Daniel – Estudio del Capítulo 12

Descarga este estudio completo en formato PDF: Estudio completo Daniel capítulo 12 PDF

Recomendamos estudiar también: el capítulo 11 de Daniel.

El tema principal del capítulo

El tema principal del capítulo 12 es:

Cuarta Línea Profética: Restauración del Pueblo

Parte III

El capítulo 12 es la continuación del capítulo 11, que habíamos dicho es la continuación del capítulo 10. Es así que la Restauración del Pueblo de Dios abarca 3 partes—3 capítulos—desde el capítulo 10 hasta éste que, además, es el último capítulo del libro de Daniel.

El siervo del Señor—Daniel—se encontraba a orillas del río Tigris cuando tuvo una visión en el capítulo 10 en la que vio a Cristo con vestiduras sacerdotales, pues sin Ministerio Sacerdotal de Cristo en el Santuario Celestial el pueblo de Dios no puede ser restaurado.

Al concluir la visión vino el ángel Gabriel a su lado y comenzó a hablarle sobre todo lo que le iba a ocurrir al pueblo de Dios desde los días de Daniel hasta el fin del tiempo de nuestro mundo.

Es decir que Gabriel ha estado hablando desde Daniel 10:12 en adelante, todo Daniel capítulo 11 y debe continuar ahora en este capítulo 12.

Antes de iniciar el estudio del capítulo 12 haremos un breve repaso de los eventos históricos que hemos estudiado en el capítulo 11.

Aspecto histórico

En Daniel 11:24 nos encontramos en el 5-3-31 d.C., fecha en que Cristo comienza su Ministerio Sacerdotal Celestial en el Lugar Santo del Santuario Celestial.

Jesucristo con vestiduras sacerdotales
Jesucristo con vestiduras sacerdotales

También estudiamos que antes del año 100 d.C. ya se estaba formando el cuerno pequeño o “misterio de iniquidad” como le llamó Pablo en 2 Tesalonicenses 2:3-8.

Luego en el año 538 d.C. estudiamos que el emperador Justiniano de Roma oriental le nombra cabeza visible de la iglesia al obispo de Roma, le llama “corrector de herejes,” dice que la Biblia es un libro peligroso, etc. Y comienza entonces el período de los 1260 años.

Emperador Justiniano de la Roma oriental
Emperador Justiniano de la Roma oriental

Si bien el emperador le dio al papa la autoridad religiosa, la autoridad civil se encuentra todavía en mano de los 10 cuernos.

Fueron los francos, quienes formaban parte de los 10 cuernos, quienes posteriormente le entregaron el poder civil al cuerno pequeño.

Para el año 325 d.C., Constantino el grande ya había participado del templo de Sofía, y ya habían también sinagogas con el nombre cambiado a “templo.” En el capítulo 11 también estudiamos que el cardenal católico John Henry Newman, en su libro “El desarrollo de la doctrina cristiana,” reconoce que el uso de “templos” tiene un origen pagano. Y estudiamos que de esta manera se hacía guerra contra el verdadero templo: el Santuario Celestial.

SolInvictus

El cuerno pequeño empieza a hacer guerra contra el Ministerio de Cristo en el Lugar Santo desde entonces (Daniel 8:11).

Luego estudiamos que en el año 1518 los reformadores protestantes le quitaron la autoridad religiosa al cuerno pequeño.

La Reforma Protestante En Europa
La Reforma Protestante En Europa

El cuerno pequeño recibiría la herida de muerte en el año 1798 con la revolución francesa (Apocalipsis 13:3), pero su sistema de culto y falsa religión seguiría de pie.

General Berthier lleva cautivo al papa Pío VI
General Berthier lleva cautivo al papa Pío VI

En el capítulo 9 estudiamos que en el año 1844 (fin de las 2300 tardes y mañanas) Cristo inicia su Ministerio como Sumo Sacerdote en el Lugar Santísimo del Santuario Celestial. Es a partir de este año que el ataque del cuerno pequeño es contra ese Ministerio en el Lugar Santísimo, justo en el tiempo en que tiene que realizarse el último trabajo de Cristo como mediador por la humanidad.

Jesús Sumo Sacerdote Celestial
Jesús Sumo Sacerdote Celestial

También estudiamos que el cuerno pequeño pasaría a aceptar que las 70 semanas no son literales, sino día por año (lo cual es correcto), pero alegando que no son un período continuo (lo cual, como hemos estudiado en el capítulo 9, es completamente falso) y de ahí que los jesuitas introdujeron doctrinas futuristas, principalmente la falsa doctrina del ‘rapto secreto.’

Lo correcto y lo incorrecto
Lo correcto y lo incorrecto

En Daniel 11:44-45 estudiamos que el cuerno pequeño plantaría sus tiendas entre las muchedumbres y el Santuario Celestial. Es decir que, a pesar de haber recibido una herida de muerte, eso no quiere decir que el cuerno pequeño dejó de construir “templos,” ni que dejó de infiltrarse en las iglesias protestantes.

Este sistema de culto, que vimos se inició en Babilonia, va a seguir hasta el fin de los tiempos.

El cuerno pequeño ha estado trabajando arduamente desde entonces para restaurar el sacro imperio romano.

El cuerno pequeño quiere volver a establecer el sacro imperio romano y sanar su herida de muerte.
El cuerno pequeño quiere volver a establecer el sacro imperio romano y sanar su herida de muerte.

La Unión Europea le tiene que devolver la autoridad civil al cuerno pequeño. En el pasado fueron los franceses quienes le dieron la autoridad civil, y fueron ellos mismos quienes posteriormente le quitaron esa autoridad civil. La profecía (Apocalipsis 17:13) indica que ahora son los 10 cuernos los que le deben entregar la autoridad civil y religiosa al cuerno pequeño para que recupere su poder y autoridad, y para que se vuelva a repetir lo que ya sucedió en el pasado (Edad Media).

La profecía también indica que debemos esperar que se forme la imagen de la bestia en los Estados Unidos (Apocalipsis 13:14). Es decir, esa misma entrega de autoridad civil y autoridad religiosa es entregada a las iglesias protestantes que estarán trabajando para el cuerno pequeño. Las iglesias protestantes en los E.E.U.U. hace una “imagen” pues la “real” se encuentra en Europa.

Apocalipsis 17
Apocalipsis 17

Estamos viviendo en el período del último tiempo de gracia para la raza humana, en un período de PRUEBA con TIEMPO, y estamos a un paso del evento más solemne de la historia:

Como estudiamos en Daniel 11:44-45: entramos al JUICIO DE VIVOS, al TEKEL de Daniel 5:25.

El tiempo de gracia es concedido a la humanidad para que ese evento solemne no nos sorprenda como ladrón por la noche (Mateo 24:43-44; 1 Tesalonicenses 5:2).

DiezVirgenesFuturo

Y al finalizar el capítulo 11 estudiamos también que, luego de que se inicie el juicio de vivos, gracias al derramamiento de la lluvia tardía, debe venir el período del fuerte pregón o fuerte clamor de Apocalipsis 18:1-5.

Fin de la obra intercesora de Cristo

Continuamos el estudio del capítulo 12 versículo por versículo…

:1

Daniel sigue en el río Tigris, seguimos en la fecha del 24 de Abib del año 533 a.C. y el ángel Gabriel continua hablando.

“En aquel tiempo”

“Aquel tiempo” se refiere al período en que nos quedamos al concluir el capítulo 11: en Daniel 11:44-45—el juicio de vivos, y en el período de Apocalipsis 18:1-5—predicación de los mensajes del primero, segundo y tercer ángel pero con PODER de la LLUVIA TARDIA para dar el FUERTE PREGON.

En este tiempo se va a desenmascarar todo lo que debe desenmascararse.

El mundo entero deberá tomar una decisión: O se quedan con el error, o aceptan la verdad. La humanidad se dividirá en dos grupos: una gran mayoría con el error y una escasa minoría con la verdad.

Pero entonces:

se levantará Miguel, el gran príncipe que está de parte de los hijos de tu pueblo”

La única esperanza para el hombre en el juicio es Cristo.

Cristo coloca sus vestiduras blancas sobre el pecador.
Cristo coloca sus vestiduras blancas (su justicia) sobre el pecador.

CC pg. 28.2 – “Como Nicodemo, podemos lisonjearnos de que nuestra vida ha sido íntegra, de que nuestro carácter moral es correcto, y pensar que no necesitamos humillar nuestro corazón delante de Dios como el pecador común; pero cuando la luz de Cristo resplandezca en nuestra alma, veremos cuán impuros somos; discerniremos el egoísmo de nuestros motivos y la enemistad contra Dios, que han manchado todos los actos de nuestra vida. Entonces conoceremos que nuestra propia justicia es en verdad como trapos de inmundicia y que solamente la sangre de Cristo puede limpiarnos de la contaminación del pecado y renovar nuestro corazón a la semejanza del Señor.”

El momento en que el ser humano es engendrado en el vientre de la madre ya recibe un carácter y un corazón malo que por nosotros mismos no podemos cambiar (CC pg. 18.1).

001_small

Job 14:4 – “¿Quién podrá sacar cosa limpia de inmunda? Ninguno.”

Romanos 8:7 – “El ánimo carnal es enemistad contra Dios; pues no está sujeto a la ley de Dios, ni a la verdad lo puede estar.”

Salmos 51:5 – “He aquí, en maldad he sido formado, y en pecado me concibió mi madre.”

Isaías 48:8 – “Desde el vientre se te ha llamado rebelde.”

Por naturaleza, el hombre no tiene capacidad para amar (Juan 5:42) y es por esto que el Señor Jesús dijo a Nicodemo, un hombre que se consideraba un erudito religioso, que el hombre debe nacer de nuevo.

CC pg. 19.1 – “El Salvador dijo: ‘A menos que el hombre naciere de nuevo,’ a menos que reciba un corazón nuevo, nuevos deseos, designios y móviles que lo guíen a una nueva vida, ‘no puede ver el reino de Dios’ (Juan 3:3).

La idea de que lo único necesario es desarrollar lo bueno que existe en el hombre por naturaleza, ES UN ENGAÑO FATAL.”

CC pg. 18.1 – “Es imposible que escapemos por nosotros mismos del hoyo de pecado en el que estamos sumidos. Nuestro corazón es malo, y no lo podemos cambiar.

La educación, la cultura, el ejercicio de la voluntad, el esfuerzo humano, todos tienen su propia esfera, pero no tienen poder para salvarnos. Pueden producir una corrección externa de la conducta, pero no pueden cambiar el corazón; no pueden purificar las fuentes de la vida.

Debe haber un poder que obre desde el interior, una vida nueva de lo alto, antes que el hombre pueda convertirse del pecado a la santidad. Ese poder es Cristo. Únicamente su gracia puede vivificar las facultades muertas del alma y atraer ésta a Dios, a la santidad.”

No podemos quedarnos con ese carácter con el que fuimos engendrados hasta el día del juicio porque, de lo contrario, se escuchará la misma sentencia que para Belsasar en Daniel 5:27:

“pesado has sido en la balanza y fuiste hallado falto.”

MENE, MENE, TEKEL, PARSIN
MENE, MENE, TEKEL, PARSIN

Si diariamente nos congregamos al Santuario Celestial para que Cristo presente su obediencia perfecta y perpetua a la ley de Dios para que podamos ser aceptados en Cristo y por Cristo, entonces, al igual que en el ritual simbólico cuando el sacerdote terrenal aumentaba aceite a las lámparas (Levítico 24:1-2) luego de quemar el incienso (Levítico 1:17), Cristo debe derramar el Espíritu Santo bajo la forma de la lluvia temprana sobre su iglesia—su pueblo.

Es el Espíritu Santo quien debe sembrar en nosotros los frutos del Espíritu (Gálatas 5:22-23) para que podamos desarrollar un carácter semejante al de nuestro Señor Jesús. Es el Espíritu Santo el que siembra el amor, la fe, la obediencia, la lealtad, la paciencia, la mansedumbre, la humildad, la sencillez, la bondad y todos los demás dones celestiales para que el hombre desarrolle con su esfuerzo y su lucha esas virtudes diariamente mientras dure su tiempo de gracia.

Es así que la santificación es fruto de la justificación y es una obra en la que el hombre coopera con el poder divino. Esfuerzo humano y poder divino producen verdadera santificación. La obediencia con puro esfuerzo humano solo puede producir una santificación espuria y falsa, como la de Caín, que en el momento de la prueba terminó mostrando su verdadero carácter al matar a su hermano Abel.

CainAbelDosClasesPersonas

Si diariamente pedimos al Señor nuestro Dios que nos conceda un nuevo carácter, ese nuevo carácter nos es dado y debemos creer que nos ha sido dado. Pero ese nuevo carácter se asemeja a una semilla que todavía falta por desarrollar, pues el Espíritu Santo no nos brinda una planta ya desarrollada. Es nuestro deber desarrollar ese carácter día a día hasta que alcance su mayor crecimiento posible. Algunos llegarán al juicio con un porcentaje mayor que otros, pero todos debemos llegar con ese nuevo carácter desarrollado y con dominio propio.

Lluvia temprana y lluvia tardía
Lluvia temprana y lluvia tardía

Es durante el tiempo de gracia que el Señor nos concede en el que debemos examinarnos a nosotros mismos para ver en qué andamos bien y en qué andamos mal; a qué damos prioridad, y en qué invertimos nuestro preciado tiempo y nuestro dinero.

En el día del juicio necesitamos que Miguel se presente por nosotros, pues necesitamos de su 100% de obediencia perfecta a la ley para que nuestros nombres se mantengan en el libro de la vida (Apocalipsis 3:5) y necesitamos de su sangre derramada en la cruz para que nuestros pecados sean borrados y traspasados a la cuenta de Satanás (Levítico 16:10).

El Señor Jesús ilustró este concepto en una parábola:

La parábola del banquete de bodas

Exámen del rey en el banquete de bodas.
Exámen del rey en el banquete de bodas.

En el estudio de Joel capítulo 2 ya analizamos esta parábola de la siguiente manera:

Mateo 22:1-3 – Tenemos un llamado a congregarnos al Santuario Celestial. Pero en el primer llamado los “convidados,” los “invitados,” o “llamados” no quisieron asistir.

Entonces el rey va a realizar un segundo llamado: “He aquí, mi comida he preparado; mis toros y animales engordados han sido muertos, y todo está preparado: venid a las bodas.”

“venid a las bodas” es un llamado a congregarse al Santuario Celestial.

“mis animales han sido muertos” se refiere a que Cristo ya ha sido sacrificado por todos nosotros.

“todo ya está preparado” ¿qué está preparado para el hombre?

Primero la ofrenda: Cristo vivió ya una vida de obediencia perfecta y perpetua a la santa ley de Dios, pues la ley demanda obediencia perfecta (Levítico 18:5; Deuteronomio 27:26; Lucas 10:28). Segundo el sacrificio: Cristo ya derramó la sangre en la cruz porque la paga del pecado es la muerte segunda (Romanos 6:23; Apocalipsis 20:14). Tercero: Cristo ya resucitó y ascendió al Santuario Celestial para realizar su Ministerio Sacerdotal Celestial (Hebreos 7:24) y así presentar su justicia para nuestra justificación y su sangre para el perdón de nuestros pecados.

Todo está preparado. Los invitados, es decir los seres humanos, no necesitan preparar su propia vestidura, ni sacrificar a su propio animal. Pero, a pesar de que todo está preparado, los seres humanos se niegan a congregarse al Santuario Celestial y prefieren presentar su propio sacrificio y su propia justicia para ser aceptados y perdonados:

“Pero ellos no le hicieron caso y se fueron, uno a su campo, otro a su negocio.” Y por esto el Señor se enojó y dijo que los invitados a congregarse al Santuario y que no quisieron hacerlo “no eran dignos.”

Entonces hubo un tercer y último llamado en Mateo 22:8-9. Y este último llamado, a diferencia de los dos primeros llamados, sí obtuvo respuesta:

“Y saliendo los siervos por los caminos, juntaron a todos los que hallaron, juntamente malos y buenos: y las bodas fueron llenas de convidados” (Mateo 22:10).

Pero en Mateo 22:11 ocurre un evento importante: “y entró el rey para ver a los convidados, y vio allí un hombre no vestido de boda.” Es decir, el rey examina a los invitados (juicio).

CS pg. 423.3 – “En la parábola del capítulo 22 de San Mateo, se emplea la misma figura de las bodas y se ve a las claras que el juicio investigador se realiza antes de las bodas. Antes de verificarse estas entra el Rey para ver a los huéspedes, y cerciorarse de que todos llevan las vestiduras de boda, el manto inmaculado del carácter, lavado y emblanquecido en la sangre del Cordero (Mateo 22:11; Apocalipsis 7:14). Al que se le encuentra sin traje conveniente, se le expulsa, pero todos los que al ser examinados resultan tener las vestiduras de bodas, son aceptados por Dios y juzgados dignos de participar en su reino y de sentarse en su trono. Esta tarea de examinar los caracteres y de determinar los que están preparados para el reino de Dios es la del juicio investigador, la obra final que se lleva a cabo en el santuario celestial.”

La justicia de Cristo está representada como el traje de bodas. Es decir que el traje de bodas para los invitados ya está preparado. Cristo lo preparó en su primera venida a esta tierra: es su vida de obediencia perfecta y perpetua a la Ley de Dios (Filipenses 2:8). Este “traje de bodas” es suficiente para que los “invitados” puedan pasar el juicio.

Pero la parábola nos enseña que va a haber gente que, a pesar de haber aceptado el llamado a congregarse al Santuario Celestial, no van a aceptar el traje de bodas de Cristo – “no estaba vestido de boda.” Esta gente entra a la boda con su propia vestimenta: representan a los que quieren entrar al juicio con su propia justicia, con sus propios méritos, con su propia obediencia. A esta gente, el rey les dice:

“Amigo, ¿cómo entraste aquí no teniendo vestido de boda?” (Mateo 22:12).

Mateo 22:11-12 – es el examen del rey (el juicio de Dios), cuando el rey entra a ver si los invitados están vestidos con la justicia de Cristo. Representa el acto de Dios Padre de abrir los libros de buenas y malas obras del hombre para ver si la palabra “perdón” se encuentra en los libros, para que el nombre pueda ser conservado en el libro de la vida, los pecados puedan ser borrados de los libros y estos puedan ser trasladados a la cuenta de satanás. Para que, como resultado de todo esto, Dios pueda derramar la lluvia tardía al ser humano que pasó el juicio.

Mateo 22:13 es el resultado de quienes no pasaron el juicio, el examen del rey: “Entonces el rey dijo a los que servían: Atado de pies y manos tomadle, y echadle en las tinieblas de afuera: allí será el lloro y el crujir de dientes.”

Hombre expulsado del banquete de bodas por no llevar el "traje de bodas." Quiso pasar el juicio con su propia obediencia.
Hombre expulsado del banquete de bodas por no llevar el “traje de bodas.” Quiso pasar el juicio con su propia obediencia.

Es importante también notar que BODA no es sinónimo de JUICIO. El juicio ocurre ANTES de las bodas.

“crujir de dientes” = 1) las plagas de Apocalipsis 16 y posteriormente 2) el juicio de los impíos después del milenio (Apocalipsis 20:5, 9, 13-15).

Mateo 22:13 = equivale a Joel 1:19, 2:3 – la destrucción y la tierra asolada.

Pocos son los que van a responder el llamado a congregarse al Santuario Celestial: “Porque muchos son llamados, y pocos escogidos” (Mateo 22:14).

Así como en la parábola del banquete de bodas, y en el primer versículo del capítulo 12 de Daniel, la lección es que:

En el juicio necesitamos de Miguel para que en nosotros se termine de desarrollar la lealtad y el nuevo carácter. Y es que en la gran crisis final, cuando llegue la ley dominical, vamos a necesitar ese 100% de lealtad y ese 100% de un nuevo carácter para poder elegir la verdad, aun así nos cueste perder la libertad o la vida misma.

Si llegamos al juicio con 0% de lealtad y 0% de ese nuevo carácter, entonces no servirá de nada habernos congregados al Santuario Celestial. Debemos llegar con algo desarrollado por nosotros mismos para que Miguel nos pueda llegar a completar al 100% con la lluvia tardía.

“se levantará Miguel”

Se refiere, cronológicamente, al fin de la obra intercesora de Cristo en el Santuario Celestial. Cuando nuestro Redentor concluye Su obra de Sumo Sacerdote, entonces se empiezan a derramar las 7 postreras plagas de Apocalipsis capítulo 16.

Las siete postreras plagas

Miguel recibirá entonces el reino, el poder y la gloria, dando cumplimiento a Daniel 7:14.

PE pg. 36.1 – “Entonces vi que Jesús no dejaría el lugar santísimo antes que estuviesen decididos todos los casos, ya para salvación, ya para destrucción, y que la ira de Dios no podía manifestarse mientras Jesús no hubiese concluido su obra en el lugar santísimo, y dejado sus vestiduras sacerdotales, para revestirse de ropaje de venganza.

Entonces Jesús saldrá de entre el Padre y los hombres, y Dios ya no callará, sino que derramará su ira sobre los que rechazaron su verdad. Vi que la cólera de las naciones, la ira de Dios y el tiempo de juzgar a los muertos, eran cosas separadas y distintas, que se seguían una a otra.

También vi que Miguel no se había levantado aún, y que el tiempo de angustia, cual no lo hubo nunca, no había comenzado todavía. Las naciones se están airando ahora, pero cuando nuestro Sumo Sacerdote termine su obra en el santuario, se LEVANTARÁ, se pondrá las vestiduras de venganza, y entonces se derramarán las siete postreras plagas.”

CS pg. 533.3 – “‘Y vi que con las nubes del cielo venía uno como un hijo de hombre, vino hasta el Anciano de días, y lo hicieron acercarse delante de él. Y le fue dado dominio, gloria, y reino; para que todos los pueblos, naciones y lenguas lo sirvieran; su dominio es dominio eterno, que nunca pasará; y su reino es uno que nunca será destruido’ (Daniel 7:13-14).

La venida de Cristo descrita aquí no es su segunda venida a la tierra. Él viene hacia el Anciano de días en el cielo para recibir el dominio y la gloria, y un reino, que le será dado a la conclusión de su obra de mediador.”

Cuando Cristo concluya su Ministerio Sumo Sacerdotal Celestial entonces recibirá la nueva Jerusalén que es la capital del reino de Dios. Pero Cristo no la traerá consigo cuando venga por segunda vez a la tierra, sino que la Jerusalén Celestial descenderá después del milenio (Apocalipsis 20:3;-4 21:2).

CS pg. 468.4 – “‘Y se sentará y reinará sobre su trono, siendo Sacerdote sobre su trono’ (Zacarías 6:13). No todavía ‘sobre el trono de su gloria’ (Mateo 25:31; Jeremías 17:12); el reino de su gloria no le ha sido dado aún.

Solo cuando su obra mediadora haya terminado, ‘le dará el Señor Dios el trono de David, su padre’ (Lucas 1:32), un reino del que ‘no habrá fin’ (Lucas 1:33).

Juicio en el Santuario Celestial.
Juicio en el Santuario Celestial.

Como sacerdote, Cristo está sentado ahora con el Padre en su trono (Apocalipsis 3:31). En el trono, en compañía del Dios eterno que existe por sí mismo, está Aquel que ‘ha llevado nuestros padecimientos, y con nuestros dolores […] se cargó’ (Isaías 53:4), quien fue ‘tentado en todo punto, así como nosotros, mas sin pecado’ (Hebreos 4:15), para que pudiese ‘también socorrer a los que son tentados’ (Hebreos 2:18). ‘Si alguno pecare, abogado tenemos para con el Padre, a saber, a Jesucristo el justo’ (1 Juan 2:1).

Su intercesión es la de un cuerpo traspasado y quebrantado y de una vida inmaculada. Las manos heridas, el costado abierto, los pies desgarrados, abogan a favor del hombre caído, cuya redención fue comprada a tan infinito precio.”

Hebreos 3:13 – “Antes exhortaos los unos a los otros cada día, entre tanto que se dice: ‘Hoy,’ para que ninguno de vosotros se endurezca por el engaño del pecado.”

No llevaremos nuestro carácter humano al cielo, ese carácter perverso es la causa por la cual Cristo murió.

Debemos anhelar desarrollar un nuevo carácter para que en el día de juicio podamos seguir de pie.

“será tiempo de angustia, cual nunca fue desde que hubo gente hasta entonces” (Apocalipsis 16:1-21).

Es el período de las plagas.

El decreto de muerte y tiempo de angustia de Jacob

Apocalipsis 13:15 – “También le fue permitido dar aliento a la imagen de la bestia, para que la imagen de la bestia hablase e hiciera que fueran muertos todos los que no adoraran a la imagen de la bestia.”

PE pg. 282.1 – “Vi a los santos abandonar las ciudades y los pueblos y juntarse en grupos para vivir en los lugares más apartados. Los ángeles los proveían de comida y agua, mientras que los impíos sufrían hambre y sed. Vi después que los magnates de la tierra consultaban entre si, y Satanás y sus ángeles estaban atareados en torno de ellos. Vi un edicto del que se repartieron ejemplares por distintas partes de la tierra, el cual ordenaba que si dentro de determinado plazo no renunciaban los santos a su fe peculiar y prescindían del sábado para observar el primer día de la semana, quedaría la gente en libertad para matarlos.

Pero en aquella hora de prueba estaban los santos tranquilos y serenos, esperando en Dios y apoyados en su promesa de que se les abriría un camino de salvación.”

Después de las tres primeras plagas, sale el decreto de muerte. Este decreto sale pero no se ejecuta en seguida, sino que se da un tiempo para que los santos renuncien a su fe “peculiar.”

PE pg. 282.1 – “En algunos puntos los malvados se precipitaron contra los santos para matarlos antes de que venciese el plazo señalado en el edicto.”

Sin embargo, antes del plazo, los malvados ya se precipitaron contra los santos. Lo más probable es que sean las personas más cercanas a los santos: los amigos y familiares cercanos. Esto desencadenará el “tiempo de angustia de Jacob” de Jeremías 30:7 (fue un tiempo de angustia para Jacob porque su propio hermano quería matarlo). Los familiares y los amigos más cercanos son los que en ese tiempo sabrán donde encontrar a los santos para matarlos. Es por esto que el tiempo de angustia de Jacob es para los que salieron aprobados en el juicio, no para los que salieron reprobados en el juicio.

La gran tribulación

En cuanto termine la obra intercesora de Cristo, qué sucederá con los que salgan reprobados en el juicio?

Tanto Apocalipsis 7:14 como Mateo 24:21-22 hablan de una “una gran tribulación.”

La gran tribulación de Mateo 24:21-22 – “cual no la ha habido desde el principio del mundo hasta ahora, ni la habrá” fue provocada por el cuerno pequeño contra el pueblo de Dios, tal como ya lo estudiamos en Daniel capítulo 11. Se refiere a los 1260 años que fueron del 538 hasta el año 1798 (las torturas, las hogueras, la inquisición, etc.). Pero, por los mártires, este período fue acortado:

Mateo 24:22 -> 1776

Ahora, en Apocalipsis 7:13, acerca de los que sufren la gran tribulación se hace la siguiente pregunta: “quienes son y de donde han venido?”

Y la respuesta a la interrogante es la siguiente: Apocalipsis 7:14 – “Estos son los que han salido de la gran tribulación, y han lavado sus ropas y las han emblanquecido en la sangre del Cordero.”

Entonces, el tiempo de angustia de Jacob es tiempo futuro para después de las tres primeras plagas y ocurre cuando se dicta el decreto de muerte.

Pero la gran tribulación ya ocurrió en el pasado, durante el reinado del cuerno pequeño que duró 1260 años.

Es decir que en el futuro habrá un tiempo de persecución contra los santos, pero este período de persecución ya no durará 1260 años como ocurrió en el pasado, y es por esto que la profecía dice “tribulación cual nunca hubo, ni la habrá.”

CS pg. 672.0 (600.1) – “Cuando él abandone el santuario, las tinieblas envolverán a los habitantes de la tierra. Durante este tiempo terrible, los justos deben vivir sin intercesor, a la vista del santo Dios. Nada refrena ya a los malos y Satanás domina por completo a los impenitentes empedernidos. La paciencia de Dios ha concluido. El mundo ha rechazado su misericordia, despreciado su amor y pisoteado su ley; Los impíos han dejado concluir su tiempo de gracia; el Espíritu de Dios, al que se opusieron obstinadamente, acabó por apartarse de ellos.

Desamparados ya de la gracia divina, están a merced de Satanás, el cual sumirá entonces a los habitantes de la tierra en una gran tribulación final. Como los ángeles de Dios dejen ya de contener los vientos violentos de las pasiones humanas, todos los elementos de contención se desencadenarán. El mundo entero será envuelto en una ruina más espantosa que la que cayó antiguamente sobre Jerusalén.”

De acuerdo a este párrafo del Conflicto de los Siglos, los impíos—aquellos que en el tiempo del fin no salieron aprobados en el juicio de vivos—están a merced de satanás, pues el Espíritu Santo se apartó por completo de ellos y ya no hay poder divino que pueda refrenar las malas inclinaciones de estos seres humanos. Es entonces a éstos a quienes satanás va a someter a una gran tribulación final.

Entonces, en resumen, en el tiempo de los 1260 años (en el pasado), la gran tribulación fue del cuerno pequeño contra los hijos de Dios. Pero en el futuro, en el tiempo del fin, la gran tribulación será de Satanás contra con los impíos. Y es que en el fin del tiempo se verá claramente que satanás es un mal pagador:

Satanás paga mal a los que le sirven y hacen su voluntad.

Los que salgan reprobados en el juicio pasarán una gran tribulación creada por satanás.

Dios ha hecho la provisión para todos, pero la decisión depende de uno mismo. El Señor no se obliga a nadie, somos nosotros mismos los que debemos tomar nuestras propias decisiones.

“pero en aquel tiempo será libertado tu pueblo”

CS pg. 715.1 (638.3) – “‘Jehovah sale de su lugar para castigar a los habitantes de la tierra por su iniquidad; la tierra también descubrirá sus homicidios, y no encubrirá más sus muertos’ (Isaías 26:21). ‘Y esta será la plaga con que herirá Jehovah a todos los pueblos que hayan peleado contra Jerusalén: Se les consumirán las carnes estando sobre sus pies, y los ojos se les consumirán en sus cuencas, y se les consumirá la lengua en su boca. Y sucederá en aquel día que habrá entre ellos una grande consternación procedente de Jehová, y trabará cada cual la mano de su prójimo; y la mano de su compañero’ (Zacarías 14:12-13).

En la loca lucha de sus propias desenfrenadas pasiones y debido al terrible derramamiento de la ira de Dios sin mezcla de piedad, caen los impíos habitantes de la tierra: sacerdotes, gobernantes y el pueblo en general, ricos y pobres, grandes y pequeños. ‘Y los muertos por Jehová en aquel día estarán tendidos de cabo a cabo de la tierra; no serán llorados, ni recogidos, ni enterrados’ (Jeremías 25:33).

A la venida de Cristo los impíos serán borrados de la superficie de la tierra, consumidos por el espíritu de su boca y destruidos por el resplandor de su gloria. Cristo lleva a su pueblo a la ciudad de Dios, y la tierra queda privada de sus habitantes.

‘He aquí que Jehová vaciará la tierra, y la dejará desierta, y cual vaso, la volverá boca abajo, y dispersará sus habitantes’ (Isaías 24:1). ‘La tierra será enteramente vaciada y completamente saqueada; porque Jehová ha hablado esta palabra’ (Isaías 24:3). ‘Porque traspasaron tu ley, cambiaron el estatuto, y quebrantaron el pacto eterno. Por tanto la maldición ha devorado la tierra, y los que habitan en ella son culpables: por tanto son abrasados los habitantes de la tierra’ (Isaías 24:5-6).”

Los reprobados en el juicio se matarán entre sí unos contra otros.

La resurrección mixta

:2

“muchos de los que duermen en el polvo de la tierra serán despertados, unos para vida eterna, y otros para vergüenza.

Res1

Un breve tiempo antes de que quienes salieron reprobados en el juicio de vivos se maten entre sí (probablemente entre la 6ta y la 7ta plaga, o incluso un poco antes de esto), ocurrirá la resurrección mixta.

Se llama “resurrección mixta” porque hay dos grupos: unos para vida eterna y otros para muerte eterna.

Primer grupo

CS pg. 695.1 – “Los sepulcros se abren y ‘muchos de los que duermen en el polvo de la tierra serán despertados, unos para vida eterna, y otros para vergüenza y confusión perpetua’ (Daniel 12:2). Todos los que murieron en la fe del mensaje del tercer ángel, salen glorificados de la tumba, para oír el pacto de paz que Dios hace con los que guardaron su ley.”

Hiram Edson tiene una visión del arca del pacto en el Santuario Celestial (Ap. 11:19).
Hiram Edson tiene una visión del arca del pacto en el Santuario Celestial (Ap. 11:19).

El mensaje del tercer ángel se empezó a predicar después del 22 de Octubre de 1844 (dando cumplimiento a la profecía de las 2300 tardes y mañanas). Elena G. White será parte de esta resurrección junto con todos los que predicaron el mensaje del tercer ángel “para oír el pacto de paz que Dios hace con los que guardaron su ley.”

El mensaje del tercer ángel nos lleva al Ministerio Sacerdotal de Cristo en el Lugar Santísimo, y nos lleva a la Ley -> nos muestra el deber de santificar al Sábado del cuarto mandamiento que fue echado por tierra por el cuerno pequeño.

Segundo grupo

CS pg. 695.1 – “‘Los que le traspasaron’ (Apocalipsis 1:7), los que se mofaron y se rieron de la agonía de Cristo y los enemigos más acérrimos de su verdad y de su pueblo, son resucitados para mirarle en su gloria y para ver el honor con que serán recompensados los fieles y obedientes.”

Jesús condenado por los sacerdotes y líderes religiosos de su tiempo.
Jesús condenado por los sacerdotes y líderes religiosos de su tiempo.

Caifás, Anás, Pilatos, Herodes, y hasta los papas que torturaron y condenaron a la hoguera al pueblo de Dios, resucitarán solo para escuchar el día y la hora en que Cristo viene por segunda vez.

Resucitarán para morir de nuevo al ver la gloria de Cristo.

CS pg. 698.2 (623.3) – “Desde el cielo se oye la voz de Dios que proclama el día y la hora de la venida de Jesús, y promulga a su pueblo el pacto eterno. Sus palabras resuenan por la tierra como el estruendo de los más estrepitosos truenos. El Israel de Dios escucha con los ojos elevados al cielo. Sus semblantes se iluminan con la gloria divina y brillan cual brillará el rostro de Moisés cuando bajó del Sinaí. Los malos no los pueden mirar. Y cuando la bendición es pronunciada sobre los que honraron a Dios santificado su sábado, se oye un inmenso grito de victoria.”

Con la resurrección de los santos que murieron en la fe del mensaje del tercer ángel, los 144000 están completos (Apocalipsis 14:1).

La justicia de la fe y la justicia de la ley

:3

“los entendidos resplandecerán como el resplandor del firmamento; y los que enseñan la justicia a la multitud”

Esa “justicia” a la que se hace referencia en el versículo 3 es la la justicia de Cristo.

Pero no la justicia que se enseña ahora por doquier como una justicia que fue “clavada en la cruz,” que nos justifica “una vez y para siempre.”

La justicia de Cristo que será predicada en el fuerte pregón es la justicia que Cristo presenta en el Santuario Celestial diariamente a favor del pecador arrepentido.

Cristo tiene que presentar su justicia: su vida de obediencia perfecta y perpetua a la ley, la cual Cristo preparó en la tierra en su primera venida. Nuestro Salvador debe presentarla ante el Padre en el Santuario Celestial para nuestra justificación.

Cuando la justicia de Cristo es colocada sobre el hombre, ese hombre es declarado 100% obediente en Cristo y por Cristo. Ésta es la Justicia de la Fe; es una justicia ajena a nosotros, pues es la justicia de Cristo y no nos pertenece. Es por ésta justicia imputada al desobediente que el desobediente es aceptado.

Pero nuestro Padre Celestial quiere que esa declaración que fue hecha en el Santuario—“obediente”—empiece a ser una realidad aquí en la tierra en el desobediente. Dios quiere que esa obediencia empiece a ser una realidad en nosotros mismos, y es por esta razón que el Espíritu Santo viene a habitar en nosotros. La lluvia temprana es dada al ser humano para que en él se puedan desarrollar los frutos del Espíritu Santo. Ésta es la Justicia de la Ley, nuestra justicia propia por la cual no podemos ser aceptados, ya que es una resultado de la justificación.

Causa y Efecto

La justicia de la fe es la causa de la aceptación, mientras que la justicia de la ley es el resultado de la aceptación.

Filipenses 3:9 nos habla de la justicia de la fe, la justicia de Cristo, la cual es colocada a nuestro nombre en el Santuario Celestial:

“Y ser hallado en él, no teniendo mi justicia, que es por la ley, sino la que es por la fe de Cristo, la justicia que es de Dios por la fe.”

Romanos 8:4 nos habla de la justicia que se debe desarrollar en nosotros al haber sido aceptados por la justicia de Cristo: la justicia de la ley:

Para que la justicia de la ley fuese cumplida en nosotros, que no andamos conforme a la carne, mas conforme al espíritu.”

La justicia de la fe es presentada en el cielo a nuestro favor para que podamos ser aceptados, pero de ahí Dios quiere que se desarrolle en nosotros la justicia de la ley como un efecto o resultado. Dios quiere que en nosotros se desarrolle la obediencia verdadera.

Si solo enseñamos la justicia de la fe, pero no enseñamos la justicia de la ley; y si decimos que, como estamos bajo la gracia, por lo tanto “no hay vigencia de la ley,” entonces no estaremos entre aquellos a quienes la profecía dice que:

“enseñan la justicia a la multitud, como las estrellas a perpetua eternidad.”

La ciencia de las profecías aumentará

:4

Hasta este versículo el ángel Gabriel estuvo hablando al profeta Daniel lo que iba a suceder al pueblo de Dios desde su tiempo hasta la liberación final.

“cierra las palabras y sella el libro hasta el tiempo del fin.”

¿Qué libro debe sellar?

El libro de Daniel.

¿Cuándo es el tiempo del fin?

El tiempo del fin comenzó en el año 1798.

Y después de ese año, qué debía ocurrir?

“Muchos correrán desde aquí para allá, y la ciencia se aumentará.”

La profecía no nos está hablando de ciencia en relación a la tecnología: computadoras, autos, celulares, televisores, aviones, etc.

CS pg. 356.1 – “El mismo mensaje revela el tiempo en que este movimiento debe realizarse. Se dice que forma parte del ‘evangelio eterno’; y que anuncia el principio del juicio.

El mensaje de salvación ha sido predicado en todos los siglos; pero este mensaje es parte del evangelio que solo podía ser proclamado en los últimos días, pues solo entonces podía ser verdad que la hora del juicio había llegado.

Las profecías presentan una sucesión de acontecimientos que llevan al comienzo del juicio. Esto es particularmente cierto del libro de Daniel. Pero la parte de su profecía que se refería a los últimos días, debía Daniel cerrarla y sellarla ‘hasta el tiempo del fin.’ Un mensaje relativo al juicio, basado en el cumplimiento de estas profecías, no podía ser proclamado antes de que llegásemos a aquel tiempo. Pero al tiempo del fin, dice el profeta, ‘muchos correrán de aquí para allá, y la ciencia será aumentada’ (Daniel 12:4).”

CS pg. 356.2 – “El apóstol Pablo advirtió a la iglesia que no debía esperar la venida de Cristo en tiempo de él. ‘Ese día –dijo- no puede venir, sin que’ haya venido ‘primero la apostasía,’ y sin que haya sido ‘revelado el hombre de pecado’ (2 Tesalonicenses 2:3). Únicamente después de que se haya producido la gran apostasía y se haya cumplido el largo período del reino del ‘hombre de pecado,’ podemos esperar el advenimiento de nuestro Señor.

El ‘hombre de pecado,’ que también es llamado ‘misterio de iniquidad,’ ‘hijo de perdición’ y ‘el inicuo,’ representa al papado, el cual, como está predicho en las profecías, conservaría su supremacía durante 1.260 años. Este período terminó en 1798. La venida del Señor no podía verificarse antes de dicha fecha. San Pablo abarca con su aviso toda la dispensación cristiana hasta el año 1798. Solo después de esta fecha debía ser proclamado el mensaje de la segunda venida de Cristo.”

CS pg. 356.3 – “Semejante mensaje no se predicó en los siglos pasados. San Pablo, como lo hemos visto, no lo predicó; predijo a sus hermanos la venida de Cristo para un porvenir muy lejano. Los reformadores no lo proclamaron tampoco. Martin Lutero fijo la fecha del juicio para cerca de trescientos años después de su época. Pero desde 1798 el libro de Daniel ha sido desellado, la ciencia de las profecías ha aumentado y muchos han proclamado el solemne mensaje del juicio cercano.”

:5

Daniel ve a otros ángeles:

“Y yo, Daniel, miré, y he aquí otros dos que estaban, el uno de esta parte a la orilla del río, y el otro de la otra parte a la orilla del río.”

:6

Daniel, aparte del ángel Gabriel y los otros dos ángeles, vuelve a ver al varón de vestido de lino: Cristo en vestiduras sacerdotales.

Uno de los ángeles pregunta al Señor:

“cuando será el fin de estas maravillas?”

Cuándo será el fin de todas las acciones que el cuerno pequeño hizo y las que aún le quedan por hacer.

:7

La respuesta de Cristo fue:

“por tiempo, tiempos, y la mitad de un tiempo.”

Es decir: 1260 años.

3 1/2 tiempos = 42 meses = 1260 días
3 1/2 tiempos = 42 meses = 1260 días

La primera liberación del pueblo de Dios

“y cuando se acabe la dispersión del poder del pueblo santo, todas estas cosas serán cumplidas.”

Si salimos aprobados en el juicio entonces por fin seremos salvos una vez y para siempre, y quedaremos libres del dominio del cuerno pequeño y del pecado.

Si llegamos a Daniel 11:44-45 (es decir, al juicio) con nuestros pecados perdonados y abandonados, entonces saldremos aprobados gracias a la justicia de Cristo, y finalmente se terminará el dominio del cuerno pequeño sobre nosotros.

Esta es la primera liberación del pueblo de Dios. Es cuando se toma la decisión final en el Santuario Celestial que seremos liberados para siempre.

Pero esta liberación debe hacerse una realidad posteriormente en nosotros mismos con la segunda venida de Cristo en gloria.

1 Corintios 15:51-52 – “He aquí, os digo un misterio: No todos dormiremos, pero todos seremos transformados. En un instante, en un abrir y cerrar de ojos, a la trompeta final. Porque sonará la trompeta, y los muertos serán resucitados sin corrupción; y nosotros seremos transformados.”

:8

“Y yo oí, mas no entendí.”

:9

“Anda Daniel, pues estas palabras están cerradas y selladas hasta el tiempo del fin.” Cerradas y selladas hasta el año 1798.

Expiación de los pecados

:10

“Muchos serán limpios”

Los pecados que fueron diariamente registrados como perdonados en los libros de memoria en el Santuario, y que fueron subyugados aquí en la tierra, en el día del juicio, gracias a la sangre de Cristo son finalmente borrados de nuestra cuenta.

“emblanquecidos y purificados”

“Purificados” pues en estas personas se ha desarrollado la justicia de la ley.

Purificar significa abandonar la práctica del pecado.

Es decir, esta parte de Daniel 12:10 equivale a “el que es justo, siga practicando la justicia” de Apocalipsis 22:11.

Mientras que:

“los impíos procederán impíamente”

Esta frase equivale a “el que es injusto, sea injusto todavía, y el inmundo, sea inmundo todavía.”

Daniel 12:10 = Apocalipsis 22:11

Estas personas que salieron aprobadas en el juicio, de quienes Cristo dice que sigan practicando la justicia (sigan obedeciendo) y que son purificados pues abandonaron la práctica del pecado, no empezaron a obedecer la ley y no abandonaron la práctica del pecado de la noche a la mañana recién al salir aprobados en el juicio.

Estas personas ya practicaban la justicia de la ley ANTES del juicio.

ninguno de los impíos entenderá, pero los entendidos comprenderán.”

Los 1290 días

:11

“desde el tiempo que sea quitado el continuo sacrificio hasta la abominación desoladora, habrá 1290 días.”

En el año 508 el cuerno franco, que hasta entonces era pagano, aceptó el catolicismo y empezó a hacer guerras para el papado, marcando así el inicio de los 1290 días, los cuales van hasta el año 1798.

A este evento le antecede el bautismo de Clodoveo, que fue el primer rey de los francos que logró consolidar a todas las tribus francas bajo el mando de un solo rey.

El erudita Hebreo, Jacques B. Doukhan, comenta lo siguiente respecto a este evento:

“En 508, la iglesia medieval reforzó su prestigio político con la ayuda de Clodoveo, rey de los francos (481-511) y eliminó a las tribus arias que habían amenazado su supervivencia… Pero no fue sino hasta 538 que el emperador Justiniano (527-565) acabó definitivamente con la raza aria.”

Bautizo católico del rey Clodoveo de los francos.
Bautizo católico del rey Clodoveo de los francos.

Ya en el capítulo 11 analizamos quienes eran los 10 cuernos y cuales fueron los 3 cuernos que fueron derribados por el cuerno pequeño:

Esquema de Daniel 7
Esquema de Daniel 7

¿A qué reinos/tribus representaban los diez cuernos?

  1. Anglosajones (Inglaterra)
  2. Alemanni (Alemania)
  3. Visigodos (España)
  4. Francos (Francia)
  5. Lombardos (Italia)
  6. Borgoñones (Suiza)
  7. Suevi (Portugal)
  8. Heruli
  9. Ostrogodos
  10. Vándalos

De las 10 monarquías originales, el cuerno pequeño hizo desaparecer a 3 cuernos como estaba predicho en la profecía:

  1. Vándalos (545 d.C.)
  2. Heruli (493 d.C.)
  3. Ostrogodos (538 d.C.)

“El emperador católico Zeno (474 – 491 d.C.) arregló un tratado con los ostrogodos en el 487 que dieron como resultado la erradicación del reino de los Arian Heruls en 493. Y el emperador católico Justiniano (527 – 565 d.C.) exterminó a los Vándalos Arrianos en 534 y significativamente venció el poder de los Ostrogodos arrianos en 538. Así fueron arrancados de la raíz los tres cuernos de Daniel: Los Herulos, los Vándalos, y los Ostrogodos – ‘levantado de raiz’ (C. Mervyn Maxwell, God Cares, Vol. 1, p. 129).”

Entonces, a partir del año 508, el cuerno franco va a hacer guerra religiosa contra los 3 cuernos que fueron finalmente arrancados en Daniel capítulo 7, pues estos no reconocieron la autoridad del obispo de Roma.

En Daniel capítulo 8 vimos que – “su poder se fortalecerá, mas no con fuerza propia.”

El cuerno pequeño se fortaleció, no con su propia fuerza, pues utilizó las fuerzas militares de otros reinos: Clodoveo, Carlo Magno, y todos los reinos que hicieron guerra a favor del cuerno pequeño.

El cuerno pequeño corona a Carlomagno.
El cuerno pequeño corona a Carlomagno.

En la biblia católica latinoamericana, en Daniel 12:11, dice:

“A partir del momento en que será abolido el sacrificio perpetuo y será instalada la Abominación de la desolación, pasarán mil doscientos noventa días.”

“Sacrificio perpetuo” en lugar del continuo sacrificio, pues el continuo es el Servicio Diario, y como ya hemos estudiado extensamente, el cuerno pequeño ataca por donde puede al Ministerio Sacerdotal de Cristo en el Santuario Celestial.

Los 1335 días

:12

“bienaventurado el que espere, y llegue a 1335 días

Estos 1335 días tuvieron su inicio de igual manera en el año 508, pero tienen su conclusión en el año 1844 (manejando el CALENDARIO CIVIL judío como lo estudiamos en el capítulo 9, de lo contrario la cuenta no sale exacta).

¿Por qué son bienaventurados?

El 10 del mes séptimo (calendario bíblico) del año 1844 se da inicio al juicio investigador, y si Miguel habla a mi favor en el juicio, soy bienaventurado pues podré salir aprobado.

:13

“Y tu irás hasta el fin, y reposarás, y te levantarás para recibir tu heredad al fin de los días.”

Esta hermosa promesa es dada a Daniel.

Para que Daniel pueda recibir esa heredad, que es la heredad de los justos, Daniel debe salir aprobado en el juicio. Esa es la promesa: que Daniel ha sido pesado en balanza y fue hallado justo!

Isaías 54:17 – “No prosperará ninguna herramienta que sea fabricada contra ti. Tú condenarás toda lengua que se levante contra ti en el juicio. Esta es la heredad de los siervos de Jehovah, y su vindicación de parte mía, dice Jehovah.”

Llegamos al fin del libro de Daniel y como podemos ver todos los periodos proféticos deben llegar hasta 1844.

Todos estos períodos proféticos están ya cumplidos, y no volverán a repetirse, ni como días proféticos, ni como días literales.

Al igual que el siervo del Señor—Daniel—todos los hombres tenemos que enfrentar el JUICIO de Dios, y esto debe acontecer para todos ANTES de la segunda venida de Cristo en gloria con Dios Padre y los millones de ángeles por el cielo.

1 Pedro 1:3-5 – “Bendito sea el Dios y Padre nuestro Señor Jesucristo, quien según su grande misericordia nos ha hecho nacer de nuevo para una esperanza viva por medio de la resurrección de Jesucristo de entre los muertos; para una herencia incorruptible, incontaminable e inmarchitable, reservada en el cielo para vosotros que sois guardados por el poder de Dios mediante la fe, para la salvación preparada para ser revelada en el tiempo final.”

Daniel 12 esquema
Esquema para Daniel 12
Los 1290 días y los 1335 días
Los 1290 días y los 1335 días

“Velad, pues, porque no sabéis ni el día ni la hora” del juicio de Dios (Mateo 25:13).

Amén. Gloria a Dios y que el Señor los bendiga.

9 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s