Estudio de Joel 1

Se puede descargar este estudio en formato PDF: Estudio de Joel capítulo 1

El estudio del capítulo primero de Joel está dividido en dos partes: la primera parte abarca los versículos del 1 al 13 y la segunda parte los versículos del 14 al 20.

JOEL 1:1-13

  1. Aspecto Histórico

Dentro del aspecto histórico del capítulo primero del libro de Joel, tenemos al pueblo de Israel según la carne. Estamos en el tiempo en que estaba en vigencia el Pacto Antiguo con su santuario terrenal (Éxodo 25:8-9) y su sacerdocio terrenal según el orden de Aarón (Números 3:10).

El profeta Joel va a iniciar el capítulo haciendo un repaso de lo que había sucedido al pueblo de Dios: al pueblo había llegado una plaga.

:1 – “La palabra de Jehovah que vino a Joel…” – Joel empieza aclarando que lo que vamos a leer es la palabra de Jehová, no algo que Joel se ha imaginado.

:2 – “Oíd esto, viejos, y escuchad, todos los moradores de la tierra…” – Joel está hablando en tiempo presente para su tiempo. “…¿ha acontecido esto en vuestros días, o en los días de vuestros padres?” – El profeta va a relatar algo tan terrible que no había acontecido nunca antes al pueblo de Israel.

:3 – “De esto contaréis a vuestros hijos, y vuestros hijos a sus hijos, y sus hijos hasta la otra generación.” Lo que había acontecido era tan importante que debía ser contado “hasta la otra generación.”

En 1 Corintios 10:11 el apóstol Pablo, al hacer referencia a lo que ocurrió al pueblo de Israel con esta plaga destructora, dice que esto “les aconteció en figura (o ejemplos) y están escritas para nuestra instrucción” -> para “nosotros sobre quienes ha llegado el fin de las edades” (o fines de los siglos, según la traducción). Es decir, que todo esto ha sido escrito para nosotros que vivimos en este período actual. Nosotros somos esa “otra generación” para la cual escribió también el profeta Joel.

:4 – Lo que debía ser contado para nuestra generación se encuentra en este versículo. Al pueblo de Israel había llegado una plaga que es la oruga, el pulgón, el revoltón – que son todas las diferentes fases de este insecto hasta llegar a la langosta, que es la fase adulta. Es decir: una plaga de langostas. La primera fase – la oruga comió una parte y lo que dejó la oruga lo comió el pulgón, lo que quedó de este lo comió el revoltón, hasta que finalmente lo último que quedó lo devoró la langosta. Esta plaga devoró toda la siembra.

Como veremos a continuación, van a haber resultados y consecuencias por la llegada de esta plaga, pero también van a haber consejos del profeta.

:5 – Antes de que llegara la plaga había el fruto de la vid para hacer vino. Como primer resultado de haber llegado esta plaga, ya no va a haber vino y por ende no va a haber borrachos. Entonces el primer consejo del profeta es: “despertad, llorad, gemid,” porque ya no hay vino para beber.

:6 – “Porque pueblo fuerte e innumerable subió a mi tierra” – esta es la plaga, las langostas que suben como una gigantesca nube de insectos. “Mi tierra,” como dijimos, en el aspecto histórico es Israel según la carne. Esta plaga llegó al pueblo de Israel y acabó con todo.

:7 – Estas langostas tienen unos “dientes de león” que fueron capaces de comer hasta la corteza de los árboles. Y un árbol que se queda sin corteza es un árbol destinado a morir.

Descoche-Alcornoque-01
Árboles sin corteza.

:8 – El profeta va a dar otro consejo: “Llora como joven vestida de cilicio.” Cuando una mujer queda viuda con muchos hijitos siendo aún joven, sabe que su situación es terrible pues le espera una vida dura llena de sacrificios ya que tiene que trabajar para sustentar a sus hijos al mismo tiempo que tiene que cuidarlos y criarlos. El pueblo debía llorar como una mujer que enviuda de edad joven pues la plaga había acabado con todo y le esperaba un porvenir duro y terrible.

:9-10 – El segundo resultado: “Desapareció de la casa de Jehová la ofrenda y la libación.” La libación que debía presentar el sacerdote en el santuario terrenal era hecha de vino – Éxodo 29:40; Levítico 23:13; Números 15:7; Números 28:7 (que representaba a la sangre de Cristo – Filipenses 2:16-17). Si no hay libación para presentar dentro del santuario entonces en el ritual simbólico no hay perdón de pecados simbólico (Números 6:17; 15:24; 28:15,24).

Otro resultado: “El trigo fue destruido, se perdió el aceite.” Como la plaga devoró los árboles de olivas no hay aceitunas, por lo tanto no hay con qué hacer el aceite que se usa dentro del santuario para aderezar las lámparas (Éxodo 27:20-21; Levítico 24:1-4). Simbólicamente no hay Espíritu Santo para derramar sobre el pueblo (Mateo 25:3-4,8; Zacarías 4:2-6). Por lo tanto en el pueblo no habrá frutos del Espíritu (Gálatas 5:22-23), solamente frutos de la carne (Gálatas 5:19-21).

También se debe comprender el significado del “trigo destruido”:

DTG 575.2 – “Cristo presentó lo que le esperaba y lo ilustró por las cosas de la naturaleza, a fin de que los discípulos pudiesen comprenderlo. El verdadero resultado de su misión iba a ser alcanzado por su muerte. ‘De cierto, de cierto os digo—dijo—que si el grano de trigo no cae en la tierra y muere, él solo queda; mas si muriere, mucho fruto lleva.’ Cuando el grano de trigo cae en el suelo y muere, brota y lleva fruto. Así también la muerte de Cristo iba a resultar en frutos para el reino de Dios. De acuerdo con la ley del reino vegetal, la vida iba a ser el resultado de su muerte.”

DTG pg. 576.1-3 – “Los que cultivan el suelo tienen siempre presente esta ilustración. Año tras año, el hombre conserva su provisión de grano, y arroja aparentemente la mejor parte. Durante un tiempo, debe quedar oculta en el surco, para que la cuide el Señor. Primero aparece la hoja, luego la espiga y finalmente el grano en la espiga. Pero este desarrollo no puede realizarse a menos que el grano esté sepultado, oculto y, según toda apariencia, perdido.

La semilla enterrada en el suelo produce fruto, y a su vez éste es puesto en tierra. Así la cosecha se multiplica. Igualmente, la muerte de Cristo en la cruz del Calvario producirá fruto para la vida eterna. La contemplación de este sacrificio será la gloria de aquellos que, como fruto de él, vivirán por los siglos eternos.

El grano de trigo que conserva su propia vida no puede producir fruto. Permanece solo. Cristo podía, si quería, salvarse de la muerte. Pero si lo hubiese hecho, habría tenido que permanecer solo. No podría haber conducido hijos e hijas a Dios. Únicamente por la entrega de su vida podía impartir vida a la humanidad. Únicamente cayendo al suelo para morir, podía llegar a ser la simiente de una vasta mies: la gran multitud que de toda nación, tribu, lengua y pueblo será redimida para Dios.”

Con el trigo se hacía el pan de la proposición que se debía colocar sobre la mesa dentro del santuario terrenal (Levítico 24:5-9). El pan era un símbolo de la justicia (obediencia) perfecta y perpetua de Cristo (Juan 6:48).

Entonces, de acuerdo a Joel 1:9-10, en el santuario no hay ofrenda (trigo), no hay libación (uva) y no hay aceite (oliva). No hay ofrenda de cereales (trigo – pan – justicia de Cristo), no hay sacrificio (libación – vino – sangre de Cristo) en la casa de Jehová. No hay nada con que los sacerdotes se puedan presentar en el santuario, no hay nada con que los sacerdotes puedan hacer su trabajo a favor del pueblo de Dios.

Es por todo esto que “los sacerdotes están de luto.”

Si no hay libación—símbolo de la sangre de Cristo—para que presente el sacerdote, entonces los pecados del pueblo están sin perdón. Si no hay pan—símbolo de la justicia de Cristo—para que presente el sacerdote, entonces el pueblo está sin aceptación. Si no hay aceite para las lámparas—símbolo del Espíritu Santo—entonces en el pueblo no hay santificación verdadera.

En concreto: esta terrible plaga quitó el Servicio Diario porque el pueblo no tienen con qué presentarse ante Dios. Por lo tanto el pueblo no está aceptado, no está perdonado y no tiene lluvia temprana.

:11-12 – Va a haber otro consejo: “Confundíos labradores, gemid viñeros.” Debido al tercer resultado: Los insectos destruyeron – “por el trigo y la cebada; porque se ha perdido toda la cosecha del campo.” La plaga destruyó hasta los árboles frutales: “el granado, la palmera y el manzano. Se han secado todos los árboles del campo.”

 

Los árboles simbolizan a los creyentes (Ezequiel 17:22-24; Salmos 128:3; Proverbios 11:30; Isaías 37:31; Jeremías 11:16-17; 12:1-2; Oseas 14:8; Mateo 12:33), entonces en Joel 1:11-12 se reitera la condición del pueblo de estar sin los frutos de la obediencia verdadera – Romanos 7:4 (debido a que no hay aceite para las lámparas). Un ser humano que no lleva frutos es comparado a un árbol seco (Isaías 56:3; Lucas 23:31; 6:44; 13:7; Mateo 3:10; 7:19; Juan 15:2-5).

Árbol seco.
Árbol seco.

Y finalmente como resultado de que no hay árboles que den frutos (y en su lugar hay puro árbol seco): “se extinguió el gozo de los hijos de los hombres.” Se extinguió el gozo porque no hay nada para comer, no hay alimento, entonces la muerte es inminente.

Es un pueblo sin frutos en un sentido literal y también espiritual:

  1. No tienen frutos para comer,
  2. No tienen frutos del Espíritu y
  3. No tienen con qué presentarse ante Dios.

El pueblo no tenía con qué alabar a Dios.

:13 – Pero no solamente es el pueblo que se encuentra en esta condición: “¡Ceñíos y haced duelo, oh sacerdotes! ¡Gemid, oh servidores del altar! Venid, dormid sobre cilicio, oh servidores de mi Dios; porque la ofrenda vegetal y la libación han sido quitadas de la casa de vuestro Dios.” El santuario y los sacerdotes fueron afectados por la plaga.

 

  1. Aspecto Profético

Veamos el aspecto profético de lo que hemos estudiado hasta ahora en Joel 1:1-13.

Para el aspecto profético estamos hablando de nuestra era actual, en la cual está en vigencia el Nuevo Pacto (Lucas 22:20; Hebreos 9:15; 12:24), con su Santuario Celestial (Hebreos 8:1-2), con su Ministerio Sacerdotal Celestial de Cristo (Hebreos 8:6; Hebreos 6:19-20), y en el que el pueblo ya no es el Israel según la carne sino mas bien el Israel moderno o espiritual (Romanos 2:28-29).

:2-3 – En estos versículos vimos que todo esto que escribió el profeta Joel era no solamente para el Israel de su tiempo sino también para todos los moradores de la tierra, y en particular para la “última generación” (1 Corintios 10:11). Así que nosotros, hoy en día, debemos prestar mucha atención a la amonestación que se da en el libro de Joel.

PR pg. 306.3 – “Nadie rehúse ser reprendido por su mal proceder, ni acuse a los siervos de Dios de ser demasiado celosos al procurar limpiar de malas acciones el campamento. Un Dios que aborrece el pecado invita a los que aseveran guardar su ley a que se aparten de toda iniquidad. La negligencia en cuanto a arrepentirse y rendir obediencia voluntaria acarreará hoy a hombres y mujeres consecuencias tan graves como las que sufrió el antiguo Israel.”

Todas las amonestaciones que se relatan en el Antiguo Testamento sirven de amonestaciones para el Israel moderno.

:4-6 – “Pueblo fuerte subió a mi tierra.” En el aspecto histórico, “mi tierra” se refería a un territorio geográfico – el Israel literal.

Para el aspecto profético ya no se trata de un territorio geográfico. Ahora “mi tierra” se refiere a todo el pueblo que profesa ser el pueblo de Dios esparcido por toda la faz del mundo.

PR pg. 527.2 – “Pero, gracias a Dios, su iglesia no está ya en servidumbre. Al Israel espiritual han sido devueltos los privilegios que fueron concedidos al pueblo de Dios cuando se le libertó de Babilonia. En todas partes de la tierra, hombres y mujeres están respondiendo al mensaje enviado por el Cielo, acerca del cual Juan el revelador profetizó que sería proclamado antes del segundo advenimiento de Cristo: ‘Temed a Dios, y dadle honra; porque la hora de su juicio ha llegado’ (Apocalipsis 14:7).”

Si nosotros somos el Israel espiritual o Israel moderno, entonces nos falta identificar a las “orugas modernas” – la plaga espiritual.

CS pg. 559.4 – “Un estudio de la Biblia hecho con oración mostraría a los protestantes el verdadero carácter del papado y se lo haría aborrecer y rehuir; pero muchos son tan sabios en su propia opinión que no sienten ninguna necesidad de buscar humildemente a Dios para ser conducidos a la verdad. Aunque se enorgullecen de su ilustración, desconocen tanto las Sagradas Escrituras como el poder de Dios. Necesitan algo para calmar sus conciencias, y buscan lo que es menos espiritual y humillante. Lo que desean es un modo de olvidar a Dios, pero que parezca recordarlo. El papado responde perfectamente a las necesidades de todas esas personas. Es adecuado a dos clases de seres humanos que abarcan casi a todo el mundo: los que quieren salvarse por sus méritos, y los que quisieran salvarse en sus pecados. Tal es el secreto de su poder.”

¿Qué han hecho las “orugas modernas”?

Han quitado la ofrenda y la libación.

Han quitado la ofrenda verdadera

La oruga moderna ha quitado la ofrenda verdadera, el pan verdadero: la justicia de Cristo. Esa justicia por la cual el hombre es aceptado, no aquí en la tierra, sino en el Santuario Celestial y en la persona de Cristo. El cuerno pequeño ha sacado esa justicia del Santuario y la ha traído a la tierra y la ha colocado en el corazón del hombre.

La oruga moderna sabe usar las Sagradas Escrituras, por ejemplo usa Gálatas 2:20 para decir “Cristo vive en mi” por lo tanto “su justicia está en mí” y la colocan dentro del ser humano. Pero omiten la siguiente parte en la que aclara cómo es que “Cristo vive en mí” -> “lo vivo por la fe” – es decir que no es algo literal, sino que es algo que ocurre por medio de la fe.

Las orugas modernas también usan Mateo 28:20 – “yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo” – para usarlo literalmente como que Cristo vive en mí, dentro de mí corazón.

Al traer la justicia de Cristo del Santuario Celestial para meterla dentro del corazón del hombre para que éste por sus méritos (y Cristo viviendo en él) pueda ser justificado así ante Dios, han quitado la ofrenda verdadera.

Han quitado el vino

Pero la oruga moderna también ha quitado el “vino” – la sangre de Cristo.

Y también usando la Biblia: Hechos 2:38 – “Arrepentíos y sea bautizado cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de vuestros pecados y recibiréis el don del Espíritu Santo.”

No les interesa la parte de “arrepentíos” tanto como la parte que dice “sea bautizado.” Y usan estos versículos para decir que el bautismo perdona los pecados del hombre. Quitan el vino al sustituir la sangre de Cristo por una ceremonia aquí en la tierra.

Si en todo el mundo cristiano se enseña que el rito del bautizo es la causa por la cual los pecados son perdonados, esto nos demuestra que la oruga moderna ha quitado efectivamente la libación.

Han quitado el aceite

La oruga moderna usa también Hechos 2:38 para enseñar que el bautizo—además de perdonar tus pecados—trae también al Espíritu Santo! Han quitado el aceite verdadero y lo ha suplantado con un ritual—el bautizo.

En el aspecto histórico vimos que el resultado literal de todo esto fue que no habían frutos en el pueblo de Israel. En el aspecto profético el resultado es el mismo: en el pueblo de Dios tampoco hay frutos, no hay santificación verdadera solo obediencia espuria.

El pan inmundo

Hoy en día el pueblo de Dios no tiene el pan verdadero. En lugar del pan verdadero tenemos al pan inmundo.

En Ezequiel 4:9-13 el Señor le dice al profeta que debe comer pan cocido con estiércol humano—es decir: pan inmundo.

¿Qué simboliza el “pan inmundo”?

Mientras que el pan verdadero es la justicia perfecta y perpetua de Cristo que Él vivió aquí en la tierra y que ahora la presenta a favor del creyente que por fe le sigue su trabajo sacerdotal en el Lugar Santísimo del Santuario Celestial diariamente; el pan inmundo es lo contrario a esta justicia imputada de Cristo.

El pan inmundo es Cristo morando en mí para que yo haga buenas obras y así por mis buenas obras yo pueda ser justificado o aceptado ante Dios.

Al poner las buenas obras—los méritos de los hombres—en lugar de la justicia de Cristo que está en el cielo, la oruga moderna o cuerno pequeño está quitando el pan verdadero y está feliz dando pan inmundo al pueblo de Dios para que éste no sea aceptable ante Dios.

En lugar de la sangre de Cristo, la oruga moderna ha colocado el bautizo como medio para el perdón de pecados y porque así logra que el pueblo no sea verdaderamente perdonado. Al pueblo de Dios se le enseña a mirar un rito o a algo que está dentro de sí mismo, para que así no tenga con qué presentarse ante Dios, tal como el Israel según la carne en el tiempo de las orugas no tenía con qué presentarse ante Dios.

Es por ello que el pueblo de Dios actual son árboles secos sin frutos, tal como ocurrió literalmente en el aspecto histórico.

Árboles secos = valle de huesos secos

En Ezequiel 37:1-2,11 el Señor le mostró al profeta un valle de huesos secos, que representaba al Israel según la carne en aquel tiempo.

Pero el Israel espiritual actualmente ha llegado también a la misma condición de valle de huesos secos.

Valle de huesos secos.
Valle de huesos secos.

CS pg. 586.3 – “Muchos se engañan con respecto a su verdadera condición ante Dios. Se felicitan por los actos reprensibles que no cometen, y se olvidan de enumerar las obras buenas y nobles que Dios requiere, pero que ellos descuidan de hacer. No basta que sean árboles en el huerto del Señor. Deben corresponder a lo que Dios espera de ellos, llevando frutos. Dios los hace responsables de todo el bien que podrían haber realizado, sostenidos por su gracia. En los libros del cielo sus nombres figuran entre los que ocupan inútilmente el suelo. Sin embargo, aun el caso de tales personas no es del todo desesperado. El Dios de paciencia y amor se empeña en atraer aún a los que han despreciado su gracia y desdeñado su misericordia. ‘Por lo cual se dice: Despiértame tú que duermes, y levántate de los muertos, y te alumbrará Cristo. Mirad, pues, cómo andéis avisadamente; […] redimiendo el tiempo, porque los días son malos’ (Efesios 5:14-16).”

De acuerdo a Joel 1:8, el pueblo de Dios, al saber que se encuentra en esta situación, debería llorar.

Las langostas modernas han quitado al pan verdadero, al “pan de vida” (Juan 6:48), al “pan vivo” (Juan 6:51), aquel que es lo único que puede lograr la aceptación de Dios.

Han quitado la justicia verdadera que, de acuerdo a Hebreos 3:14, es el principio de nuestra confianza hasta el fin. Ya que ese pan verdadero es suficiente para darnos aceptación en el Día de Juicio, para que nuestros nombres se conserven en el Libro de la Vida y podamos tener vida eterna.

Pero en lugar del pan verdadero el cuerno pequeño está repartiendo pan inmundo por el mundo entero. Han quitado la verdad que sólo la sangre de Cristo nos concede el perdón de nuestros pecados (Efesios 1:7; Mateo 26:28; Romanos 3:25), pues sin derramamiento de sangre no hay perdón (Hebreos 9:22).

Ya que las orugas modernas son las encargadas de administrar el rito del bautismo, han quitado la verdad del Sacerdocio de Cristo el cual trae al Espíritu Santo al creyente para que haya verdadera santificación (lluvia temprana y esfuerzo humano).

Orugas modernas = cuerno pequeño

Todo esto tiene un paralelo con Daniel 8:11, ya que las orugas modernas (el cuerno pequeño) han lanzado su ataque contra el Ministerio Sacerdotal de Cristo, han quitado el Servicio Diario y han echado por tierra el Santuario Celestial.

Cuando las orugas modernas enseñan que cuando el hombre se bautiza “nace de nuevo, ” entonces enseñan que el bautismo borra el pecado original, borra la naturaleza pecaminosa y que por medio de ese rito eres una nueva persona -> un santo.

Si esto fuera verdad, si por medio del bautismo hemos nacido de nuevo, entonces el ser humano no tiene necesidad de ser regenerado, no tiene necesidad de nacer verdaderamente de nuevo. Una persona que acepta que al ser bautizado ya ha nacido de nuevo no va a aceptar que no tiene capacidad de amar (la amonestación del Testigo Fiel – Apocalipsis 3:17) y no va a tener necesidad de desarrollar un nuevo carácter semejante al de Cristo.

Por mucho que las orugas modernas se aferren a Hechos 2:38, el hecho es que ni el bautismo, ni ningún rito que pueda realizar el hombre aquí en la tierra, puede perdonar los pecados ni puede traer al Espíritu Santo ni puede hacer al hombre nacer de nuevo. Todo esto es el trabajo de Cristo como Sumo Sacerdote en el Santuario Celestial.

Las orugas modernas, al imponer sus tradiciones y costumbres de hombres, lo único que logran es que los profesos cristianos se consideren ya ricos (Apocalipsis 3:17) y no tengan necesidad de la justicia de Cristo, ni de su sangre, ni de su Sacerdocio, ni del Santuario Celestial, y ni siquiera tengan necesidad de verdadero arrepentimiento ni abandono de la práctica del pecado.

El cuerno pequeño ha dejado seca la estructura de la verdad y las personas ya no tienen necesidad de la ofrenda y la libación, por ello cuando cometen pecados prefieren buscar un “re-bautizo” en lugar de arrodillarse y humillarse ante Dios.

Es así que el cuerno pequeño logra satisfacer ampliamente a dos clases de personas: los legalistas (salvación por obras, por mis propios méritos, porque soy bueno) y a los antinomianos (los que quieren salvarse en sus pecados – “Cristo ya lo ha hecho todo por mí y no tengo necesidad de hacer nada”).

La verdadera ofrenda

Ante esta situación, cuál es el deber que nos asigna el Señor?

Primero debemos estudiar y comprender cuál es la verdadera ofrenda y la verdadera libación. Después de entender por nosotros mismos podremos enseñar a otros para así poder ir restaurando la verdadera ofrenda.

En Juan 6:5-13, 32-40 podemos ver que, después de que Cristo había predicado ante unas cinco mil personas, la gente tenía hambre. Entonces Jesús les dio de comer pan y pescado. Pero después de haberles alimentado les va a decir que Él es el pan verdadero.

En Juan 6:38 Cristo dijo “he descendido no para hacer mi voluntad sino la voluntad del Padre que me envió.” Cristo vino a la tierra para vivir una vida de obediencia perfecta y perpetua a la Ley de Dios. Pero esto Cristo lo hizo no a favor de sí mismo, sino a favor de todos nosotros (Juan 17:19).

¿Para qué sirve el pan verdadero? O en otras palabras: ¿Para qué Cristo obedeció la Ley?

Cristo obedeció la Ley perfectamente para que:

  1. el hombre pueda tener aceptación ante Dios (en Cristo – si es que el hombre desea creer),
  2. para darnos vida eterna (acceso al árbol de la vida),
  3. para que podamos recibir al Espíritu Santo habitante (lluvia temprana);
  4. y si Dios nos lleva al descanso, que es la muerte primera, Cristo obedeció la Ley para que podamos resucitar en ocasión de su segunda venida a la tierra en gloria (Juan 6:40).

El pan verdadero sirve para todos esos cuatro puntos.

Cuando Cristo estableció la cena del Señor en Mateo 26:26, al tomar el pan dijo “este es mi cuerpo.” El pan verdadero es su vida de obediencia a la Ley que nos concede aceptación en el Santuario Celestial.

En Juan 6:53-55 Cristo nos mandó a “comer su carne” y a “beber su sangre.” Comer su carne y beber su sangre es creer en Cristo como nuestro Salvador personal, creer que su justicia y su sangre son todas suficientes que seamos aceptados y obtengamos perdón por nuestros pecados.

Juan 6:47 – “El que cree en mi tiene vida eterna.”

Cristo nos invita a creer, pero qué debemos creer?

DTG pg. 353.3 – “Comer la carne y beber la sangre de Cristo es recibirle como Salvador personal, creyendo que perdona nuestros pecados, y que somos completos en Él. Contemplando su amor, y espaciándonos en él, absorbiéndolo, es como llegamos a participar de su naturaleza. Lo que es el alimento para el cuerpo, debe serlo Cristo para el alma. El alimento no puede beneficiarnos a menos que lo comamos; a menos que llegue a ser parte de nuestro ser. Así también Cristo no tiene valor para nosotros si no le conocemos como Salvador personal. Un conocimiento teórico no nos beneficiará. Debemos alimentarnos de él, recibirle en el corazón, de tal manera que su vida llegue a ser nuestra vida. Debemos asimilarnos su amor y su gracia.”

Necesitamos estudiar una historia Bíblica acerca del pan verdadero:

Los leprosos

Los cuatro leprosos en el campo sirio.
Los cuatro leprosos en el campo sirio.

2 Reyes 6:24-29, 7:1-19

En estos versículos tenemos la historia de la terrible hambre que había en Samaria cuando el rey Ben-hadad de Siria la sitió con su ejército. Como Samaria estaba sitiada no podían ingresar alimentos y se habían agotado las reservas. Entonces los padres empezaron a comer a sus hijos del hambre.

En el capítulo 7 vemos que el profeta Eliseo va a decir que al día siguiente se va a vender trigo bien barato. Al escuchar esto, un príncipe se va a burlar diciendo que esto solo ocurriría si el Señor “abriría las ventanas del cielo.” A lo que el profeta respondió diciendo: “¡He aquí que tú lo verás con tus ojos, pero no comerás de ello!”

Luego vemos que hay cuatro leprosos que están afuera de la ciudad y están debatiendo qué hacer. Si entran en la ciudad van a morir de hambre pues no hay qué comer. Pero si se quedan afuera de la ciudad, lo más probable es que el ejército del rey de Siria los mate. Al final toman la decisión de ir al campamento donde se encontraba el ejército del rey para ver si les dan algún alimento. De lo contrario sabían que los iban a matar, pero quedarse allí ya sea fuera o dentro de la ciudad era muerte segura, entonces no tenían nada que perder.

Los leprosos llegan al campamento de los sirios y resulta que no había absolutamente nadie, “porque el Señor había hecho que en el campamento de los sirios se oyera el estruendo de carros, el estruendo de caballos y el estruendo de un gran ejército, y se dijeron unos a otros: ‘He aquí, el rey de Israel ha contratado contra nosotros a los reyes de los heteos y a los reyes de los egipcios para que vengan contra nosotros’ (2 Reyes 7:6).”

Los sirios, al escuchar el estruendo como de un ejército, decidieron abandonar el campamento. Pero no lo hicieron de día, por temor de que los israelitas los vean salir huyendo y decidan ir tras de ellos para matarles, entonces prefirieron esperar al anochecer para huir por la noche. Y resulta que el ejército salió huyendo abandonando todo y no se llevaron nada.

Entonces los leprosos van a entrar a una de las tiendas y van a comer y a beber, van a agarrar las cosas de valor y las van a esconder, luego van a ir a otra de las tiendas y van a hacer lo mismo.

Una vez que los leprosos habían satisfecho su hambre, van a meditar y se van a dar cuenta de que no estaban obrando correctamente pues en la ciudad la gente se estaba muriendo de hambre. Entonces deciden ir a la puerta de la ciudad para que le avisen al rey de Israel que el ejército sirio había abandonado el sitio.

Sin embargo el rey va a dudar, pensando que se trata de una trampa del rey de Siria, y por esto van a mandar a mensajeros para que vayan a verificar si lo que contaron los leprosos era cierto. Una vez confirmaron que era verdad, el pueblo sale y saquea el campamento de los sirios, y tal como lo predijo el profeta se vendía el trigo bastante barato por su abundancia.

Debido a la conmoción, el príncipe, que se había hecho la burla de lo que profetizó el profeta, murió atropellado por la muchedumbre.

¿Cuál es la lección de esta historia?

Los leprosos se morían de hambre y decidieron ir en busca de alimento y encontraron el pan verdadero. Luego de saciar su hambre fueron a otros a avisarles dónde encontrar el pan verdadero. Los leprosos no esperaron al amanecer para avisar al pueblo hambriento, sino que esa misma noche fueron a dar las buenas nuevas de que había pan.

Nosotros somos los leprosos y es nuestro deber buscar a los hambrientos y llevarles al pan verdadero, enseñarles para qué sirve el pan verdadero y enseñarles qué van a recibir si comen del pan verdadero.

Resumen de los primeros 13 versículos

Así como el Israel según la carne se encontraba sin ofrenda, sin libación, sin aceite y sin frutos, el pueblo de Dios actual se encuentra en la misma condición sin aceptación, sin perdón, sin Espíritu Santo habitante y sin frutos del Espíritu (sin santificación verdadera).

 

Pero debemos atender a un tercer aspecto que es:

  1. Aspecto Profético Futuro

Cuando termine la obra intercesora de Cristo en el Santuario Celestial (Apocalipsis 22:11-12), en la tierra van a quedar dos grupos de personas:

  1. Un pueblo que, por no haber aceptado su condición de árboles secos/ valle de huesos secos, se va a quedar sin aceptación, sin perdón y sin Espíritu Santo. Y al no querer aceptar su condición rechazaron al pan verdadero que era la única manera para que puedan llegar a ser aceptados y perdonados.

2JT pg. 14.1 – “¡Con qué fidelidad describen estas palabras la condición actual de la iglesia: ‘Y no conoces que tú eres un cuitado y miserable y pobre y ciego y desnudo’! Los siervos de Dios presentan mensajes de amonestación dictados por el Espíritu Santo, que señalan defectos de carácter a los que yerran; pero ellos dicen: ‘Esto no representa mi caso. No acepto el mensaje que me traéis. Estoy haciendo lo mejor que puedo. Creo la verdad’.”

Tanto en Joel 1 como en la historia de 2 Reyes 6:24-29, 7:1-19 vimos cómo el pueblo se moría de hambre y entonces empezaron a alimentarse de carne humana. Esto es algo que volverá a ocurrir literalmente.

Al caer las plagas de Apocalipsis 16 no va a haber alimentos en la tierra y entonces los hombres que ya no tengan al Espíritu Santo, los que recibieron la marca de la bestia y no salieron aprobados en el juicio, van a alimentarse también de carne humana. Los impíos se comerán entre ellos.

CS pg. 612.1 – “En la plaga que sigue, se le da poder al sol para ‘quemar a los hombres con fuego. Y los hombres se quemaron con el grande calor’ (Apocalipsis 16:8,9). Los profetas describen como sigue el estado de la tierra en tan terrible tiempo: ‘El campo fue destruido, se enlutó la tierra; […] porque se perdió la mies del campo; por lo cual se secó el gozo de los hijos de los hombres.’ ‘El grano se pudrió debajo de sus terrones, los bastimentos fueron asolados.’ ‘¡Cuánto gimieron las bestias! ¡cuán turbados anduvieron los hatos de los bueyes, porque no tuvieron pastos!, […] Se secaron los arroyos de las aguas, y fuego consumió las praderías del desierto’ (Joel 1:10-12,17-18,20). ‘Y los cantores del templo aullarán en aquel día, dice el Señor Jehová; muchos serán los cuerpos muertos; en todo lugar echados serán en silencio’ (Amos 8:3).”

PE pg. 282.1 – “Vi a los santos abandonar las ciudades y los pueblos y juntarse en grupos para vivir en los lugares más apartados. Los ángeles los proveían de comida y agua, mientras que los impíos sufrían hambre y sed.”

DTG pg. 530.2 – “Cristo vino a salvar a Jerusalén con sus hijos; pero el orgullo, la hipocresía, la malicia y el celo farisaico le habían impedido cumplir su propósito. Jesús conocía la terrible retribución que caería sobre la ciudad condenada. Vio a Jerusalén cercada de ejércitos, a sus sitiados habitantes arrastrados al hambre y la muerte, a las madres alimentándose con los cuerpos muertos de sus propios hijos, y a los padres e hijos arrebatándose unos a otros el último bocado; vio los afectos naturales destruidos por las angustias desgarradoras del hambre.”

CS pg. 34.2 – “La profecía del Salvador referente al juicio que iba a caer sobre Jerusalén va a tener otro cumplimiento, y la terrible desolación del primero no fue más que un pálido reflejo de lo que será el segundo. En lo que acaeció a la ciudad escogida, podemos ver anunciada la condenación de un mundo que rechazó la misericordia de Dios y pisoteó su ley.”

Lo que le ocurrió a Jerusalén será un pálido reflejo pues eso ocurrió solamente en una ciudad, mientras que las plagas de Apocalipsis 16 ocurrirán a nivel mundial, el hambre será mundial.

Como este grupo de personas rechazaron la ofrenda y la libación, rechazaron al pan verdadero, entonces el Espíritu Santo se retiró completamente y para siempre de ellos, y por lo tanto se cumplirá también Mateo 12:45 y los siete espíritus inmundos se apoderarán de estas personas – se convertirán en una habitación de demonios (Apocalipsis 18:2).

2. Mientras que el segundo grupo de personas que aceptaron la amonestación del Testigo Fiel, al ver su condición van a tener hambre y necesidad del pan verdadero.

 

En este grupo, cuando Cristo termine su obra intercesora en el Santuario Celestial, se va a ratificar que el Espíritu Santo permanezca en ellos, se derramará la lluvia tardía para que haga madurar el fruto.

Este grupo desarrolló un nuevo carácter mediante el Servicio Diario (buscó aceptación, perdón y lluvia temprana diariamente), entonces para el fin del sacerdocio de Cristo tendrán un nuevo carácter y tendrán los frutos del Espíritu. Y cuando el hambre azote la tierra Dios proveerá a su pueblo de pan y agua (Isaías 33:16).

 

JOEL 1:14-20

En los siguientes versículos vamos a ver el consejo de Dios ante toda esta terrible situación.

  1. Aspecto Histórico

:14 – “Proclamad ayuno, convocad asambleacongregad a todos los moradores de la tierra en la casa de Jehová vuestro Dios, clamad a Jehová.”

En el Pacto Antiguo habían tres asambleas que habían sido instituidas por Dios (Éxodo 23:14-17):

  1. La Pascua con la fiesta de los panes sin levadura (fiesta de los ázimos),
  2. la fiesta del Pentecostés (fiesta de la siega) y
  3. la fiesta de las cabañas (fiesta de la cosecha, la cual era antecedido por el Día de Expiación o Juicio).

De estas asambleas, la única fecha que debía ser acompañada con ayuno (por orden de Dios) era el 10 del mes séptimo – el Día de la Expiación. En estas asambleas instituidas por Dios, los israelitas debían congregarse en el santuario terrenal (hoy en día se usa el término “casa de Jehová” para las sinagogas, pero ese nombre es exclusivo del santuario – 2 Crónicas 7:2).

Levítico 23:27-29 – El 10 del mes séptimo, el israelita que trabajaba y que no ayunaba debía ser muerto.

PP pg. 323.4 – “Todo hombre debía humillar su corazón mientras se realizaba la obra de expiación. Todos los negocios se suspendían, y toda la congregación de Israel pasaba el día en solemne reverencia delante de Dios, en oración ayuno y profundo análisis del corazón.”

 

En el santuario terrenal se realizaban dos servicios: el Servicio Diario (Éxodo 29:38-42; 30:7-8) y el Servicio Anual o Día de Juicio/Expiación (Levítico 23:27-29).

 

El Servicio Diario

 

El Servicio Diario se realizaba en dos lugares: en el atrio del santuario y en el Lugar Santo dentro del santuario. El atrio era el lugar donde se preparaban los medios para poder ingresar dentro del santuario.

 

En el atrio se molía el incienso, se sacrificaba al cordero, se preparaba el aceite, la libación (Éxodo 29:40) y los panes de la proposición (Éxodo 25:30). Una vez los medios hayan sido preparados en el atrio, el Sacerdote debía entrar dentro del santuario para quemar el incienso (Éxodo 30:7-8) y aumentar el aceite a las lámparas (Levítico 24:2-4), luego debía salir al atrio otra vez para recoger la sangre del animal sacrificado (Éxodo 29:38-39) para luego poder volver a entrar dentro del santuario a rociar la sangre en el velo que separa el Lugar Santo del Lugar Santísimo (Levítico 4:6).

Por medio de este ritual simbólico, los pecados del creyente eran transferidos simbólicamente al sustituto (cordero) y luego (por medio de la sangre) eran transferidos simbólicamente al santuario para que puedan ser perdonados (en promesa, ya que la Ley de Dios demanda sangre de hombre no de animales – Hebreos 10:3-5).

¿Por qué debían ser transferidos los pecados al santuario?

Los pecados eran transferidos diariamente al santuario por medio del Servicio Diario para que cuando llegara el 10 de mes séptimo, el Día de Juicio o Expiación, todos los pecados que hayan sido transferidos puedan ser borrados (simbólicamente en promesa).

1 Timoteo 5:24 – “los pecados de algunos hombres se hacen patentes antes de que ellos vengan a juicio, mas a otros se les descubre después.”

En 1 Timoteo 5:24 podemos ver dos grupos. Nos interesa estar en el primer grupo, el grupo cuyos pecados son tomados en cuenta en el servicio diario antes del juicio, para que cuando llegue el juicio puedan ser borrados. El segundo grupo, el que los pecados son tomados “después,” será después del milenio, cuando los pecados son tomados ya no para ser borrados sino para ser motivo de condenación.

1MS pg. 145.1 – “Estamos en el gran día de la expiación, cuando mediante la confesión y el arrepentimiento nuestros pecados han de ir de antemano al juicio.”

Es en el Servicio Diario Celestial que nuestros pecados ahora diariamente, mediante confesión y arrepentimiento, son transferidos al Santuario Celestial para ser perdonados por la sangre de Cristo (Hebreos 9:11-14).

1MS pg. 130.1 – “‘¿Qué debo hacer para ser salvo?’ (Hechos 16:30). La respuesta era: ‘Arrepiéntete y conviértete para que tus pecados puedan ir antes que tú al juicio y sean borrados’.”

En el ritual simbólico el incienso era necesario para aceptación, la sangre para el perdón y el aceite para la lluvia temprana.

El Servicio Anual / Día de Juicio o Expiación

El Servicio Anual se realizaba en dos lugares: en el atrio y en el Lugar Santísimo. El sumo sacerdote debía entrar con el incienso y el incensario al Lugar Santísimo, debía colocar el incensario sobre el propiciatorio para quemar el incienso, pues debajo del propiciatorio (dentro del arca) se encontraba la ley que demanda obediencia perfecta (Levítico 16:12-13). El sumo sacerdote quemaba el incienso en el Lugar Santísimo para que el nombre del creyente pueda ser conservado en el Libro de la Vida. Posteriormente la sangre era rociada sobre el propiciatorio para que los pecados del creyente puedan ser eliminados (simbólicamente en promesa) (Lev 16:15-16). En forma figurativa el Sumo Sacerdote cargaba sobre sí los pecados del pueblo para salir fuera del santuario y colocarlos sobre el macho cabrío (Levítico 16:20-22).

CS pg. 413.2 – “El servicio del santuario terrenal consistía en dos partes; los sacerdotes ministraban diariamente en el lugar santo, mientras que una vez al año el sumo sacerdote efectuaba un servicio especial de expiación en el lugar santísimo, para purificar el santuario. Día tras día el pecador arrepentido llevaba su ofrenda a la puerta del tabernáculo, y poniendo la mano sobre la cabeza de la víctima, confesaba sus pecados, transfiriéndolos así figurativamente de sí mismo a la víctima inocente. Luego se mataba el animal. ‘Sin derramamiento de sangre,’ dice el apóstol, no hay remisión de pecados. ‘La vida de la carne en la sangre está’ (Levítico 17:11). La ley de Dios quebrantada exigía la vida del transgresor. La sangre, que representaba la vida comprometida del pecador, cuya culpa cargaba la víctima, la llevaba el sacerdote al lugar santo y la salpicaba ante el velo, detrás del cual estaba el arca que contenía la ley que el pecador había transgredido. Mediante esta ceremonia, el pecado era transferido figurativamente, por intermedio de la sangre, al santuario. En ciertos casos, la sangre no era llevada al lugar santo; pero el sacerdote debía entonces comer la sangre, como Moisés lo había mandado a los hijos de Aarón, diciendo: ‘Dióla él a vosotros para llevar la iniquidad de la congregación’ (Levítico 10:17). Ambas ceremonias simbolizaban por igual la transferencia del pecado del penitente al santuario.”

CS pg. 413.3 – “Tal era la obra que se llevaba a cabo día tras día durante todo el año. Los pecados de Israel eran transferidos así al santuario, y se hacía necesario un servicio especial para eliminarlos. Dios mandó que se hiciera una expiación por cada uno de los departamentos sagrados. ‘Así hará expiación por el santuario, a causa de las inmundicias de los hijos de Israel y de sus transgresiones, con motivo de todos sus pecados. Y del mismo modo hará con el tabernáculo de reunión, que reside con ellos, en medio de sus inmundicias.’ Debía hacerse también una expiación por el altar: ‘Lo purificará y lo santificará, a causa de las inmundicias de los hijos de Israel’ (Levítico 16:16,19).”

Es decir, que en el Día de Expiación o Juicio había dos resultados – dos grupos:

  1. Aquellos cuyos nombres fueron conservados en el Libro de la Vida, sus pecados fueron borrados y recibieron la lluvia tardía.
  2. Aquellos cuyos nombres fueron borrados del Libro de la Vida y luego fueron cortados de la congregación.

CS pg. 474.5 – “Cada nombre es mencionado, cada caso cuidadosamente investigado. Habrá nombres que será aceptados, y otros rechazados. En caso de que alguien tenga en los libros de memoria pecados de los cuales no se haya arrepentido y que no hayan sido perdonados, su nombre será borrado del libro de la vida, y la mención de sus buenas obras será borrada de los registros de Dios. El Señor declaró a Moisés: ‘Al que haya pecado contra mí, a este borraré de mi libro’ (Éxodo 32:33). Y el profeta Ezequiel dice: ‘Si el justo se apartare de su justicia, y cometiere maldad, […] todas las justicias que hizo no vendrán en memoria’ (Ezequiel 18:4).”

CS pg. 475.1 – “A todos los que se hayan arrepentido verdaderamente de su pecado, y que hayan aceptado con fe la sangre de Cristo como su sacrificio expiatorio, se les ha inscrito el perdón frente a sus nombres en los libros del cielo; como llegaron a ser partícipes de la justicia de Cristo y su carácter está en armonía con la ley de Dios, sus pecados será juzgados dignos de la vida eterna. El Señor declara por el profeta Isaías: ‘Yo, yo soy aquel que borro tus transgresiones a causa de mí mismo, y no me acordaré más de tus pecados’ (Isaías 43:25). Jesús dijo: ‘El que venciere, será así revestido de ropas blancas; y no borraré su nombre del libro de la vida, sino confesaré su nombre delante de mi Padre, y delante de sus santos ángeles’ (Apocalipsis 3:5). ‘A todo aquel, pues, que me confesare delante de los hombres, le confesaré yo también delante de mi Padre que está en los cielos. Pero a cualquiera que me negare delante de los hombres, le negaré yo también delante de mi Padre que está en los cielos’ (Mateo 10:32-33).”

Los dos grupos del Día de Juicio o Expiación son resultado del Servicio Diario. Es antes del juicio—en el servicio diario—que el hombre debe asegurarse de retener el perdón de sus pecados en los libros de memoria en el Santuario Celestial.

Si confesamos con arrepentimiento nuestros pecados, la palabra “perdón” se coloca en cada uno de nuestros pecados en nuestro libro de memoria de malas obras. Pero ese perdón debe conservarse por medio del abandono de la práctica de dichos pecados.

Es así que diariamente debemos asegurarnos recibir la aceptación en base a la justicia de Cristo, el perdón de nuestros pecados en base a su sangre derramada en la cruz y el Espíritu Santo también en base a la obediencia perfecta de Cristo.

Pero, para poder aceptar la justicia de Cristo, es necesario que el hombre acepte su incapacidad para obedecer la Ley de Dios, su incapacidad para amar. De lo contrario, como Caín, no verá su necesidad de un sustituto y buscará presentarse ante Dios con su propia justicia y sus propios méritos.

La separación

Como podemos ver, en base al ritual simbólico, en el Día de Juicio o Expiación, Dios hacía una separación entre los creyentes y los incrédulos.

Cuando Cristo habló de la red que fue echada en el mar, ilustró una escena de juicio en la que hubo una separación entre los pescados que servían y los pescados que no servían:

Mateo 13:47-49 – “Asimismo, el reino de los cielos es semejante a una red que fue echada en el mar y juntó toda clase de peces. Cuando estuvo llena, la sacaron a la playa. Y sentados recogieron lo bueno en cestas y echaron fuera lo malo. Así será el fin del mundo: Saldrán los ángeles y apartarán a los malos de entre los justos.”

pescados

 

CS pg. 414.4 – “El servicio típico enseña importantes verdades respecto a la expiación. Se aceptaba un sustituto en lugar del pecador; pero la sangre de la víctima no borraba el pecado. Solo proveía un medio para transferirlo al santuario. […] El día de la expiación, el sumo sacerdote, después de haber tomado una víctima ofrecida por la congregación, iba al lugar santísimo con la sangre de dicha víctima y rociaba con ella el propiciatorio, encima mismo de la ley, para dar satisfacción a sus exigencias. Luego, en calidad de mediador, tomaba los pecados sobre sí y los llevaba fuera del santuario. Poniendo sus manos sobre la cabeza del segundo macho cabrío, confesaba sobre él todos esos pecados, transfiriéndolos así figurativamente de él al macho cabrío emisario. Este los llevaba luego lejos y se los consideraba como si estuviesen para siempre quitados y echados lejos del pueblo.”

El 10 de mes séptimo era también un día de adoración.

Apocalipsis 14:7 – “¡Temed a Dios y dadle gloria, porque ha llegado la hora de su juicio! Adorad al que hizo los cielos y la tierra y el mar y las fuentes de las aguas!”

 

El primer llamado a congregarse al santuario 

Como podemos ver, Joel 1:14 tiene su paralelo en Apocalipsis 14:7 = es un primer llamado a congregar al Santuario Celestial.

Hay quienes usan Hebreos 10:25 – “No dejemos de congregarnos como algunos tienen por costumbre” para decir que debemos congregarnos en las sinagogas (o “iglesias” como le llamamos ahora erróneamente). Pero el libro de Hebreos trata sobre el Ministerio Sacerdotal Celestial de Cristo en el Santuario Celestial (Hebreos 8:2), por lo tanto Hebreos 10:25 nos llama a congregarnos al Santuario Celestial donde ministra Cristo a favor de la raza caída, no es un llamado a congregarnos a las sinagogas de los hombres.

La congregación más importante es al Santuario Celestial, no a las sinagogas. En las sinagogas el hombre no obtiene la aceptación, ni el perdón, ni el Espíritu Santo. Es en el Santuario Celestial donde, gracias al trabajo y los méritos de Cristo, el hombre obtiene la justificación, el perdón y la lluvia temprana.

En Joel 1:14 Dios llama a “todos los moradores de la tierra” a congregarse al Santuario Celestial y nos llama a “clamad a Jehová.” Nuestra esperanza en el Día del Juicio es clamar a Jehová y clamamos a Dios con la oración. La oración es nuestra única defensa.

:15 – “Ay del día! Porque cercano está el día de Jehová, y vendrá como destrucción por el Todopoderoso.”

En el Pacto Antiguo, el israelita que en el 10 de mes séptimo no se congregaba al santuario terrenal debía ser cortado del pueblo (Levítico 23:29-30). ¿Qué simbolizaba esto para nosotros en el Nuevo Pacto?

1 Tesalonicenses 5:3 – “cuando digan paz y seguridad, entonces vendrá sobre ellos destrucción repentina”

La destrucción, en un primer aspecto, se refiere al nombre borrado del Libro de la Vida.

Ya en CS pg. 474.5 vimos por qué un nombre, en el Día del Juicio, es borrado del Libro de la Vida.

Ahora, en 2 Tesalonicenses 2:1-4 el apóstol Pablo escribió proféticamente que antes de que se diera inicio al juicio investigador en el Santuario Celestial, debía venir primero la apostasía de la iglesia cristiana. Esta apostasía tiene dos aplicaciones:

  1. La primera se refiere al surgimiento del cuerno pequeño de Daniel 8:11 antes de 1844, el cual se levantó contra Cristo, quitó el continuo y echó por tierra el Santuario Celestial.
  2. Pero, así como antes de que se dé inicio al Juicio por los muertos justos Pablo advirtió de la apostasía de la iglesia, debe haber otra apostasía antes del inicio al Juicio por los vivos justos, tal como lo estamos estudiando en el primer capítulo de Joel. Esta apostasía se da a causa de las “orugas modernas” quienes quitaron la ofrenda y la libación.

¿Cuál es la apostasía del pueblo de Dios antes del Juicio de los vivos?

Apostasía es negar el Santuario Celestial y al Ministerio Sacerdotal Celestial de Cristo por medio de la doctrina de la justificación en la cruz. Esta doctrina de la justificación y perdón en la cruz es la apostasía y el pan inmundo que quita de vista de la cristiandad el Santuario Celestial, el Sacerdocio de Cristo, el Servicio Diario, para que la gente llegue al Día de Juicio sin preparación, sin la ofrenda, sin la libación, sin el pan verdadero.

Por toda la cristiandad se habla de estar preparados para la segunda venida de Cristo pero: ¿necesito preparación para la segunda venida de Cristo?

Ya que el juicio antecede a la segunda venida de Cristo, no debemos prepararnos para la segunda venida de Cristo. Debemos prepararnos para el juicio, así—por añadidura—estaremos preparados para la segunda venida de Cristo.

PVGM pg. 251.3 – “El examen que de los convidados a la fiesta hace el rey (Mateo 22:1-14), representa una obra de juicio. Los convidados a la fiesta del Evangelio son aquellos que profesan servir a Dios, aquellos cuyos nombres están escritos en el libro de la vida. Pero no todos los que profesan ser cristianos son verdaderos discípulos. Antes que se dé la recompensa final, debe decidirse quiénes son idóneos para compartir la herencia de los justos. Esta decisión debe hacerse antes de la segunda venida de Cristo en las nubes del cielo; porque cuando Él venga, traerá su galardón consigo, ‘para recompensar a cada uno según fuere su obra’ (Apocalipsis 22:12). Antes de su venida, pues, habrá sido determinado el carácter de la obra de todo hombre, y a cada uno de los seguidores de Cristo le habrá sido fijada su recompensa de acuerdo con sus obras.”

Así como la apostasía de Daniel 8:11 debía ser señal para el inicio del Juicio de muertos, la apostasía de hoy debiera ser señal del Juicio de vivos inminente.

¿Cuál es el consejo de Dios ante esta apostasía?

Como hemos estudiado en estos versículos del primer capítulo de Joel, el consejo de Dios es de: anunciar el juicio inminente, llamar a la gente a que se congregue al Santuario Celestial, convocar a ayuno y a oración.

Debemos anunciar a la gente quién está en el Santuario Celestial y cuál es la obra que está haciendo ahora a nuestro favor diariamente (Hebreos 8:1-2). Cristo está presentando su ofrenda y su sacrificio en el Servicio Diario y lo hará también en el Día de Juicio.

Sólo en Cristo se puede formar una verdadera congregación. Fuera de Cristo no puede haber una congregación pura. ¿Por qué? Porque la Ley que se encuentra en el Santuario Celestial (Apocalipsis 11:19) demanda una obediencia perfecta y perpetua y también demanda la paga del pecado que es muerte.

Si no nos congregamos al Santuario Celestial diariamente entonces seremos con “nombre de vivos pero estando en realidad muertos” (Apocalipsis 3:1), nos creeremos ricos espiritualmente mientras estamos en realidad desnudos (Apocalipsis 3:17).

Por mucho que hagamos nuestros mejores esfuerzos de obediencia, por mas que nos congreguemos todos los días de reposo en las sinagogas, si no nos congregamos al Santuario Celestial entonces seremos árboles secos y sin frutos (Joel 1:12), seremos parte del valle de huesos secos (Ezequiel 37:1-2, 11).

Pero, como habíamos indicado, la destrucción de Joel 1:15 tiene dos aspectos. En el primer aspecto, cuando un nombre es borrado del Libro de la Vida, entonces se da la destrucción espiritual, pero aún no hay una destrucción física todavía.

Como en los días de Noé” (Mateo 24:37) también vemos los dos aspectos de la destrucción: Cuando Dios cierra la puerta del arca se da el cierre de gracia para los antediluvianos – la destrucción espiritual. En ese momento los incrédulos no estaban conscientes de que su caso ya había sido fallado en el cielo y estaban perdidos. Fue recién después de siete días que cayó el diluvio y vino la destrucción física de todos ellos (Génesis 7:10).

El diluvio
El diluvio

De igual manera, una vez haya concluido el Juicio de Vivos, se va a cerrar la puerta de la gracia para el mundo entero, la destrucción espiritual – nombres borrados del Libro de la Vida. Pero la gente no estará al tanto de esta decisión que se ha tomado en el cielo. La destrucción física se iniciará primero con las plagas de Apocalipsis 16. Los incrédulos que hayan sobrevivido a las plagas, en ocasión de la segunda venida de Cristo, quedarán convertidos en estiércol (Jeremías 25:33). Y finalmente, en ocasión de la tercera venida de Cristo a la tierra con la nueva Jerusalén para el juicio de los impíos, estos resucitarán para luego ser combustible en la purificación de la tierra con fuego y azufre (Malaquías 4:1).

El Juicio y la Segunda Venida
El Juicio y la Segunda Venida

:16 – De acuerdo a este versículo el alimento o sustento fue quitado del pueblo. ¿Quién arrebató el alimento? Fue la plaga de insectos. De igual manera, hoy en día, el cuerno pequeño está comiendo todo.

Pero el profeta también indica que ya no hay alegría ni júbilo en el pueblo de Dios. ¿Por qué hay miedo en lugar de júbilo? Porque la gente no sabe cómo enfrentar el juicio.

:17 – “El grano se pudrió” – ya no hay grano y debido a esto “los ajonjolíes están destruidos,” “se secó el trigo.”

El trigo es la ofrenda vegetal para el santuario = es la justicia perfecta de Cristo (1 Crónicas 21:23; Ezequiel 45:13; Éxodo 29:41).

Hoy en día, sabe la gente cuál es la ofrenda verdadera, el pan verdadero, la justicia de Cristo?

No sabe. El trigo se secó, se ha secado la justicia de Cristo y en su lugar está el pan inmundo.

2JT pg. 413.2 – “En la Palabra de Dios hállase sabiduría indubitable, inagotable; pues ella no se originó en la mente finita, sino en la infinita. Sin embargo, mucho de lo que Dios ha revelado en su Palabra es obscuro para los hombres debido a que las joyas de la verdad está sepultadas debajo de los escombros de la sabiduría y la tradición humanas. Para muchos, los tesoros de la Palabra permanecen ocultos debido a que no los han buscado con ardiente perseverancia hasta haber comprendido los preceptos de oro. La Palabra ha de ser escudriñada para que se purifique a los que la reciban y los prepare para ser miembros de la familia real, hijos del Rey del cielo.”

2JT pg. 560.1 – “La escuela sabática debe ser un lugar donde se buscan las joyas de la verdad, se rescatan de su ambiente de error y se colocan en su verdadero marco dentro del cuadro del Evangelio. Preciosas gemas de verdad, que durante mucho tiempo se perdieron de vista, deben ser devueltas ahora a los hijos de Dios. Los temas de la justificación por la fe, la justicia de Cristo, deben ser presentados a nuestras escuelas, a fin de que los jóvenes y los niños puedan comprender estos temas importantes, y tanto los maestros como los alumnos puedan conocer el camino de la salvación.

Principios sagrados y eternos relacionados con el plan de la salvación han estado durante largo tiempo perdidos de vista, pero deben ser devueltos a su lugar apropiado en el plan de salvación, aparecer en su luz celestial y penetrar las tinieblas morales que rodean al mundo.”

La plaga de insectos ha devorado la justicia de Cristo, el cuerno pequeño ha ocultado las preciosas joyas de la verdad.

:18 – Ni las bestias tenían para comer. La plaga afectó tanto a humanos como a animales.

Pero aparte de esto, “las ovejas están asoladas,” esparcidas, divididas.

Jehová es el pastor y nosotros somos las ovejas (Salmos 23:1; Juan 10:11-14).

¿Y por qué andan esparcidas y asoladas las ovejas?

Ezequiel 34:1-6 – “Y fue a mí palabra de Jehová, diciendo: Hijo del hombre, profetiza contra los pastores de Israel; profetiza, y diles a los pastores: Así ha dicho el Señor Jehová: ¡Ay de los pastores de Israel, que se apacientan así mismos! ¿Acaso los pastores no deben apacentar a las ovejas? Pero vosotros os coméis a las mejores de ellas y os vestís con la lana: Degolláis a la oveja engordada, y no apacentáis las ovejas. No fortalecéis a las ovejas débiles ni curáis a las enfermas. No habéis vendado a la perniquebrada, ni habéis hecho volver a la descarriada, ni buscasteis a la perdida; sino que os habéis enseñoreado de ellas con dureza y con violencia. Y están dispersadas por falta de pastor; y están expuestas a ser devoradas por todas las fieras del campo, y fueron esparcidas. Y anduvieron perdidas mis ovejas por todos los montes, y en todo collado alto: y en toda la haz de la tierra fueron derramadas mis ovejas, y no ha habido quien se preocupe de ellas ni quien las busque.”

En Ezequiel 34:1-6 encontramos la razón por la cual las ovejas están esparcidas – es culpa del pastor asalariado, al que sólo le interesa la lana de la oveja gorda. Pero este no es el verdadero pastor, el verdadero pastor es Cristo.

El verdadero y único pastor.
El verdadero y único pastor.

Debido a que hoy en día las ovejas están esparcidas sin pastor, están expuestas a toda “fiera del campo.” Estas fieras del campo son los hombres que vienen y engañan a las ovejas con un alimento falso: ya sean otras religiones paganas u otras doctrinas falsas disfrazadas de cristianismo.

Los pastores no están dando el verdadero alimento a las ovejas. Las ovejas están en esta condición por falta del conocimiento de la justicia de Cristo. A las ovejas se les exige perfección para enfrentar el Juicio, pero las ovejas nunca van a alcanzar la perfección necesaria para pasar el Juicio, entonces las ovejas tienen miedo y no quieren que llegue el Juicio.

Oseas 4:6 – “Mi pueblo es destruido porque carece de conocimiento.”

Cristo oró por la unidad de las ovejas en Juan 17:21, pero como vemos en Joel 1:18 las ovejas estas dispersas y Ezequiel 34:1-6 nos advierte que por esto son presa fácil de las fieras.

Sin embargo, como analizamos en el versículo 15, el Juicio de Vivos hace una separación, no una unidad. La unidad se dará entre los creyentes que se congreguen al Santuario Celestial. No habrá unidad entre los que se congreguen al Santuario y los que no se congreguen al Santuario.

1MS pg. 304.1 – “Puesto que los hijos de Dios son uno en Cristo, ¿cómo considera Jesús las castas, las distinciones sociales, el apartamiento del hombre de sus prójimos, debido al color, la raza, la posición, la riqueza, la cuna, o las prendas personales? El secreto de la unidad se halla en la igualdad de los creyentes en Cristo. La razón de toda división, discordia y diferencia se halla en la separación de Cristo. Cristo es el centro hacia el cual todos debieran ser atraídos, pues mientras más nos acercamos al centro, más estrechamente nos uniremos en sentimientos, simpatía, amor, crecimiento en el carácter e imagen de Jesús. En Dios no hay acepción de personas.”

La razón por la cual hay discordia entre los cristianos es que estos miran los defectos de unos y otros, sin comprender que ante Dios no hay pecados “grandes” ni “chicos.” Pecado es pecado y no importan cuan grande o cuan chico sea, igual merece la muerte segunda. Basta una “pequeña mentirita” para que el hombre merezca la muerte segunda:

Apocalipsis 21:8 – “Pero, para los cobardes e incrédulos, para los abominables y homicidas, para los fornicarios y hechiceros, para los idólatras y todos los mentirosos, su herencia será el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda.”

Y si Cristo se presenta por mí en el Santuario Celestial, Él se presenta con la misma sangre y la misma justicia que se presenta por usted, si es que usted se congrega de igual manera al Santuario Celestial. Cristo presenta la misma sangre y la misma justicia por todos los que se congregan al Santuario. Cristo no presenta una “mejor sangre” o una “mejor justicia” por una persona X que es “más buena” persona que otra persona Y. En el Santuario Celestial todos somos iguales.

Una oveja va a tener unidad con otra oveja cuando estas comprendan que Cristo presenta exactamente la misma justicia y la misma sangre por ambas. No hay por qué tener contiendas ni envidia.

Las contiendas surgen porque nosotros queremos que todos los que están a nuestro alrededor alcancen la perfección de carácter, cuando ni nosotros mismos podemos alcanzar la perfección. Es así, por falta de conocimiento que no hay unidad.

El Fariseo y el Publicano

Lucas 18:9 – “Dijo también esta parábola a unos que confiaban en sí mismos como que eran justos y menospreciaban a los demás…”

El fariseo y el publicano.
El fariseo y el publicano.

Para toda la gente que le gusta compararse con los demás y se creen justos merecedores del favor de Dios por sus propios méritos, Jesús dio la parábola del Fariseo y el Publicano (Lucas 18:9-14).

El fariseo se consideraba bueno, justo, amador de Dios y pensaba que sus “buenas obras” le hacían merecedor de la aceptación de Dios. Sin embargo fue el publicano el que fue aceptado/justificado por Dios “Os digo que éste descendió a casa justificado en lugar del primero” (Lucas 18:14) porque el publicano tenía un concepto correcto de sí mismo – sabía que era un pecador y que necesitaba un sustituto. El fariseo no veía necesidad de un sustituto. “Porque cualquiera que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido” (Lucas 18:14).

Al fariseo de hoy en día igualmente le gusta compararse con el publicano que ve a su alrededor. Al comparar el carácter de uno con otro surge la discordia. Comparamos nuestro carácter con el de nuestros semejantes cuando en realidad deberíamos comparar nuestro carácter con el de Cristo, el único modelo de carácter. Si en lugar de mirar los defectos de los demás nos dedicáramos a comparar nuestro carácter con el de Cristo tendríamos un mejor concepto de nosotros mismos en lugar de un falso y elevado concepto propio.

Pero es importante comprender que Cristo es nuestro modelo de carácter en el camino de la santificación, no así en el camino de la justificación.

Llamados a congregarnos

El llamado de Joel 1:14 es a congregarnos, no a dividirnos.

Debemos congregarnos al Santuario Celestial porque no tenemos capacidad para amar, pues en vez de amarle a Dios le odiamos, y es por esto que necesitamos de la aceptación de Dios en aquel que sí tuvo capacidad para amar – Cristo.

La Ley de Dios nos manda a amar a Dios (Deuteronomio 6:4-5) y a amarnos unos a otros (Levítico 19:18), algo que no está dentro de nuestra capacidad natural. Es por esto que debemos congregarnos al Santuario, para que el poder divino pueda sembrar en nosotros eso que nosotros no tenemos y así podamos desarrollar esa capacidad de amar.

¿Por qué necesitamos la ofrenda? Porque en nosotros no hay justicia, no hay capacidad para amar.

Cristo entró en el Santuario Celestial como precursor por nosotros, para presentarse por nosotros ante Dios (Hebreos 6:20; Hebreos 9:24). Porque Cristo tienen la única ofrenda, la única justicia, capaz de satisfacer las demandas de la Ley.

Todos aquellos que sean atraídos a Cristo Sumo Sacerdote en el Santuario Celestial llegarán a ser uno (Juan 12:32), porque llegaron a comprender que en sí mismos están como un valle de huesos secos.

:19-20 – El consejo para las ovejas esparcidas es de clamar a Jehová: “a ti Jehová clamaré porque fuego consumió los pastos.”

Clamar a Jehová = oración

Al comparar nuestras vidas con la vida de Cristo, al comparar nuestro carácter con el carácter de Cristo y al ver nuestra vida a la luz de las demandas de la Ley de Dios, finalmente podremos comprender nuestra verdadera condición.

El consejo de Dios es de ‘clamar a Jehová,’ porque nuestra única esperanza es la misericordia de Dios, quien acepta al injusto como justo en la persona de Cristo.

2JT pg. 176.1 – “Su única esperanza se cifra en la misericordia de Dios; su única defensa será la oración. Como Josué intercedía delante del ángel, la iglesia remanente, con corazón quebrantado y fe ferviente, suplicará perdón y liberación por medio de Jesús su Abogado. Sus miembros serán completamente conscientes del carácter pecaminoso de sus vidas, verán su debilidad e indignidad, y mientras se miren a sí mismos, estarán por desesperar. El tentador estará listo para acusarlos, como estaba listo para resistir a Josué. Señalará sus vestiduras sucias, su carácter deficiente. Presentará su debilidad e insensatez, su pecado de ingratitud, cuán poco semejantes a Cristo son, lo cual ha deshonrado a su Redentor. Se esforzará para espantar las almas con el pensamiento de que su caso es desesperado, de que nunca se podrá lavar la mancha de su contaminación. Esperará destruir de tal manera su fe que se entreguen a sus tentaciones, se desvíen de su fidelidad a Dios, y reciban la marca de la bestia.”

“El tentador estará listo para acusarlos…” ¿Qué debemos hacer cuando el tentador nos acuse de desobedientes a la Ley?

FO pg. 110.1 – “Por estos pasajes resulta evidente que no es la voluntad de Dios que seas caviloso y tortures tu alma con el temor de que Dios no te aceptará porque eres pecador e indigno. ‘Acercaos a Dios, y él se acercará a vosotros’ (Santiago 4:8). Presenta tu caso delante de El, invocando los méritos de la sangre derramada por ti en la cruz del Calvario. Satanás te acusará de ser un gran pecador, y tú debes admitirlo, pero puedes decir: Sé que soy pecador, y ésa es la razón por la cual necesito un Salvador. Jesús vino al mundo para salvar pecadores. ‘La sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado’ (1 Juan 1:7). ‘Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad’ (1 Juan 1:9). No hay en mí mérito o bondad por la cual pueda reclamar la salvación, pero presento delante de Dios la sangre totalmente expiatoria del inmaculado Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo. Este es mi único ruego. El nombre de Jesús me da acceso al Padre. Su oído, su corazón, están abiertos a mi súplica más débil, y El suple mis necesidades más profundas.

PR pg. 431.3 – “Los que sean fieles a Dios y al deber serán amenazados, denunciados y proscritos. Serán traicionados por ‘padres, y hermanos, y parientes, y amigos’ (Lucas 21:16). Su única esperanza se cifrará en la misericordia de Dios; su única defensa será la oración.”

¿Qué consejo es dado por Dios para enfrentar la hora del Juicio?

“A ti Jehová clamaré” porque la oración es nuestra única defensa.

Pero en Joel 1:19 también dice el profeta que la “llama abrasó todos los árboles del campo.” Como los árboles estaban secos, vino la llama y los quemó a todos.

Jeremías 17:7-8 – “Bendito el hombre que confía en Jehová, y cuya confianza es Jehová. Será como un árbol plantado junto a las aguas y que extiende sus raíces a la corriente. No temerá cuando venga el calor, sino que sus hojas estarán verdes. En el año de sequía no se inquietará, ni dejará de dar fruto.”

¿Por qué están así los árboles?

CS pg. 495.2 – “Dios declara: ‘Enemistad pondré’ (Génesis 3:5). Esta enemistad no es fomentada de un modo natural. Cuando el hombre quebrantó la ley divina, su naturaleza se hizo mala y llegó a estar en armonía y no en divergencia con Satanás. No puede decirse que haya enemistad natural entre el hombre pecador y el autor del pecado. Ambos se volvieron malos a consecuencia de la apostasía. El apóstata no descansa sino cuando obtiene simpatías y apoyo al inducir a otros a seguir su ejemplo. De aquí que los ángeles caídos y los hombres malos se unan en desesperado compañerismo. Si Dios no se hubiese interpuesto especialmente, Satanás y el hombre se habrían aliado contra el cielo; y en lugar de albergar enemistad contra Satanás, toda la familia humana se habría unido en oposición a Dios.”

Cuando Adán pecó, su naturaleza se hizo mala y el egoísmo suplantó al amor que había en él. Nosotros somos descendencia de Adán y compartimos esta naturaleza pecaminosa y mala. Es por eso que necesitamos un Sustituto y necesitamos que Dios implante en nosotros los frutos del Espíritu.

PE pg. 270.2 – “Pregunté cuál era el significado del zarandeo que yo había visto, y se me mostró que lo motivaría el testimonio directo que exige el consejo que el Testigo fiel dio a la iglesia de Laodicea. Moverá este consejo el corazón de quien lo reciba y le inducirá a exaltar el estandarte y a difundir la recta verdad. Algunos no soportarán este testimonio directo, sino que se levantarán contra él, y esto es lo que causará un zarandeo en el pueblo de Dios.”

2JT pg. 13.5 – “‘Cercano está el día grande de Jehová, cercano y muy presuroso’ (Sofonías 1:14); pero ¿dónde contemplamos el verdadero espíritu adventista? ¿Quiénes se están preparando para subsistir en ese tiempo de tentación que está por sobrecogernos? El pueblo al cual Dios ha confiado las verdades sagradas, solemnes y escrutadoras para este tiempo, está durmiendo en su puesto. Dice por sus acciones: Tenemos la verdad, somos ricos, y estamos enriquecidos, y no tenemos ‘necesidad de ninguna cosa;’ mientras que el Testigo Fiel declara: ‘Y no conoces que tú eres un cuitado y miserable y pobre y ciego y desnudo’ (Apocalipsis 3:17).”

“Yo ya entendí cómo el hombre es justificado ante Dios y este mensaje no es para mí, este no es mi caso.” El momento que el hombre empieza a razonar de esta manera se convierte en un árbol seco listo para ser quemado.

CB 7ª pg. 175 – “Pero esta comparación de los huesos secos no sólo se aplica al mundo sino también a los que han sido bendecidos con gran luz, pues estos también son como los esqueletos del valle. Tienen la forma de hombres, la estructura del cuerpo; pero no tienen vida espiritual. Sin embargo, en la parábola de los huesos secos no quedan solamente unidos con apariencia de hombres, pues no es suficiente que haya simetría entre los miembros y el organismo entero. El aliento de vida debe vivificar los cuerpos para que puedan levantarse y entrar en actividad. Esos huesos representan la casa de Israel, la iglesia de Dios, y la esperanza de la iglesia es la influencia vivificante del Espíritu Santo. El Señor tiene que impartir su aliento a los huesos secos para que puedan vivir.”

Para que un hueso seco pueda vivir, primeramente debe aceptar su condición de hueso seco. Si el hombre no acepta que no tiene capacidad de amar, entonces no tienen necesidad de la ofrenda de Cristo y no puede tener verdadera vida espiritual. Sólo los hombres que aceptan su condición de huesos secos pueden realmente necesitar de la ofrenda, de Cristo y del Espíritu Santo como agente regenerador.

Ahora, ¿por qué los árboles secos fueron quemados?

Como los árboles secos no reconocieron su condición de árboles secos, no vieron necesidad de congregarse al Santuario.

Todos los que se congreguen al Santuario no serán árboles quemados (Jeremías 17:8), mas bien serán llamados árboles de justicia (Isaías 61:3).

Si los hombres claman a Jehová, es porque reconocieron su condición, por lo tanto se van a congregar al Santuario y no se van a quemar.

Salmos 1:3 – “Será como un árbol plantado junto a corrientes de aguas, que da su fruto a su tiempo y cuya hoja no cae. Todo lo que hace prosperará.”

“Quemados” = “Destrucción”

Como vimos en Joel 1:15 – la “destrucción” repentina tenía dos aspectos: uno espiritual y uno físico en la persona.

De igual manera se vuelve a reiterar la destrucción de la persona en el Día del Juicio con la metáfora de “árboles quemados.”

“Quemados” – un primer aspecto es el espiritual que equivale al nombre borrado del Libro de la Vida en la hora del Juicio. Pero recién en el día final es que se dará el “quemados” física y literalmente (Apocalipsis 20:9; Malaquías 4:1).

Zarandeo y Juicio 

Hasta ahora, en Joel 1:19-20, hemos visto que estamos en tiempo de zarandeo y de juicio.

Hemos estudiado que todos son árboles y huesos secos. Pero va a haber un zarandeo por la amonestación del Testigo Fiel y también va a haber una separación por el juicio.

Por un lado está el grupo que no va a aceptar su condición de árbol seco y no va tener necesidad de clamar a Jehová, ni de congregarse al Santuario. Este grupo sufrirá una destrucción espiritual inicialmente (nombre borrado del libro de la vida) y una destrucción literal posteriormente (tierra quemada con fuego y azufre).

Por otro lado estará el grupo que está unido en Cristo, que aceptó su condición de árbol seco y por lo tanto tuvo necesidad de clamar a Jehová en oración por misericordia, y de congregarse al Santuario. Al estudiar Joel capítulo 2 vamos a ver que estos árboles van a reverdecer.

Antes de que venga el fuego (el juicio) aparentemente había bastante trigo, pero luego vino el fuego y quemó todo aquello que no llegó a reconocer su verdadera condición, quemó a todo aquel que no confió en el pan verdadero sino en el pan inmundo. Cuando vino el juicio fue quemado todo árbol que no clamó a Jehová, que no se congregó al Santuario y que no tuvo necesidad de la misericordia de Dios.

En la parábola del trigo y la cizaña (Mt 13:24-30) Jesús habla de una siembra, de un hombre que sembró, pero que cuando los hombres dormían vino su enemigo y sembró cizaña entre el trigo. Cuando los siervos van a preguntarle al hombre si quiere que ellos remuevan la cizaña el señor les va a decir “No; no sea que al recoger la cizaña arranquéis con ella el trigo.” Entonces les va a decir que en el tiempo de la siega es cuando se va a recoger la cizaña para atarla en manojos para quemarla.

cosecha_trigo

 

En la hora del juicio, ¿quién podrá permanecer de pie?

“A ti Jehová clamaré.” Todo aquel que clame a Jehová, todo aquel que reconoce su condición de árbol seco, todo aquel que come del pan verdadero, podrá permanecer de pie.

¿Qué le va a clamar a Dios?

Clamará a Dios que cuente la justicia de Cristo como suya y que cuente su muerte como la suya.

Joel 1:14 = Apocalipsis 14:7 = Mateo 22:1-3 = llamamientos a congregar al Santuario 

Joel 1:14– ya llegó la hora del juicio, este es un llamamiento a congregarse al Santuario, donde está el remedio para pasar el juicio.

Apocalipsis 14:7 – Nos manda también a “adorar al que hizo los cielos y la tierra” – nos llama a santificar el cuarto mandamiento: “Seis días trabajarás y harás toda tu obra pero el séptimo día será sábado para Jehová tu Dios […] Porque en seis días Jehová hizo los cielos, la tierra y el mar, y todo lo que hay en ellos, y reposó en el séptimo día. Por eso Jehová bendijo el día del sábado y lo santificó.”

Mateo 22:3 – Los convidados a la boda no quisieron asistir. Los llamados a congregarse al Santuario no quieren congregarse al Santuario.

CS pg. 432.1 – “El primer ángel exhorta a los hombres a que teman al Señor y le den honra y a que le adoren como Creador del cielo y de la tierra. Para poder hacerlo, deben obedecer su ley. El sabio dice: ‘Teme a Dios, y guarda sus mandamientos; porque esto es la suma del deber humano’ (Eclesiastés 12:13). Sin obediencia a sus mandamientos, ninguna adoración puede agradar a Dios. ‘Este es el amor de Dios, que guardemos sus mandamientos’ (1 Juan 5:3). ‘El que aparte sus oídos para no escuchar la ley, verá que su oración misma es cosa abominable’ (Proverbios 28:9).”

CS pg. 432.2 – “El deber de adorar a Dios estriba en la circunstancia de que Él es el Creador, y que a Él es a quien todos los demás seres deben su existencia. Y cada vez que la Biblia presenta el derecho de Jehová a nuestra reverencia y adoración con preferencia a los dioses de los paganos, menciona las pruebas de su poder creador. ‘Todos los dioses de los pueblos son ídolos; mas Jehová hizo los cielos’ (Salmos 96:5). ‘¿A quién pues me compararéis, para que yo sea como él? Dice el Santo. ¡Levantad hacia arriba vuestros ojos, y ved! ¿Quién creó aquellos cuerpos celestes?’ (Isaías 40:25-26). ‘Así dice Jehová, Creador de los cielos (Él solo es Dios), el que formó la tierra y la hizo; […] ¡Yo soy Jehová, y no hay otro Dios!’ (Isaías 45:18). Dice el salmista: ‘Reconoced que Jehová él es Dios: Él nos hizo, y no nosotros a nosotros mismos’ (Salmos 100:3). ‘¡Venid, postrémonos, y encorvémonos; arrodillémonos ante Jehová nuestro Hacedor!’ (Salmos 95:6). Y los santos que adoran a Dios en el cielo dan como razón del homenaje que le deben: “¡Digno eres tú, Señor nuestro y Dios nuestro, de recibir la gloria y la honra y el poder; porque tú creaste todas las cosas!’ (Apocalipsis 4:11)”

En el Día de Juicio solo se va a tratar con los pecados que hayan sido confesados, perdonados y abandonados – pecados que han sido transferidos al Santuario (Proverbios 28:13).

El Día de Juicio no es tiempo de estar pidiendo perdón ni de estar buscando aceptación. El tiempo para esto es hoy, mientras Cristo está realizando el Servicio Diario en el Santuario Celestial.

La base que tenemos para pedir perdón y aceptación es Cristo nuestra “ofrenda y sacrificio” (Efesios 5:2), pero también es nuestro Sumo Sacerdote autorizado para presentar la ofrenda y el sacrificio (Hebreos 8:3). Cristo entró al Santuario Celestial con su sangre (Hebreos 9:12) y con su justicia (Hebreos 10:19-21).

Antes de que llegue el “¡ay!” de Joel 1:15 debemos tener asegurados el perdón, la aceptación y la lluvia temprana. Pero la situación del pueblo de Dios es la contraria y por esos están como huesos secos.

Un árbol seco no puede volver a reverdecer por sí mismo, necesita regeneración o volver a nacer de nuevo.

 

El mensaje de Joel 1

En resumen, el mensaje de Joel 1 es de proclamar ayuno, aceptar que somos árboles secos sin capacidad para amar. Es necesario un verdadero arrepentimiento y debe haber confesión de nuestros pecados, pues nuestra única esperanza es la misericordia de Dios. Cuando clamemos a Dios, por su misericordia, Dios aceptará una vida que no hemos vivido nosotros mismos, una obediencia que no hemos desarrollado nosotros mismos, y aceptara una muerte que no hemos experimentado nosotros mismos.

¿Qué debemos confesar? ¿Qué debemos hacer?

Sofonías 2:1-3 – “Congregaos y meditad, gente que no tiene vergüenza. Antes que para el decreto, y el día se pase como el tamo; antes que venga sobre vosotros el furor de la ira de Jehová, antes que el día de la ira de Jehová venga sobre vosotros. Buscad a Jehová todos los humildes de la tierra, que pusisteis en obra su juicio; buscad justicia, buscad mansedumbre: quizás seréis guardados en el día del enojo de Jehová.”

Debemos confesar que somos gente sin pudor que no merece las bendiciones del Servicio Diario, del trabajo de Cristo en el Santuario Celestial, ni de su ofrenda y sacrificio.

El profeta Sofonías también llamó al pueblo de Dios a congregarse al Santuario para poder subsistir en el día del Juicio. Y llamó al pueblo a meditar.

CS pg. 586.2 – “Vivimos en el período más solemne de la historia de este mundo. La suerte de las innumerables multitudes que pueblan la tierra está por decidirse. Tanto nuestra dicha futura como la salvación de otras almas dependen de nuestra conducta actual. Necesitamos ser guiados por el Espíritu de Verdad. Todo discípulo de Cristo debe preguntar seriamente: ‘¿Señor, qué quieres que haga?’ Necesitamos humillarnos ante el Señor, ayunar, orar y meditar mucho en su Palabra, especialmente acerca de las escenas del juicio.”

Sofonías nos dice que debemos congregarnos al Santuario “antes que venga el decreto” o “antes que tenga efecto el decreto” -> ese decreto es lo que se va a decretar en el cielo en el día de Juicio: nombre conservado en el libro de la vida o nombre borrado del libro de la vida. “Antes de que venga el furor de Jehová” -> antes de que caigan las plagas sobre la tierra, después que haya concluido el Juicio de Vivos. Y el posterior “día de la ira de Jehová” será después del milenio cuando la tierra sea purificada con fuego y azufre.

En otras palabras, Sofonías también nos esta diciendo: Haga su Servicio Diario. Congregue al Santuario Celestial diariamente buscando la aceptación, el perdón y la lluvia tardía, pues de esto depende que su nombre se conserve en el Libro de la Vida cuando llegue el día del Juicio.

Cuando Sofonías dice “buscad justicia” – porque debemos buscar la justicia de la fe: la justicia de Cristo, debe ser imputada en nuestro favor, para que seamos justificados. Pero también debemos pedir que el Espíritu Santo grabe la Ley de Dios en nuestras mentes y nuestros corazones para que también en nosotros se desarrolle la justicia de la ley – esto es santificación.

Sofonías dice “buscad mansedumbre” – y la mansedumbre es un fruto del Espíritu (Gálatas 5:22-23).

Para que el hombre pueda “buscar justicia” y “buscar mansedumbre” primero debe aceptar que ni es justo, ni es manso, que es un hombre sin pudor, sin capacidad para amar. De lo contrario no tendrá necesidad de buscar justicia ni mansedumbre.

En Joel 1 también hemos analizado el aspecto literal del trigo destruido: cuando caigan las plagas de Apocalipsis 16 no habrá trigo, y no habrá alimentos literalmente.

Y, ¿qué va a pasar con aquellos que no quieran congregarse al Santuario, aquellos que no tengan necesidad de la justicia de Cristo, ni de confesar sus pecados, ni de buscar la lluvia temprana?

Cuando caigan las plagas y no haya que comer, los ángeles se apartarán de ellos y no tendrán qué comer.

PE pg. 270.1 – “De cuando en cuando Jesús enviaba un rayo de luz a los que angustiosamente oraban, para iluminar su rostro y alentar su corazón. Vi que algunos no participaban en esta obra de acongojada demanda, sin que se mostraban indiferentes y negligentes, sin cuidarse de resistir a las tinieblas que los envolvían, y éstas los encerraban como una nube densa. Los ángeles de Dios se apartaron de ellos y acudieron en auxilio de los que anhelosamente oraban. Vi ángeles de Dios que se apresuraban a auxiliar a cuantos se empeñaban en resistir con todas sus fuerzas a los ángeles malos y procuraban ayudarse a sí mismos invocando perseverantemente a Dios. Pero nada hicieron a sus ángeles por quienes no procuraban ayudarse a sí mismos, y los perdí de vista.”

Joel capítulo 1 es un primer llamado a congregarse al Santuario.

sietetrompetas03

 

Fin del capítulo 1. Que Dios los bendiga.

4 Replies to “Estudio de Joel 1”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.