Daniel – Estudio del Capítulo 10

Descarga este estudio en formato PDF: Estudio completo Daniel 10 PDF

El tema principal del capítulo

El tema principal del capítulo 10 es:

Cuarta Línea Profética: Restauración del Pueblo

Parte I

 

En este capítulo, al igual que en el capítulo 8, va a haber VISION (Ver) y va a haber PALABRA (Oír).

Daniel 10:14

He venido para hacerte saber lo que ha de venir a tu pueblo en los postreros días; porque la visión es para esos días.

Daniel 12:1

En aquel tiempo se levantará Miguel, el gran príncipe que esta de parte de los hijos de tu pueblo.

Daniel 10, Daniel 11 y Daniel 12 se encuentran en la cuarta línea profética y todos estos capítulos tratan sobre la restauración del pueblo de Dios.

Al servicio de Dios

:1-4

Cronológicamente nos encontramos en el año tercero del reinado de Ciro, rey de Persia.

En el primer capítulo ya se nos anunció que Daniel solo iba a estar al servicio de los reyes terrenales hasta el primer año del reinado de Ciro:

Daniel 1:21 – “Y Daniel continuó hasta el año primero de Ciro.”

Es decir que en este capítulo nos encontramos en el año 533 a.C. y Daniel ya no está más subordinado a los reyes de este mundo, sino que ahora se encuentra exclusivamente al servicio del Rey de reyes y Señor de señores.

Mes de la pascua

“Y el día 24 del mes primero”

Pero nos debe interesar la fecha en que nos encontramos: se trata del 24 de Abib, es el mes de la pascua (14 de Abib) y de la fiesta de los panes sin levadura (15 de Abib); aquella fiesta del ritual simbólico que servía para conmemorar la liberación del pueblo de Israel de la esclavitud en Egipto.

En la pascua se debía recordar que todo primogénito, tanto de los judíos como de los egipcios, estuvo sujeto a la muerte, pero los primogénitos que fueron librados de la muerte, fueron librados porque hubo un sustituto que murió en su lugar.

En ayuno y oración

“En aquellos días yo, Daniel, estaba de duelo durante tres semanas. No comí manjares delicados, ni carne ni vino entraron en mi boca, ni me ungí con aceite, hasta que se cumplieron tres semanas.”

Daniel había estado haciendo ayuno y oración durante tres semanas. La fiesta de los panes sin levadura no era una celebración en la cual Dios ordenaba a los israelitas a que ayunen, pero sin embargo Daniel estaba ayunando desde el 3 o 4 de Abib.

“Estaba yo a la orilla del gran rio Hiddekel” (rio Tigris)

En Daniel capítulo 8, Daniel se encontraba a orillas del rio Ulai (rio Éufrates) y si recordamos ese capítulo trata sobre la restauración del santuario.

El pueblo de Dios no puede ser restaurado sin santuario, ni sin sacerdote.

TigrisEufratesShattAlArab

Daniel llegó a entender el mensaje de Dios

“Pero él comprendió la palabra, y tuvo inteligencia en la visión.”

Como estudiamos en los anteriores capítulos, Daniel llegó a comprender que el santuario terrenal y la Jerusalén terrenal no eran lo más importante.

Daniel entendió que la restauración del capítulo 8 y del capítulo 9 eran más importantes que la restauración de aquello que estaba en ruinas en su tiempo.

Daniel comprendió que, si bien todo lo terrenal iba a ser restaurado, luego más adelante sería destruido para siempre.

Daniel entendió que su caso se iba a decidir en un Santuario Celestial, y que el templo terrenal era figura y sombra de lo celestial.

Daniel comprendió que el cuerno pequeño echaría por tierra el Santuario Celestial, pero que al fin de las 2300 tardes y mañanas sería restaurada la verdad de ese Santuario Celestial.

Daniel llegó a comprender que el Rey a ser restaurado en Daniel capítulo 7—el Mesías Príncipe—es el Hijo del Hombre, y es quien será llevado ante el Anciano de Días para recibir el Reino y la gloria.

Para este año en el que nos encontramos en el capítulo 10, 42,360 judíos ya habían regresado a Jerusalén y ya estaban restaurando el santuario terrenal (Esdras 2:64).

Ya en el año 536 a.C. habían salido libres de Babilonia, porque se habían cumplido los 70 años de Jeremías 29:10 gracias al decreto de Ciro.

Babilonia ya había caído en el 538 a.C. y en ese año se había coronado Darío el Medo como nuevo rey.

Cuando los israelitas regresaron a Jerusalén lo hicieron con una autoridad civil y una autoridad religiosa: Esdras 2:1-2 – “los cuales volvieron con Zorobabel (autoridad civil), Jesúa (autoridad religiosa).”

Esdras 3:6-12 – los israelitas están reconstruyendo el santuario terrenal.

En el capítulo 9 (que acontece en el año 538 a.C.), estudiamos que la petición para la restauración del pueblo quedó sin contestación. La petición de Daniel para que Dios restaure la ciudad y el santuario fue contestada.

En el capítulo 9 Daniel pidió al Señor que el pueblo sea restaurado. El oró y en menos de 10 minutos acudió Gabriel a su encuentro.

Ahora, en este capítulo, Daniel ha estado orando por 3 semanas y aún no había tenido respuesta…

La Visión

:5-6

Daniel tiene una VISIÓN.

Daniel ve a:

“un varón vestido de lino, y ceñidos sus lomos de oro de Ufaz.”

Este varón que Daniel ve en la visión se presenta con vestiduras de Sacerdote al servicio del santuario. Como habíamos mencionado anteriormente, el pueblo no puede ser restaurado sin sacerdote.

Vestiduras de sacerdote común (Éxodo 28:40)
Vestiduras de sacerdote común (Éxodo 28:40)

Este varón era Cristo vestido de vestiduras sacerdotales:

Ezequiel 8:2 – “mire y he aquí una figura que parecía de hombre; desde sus lomos para abajo fuego; y de sus lomos para arriba parecía resplandor, el aspecto de bronce refulgente.”

Apocalipsis 1:13-18 – “semejante al Hijo del Hombre, vestido de una ropa que llegaba hasta los pies, y ceñido por el pecho con un cinto de oro. Su cabeza y cabellos blancos como blanca lana, como nieve, sus ojos como llama de fuego, y sus pies semejantes al bronce bruñido, refulgente como un horno; y su voz como estruendo de muchas aguas. Yo soy el primero y el último, el que vivo y estuve muerto.”

El primero y el último, el que vive y estuvo muerto es Cristo.

El apóstol Juan da la misma descripción de Ezequiel y de Daniel.

Los tres profetas vieron a Cristo con vestiduras sacerdotales en visión.

El varón vestido de lino... Cristo con vestiduras de sacerdote.
El varón vestido de lino… Cristo con vestiduras de sacerdote.

La necesidad de un Mediador

Es por causa del pecado que hay una separación entre el hombre y Dios (Isaías 59:2).

Sin la intervención de Cristo no tendríamos ninguna esperanza, ya que, debido al pecado, no tenemos acceso directo a Dios.

Los sacerdotes que entraban al santuario terrenal, lo hacían en representación del pueblo.

Hebreos 4:16 – “acerquémonos confiadamente al trono de la gracia.”

Pero, por medio de quién?

Hebreos 7:25 – “a los que por él se acercan a Dios.”

Solo por Cristo tenemos acceso directo a Dios.

“puesto que vive para siempre para interceder por ellos.”

Cristo es nuestro representante como hombre (VARÓN). Si Cristo habla por nosotros ante el Padre, entonces podemos ser restaurados.

Pero Cristo necesita su lugar de trabajo, el lugar donde Él intercede por nosotros: el Santuario Celestial.

Sin Sacerdote y sin Santuario, el pueblo no puede ser restaurado.

Apocalipsis 1:15 – “y su voz como estruendo de muchas aguas.”

Daniel 10:6 – “sonido de sus palabras como estruendo de una multitud.”

Se describe la voz de Cristo como la voz de un ejército, de una muchedumbre, pero sin embargo se trataba de un solo varón.

Cristo representa a un ejército, a una muchedumbre, a un pueblo. Cuando Cristo habla, Él habla a favor de una multitud que le sigue por fe a su obra sacerdotal en el Santuario Celestial.

Cristo se sacrificó por toda la humanidad en la cruz del calvario. Pero Él no ruega por toda la humanidad en el santuario celestial, sino tan solo por aquellos que le siguen por fe a su Ministerio Sacerdotal Celestial:

Juan 14:16 – “yo rogaré por vosotros…”

Juan 16:26 – “yo rogaré al padre por vosotros.”

El que no cree no será beneficiado. El que no tiene la necesidad de un Mediador, no será beneficiado.

DTG pg. 620.4 – “Hasta entonces los discípulos no conocían los recursos y el poder ilimitado del Salvador. El les dijo: ‘Hasta ahora nada habéis pedido en mi nombre’ (Juan 16:24). Explicó que el secreto de su éxito consistiría en pedir fuerza y gracia en su nombre. Estaría delante del Padre para pedir por ellos. La oración del humilde suplicante es presentada por él como su propio deseo a favor de aquella alma. Cada oración sincera es oída en el cielo. Tal vez no sea expresada con fluidez; pero si procede del corazón ascenderá al santuario donde Jesús ministra, y él la presentará al Padre sin balbuceos, hermosa y fragante con el incienso de su propia perfección.”

DMJ pg. 13.2 – “Todos los que sienten la absoluta pobreza del alma, que saben que en sí mismos no hay nada bueno, pueden hallar justicia y fuerza recurriendo a Jesús. Dice él:

‘Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados’ (Mateo 11:28).

Nos invita a cambiar nuestra pobreza por las riquezas de su gracia. No merecemos el amor de Dios, pero Cristo, nuestro fiador, es sobremanera digo y capaz de salvar a todos los que vengan a él.

No importa cuál haya sido la experiencia del pasado ni cuán desalentadoras sean las circunstancias del presente, si acudimos a Cristo en nuestra condición actual—débiles, sin fuerza, desesperados—nuestro compasivo Salvador saldrá a recibirnos mucho antes de que lleguemos y nos rodeará con sus brazos amantes y con la capa de su propia justicia.

Nos presentará a su Padre en las blancas vestiduras de su propio carácter. El aboga por nosotros ante el Padre diciendo:

Me he puesto en el lugar del pecador. No mires a este hijo desobediente, sino a mí.

Y cuando Satanás contiende fuertemente contra nuestras almas, acusándonos de pecado y alegando que somos su presa, la sangre de Cristo aboga con mayor poder.”

Si Dios Padre mira a Cristo solo va a encontrar perfección. En Cristo tenemos la perfección que demanda la Ley.

“Y se dirá de mí: Ciertamente en Jehová está la justicia y la fuerza… En Jehová será justificada y se gloriará toda la descendencia de Israel” (Isaías 45:24-25).

Daniel 12:1 – “En aquel tiempo se levantará Miguel.”

Como veremos en el capítulo 12, a este varón vestido de lino se le llama también Miguel.

Cuando nuestro caso se tome en el cielo, en el Santuario Celestial, en el día del Juicio, vamos a necesitar de este Varón para que presente la ofrenda y el sacrificio a nuestro favor. Vamos a necesitar que él abogue a nuestro favor, que interceda por nosotros ante el Padre, porque de lo contrario no tendremos ninguna esperanza.

Una escena de Juicio

:7-8

Cuando aconteció todo esto, Daniel no se encontraba en ese lugar solo; había otros hombres con él a orillas del rio Tigris. Pero estos hombres no pudieron ver lo que vio Daniel en la visión. Estos hombres sintieron temor y huyeron, dejando a Daniel solo hasta que él se desmayó.

Esto es como una escena de juicio: Nadie puede entrar al juicio por nosotros. Cada quien debe enfrentar su propio juicio ante Dios.

CC pg. 29.2 – “Cuando el profeta Daniel contempló la gloria que rodeaba al mensajero celestial que se le había enviado, se sintió abrumado por el reconocimiento de su propia debilidad e imperfección.

Describiendo el efecto de la maravillosa escena, relató: ‘No quedó en mí esfuerzo, y mi lozanía se me demudó en palidez de muerte, y no retuve fuerza alguna’ (Daniel 10:8).

El alma así conmovida odiará su egoísmo y amor propio, y mediante la justicia de Cristo buscará la pureza de corazón que armoniza con la ley de Dios y con el carácter de Cristo.”

Daniel quedó sin vigor alguno pues vio su propia imperfección para el día del juicio.

La Palabra (escena de Juicio continúa)

:9-11

Terminó la visión y ahora empieza la PALABRA.

Luego oí el sonido de sus palabras; y al oír el sonido de sus palabras, caí adormecido sobre mi rostro, con mi rostro en tierra.”

“Y he aquí una mano me tocó, e hizo que me pusiese sobre mis rodillas.”

Daniel cayó desmayado, pero el ángel Gabriel le consoló y le levantó.

“Y me dijo: -Daniel, hombre muy amado, está atento a las palabras que te hablaré.”

Esta escena equivale a:

Zacarías 3:3 – “Josué estaba delante del ángel, vestido de vestiduras viles.”

Al juicio entramos con vestiduras viles que son = nuestros pecados.

Entonces Zacarías 3:3 equivale a Daniel 10:11 – “presta atención a las palabras que te hablaré.”

PR pg. 428.2 – “En una visión, el profeta contempla a ‘Josué, el gran sacerdote,… vestido de vestiduras viles’ (Zacarías 3:1-3), en pie delante del Ángel de Jehová, impetrando la misericordia de Dios a favor de su pueblo afligido. Mientras suplica a Dios que cumpla sus promesas, Satanás se levanta osadamente para resistirle. Señala las transgresiones de los hijos de Israel como razón por la cual no se les podía devolver el favor de Dios. Los reclama como su presa y exige que sean entregados en sus manos.

El sumo sacerdote no puede defenderse a sí mismo ni a su pueblo de las acusaciones de Satanás. No sostiene que Israel esté libre de culpa. En sus andrajos sucios, que simbolizan los pecados del pueblo, que él lleva como su representante, está delante del Ángel, confesando su culpa, aunque señalando su arrepentimiento y humillación y fiando en la misericordia de un Redentor que perdona el pecado. Con fe se aferra a las promesas de Dios.”

Zacarías 3:4 – “Entonces el ángel habló y ordenó a los que estaban delante de él, diciendo: –Quitadle esas vestiduras viles.”

Eso es lo que se debe decir en nuestro juicio, y equivale al “ponte en pie” de Daniel 10:11

Entonces Zacarías 3:4 equivale a Daniel 10:11 – “ponte de pie.”

PR pg. 428.5 – “Al ser aceptada la intervención de Josué, se da la orden: ‘Quitadle esas vestimentas viles,’ y a Josué el Ángel declara: ‘Mira que he hecho pasar tu pecado de ti, y te he hecho vestir de ropas de gala.’ ‘Y pusieron una mitra limpia sobre su cabeza, y vistiéronle de ropas’ (Zacarías 3:4-5). Sus propios pecados y los de su pueblo fueron perdonados. Israel había de ser revestido con ‘ropas de gala,’ la justicia de Cristo que les era imputada. La mitra puesta sobre la cabeza de Josué era como la que llevaban los sacerdotes, con la inscripción: ‘Santidad a Jehová’ (Éxodo 28:36), lo cual significaba que a pesar de sus antiguas transgresiones estaba ahora capacitado para servir delante de Dios en su santuario.”

Si bien las ‘vestiduras viles’ son nuestros pecados, las ‘vestiduras de gala’ es la justicia de Cristo que nos es imputada en la justificación.

PR pg. 429.3 – “Así como Satanás acusaba a Josué y a su pueblo, en todas las edades ha acusado a los que buscaban la misericordia y el favor de Dios. Es ‘el acusador de nuestros hermanos, …el cual los acusaba delate de nuestro Dios día y noche’ (Apocalipsis 12:10). La controversia se repite acerca de cada alma rescatada del poder del mal, y cuyo nombre se registra en el libro de la vida del Cordero (Apocalipsis 21:27). Nunca se recibe a alguno en la familia de Dios sin que aquello excite la resuelta resistencia del enemigo. Pero el que era entonces la esperanza de Israel, así como su defensa, justificación y redención, es también la esperanza de la iglesia.”

PR pg. 430.3 – “El hombre no puede por sí mismo hacer frente a estas acusaciones del enemigo…”

Porque soy pecador, necesito de un Salvador. Si no fuera pecador, no necesitaría de la sangre de Cristo y la sangre de Cristo me libra de todo pecado.

“…Con sus ropas manchadas de pecado, confiesa su culpabilidad delante de Dios. Pero Jesús, nuestro Abogado, presenta una súplica eficaz a favor de todos los que mediante el arrepentimiento y la fe le han confiado la guarda de sus almas. Intercede por su causa y vence a su acusador con los poderosos argumentos del Calvario. Su perfecta obediencia a la ley de Dios le ha dado toda potestad en el cielo y en la tierra, y él solicita a su Padre misericordia y reconciliación para el hombre culpable.

Al acusador de sus hijos declara: ¡Jehová te reprenda, oh Satanás! Estos son la compra de mi sangre, tizones arrancados del fuego. Y los que confían en él con fe reciben la consoladora promesa: ‘Mira que he hecho pasar tu pecado de ti, y te he hecho vestir de ropas de gala’ (Zacarías 3:4).”

PR pg. 431.1 – “Todos los que se hayan revestido del manto de la justica de Cristo subsistirán delante de él como escogidos fieles y veraces. Satanás no puede arrancarlos de la mano de Cristo. Este no dejará que una sola alma que con arrepentimiento y fe haya pedido su protección caiga bajo el poder del enemigo. Su Palabra declara: ‘¿O forzará alguien mi fortaleza? Haga conmigo paz, sí, haga paz conmigo.’ (Isaías 27:5).

La promesa hecha a Josué se dirige a todos: ‘Si guardares mi ordenanza,… entre éstos que aquí están te daré plaza’ (Zacarías 3:7). Los ángeles de Dios irán a cada lado de ellos, aun en este mundo, y ellos estarán al fin entre los ángeles que rodean el trono de Dios.”

Vamos a entrar al Juicio estando inmaduros e imperfectos, porque solo hemos recibido la lluvia temprana, la cual nunca hace madurar el fruto. Pero el Juicio requiere madurez y requiere perfección, méritos que sólo se encuentran en Cristo.

:12

El ángel le hace saber a Daniel que, desde el primer día en que él empezó a orar (3 o 4 de Abib), fueron oídas sus oraciones.

Daniel había estado ayunando y orando durante 3 semanas.

Dios había ordenado, en la ley ceremonial, que los israelitas ayunen el 10 del mes séptimo—en el día de la expiación o Juicio simbólico. Es decir que Daniel está obrando como si fuera 10 del mes Séptimo, como si fuera día de expiación o día de juicio.

Ese espíritu de ayuno y de oración es el que se necesita para entrar al día de Juicio (Joel 1:14). Daniel se estaba congregando por fe al santuario para obtener el perdón de los pecados. Y es que, si entramos al juicio sin perdón, nuestra suerte ya está decidida…

Miguel vs el Príncipe de Persia

Denying_Satan190210_01

:13

“El príncipe de Persia se me opuso durante veintiún días.”

Dios escuchó la oración de Daniel y mandó a Gabriel en ese mismo instante, pero ‘el príncipe de Persia’ se opuso durante 3 semanas.

“Estuve ayunando por el espacio de 3 semanas” + “se me opuso durante 21 días” = Cabe mencionar que estos textos bíblicos sirve también para demostrar que la semana tiene 7 días bíblicamente.

PR pg. 328.3 (418.3) – “Mientras Satanás estaba procurando influir en las más altas potestades del reino de Medo-Persia para que mirasen con desagrado al pueblo de Dios, había ángeles que obraban a favor de los desterrados. Todo el cielo estaba interesado en la controversia. Por intermedio del profeta Daniel se nos permite vislumbrar algo de esta lucha poderosa entre las fuerzas del bien y las del mal.

Durante tres semanas Gabriel luchó contra las potestades de las tinieblas, procurando contrarrestar las influencias que obraban sobre el ánimo de Ciro; y antes que terminara la contienda, Cristo mismo acudió en auxilio de Gabriel. Este declara: ‘El príncipe del reino de Persia se puso contra mí veintiún días: y he aquí, Miguel, uno de los principales príncipes, vino para ayudarme, y yo quedé allí con los reyes de Persia’ (Daniel 10:13).

Todo lo que podía hacer el cielo en favor del pueblo de Dios fue hecho. Se obtuvo finalmente la victoria; las fuerzas del enemigo fueron mantenidas en jaque mientras gobernaron Ciro y su hijo Cambises, quien reinó unos siete años y medio.”

El príncipe de Persia es satanás. Satanás estaba tratando de obrar negativamente en Ciro, para que el rey obrara en contra del pueblo de Dios. Como estudiamos en el capítulo 9, los enemigos del pueblo de Dios se habían acercado a Zorobabel y a Josué para participar de la reconstrucción del santuario terrenal. Como ellos no quisieron permitir que los paganos participen de la restauración del santuario (por miedo a que traten de meter a sus ídolos en el templo), los enemigos de Israel mandaron cartas al rey Ciro para decirle que eran un pueblo rebelde, entre otras falsas acusaciones. Estas cartas obraban negativamente en Ciro. Los enemigos del pueblo de Dios estaban obrando por parte del príncipe de Persia. Es por esto que tuvo que venir Miguel (Cristo) para ayudar a Gabriel y evitar que Ciro acceda a los ataques de satanás.

Cuando el Mesías Príncipe vino a este mundo se refirió a satanás como el ‘príncipe de este mundo’ (Juan 12:31; 14:30; 16:11). Y el apóstol Pablo también llamó a satanás ‘dios de este siglo’ o ‘dios de la edad presente’ según la traducción:

2 Corintios 4:4 – “En los cuales el dios de este siglo cegó el entendimiento de los incrédulos para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo.”

Existe una guerra real y literal entre los ángeles leales a Dios y los ángeles leales a satanás.

Daniel estaba viendo que eran pocos los israelitas que regresaron a Jerusalén y que además estaban luchando de sobremanera para poder restaurar el santuario terrenal.

PR pg. 129.4 – “Hermano cristiano, Satanás conoce tu debilidad; por lo tanto aférrate a Jesús. Permaneciendo en el amor de Dios, puedes soportar toda prueba. Sólo la justicia de Cristo puede darte poder para resistir a la marea del mal que arrasa al mundo.

Introduce fe en tu experiencia. La fe alivia toda carga y todo cansancio. Si confías de continuo en Dios, podrás comprender las providencias que te resultan ahora misteriosas. Recorre por la fe la senda que él te traza. Tendrás pruebas; pero sigue avanzando. Esto fortalecerá tu fe, y te preparará para servir. Los anales de la historia sagrada fueron escritos, no simplemente para que los leamos y nos maravillemos, sino para que obre en nosotros la misma fe que obró en los antiguos siervos de Dios.

El Señor obrará ahora de una manera que no será menos notable doquiera haya corazones llenos de fe para ser instrumentos de su poder.”

PR pg. 130.1 – “A nosotros, como a Pedro, se nos dirigen estas palabras:

‘Satanás os ha pedido para zarandaros como a trigo; mas yo he rogado por ti que tu fe no te falte’ (Lucas 22:31-32).

Nunca abandonará Cristo a aquellos por quienes murió. Nosotros podemos dejarle y ser abrumados por la tentación; pero nunca puede Cristo desviarse de un alma por la cual dio su propia vida como rescate.

Si nuestra visión espiritual pudiese despertarse, veríamos almas agobiadas por la opresión y cargados de pesar, como un carro de gavillas, a punto de morir desalentadas. Veríamos ángeles volar prestamente en ayuda de estos seres tentados, para rechazar las huestes del mal que los rodean y colocar sus pies sobre el fundamento seguro.

Las batallas que se riñen entre los dos ejércitos son tan reales como las que entablan los ejércitos de este mundo, y son destinos eternos los que dependen del resultado del conflicto espiritual.”

Cristo no nos abandona, somos nosotros quienes lo abandonamos a Él.

Existe una guerra espiritual y real entre ángeles leales a Dios y los ángeles desleales para poder librarnos de la tentación. Los ángeles leales a satanás no quieren que un ser humano resista a la tentación.

Lluvia tardía después del Juicio

:14

“He venido para hacerte saber lo que ha de venir a tu pueblo en los postreros días.”

La PALABRA de Daniel capítulo 10 trata sobre lo que va a suceder al pueblo de Dios en los postreros días.

:15

Daniel quedó mudo.

:16

Hasta que…

“uno con semejanza de Hijo de Hombre tocó mis labios.”

Y entonces Daniel pudo hablar.

¿Qué significa esta escena?

Comparemos estos versículos con la visión del profeta Isaías en el capítulo 6:

Isaías 6:1 – “En el año que murió el rey Uzías, vi yo al Señor sentado sobre un trono alto y sublime; y el borde de sus vestiduras llenaba el templo.”

Isaías 6:5 – “Entonces dije: -¡Ay de mí, pues soy muerto! Porque siendo un hombre de labios impuros y habitando en medio de un pueblo de labios impuros, mis ojos han visto al Rey, a Jehová de los Ejércitos!”

Isaías 6:6-7 – “Entonces voló hacia mí uno de los serafines trayendo en su mano, con unas tenazas, un carbón encendido tomado del altar. Y tocando con el sobre mi boca, dijo: -He aquí que esto ha tocado tus labios, y es quitada tu culpa y limpio tu pecado.”

Al profeta Daniel le ocurrió algo similar a lo que le ocurrió al profeta Isaías.

Cuando Cristo tocó los labios de Daniel, esto simbolizaba la expiación de sus pecados.

Como podemos ver, todo lo que sucede hasta ahora en el relato simboliza una escena de juicio:

  1. Daniel entró al juicio imperfecto e inmaduro.
  2. Daniel entró al juicio con sus vestiduras viles (pecados).
  3. Se ordena que le quiten sus vestiduras viles, para que se le pongan las vestiduras de galas (la justicia de Cristo le es imputada; Daniel es justificado por la obediencia perfecta y perpetua de Cristo).
  4. Cristo le toca los labios (los pecados de Daniel son borrados en virtud de la sangre de Cristo).

Daniel ha salido aprobado de la escena de juicio. Entonces vendrá un resultado…

:17-18

“Me tocó otra vez y me fortaleció.”

:19

“y me dijo: Muy amado no temas, la paz sea contigo; esfuérzate y aliéntate.”

Como resultado de haber salidos aprobados en el juicio, se nos concede la lluvia tardía.

Hechos 3:10 – “Por tanto, (1) arrepentíos y convertíos para que (2) sean borrados vuestros pecados, de modo que (3) de la presencia del Señor vengan tiempos de refrigerio.”

Los ‘tiempos de refrigerio’ es el derramamiento de la lluvia tardía. Hechos 3:10 también nos muestra que la lluvia tardía es derramada después que los pecados son borrados, no cuando los pecados son perdonados. Y los pecados serán borrados solamente en el JUICIO.

CS pg. 596.1 – “El ángel que une su voz a la proclamación del tercer mensaje (Apocalipsis 14:9-20), alumbrará toda la tierra con su gloria. Así se predice una obra de extensión universal.”

CS pg. 596.2 – “Esa obra será semejante a la que se realizó en el día de Pentecostés. Como la ‘lluvia temprana’ fue dada en tiempo de la efusión del Espíritu Santo al principio del ministerio evangélico, para hacer crecer la preciosa semilla, así la ‘lluvia tardía’ será dada al final de dicho ministerio para hacer madurar la cosecha.”

Oseas 6:3 – “Y conoceremos, y proseguiremos en conocer a Jehová: como el alba está aparejada su salida, y vendrá a nosotros como la lluvia, como la lluvia tardía y temprana a la tierra.”

Joel 2:23 – “Vosotros también, hijos de Sión, alegraos y gozaos en Jehová vuestro Dios; porque os ha dado la primera lluvia arregladamente, y hará descender sobre vosotros lluvia temprana y tardía como al principio.”

Hechos 2:17, 21 – “Y será en los postreros días, dice Dios, derramaré mi Espíritu sobre toda carne.” “Y será que todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo.”

CS pg. 596.3 – “La gran obra de evangelización no terminará con menor manifestación del poder divino que la que señaló el principio de ella. Las profecías que se cumplieron en tiempo de la efusión de la lluvia temprana, al principio del ministerio evangélico, deben volverse a cumplir en tiempo de la lluvia tardía, al fin de dicho ministerio.

Esos son los ‘tiempos de refrigerio’ en que pensaba el apóstol Pablo cuando dijo: ‘Así que, arrepentíos y convertíos, para que sean borrados vuestros pecados; pues que vendrán los tiempos del refrigerio de la presencia del Señor, y enviará a Jesucristo’ (Hechos 3:19-20).”

Lluvia tardía = equivale al “esfuérzate y aliéntate”

Si pasamos el juicio, se nos será dada la lluvia tardía para poder hablar con poder en la última amonestación a un mundo que ha pisoteado la ley de su Creador.

TM pg. 506.2 – “La lluvia tardía que madura la cosecha de la tierra representa la gracia espiritual que prepara a la iglesia para la venida del Hijo del hombre. Pero a menos que haya caído la lluvia temprana, no habrá vida; la hoja verde no aparecerá. A menos que las primeras precipitaciones hayan hecho su obra, la lluvia tardía no podrá perfeccionar ninguna semilla.”

En resumen, para pasar el Juicio:

  1. El hombre entra al juicio imperfecto e inmaduro.
  2. El hombre entra al juicio con sus vestiduras viles (pecados).
  3. Se ordena que le quiten sus vestiduras viles, para que se le pongan las vestiduras de galas (la justicia de Cristo le es imputada; el hombre es justificado por la obediencia perfecta y perpetua de Cristo).
  4. Los pecados del hombre son borrados en virtud de la sangre de Cristo.
  5. El hombre, en la tierra, recibe la lluvia tardía (si está aún vivo, pues lluvia tardía es para juicio de vivos y no de muertos).

 

:20-21

“para pelear contra el príncipe de Persia.”

CS pg. 668.3 (595.3) – “Pero mientras Jesús siga intercediendo por el hombre en el santuario celestial, los gobernantes y el pueblo seguirán sirviendo la influencia refrenadora del Espíritu Santo, la cual seguirá también dominando hasta cierto punto las leyes del país. Si no fuera por estas leyes, el estado del mundo sería mucho peor de lo que es. Mientras que muchos de nuestros legisladores son agentes activos de Satanás, Dios tiene también lo suyos entre los caudillos de la nación.

El enemigo impele a sus servidores a que propongan medidas encaminadas a poner grandes obstáculos a la obra de Dios; pero los estadistas que temen a Dios están bajo la influencia de santos ángeles para oponerse a tales proyectos con argumentos irrefutables. Es así como unos cuantos hombres contienen una poderosa corriente del mal.

La oposición de los enemigos de la verdad será coartada para que el mensaje del tercer ángel pueda hacer su obra. Cuando la amonestación final sea dada, cautivará la atención de aquellos caudillos por medio de los cuales el Señor está obrando en la actualidad, y algunos de ellos la aceptarán y estarán con el pueblo de Dios durante el tiempo de angustia.”

CS pg. 615.1 – “A menudo suelen haber ángeles en forma humana en las asambleas de los justos, y visitan también las de los impíos, como lo hicieron en Sodoma para tomar nota de sus actos y para determinar si excedieron los limites de la paciencia de Dios.

El Señor se complace en la misericordia; así que por causa de los pocos que le sirven verdaderamente, mitiga las calamidades y prolonga el estado de tranquilidad de las multitudes. Los que pecan contra Dios no se dan cuenta de que deben la vida a los pocos fieles a quienes les gusta ridiculizar y oprimir.”

Satanás estaba tratando de evitar la reconstrucción del santuario terrenal en Jerusalén, y el Gabriel no estaba pudiendo contrarrestar su influencia, así que hubo necesidad de la intervención de Miguel – “Influencia refrenadora del Espíritu Santo.”

1MS pg. 185.2 – “Los ángeles buenos y malos luchan por cada hombre. El hombre mismo es el que determina quien ganará. Exhorto a los ministros de Cristo a que con la verdad de la ministración de los ángeles impresiones el entendimiento de todos los que lleguen a estar al alcance de su voz. No se ocupen de especulaciones fantásticas. Nuestra única seguridad es la Palabra escrita. Debemos orar como o hizo Daniel para que seamos protegidos por las inteligencias celestiales.”

En Daniel 10:6 – la voz de Cristo es descrita como la voz de un ejército.

Cuando Daniel empezó a orar el 3/4 de Abib, él estaba pensando en los 42,360 israelitas que se encontraban en Jerusalén restaurando el santuario terrenal con muchas dificultades (Nehemías 4 y 5).

El 24 de Abib, cuando escuchó la voz de Cristo como de una muchedumbre, Daniel se dio cuenta de que su petición del capítulo 9 si había sido escuchada. Daniel llegó a comprender que estos 42,360 israelitas no eran los únicos que eran parte del pueblo de Dios. Daniel comprendió entonces que la restauración del pueblo de Dios abarcaría a todos aquellos que por fe iban a seguir al varón vestido de lino.

En los anteriores capítulos Daniel llegó a entender que la ciudad de Jerusalén terrenal no era la más importante y que el santuario terrenal no era el más importante, pues ambos eran sombra y figura de: la Jerusalén Celestial y el Santuario Celestial.

En este capítulo Daniel se dio cuenta que esos 42,360 judíos según la carne, no eran más importantes que las multitudes de toda raza y de toda región que seguirán por fe a Cristo.

Daniel entendió que el pueblo de Dios que tiene que ser restaurado no abarcaba solo a los judíos según la carne, sino a todo un ejército!

Gálatas 3:28-29 – “y si vosotros sois de Cristo, ciertamente linaje de Abraham sois, y herederos según la promesa.”

El verdadero linaje de Abraham, los verdaderos herederos del reino, son el Israel espiritual que sigue a Cristo por la fe mientras Él ministra en el Santuario Celestial.

2JT pg. 170.1 – “Si el velo que separa el mundo visible del invisible pudiese alzarse, y los hijos de Dios pudiesen contemplar la gran controversia que se riñe entre Cristo y los ángeles santos y Satanás y sus huestes perversas a propósito de la redención del hombre; si pudiesen comprender la admirable obra de Dios para rescatar las almas de la servidumbre del pecado, y el constante ejercicio de su poder para protegerlas de la malicia del maligno, estarían mejor preparados para resistir los designios de satanás. Su mente se llenaría de solemnidad e importancia del plan de la redención y la magnitud de la obra que tienen delante de sí como colaboradores de Cristo. Quedarían humillados aunque estimulados, sabiendo que todo el cielo se interesa en su salvación.”

Amén. Que Dios los bendiga.

Siga estudiando: Estudio completo de Daniel capítulo 11

10 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s