta a mi cuenta, mi sangre “recaerá sobre mi cabeza.” No salgas de Jerusalén. No dejes de congregar al Santuario Celestial. No pongas más énfasis a lo material que lo espiritual. No vuelvas a practicar los pecados confesados y perdonados por Dios.

¿Qué vamos a llevar al cielo? La ropa, las casas, los autos? Nada. Solamente se puede llevar un carácter semejante al de Cristo. Este carácter que tengo ahora por naturaleza, heredado y cultivado, no va ir al cielo.

Si pedimos un nuevo carácter, Dios va a darnos un nuevo carácter, y Dios va a crear circunstancias para que este nuevo carácter se desarrolle: las crisis pequeñas del tiempo de gracia.

PVGM pg. 41.2 – “‘El labrador espera el precioso fruto de la tierra, aguardando con paciencia, hasta que reciba la lluvia temprana y tardía’ (Santiago 5:7). Así también el cristiano debe esperar en su vida los frutos de la palabra de Dios. Muchas veces, cuando pedimos en oración las gracias del Espíritu, para contestar nuestras oraciones, Dios nos coloca en circunstancias que nos permiten desarrollar esos frutos; pero no entendemos sus propósitos, nos asombramos y desanimamos. Sin embargo, nadie puede desarrollar esas gracias a no ser por medio del proceso del crecimiento y la producción de frutos. Nuestra parte consiste en recibir la palabra de Dios, aferrarnos de ella, y rendirnos plenamente a su dominio; así se cumplirá en nosotros su propósito.”

Muchas veces oramos a Dios: “Padre no tengo fe, por favor dame fe”; “Señor no tengo paciencia, dame paciencia”; “Señor tengo un mal carácter, ayúdame a desarrollar un nuevo carácter a la semejanza de Cristo”; etc. Y Dios va a contestar a nuestras oraciones:

Lucas 11:9-10 – “Y yo os digo: Pedid, y se os dará; buscad y hallaréis; llamad, y se os abrirá. Porque todo aquel que pide recibe, y el que busca halla, y al que llama se le abrirá.”

Juan 15:7-8 – “Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid lo que queráis, y os será hecho. En esto es glorificado mi Padre: en que llevéis mucho fruto y seáis mis discípulos.”

Si pedimos un nuevo carácter, Dios nos dará un nuevo carácter. Pero Dios nos dará un nuevo carácter sin desarrollar. Es nuestro trabajo cooperar con el poder divino para desarrollar un nuevo carácter semejante al de Cristo. Entonces, Dios va a crear las circunstancias para que ese nuevo carácter se desarrolle. Si pedimos fe, Dios nos dará fe, pero también creará la circunstancia en la que nuestra fe será probada, para que podamos hacer uso de ella.

El diablo y sus ángeles también han estudiado al hombre por miles de años. El enemigo estudia nuestros defectos de carácter y entonces él también trabaja para que nuestros defectos y debilidades se manifiesten y se desarrollen, en lugar de que se desarrollen los dones del Espíritu. Es por esto que cuando Dios crea las circunstancias muchas veces fallamos. Pero nuestro deber es aprender de estas caídas y de nuestros errores y volver a luchar. No debemos rendirnos a las pruebas pequeñas.

La ambición que es natural en el hombre muchas veces nos ciega. Cuando un escriba se acercó a Jesús y le dijo: “Maestro, te seguiré a dondequiera que tú vayas” (Mateo 8:19), Jesús le respondió: “las zorras tienen cuevas, y las aves del cielo tienen nidos, pero el Hijo del Hombre no tiene dónde recostar la cabeza.

Mientras que los hombres nunca estamos satisfechos con lo que tenemos y siempre ambicionamos más, Jesús – el Hijo de Dios – el Rey del Universo – vino a la tierra y no tuvo dónde recostar su cabeza.

Salmos 73:1-3 – “¡Ciertamente bueno es Dios para con Israel, para con los limpios de corazón! En cuanto a mí, por poco se deslizaron mis pies; casi resbalaron mis pasos, porque tuve envidia de los impíos.”

El segundo santuario terrenal - Templo construido por el rey Salomón.
El segundo santuario terrenal – Templo construido por el rey Salomón.

Acudamos por fe al Santuario Celestial y busquemos la aceptación, el perdón y la lluvia temprana diariamente, para que aquí en la tierra podamos llevar los frutos del Espíritu y para que el juicio no nos sorprenda como ladrón.

Que Dios los bendiga.

Hacer click aquí para un estudio completo del santuario terrenal y celestial.

10 Replies to “Estudio de Joel 2”

  1. Buenas tardes, he estado estudiando el libro de Joel pero me falta el capítulo tres, serían tan.amables de ayudarme con ese material ? Ya tengo el 1y 2 de esta pagina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.