Estudio Sobre Los Períodos Proféticos ACTUALIZADO

Este estudio se encuentra disponible para descargar en formato PDF: Estudio sobre los Períodos Profeticos ACTUALIZADO PDF

Gráfico de referencia para este estudio:

PeriodosProfeticos1844

Todos los siguientes períodos proféticos, y todas las siguientes citas, deben ser estudiados con el gráfico de referencia anterior para su mejor comprensión.

Esperamos que este estudio sirva para comprender por qué no nos corresponde a nosotros saber los tiempos y las sazones no reveladas, por qué saber el tiempo exacto de la segunda venida de Cristo no nos sirve de nada, cuándo será revelado el tiempo exacto de la segunda venida de Cristo, y a quiénes será revelado este conocimiento.

A – Antes del 22 de Octubre de 1844

Fue por la voluntad de Dios que se predicó una fecha, un mes, y un año en que el juicio de Apocalipsis 14:7 iba a empezar: “La mención de una fecha precisa para el juicio, en la proclamación del primer mensaje (Apocalipsis 14:7), fue ordenada por Dios” (CS 510/1 | CS 450.2). Dios también permitió que se prediquen antes del 22 de Octubre de 1844 los inicios y fines de los periodos proféticos, y que todos los periodos proféticos llegaron a su fin el 10 de mes séptimo de 1844 (22 de Octubre de 1844). Todos los periodos proféticos están ya cumplidos y no se volverán a repetir.

Todos los periodos proféticos que terminaron en 1844 fueron días proféticos, es decir: día por año (Números 14:34; Ezequiel 4:6), y no se volverán a repetir después de 1844, ni como días proféticos (día por año), ni mucho menos como días literales.

La persona que fue llamada por Dios en América del Norte, para que haga ese trabajo de anunciar el juicio, fue Guillermo Miller: “Así como Eliseo fue llamado cuando seguía a sus bueyes en el campo, para recibir el manto de la consagración al ministerio profético, así también Guillermo Miller fue llamado a dejar su arado y revelar al pueblo los misterios del reino de Dios. Con temblor dio principio a su obra de conducir a sus oyentes paso a paso a través de los períodos proféticos hasta el segundo advenimiento de Cristo. Con cada esfuerzo cobraba más energía y valor al ver el marcado interés que despertaban sus palabras.” (CS 378/3 | CS 331.1). “A Guillermo Miller y a sus colaboradores les fue encomendada la misión de predicar la amonestación en los Estados Unidos de Norteamérica. Dicho país vino a ser el centro del gran movimiento adventista. Allí fue donde la profecía del mensaje del primer ángel tuvo su cumplimiento más directo. Los escritos de Miller y de sus compañeros se propagaron hasta en países lejanos. Adonde quiera que hubiesen penetrado misioneros allá también fueron llevadas las alegres nuevas de la pronta venida de Cristo. Por todas partes fue predicado el mensaje del Evangelio eterno: ‘¡Temed a Dios y dadle gloria; porque ha llegado la hora de su juicio!’ (Apocalipsis 14:7)” (CS 417/1 | CS 366.1).

Éste no fue un movimiento sólo de Guillermo Miller sino, como está escrito: “Así como en el caso de la gran Reforma del siglo XVI, el movimiento adventista surgió simultáneamente en diferentes países de la cristiandad. Tanto en Europa como en América, hubo hombres de fe y de oración que fueron inducidos a estudiar las profecías, y que al escudriñar la Palabra inspirada, hallaron pruebas convincentes de que el fin de todas las cosas era inminente. En diferentes países había grupos aislados de cristianos, que por el solo estudio de las Escrituras, llegaron a creer que el advenimiento del Señor estaba cerca.” (CS 405/3 | CS 357.1).

MovimientoMundialAdvenimiento

Ejemplo: El Dr. José Wolff, que era judío de nacimiento y que se hizo miembro de la Iglesia Anglicana: “En 1821, tres años después de haber llegado Miller a su modo de interpretar las profecías que fijan el tiempo del juicio, el Dr. José Wolff, ‘el misionero universal,’ empezó a proclamar la próxima venida del Señor. Wolff había nacido en Alemania, de origen israelita, pues su padre era rabino. Desde muy temprano se convenció de la verdad de la religión cristiana” (CS 406/1 | CS 357.2). “Aunque al principio fue tratado por los dignatarios papales con favor especial, fue luego alejado de Roma. Bajo la vigilancia de la iglesia fue de lugar en lugar, hasta que se hizo evidente que no se le podría obligar jamás a doblegarse al yugo del romanismo. Fue declarado incorregible, y se le dejó en libertad para ir donde quisiera. Dirigióse entonces a Inglaterra, y, habiendo abrazado la fe protestante, se unió a la iglesia anglicana. Después de dos años de estudio, dio principio a su misión en 1821” (CS 407/1 | CS 358.1). “Wolff creía inminente la venida del Señor. Según su interpretación de los períodos proféticos, la gran consumación debía verificarse en fecha no muy diferente de la señalada por Miller” (CS 408/2 | CS 359.1).

Ejemplo: Bengel en Alemania: “En Alemania, esta doctrina había sido enseñada en el siglo XVIII por Bengel, ministro de la iglesia luterana y célebre teólogo y crítico.” (CS 412/2 | CS 362.2). “Mientras estaba preparando un sermón sobre Apocalipsis 21 para un ‘domingo de adviento’ la luz de la segunda venida de Cristo se hizo en la mente de Bengel… Desde entonces se dedicó al estudio de las profecías, especialmente las del Apocalipsis, y pronto llegó a creer que ellas señalan la proximidad de la venida de Cristo. La fecha que él fijó para el segundo advenimiento no difería más que en muy pocos años de la que fue determinada después por Miller” (CS 412/3 | CS 362.3)

Ejemplo: Gaussen en Ginebra: “En Ginebra… Gaussen predicó el mensaje del segundo advenimiento.” (CS 413/2 | CS 363.2). “Al continuar sus investigaciones sobre las profecías, llegó a creer que la venida del Señor era inminente. Impresionado por la solemnidad e importancia de esta gran verdad, deseó presentarla al pueblo, pero la creencia popular de que las profecías de Daniel son misterios y no pueden ser entendidas, le resultó obstáculo serio. Al fin resolvió—como Farel lo había hecho antes que él en la evangelización de Ginebra—empezar con los niños, esperando por medio de ellos alcanzar a los padres.” (CS 414/1 | CS 363.3).

Ejemplo: Lacunza en América del Sur: “En la América del Sur, en medio de la barbarie y de las supercherías de los ministros de la religión, el jesuita chileno Lacunza se abrió camino hasta las Sagradas Escrituras y allí encontró la verdad de la próxima vuelta de Cristo. Impelido a dar el aviso, pero deseando no obstante librarse de la censura de Roma, publicó sus opiniones bajo el seudónimo de ‘Rabbi Ben-Ezra,’ dándose por judío convertido. Lacunza vivió en el siglo XVIII, pero fue tan sólo hacia 1825 cuando su libro fue traducido al inglés en Londres. Su publicación contribuyó a aumentar el interés que se estaba despertando ya en Inglaterra por la cuestión del segundo advenimiento” (CS 412/1 | CS 362.1).

Conceptos Equivocados

Pero fue Guillermo Miller quien hizo el cómputo del período profético más largo de la Biblia: “Las 2300 tardes y mañanas” de Daniel 8:14. Cuando Miller terminó de hacer el cómputo de Daniel 8:14 en 1818 (CS 377/0 | CS 329.3) llegó a la conclusión de que a la finalización de dicho período profético se produciría la segunda venida en gloria de Cristo, y él llegó a esa conclusión porque él había aceptado algunos errores que se venían arrastrando desde hacía mucho tiempo atrás:

  1. Para Miller, en relación a la profecía de Daniel 8:14, la palabra santuario era sinónimo de tierra.
  2. Para Miller, en relación a la misma profecía, la palabra purificación era sinónimo de purificación con fuego y azufre.

“Miller aceptaba la creencia general de que durante la era cristiana la tierra es el santuario, y dedujo por consiguiente que la purificación del santuario predicha en (Daniel 8:14) representaba la purificación de la tierra con fuego en el segundo advenimiento de Cristo. Llegó pues a la conclusión de que si se podía encontrar el punto de partida de los 2.300 días, sería fácil fijar el tiempo del segundo advenimiento” (CS 371/1 | CS 324.2).

  1. Al mismo tiempo que Miller explicaba el cómputo de Daniel 8:14, también predicaba el juicio del mensaje del primer ángel de Apocalipsis 14:7 (CS 407/1 | CS 358.1), y como él había aceptado que el juicio de Apocalipsis 14:7 iba a coincidir con el segundo advenimiento de Cristo, y que ambos eventos iban a ocurrir al mismo tiempo, Miller había aceptado también el error popular de que juicio era sinónimo de destrucción con fuego y azufre de los pecadores.
  2. Miller aceptaba el error de que el juicio de Apocalipsis 14:7 iba a coincidir con la segunda venida de Cristo. Los reformadores, que están muchos siglos antes que Miller, también creían que el juicio iba a coincidir con la segunda venida en gloria de Cristo: “Lutero declaró: ‘Estoy verdaderamente convencido de que el día del juicio no tardará más de trescientos años. Dios no quiere ni puede sufrir por más tiempo a este mundo malvado.’ ‘Se acerca el gran día en que el reino de las abominaciones será derrocado’.” (CS 348/1 | CS 304.4). “‘Este viejo mundo no está lejos de su fin,’ decía Melanchton. Calvino invita a los cristianos a ‘desear sin vacilar y con ardor el día de la venida de Cristo como el más propicio de todos los acontecimientos,’ y declara que ‘toda la familia de los fieles no perderá de vista ese día.’ ‘Debemos tener hambre de Cristo—dice—debemos buscarle, contemplarle hasta la aurora de aquel gran día en que nuestro Señor manifestará la gloria de su reino en su plenitud’.” (CS 348/2 | 305.1). Y los Reformadores también creían que el juicio era la destrucción con fuego y azufre de los pecadores. Por esto Miller, al encontrar tanto el inicio del fin de las 2300 tardes y mañanas de Daniel 8:14, creyó que la finalización de ese período profético estaba anunciando la segunda venida de Cristo. Por esto él predicaba que, a la finalización de dicho período profético, Cristo venía por segunda vez y que el juicio de Apocalipsis 14:7 iba a suceder al mismo tiempo.

Pero como ya hemos leído que el Dr. José Wolff, Bengel, Gaussen, Lacunza, también creían que el juicio y la segunda venida iban a ocurrir al mismo tiempo, todos predicaban de la misma manera. Pero como está escrito en el CS 510/1 (CS 450.2) que fue Dios quien permitió que se predique una fecha, un mes, y un año para el inicio del juicio de Apocalipsis 14:7, y fue Dios mismo quien permitió que los instrumentos humanos a quienes Él llamó encontrasen no sólo el fin del período profético de las 2300 tardes y mañanas, sino también Dios permitió que se encuentren inicios y fines de muchos períodos proféticos que encontramos tanto en el libro de Daniel como en el de Apocalipsis, y la predicación de estas fechas en el pasado fue motivo de prueba para los cristianos que vivieron en ese tiempo.

ConceptosEquivocadosMiller

(A1) 457 a.C. – Inicio de las 2300 Tardes y Mañanas de Daniel 8:14 y las setenta semanas de Daniel 9:24

El año 457 a.C. marca el inicio de dos períodos proféticos: las 2300 tardes y mañanas, y las setenta semanas.

Daniel 8:14 – “Y él me dijo: Hasta dos mil y trescientos días de tarde y mañana; y el santuario será purificado.”

Daniel 9:24 – “Setenta semanas están determinadas sobre tu pueblo y sobre tu santa ciudad, para acabar la prevaricación, y concluir el pecado, y expiar la iniquidad; y para traer la justicia de los siglos, y sellar la visión y la profecía, y ungir al Santo de los santos.”

CS pg. 372/3, 373/0,1 (325.3) – “El ángel había sido enviado a Daniel con el objeto expreso de que le explicara el punto que no había logrado comprender en la visión del capítulo octavo, el dato relativo al tiempo: ‘Hasta dos mil y trescientas tardes y mañanas; entonces será purificado el Santuario.’ Después de mandar a Daniel que ‘entienda’ ‘la palabra’ y que alcance inteligencia de ‘la visión,’ las primeras palabras del ángel son: ‘Setenta semanas están determinadas sobre tu pueblo y sobre tu santa ciudad.’ La palabra traducida aquí por ‘determinadas,’ significa literalmente ‘descontadas.’ El ángel declara que setenta semanas, que representaban 490 años, debían ser descontadas por pertenecer especialmente a los judíos. ¿Pero de dónde fueron descontadas? Como los 2.300 días son el único período de tiempo mencionado en el capítulo octavo, deben constituir el período del que fueron descontadas las setenta semanas; las setenta semanas deben por consiguiente formar parte de los 2.300 días, y ambos períodos deben comenzar juntos.

“El ángel declaró que las setenta semanas datan del momento en que salió el edicto para reedificar a Jerusalén. Si se puede encontrar la fecha de aquel edicto, queda fijado el punto de partida del gran período de los 2.300 días.

“Ese decreto se encuentra en el capítulo séptimo de Esdras. Vers. 12-26. Fue expedido en su forma más completa por Artajerjes, rey de Persia, en el año 457 ant. de J. C. Pero en (Esdras 6:14) se dice que la casa del Señor fue edificada en Jerusalén ‘por mandamiento de Ciro, y de Darío y de Artajerjes rey de Persia.’ Estos tres reyes, al expedir el decreto y al confirmarlo y completarlo, lo pusieron en la condición requerida por la profecía para que marcase el principio de los 2.300 años. Tomando el año 457 ant. de J. C. en que el decreto fue completado, como fecha de la orden, se comprobó que cada especificación de la profecía referente a las setenta semanas se había cumplido.”

2300TyMBW

¿Qué evento debía marcar el inicio de la profecía de las 2300 tardes y mañanas y las setenta semanas?

De acuerdo a Daniel 9:25, ese evento debía de ser la salida del decreto que ordena la restauración de la ciudad de Jerusalén: “Sepas pues y entiendas, que desde la salida de la palabra para restaurar y edificar a Jerusalén hasta el Mesías Príncipe, habrá siete semanas.” Ese decreto fue expedido el 10 del mes séptimo (Etanim – 1 Reyes 8:2) del año 457 a.C. por el rey Artajerjes Longímano: “La orden de restaurar y edificar a Jerusalén, completada por el decreto de Artajerjes Longímano,5 entró a regir en el otoño del año 457 ant. de C. Desde ese tiempo, cuatrocientos ochenta y tres años llegan hasta el otoño del año 27 de J. C. Según la profecía, este período había de llegar hasta el Mesías, el Ungido. En el año 27 de nuestra era, Jesús, en ocasión de su bautismo, recibió la unción del Espíritu Santo, y poco después empezó su ministerio. Entonces fue proclamado el mensaje: “El tiempo es cumplido.” (DTG 199.4). Este decreto se encuentra en Esdras 7:12-26. Los otros decretos de Esdras 1:1-4 y Esdras 6:7, que ordenan la restauración del templo terrenal, no tienen nada que ver con el inicio de las 2300 tardes y mañanas, ni con el inicio de las 70 semanas. La restauración del santuario terrenal no entra en el período de las 2300 tardes y mañanas ni dentro de las setenta semanas, pues para que se inicie ese período profético el santuario terrenal ya estuvo terminado de restaurar en el año 516 a.C. (Esdras 6:15), y ya habían transcurrido 59 años en que el santuario estaba reconstruido y en vigencia de nuevo.

Daniel9

Para un estudio completo sobre las setenta semanas y las 2300 tardes y mañanas recomendamos revisar el Estudio de Daniel capítulo 9.

(A2) 5-3-31 – Inicio del Ministerio Sacerdotal Celestial de Cristo en el Lugar Santo del Santuario Celestial

Cristo habiendo terminado su obra en este planeta tierra—el Evangelio—que es la primera parte del plan de la redención, Cristo había terminado de preparar: 1) la ofrenda, que es su vida de obediencia perfecta a la ley de Dios como hombre (Juan 15:10; Filipenses 2:8); 2) el sacrificio, que es su muerte (Juan 19:30), y al morir como hombre proveyó la sangre (Juan 19:34), que es el segundo medio; y 3) su resurrección, al resucitar como hombre (Marcos 16:1-6) hizo la provisión del hombre que demanda la ley para tener un Sumo Sacerdote (Hebreos 5:1). Estos medios eran imprescindibles para que empiecen la segunda parte del plan de la redención. Cristo hizo esta provisión para todo ser humano sin acepción de personas (2 Corintios 5:14). Después de haber hecho la provisión de los medios, se fue al cielo de donde había venido para dar inicio a la segunda parte del plan de la redención, a saber su Ministerio Sacerdotal Celestial o Sacerdocio de Hebreos 7:24.

El 5 de Siván (mes tercero) del año 31 d.C. marca el inicio del Ministerio Sacerdotal Celestial de Cristo en el Lugar Santo del Santuario Celestial. Este evento estaba profetizado por la segunda fiesta del ritual simbólico: el Pentecostés, también llamada fiesta de la siega (Éxodo 23:16) o semanas (Deuteronomio 16:16).

Hechos 2:1-4 – “Y como se cumplieron los días del Pentecostés, estaban todos unánimes juntos; Y de repente vino un estruendo del cielo como de un viento recio que corría, el cual hinchió toda la casa donde estaban sentados. Y se les aparecieron lenguas repartidas, como de fuego, que se asentó sobre cada uno de ellos. Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, como el Espíritu les daba que hablasen.”

HAp pg. 32/1 (31/4) – “La ascensión de Cristo al cielo fue la señal de que sus seguidores iban a recibir la bendición prometida. Habían de esperarla antes de empezar a hacer su obra. Cuando Cristo entró por los portales celestiales, fue entronizado en medio de la adoración de los ángeles. Tan pronto como esta ceremonia hubo terminado, el Espíritu Santo descendió sobre los discípulos en abundantes raudales, y Cristo fue de veras glorificado con la misma gloria que había tenido con el Padre, desde toda la eternidad.

El derramamiento pentecostal era la comunicación del Cielo de que el Redentor había iniciado su ministerio celestial. De acuerdo con su promesa, había enviado el Espíritu Santo del cielo a sus seguidores como prueba de que, como sacerdote y rey, había recibido toda autoridad en el cielo y en la tierra, y era el Ungido sobre su pueblo.”

Apocalipsis 4:1-2 – “Después de estas cosas miré, y he aquí una puerta abierta en el cielo: y la primera voz que oí, era como de trompeta que hablaba conmigo, diciendo: Sube acá, y yo te mostraré las cosas que han de ser después de éstas. Y luego yo fui en Espíritu: y he aquí, un trono que estaba puesto en el cielo, y sobre el trono estaba uno sentado.”

Esta puerta abierta que Juan vio en Apocalipsis 4:1-2, es la primera puerta del Santuario Celestial y que da acceso al Lugar Santo del Santuario Celestial. El Apocalipsis capítulos 4 y 5, es el 5 del mes tercero del año 31 d.C., fecha y mes en que Cristo empezó la segunda parte del plan de la redención: su Ministerio Sacerdotal Celestial, y a la primera parte de su Sacerdocio que es el Servicio Diario Celestial, y a su trabajo de Sacerdote. Como Sacerdote, empezó a presentar la ofrenda—que es Su obediencia—a favor del creyente arrepentido para que sea aceptado o justificado (Romanos 3:24). Su sacrificio—que es Su sangre (1 Juan 1:7; Efesios 1:7)—para que el que cree y confiesa su pecado sea perdonado. Éste trabajo, Cristo sólo lo hace por los que creen y aceptan que Cristo, en el cielo, tiene aún una obra que hacer a su favor.

Para un estudio completo sobre el significado profético de las fiestas y sábados ceremoniales recomendamos revisar el Estudio Completo de las Fiestas y Sábados Ceremoniales.

Cristo estuvo 1813 años en el Lugar Santo del Santuario Celestial

ServicioDiario

CS pg. 473/2 (415.2) – “El servicio del sacerdote durante el año en el primer departamento del santuario, ‘adentro del velo’ que formaba la entrada y separaba el lugar santo del atrio exterior, representa la obra y el servicio a que dio principio Cristo al ascender al cielo. La obra del sacerdote en el servicio diario consistía en presentar ante Dios la sangre del holocausto, como también el incienso que subía con las oraciones de Israel Así es como Cristo ofrece su sangre ante el Padre en beneficio de los pecadores, y así es como presenta ante él, además, junto con el precioso perfume de su propia justicia, las oraciones de los creyentes arrepentidos. Tal era la obra desempeñada en el primer departamento del santuario en el cielo.”

CS pg. 415/4 (473/4) – “Este ministerio siguió efectuándose durante dieciocho siglos en el primer departamento del santuario. La sangre de Cristo, ofrecida en beneficio de los creyentes arrepentidos, les aseguraba perdón y aceptación cerca del Padre, pero no obstante sus pecados permanecían inscritos en los libros de registro.”

Porque durante los 1813 que Cristo estuvo en el Lugar Santo del Santuario Celestial, Él sólo realizó trabajo de Sacerdote y no hizo trabajo de Sumo Sacerdote. Y porque en el ritual simbólico, en el lugar santo, sólo se realizaba servicio diario terrenal, y no la purificación del santuario, para que se realice la purificación debía de llegar el 10 de mes séptimo (Levítico 23:27-32). Cuando llegaba esa fecha terminaba el trabajo del lugar santo y el trabajo del sacerdote para dar lugar al trabajo del sumo sacerdote, y asimismo se abra la puerta que daba acceso al lugar santísimo. Para que Cristo haga el trabajo de Sumo Sacerdote, primero debía llegar a su fin las 2300 tardes y mañanas de Daniel 8:14.

2300TyM

(A3) 34 d.C. – Fin de las 70 semanas y comienzo de los 1810 años

¿Qué evento marcó el fin de las setenta semanas y el inicio de los 1810 años restantes de las 2300 tardes y mañanas de Daniel 8:14?

La muerte de Esteban marcó el fin de las 70 semanas, el fin del tiempo de gracia para la nación judía, y el inicio de los 1810 años restantes de las 2300 tardes y mañanas de Daniel 8:14.

Hechos 7:1-60 – “… Y apedrearon a Esteban, invocando él y diciendo: Señor Jesús, recibe mi espíritu. Y puesto de rodillas, clamó a gran voz: Señor, no les imputes este pecado. Y habiendo dicho esto, durmió.”

LaSemana70deDaniel9-27
La semana 70 de Daniel 9:27

CS pg. 375/1-3 (328.2) – “‘Y en otra semana confirmará el pacto a muchos.’ La semana de la cual se habla aquí es la última de las setenta. Son los siete últimos años del período concedido especialmente a los judíos. Durante ese plazo, que se extendió del año 27 al año 34 de J. C. Cristo, primero en persona y luego por intermedio de sus discípulos, presentó la invitación del Evangelio especialmente a los judíos. Cuando los apóstoles salieron para proclamar las buenas nuevas del reino, las instrucciones del Salvador fueron: ‘Por el camino de los Gentiles no iréis, y en ciudad de Samaritanos no entréis.’ Mateo 10:5, 6.

Las setenta semanas, o 490 años concedidos a los judíos, terminaron, como lo vimos, en el año 34 de J. C. En dicha fecha, por auto del Sanedrín judaico, la nación selló su rechazamiento del Evangelio con el martirio de Esteban y la persecución de los discípulos de Cristo. Entonces el mensaje de salvación, no estando más reservado exclusivamente para el pueblo elegido, fue dado al mundo. Los discípulos, obligados por la persecución a huir de Jerusalén, ‘andaban por todas partes, predicando la Palabra.’ ‘Felipe, descendiendo a la ciudad de Samaría, les proclamó el Cristo.’ Pedro, guiado por Dios, dio a conocer el Evangelio al centurión de Cesarea, el piadoso Cornelio; el ardiente Pablo, ganado a la fe de Cristo, fue comisionado para llevar las alegres nuevas ‘lejos … a los gentiles.’ Hechos 8:4, 5; 22:21.”

daniel9AspectoHistC

DTG pg. 200/2 – “La semana—siete años—terminó en el año 34 de nuestra era. Entonces, por el apedreamiento de Esteban, los judíos sellaron finalmente su rechazamiento del Evangelio; los discípulos, dispersados por la persecución, ‘iban por todas partes anunciando la palabra’ (Hechos 8:4); poco después, se convirtió Saulo el perseguidor, y llegó a ser Pablo, el apóstol de los gentiles.”

2300TyMaCdC

CS pg. 462/1 (406.2) – “Se había comprobado que los 2.300 días principiaron cuando entró en vigor el decreto de Artajerjes ordenando la restauración y edificación de Jerusalén, en el otoño del año 457 ant. de C. Tomando esto como punto de partida, había perfecta armonía en la aplicación de todos los acontecimientos predichos en la explicación de ese período hallada en. Daniel 9:25-27. Sesenta y nueve semanas, o los 483 primeros años de los 2.300 años debían alcanzar hasta el Mesías, el Ungido; y el bautismo de Cristo y su unción por el Espíritu Santo, en el año 27 de nuestra era, cumplían exactamente la predicción. En medio de la septuagésima semana, el Mesías había de ser muerto. Tres años y medio después de su bautismo, Cristo fué crucificado, en la primavera del año 31. Las setenta semanas, o 490 años, les tocaban especialmente a los judíos. Al fin del período, la nación selló su rechazamiento de Cristo con la persecución de sus discípulos, y los apóstoles se volvieron hacia los gentiles en el año 34 de nuestra era. Habiendo terminado entonces los 490 primeros años de los 2.300, quedaban aún 1.810 años. Contando desde el año 34, 1.810 años llegan a 1844. ‘Entonces—había dicho el ángel—será purificado el Santuario.’ Era indudable que todas las anteriores predicciones de la profecía se habían cumplido en el tiempo señalado.”

CS pg. 376/1 (328.5) – “Hasta aquí cada uno de los detalles de las profecías se ha cumplido de una manera sorprendente, y el principio de las setenta semanas queda establecido irrefutablemente en el año 457 ant. de J.C. y su fin en el año 34 de J.C. Partiendo de esta fecha no es difícil encontrar el término de los 2.300 días. Las setenta semanas—490 días—descontadas de los 2.300 días, quedaban 1.810 días. Concluidos las 490 días, quedaban aún por cumplirse los 1.810 días. Contando desde 34 de J.C. los 1.810 años alcanzan al año 1844. Por consiguiente los 2.300 días de (Daniel 8:14) terminaron en 1844. Al fin de este gran período profético, según el testimonio del ángel de Dios, “el santuario” debía ser “purificado.” De este modo la fecha de la purificación del santuario—la cual se creía casi universalmente que se verificaría en el segundo advenimiento de Cristo—quedó definitivamente establecida.”

 

(A4) 508 d.C. – Inicio de los 1290 años de Daniel 12:11 e inicio de los 1335 años de Daniel 12:12

Daniel 12:11-12 – “Y desde el tiempo en que el sacrificio perpetuo sea quitado y puesta la abominación de la desolación, habrá 1290 días. Bienaventurado el que espere y llegue a 1,335 días.” (NBLH)

¿Qué evento marca el inicio de estos periodos proféticos?

Los eventos que marcaron el inicio de estos períodos proféticos son:

  1. En Daniel 7:7 leemos que la cuarta bestia “tenía diez cuernos”: estos diez cuernos simbolizan a las diez tribus bárbaras que conquistaron el imperio romano de occidente y provocaron su caída. Muchas de estas tribus fueron cristianizados, pero aceptaron la doctrina arriana.
  2. En Daniel 7:8 leemos: “estando yo contemplando los cuernos, he aquí que otro cuerno pequeño subía entre ellos, y delante de él fueron arrancados tres cuernos de los primeros”. Éste “cuerno pequeño” es un símbolo del papado, y los tres cuernos que fueron arrancados delante de él fueron los hérulos, los vándalos y los ostrogodos que habían abrazado la doctrina arriana, por lo cual se constituyeron en enemigos de la fe católica, y también estas tribus habían conquistado Italia—sede del obispo de Roma—por lo tanto se convirtieron en un obstáculo para el progreso de la supremacía del obispo de Roma ya que estas tribus bárbaras arrianas no reconocían la autoridad del papa.
  3. En Daniel 8:24, al describir una las acciones del cuerno pequeño de Daniel 8:9, dice: “que su poder se fortalecerá, más no con fuerza propia”. El obispo de Roma no tenía su propio ejército con el cual combatir a los arrianos, de manera que cuando el rey de los francos se convirtió al catolicismo el papa se regocijó en gran manera al saber que al convertirse recientemente los francos habían aceptado su forma de creencia cristiana. Se manifestó dispuesto a bendecir toda empresa suya como obra de Dios, con tal que se dirigiese contra los arrianos a quienes consideraba peores que los paganos. Así se inició, entre el papado romano y el reino franco, ya hacía el año 500, un entendimiento que había de madurar en íntima alianza y contribuir mucho a encauzar toda la historia futura de Europa. Es de observar que Clodoveo era en aquel tiempo (496) el único príncipe católico del mundo conocido en el sentido que se le daba entonces a la palabra católico. Clodoveo no era solamente el único príncipe católico del mundo en ese tiempo, sino que fue el primer rey que abrazó la religión católica; y esto granjeó al rey de Francia el título de ‘Cristianísima Majestad’, y el de ‘Hijo Mayor de la Iglesia.’ La conversión de Clodoveo fue un contratiempo para los arrianos pues Clodoveo inició una guerra de carácter religioso y por la supremacía. La acción diplomática de Teodorico—rey de los ostrogodos—fue impotente para impedir la guerra; hasta puede ser que estimuló a Clodoveo a golpear rápidamente antes que se pudiese formar contra él una coalición hostil. En una asamblea de su nación (tal vez en el ‘Campo de Marte’), a principio de 507, declaró impetuosamente: ‘Considero muy gravoso que estos arrianos, dominen una parte tan grande de las Galias. Vayamos y venzámoslos con la ayuda de Dios, y sometamos la tierra.’ Lo dicho agradó a toda la multitud, y el ejército reunido marchó hacia el sur hasta el Loira. No se sabe porqué la explosión se demoró hasta el año 507. Que el rey de los francos fue el agresor es cosa cierta. Halló fácilmente un pretexto para iniciar la guerra como campeón y protector del cristianismo católico contra las medidas absolutamente justas que Alarico—rey arriano de los visigodos—tomaba en contra su clero ortodoxo traicionero. En la primavera de 507, él (Clodoveo) cruzó repentinamente el Loira y marchó hacia Poitiers. A quince kilómetros de Poitiers, los visigodos habían ocupado sus posiciones. Alarico postergó el comienzo de la batalla porque aguardaba las tropas ostrogodas, pero como éstas habían quedado estorbadas por la aparición de una flota bizantina en aguas italianas, resolvió pelear en vez de batirse en retirada, como le aconsejaba la prudencia. Después de un corto combate, los godos se dieron a la fuga. Durante la persecución murió el rey de los godos, se dice que por mano de Clodoveo (507). Con esta derrota, se terminó para siempre el dominio de los visigodos en Galia.

Urías Smith, Las Profecías de DanielSe acerca el Momento Culminante de la Historia, pg. 270 – “La eminencia que Clodoveo había alcanzado en el año 508, y el significado de sus victorias para el futuro de Europa y de la iglesia, eran tan grandes que los historiadores no pueden pasarlas por alto sin hacer comentarios. ‘No fue la suya una conquista temporal. El reino de los godos occidentales y de los burgundios habían pasado a ser el reino de los francos. Habían llegado finalmente invasores que iban a permanecer. Estaba decidido que los francos, y no los godos, habían de dirigir los designios futuros de Galia y Alemania, y que la fe católica, y no el arrianismo, había de ser la religión de esos grandes reinos.”

Urías Smith, Daniel XI – El Futuro Desenvuelto, pg. 222 – “Desde que estos éxitos quedaron afianzados, en 508, el papado quedó triunfante en lo que se refiere al paganismo; porque el último retardó indudablemente el progreso de la fe católica, ya no tenía poder para suprimir la fe ni estorbar las usurpaciones del pontífice romano. Cuando las potencias eminentes de Europa renunciaron a su apego al paganismo fue tan sólo para perpetuar sus abominaciones en otra forma; pues el cristianismo manifestado en la iglesia católica era y es aún tan sólo un paganismo bautizado.”

ClodoveoBautizo
Bautizo católico del rey Clodoveo de los francos.

Todos estos eventos marcaron el inicio de los períodos proféticos de 1290 y 1335 años en el año 508. La conversión de los francos tuvo una gran importancia política, pues inclinó en su favor la poderosa influencia de la iglesia cristiana de Galia, que ayudó en forma decisiva a Clodoveo en sus luchas contra los burgundios y los visigodos. Estos pueblos eran, como los vándalos y los ostrogodos, arrianos. En cambio los francos fueron los primeros en aceptar el catolicismo, lo que les aseguró el apoyo incondicional de la Iglesia en su lucha con los pueblos germanos heréticos.

(A5) 538 d.C. – Inicio de tiempo, tiempos y la mitad de un tiempo de Daniel 7:25 o 1260 días de Apocalipsis 11:3

misterio-de-iniquidad-tiempos
3 1/2 tiempos = 42 meses = 1260 días

Daniel 7:25 – “Y hablará palabras contra el Altísimo, y a los santos del Altísimo quebrantará, y pensará en mudar los tiempos y la ley: y entregados serán en su mano hasta el tiempo, y tiempos, y el medio de un tiempo.”

Apocalipsis 11:2-3 – “Y me fue dada una caña semejante a una vara, y se me dijo: Levántate, y mide el templo de Dios, y el altar, y a los que adoran en él. Y echa fuera el patio que está fuera del templo, y no lo midas, porque es dado a los Gentiles; y hollarán la ciudad santa cuarenta y dos meses. Y daré a mis dos testigos, y ellos profetizarán por mil doscientos y sesenta días, vestidos de sacos.”

Apocalipsis 13:5 – “Y le fue dado boca que hablaba grandes cosas y blasfemias: y le fue dada potencia de obrar cuarenta y dos meses.”

¿Qué evento marcó el inicio de los 1260 años o tiempo, tiempos y la mitad de un tiempo?

Los eventos que marcaron el inicio de este período profético son:

Apocalipsis 13:2 – “Y la bestia que vi era semejante a un leopardo, y sus pies como de oso, y su boca como boca de león. Y el dragón le dio su poder y su trono, y grande autoridad.”

El “dragón”, de acuerdo a Apocalipsis 12:9, es un símbolo de Satanás y es el mismo de Apocalipsis 13:2. En primer lugar es un símbolo de Satanás, y en segundo lugar es un símbolo del imperio romano. Justiniano, emperador de la Roma Oriental, fue el agente que utilizó Satanás para que, por un decreto, le nombre al obispo de Roma cabeza visible de la iglesia.

CS pg. 58/2 (52.1) – “En el siglo sexto el papado concluyó por afirmarse. El asiento de su poder quedó definitivamente fijado en la ciudad imperial, cuyo obispo fue proclamado cabeza de toda la iglesia. El paganismo había dejado el lugar del papado. El dragón dio a la bestia ‘su poder y su trono, y grande autoridad’ (Apocalipsis 13:2).”

DTG pg. 783/3 – “Los días aquí mencionados son los 1.260 días proféticos, o años, de la tribulación del pueblo de Dios, que abarcan la Edad Media, y están predichos en Daniel 7:25; 11:33-35 y en Apocalipsis 12:6, 13-16. Estos días comenzaron en el año 538 de nuestra era, cuando el obispo de Roma fue hecho, por decreto de Justiniano y por el derrocamiento de las potencias arrianas opositoras, ‘Cabeza de todas las Santas Iglesias’ y ‘Verdadero y Eficaz Corrector de Herejes’.”

Fue el emperador Justiniano de la Roma Oriental quien le dio la autoridad religiosa al obispo de Roma (538), pero fueron los francos los que le dieron el poder temporal o poder civil (755). El hijo de Carlos Martel, llamado Pipino el Breve, fue quien, tentado por la autoridad que ejercía, terminó con el ficticio poder de los reyes merovingios: se hizo proclamar rey de los francos, y fue proclamado solemnemente por el papa Esteban II, “rey de los francos por la gracia de Dios”. Muy pronto Pipino pudo demostrar su reconocimiento al papa, que veía amenazada su independencia por los reyes lombardos deseosos de establecer su capital en la ciudad pontificia. Pipino cruzó los Alpes y derrotó a los lombardos, rechazándolos hacia el norte. Además, se apoderó de la región del noreste de Italia, que dependía de Justiniano de los emperadores de Bizancio, y la entregó al papa. Éste fue el origen del poder temporal o territorial de los papas, que agregaron así, a su calidad de jefes de la Iglesia católica, el título de soberanos de un Estado que abarcaba desde Roma, en el valle de Tíber, hasta Ravena, en el valle del Po.

¿Qué acciones iba a hacer el cuerno pequeño durante este período profético?

La Biblia enseña que debemos confesar nuestros pecados a Dios, porque contra él pecamos: Daniel 9:4, 8 – “Y oré a Jehová mi Dios e hice confesión diciendo: Ahora, Señor, Dios grande, digno de ser temido, que guardas el pacto y la misericordia con los que te aman y guardan tus mandamientos… Oh Jehová, nuestra es la confusión de rostro, de nuestros reyes, de nuestros príncipes y de nuestros padres; porque contra ti pecamos.” 1 Juan 1:9 – “Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.” Asimismo, la Palabra de Dios nos enseña que es Dios el que tiene la potestad de perdonar nuestros pecados: Daniel 9:9 – “De Jehová nuestro Dios es el tener misericordia y el perdonar, aunque contra él nos hemos rebelado.” 1 Reyes 8:50 – “Y perdonarás a tu pueblo que había pecado contra ti, y todas sus infracciones con que se hayan rebelado contra ti…” Joel 2:18 – “Y Jehová, solícito por su tierra, perdonará a su pueblo.” Por lo tanto, es nuestro deber confesar nuestro pecado a Dios, y es Dios quien nos debe perdonar.

Una de las acciones del cuerno pequeño, que está escrito en Daniel 7:25 y Daniel 8:11 es: “Y hablará palabras contra el Altísimo” y “aun se engrandeció contra el príncipe de los ejércitos.”

¿Cómo el cuerno pequeño habló palabras contra el Altísimo?

PE pg. 213/1-2 – “Siempre ha sido el proyecto de Satanás desviar de Jesús la atención de la gente, volverla a los hombres y destruir el sentido de la responsabilidad individual. Fracasó Satanás en su propósito cuando tentó al Hijo de Dios; pero tuvo más éxito en su esfuerzo con los hombres caídos. Corrompióse el cristianismo. Papas y sacerdotes se arrogaron una posición exaltada y enseñaron a la gente que debía acudir a ellos para obtener el perdón de sus pecados en vez de recurrir directamente a Cristo.

“La gente quedó del todo engañada. Se le enseñó que el papa y los sacerdotes eran los representantes de Cristo, cuando en verdad lo eran de Satanás, y a Satanás adoraban cuantos ante ellos se postraban.”

CS pg. 59/1 (52.2) – “El advenimiento de la iglesia romana al poder marcó el principio de la Edad Media. A medida que crecía su poder, las tinieblas se hacían más densas. La fe pasó de Cristo, el verdadero fundamento, al papa de Roma. En vez de confiar en el Hijo de Dios para obtener el perdón de sus pecados y la salvación eterna, el pueblo recurría al papa y a los sacerdotes y prelados a quienes él invistiera de autoridad. Se le enseñó que el papa era su mediador terrenal y que nadie podía acercarse a Dios sino por medio de él, y andando el tiempo se le enseñó también que para los fieles el papa ocupaba el lugar de Dios y que por lo tanto debían obedecerle implícitamente.”

  • Otra acción del cuerno pequeño es que: “y por él fue quitado el continuo sacrificio” o Servicio Diario Celestial (Daniel 8:11).

CS pg. 632/1 (562.1) – “Más tarde, el papa ordenó que los sacerdotes del campo amonestasen a los que violasen el domingo y los indujeran a venir a la iglesia para rezar, no fuese que atrajesen alguna gran calamidad sobre si mismos y sobre sus vecinos.”

  • Otra acción leemos en Daniel 8:11 – “y el lugar de su santuario fue echado por tierra”, y en Apocalipsis 13:6 – “para blasfemar de su nombre, de su tabernáculo.”

El cuerno pequeño quitó de la vista de la cristiandad la existencia del Santuario Celestial dando al mundo otro sistema de culto, cambiando de nombre a lo que bíblicamente se llama sinagoga (Lucas 4:15) por el de “iglesia”, “capilla”, “templo”, “santuario”, “casa de oración”, etc., y la asistencia a estos lugares fue de carácter obligatorio.

SantuarioObstruccion

  • Otra acción del cuerno pequeño leemos en Daniel 7:25 – “y a los santos del Altísimo quebrantará.”

CS pg. 58/3 (52.1) – “Entonces empezaron a correr los 1.260 años de la opresión papal predicha en las profecías de Daniel y en el Apocalipsis (Daniel 7:25; Apocalipsis 13:5-7). Los cristianos se vieron obligados a optar entre sacrificar su integridad y aceptar el culto y las ceremonias papales, o pasar la vida encerrados en los calabozos o morir en el tormento, en la hoguera o bajo el hacha del verdugo. Entonces se cumplieron las palabras de Jesús: ‘Seréis entregados aun de vuestros padres, y hermanos, y parientes, y amigos; y matarán a algunos de vosotros. Y seréis aborrecidos de todos por causa de mi nombre’ (Lucas 21:16, 17). La persecución se desencadenó sobre los fieles con furia jamás conocida hasta entonces, y el mundo vino a ser un vasto campo de batalla. Por centenares de años la iglesia de Cristo no halló más refugio que en la reclusión y en la obscuridad. Así lo dice el profeta: ‘Y la mujer huyó al desierto, donde tiene lugar aparejado de Dios, para que allí la mantengan mil doscientos y sesenta días’ (Apocalipsis 12:6).”

  • Otra acción que ocurrió dentro de ese período profético leemos en Daniel 7:25 – “y pensará en cambiar los tiempos y la ley.”

CS pg. 499/2 (440.2) – “El rasgo más característico de la bestia, y por consiguiente de su imagen, es la violación de los mandamientos de Dios. Daniel dice del cuerno pequeño, o sea del papado: ‘Pensará en mudar los tiempos y la ley’ (Daniel 7:25). Y San Pablo llama al mismo poder el ‘hombre de pecado,’ que había de ensalzarse sobre Dios. Una profecía es complemento de la otra. Sólo adulterando la ley de Dios podía el papado elevarse sobre Dios; y quienquiera que guardase a sabiendas la ley así adulterada daría honor supremo al poder que introdujo el cambio. Tal acto de obediencia a las leyes papales sería señal de sumisión al papa en lugar de sumisión a Dios.

“El papado intentó alterar la ley de Dios. El segundo mandamiento, que prohíbe el culto de las imágenes, ha sido borrado de la ley, y el cuarto mandamiento ha sido adulterado de manera que autorice la observancia del primer día en lugar del séptimo como día de reposo. Pero los papistas aducen para justificar la supresión del segundo mandamiento, que éste es inútil puesto que está incluido en el primero, y que ellos dan la ley tal cual Dios tenía propuesto que fuese entendida. Este no puede ser el cambio predicho por el profeta. Se trata de un cambio intencional y deliberado: ‘Pensará en mudar los tiempos y la ley.’ El cambio introducido en el cuarto mandamiento cumple exactamente la profecía. La única autoridad que se invoca para dicho cambio es la de la iglesia. Aquí el poder papal se ensalza abiertamente sobre Dios.”

Esto ha sido un resumen de las acciones más trascendentales que el cuerno pequeño realizó durante este largo período profético.

CS pg. 492/2 (434.4) – “‘Le fue dada autoridad para hacer sus obras cuarenta y dos meses.’ Y dice el profeta: ‘Vi una de sus cabezas como si hubiese sido herida de muerte.’ Y además: ‘Si alguno lleva en cautiverio, al cautiverio irá; si alguno mata con espada, es preciso que él sea muerto a espada.’ Los cuarenta y dos meses son lo mismo que ‘un tiempo, y dos tiempos, y la mitad de un tiempo,’ tres años y medio, o 1.260 días de Daniel 7, el tiempo durante el cual el poder papal debía oprimir al pueblo de Dios. Este período, como fue indicado en capítulos anteriores, empezó con la supremacía del papado, en el año 538 de J. C, y terminó en 1798. Entonces, el papa fue hecho prisionero por el ejército francés, el poder papal recibió su golpe mortal y quedó cumplida la predicción: ‘Si alguno lleva en cautiverio, al cautiverio irá’.”

Para un estudio completo sobre el Misterio de Iniquidad recomendamos revisar el Estudio sobre el Misterio de Iniquidad.

(A6) 1798 – Fin de los 1290 años y de los 1260 años e inicio del tiempo del fin

¿Qué evento marcó el fin de los 1290 años y de los 1260 años?

Los eventos que van a marcar el fin de los 1290 y 1260 días proféticos son:

  1. El cuerno pequeño recibió su herida de muerte: Apocalipsis 13:3 – “Y vi una de sus cabezas como herida de muerte…” y fue llevado en cautiverio: Apocalipsis 13:10 – “El que lleva en cautividad, va en cautividad: el que a cuchillo matare, es necesario que a cuchillo sea muerto.”

CS pg. 492/2 (434.4) – “‘Le fue dada autoridad para hacer sus obras cuarenta y dos meses.’ Y dice el profeta: ‘Vi una de sus cabezas como si hubiese sido herida de muerte.’ Y además: ‘Si alguno lleva en cautiverio, al cautiverio irá; si alguno mata con espada, es preciso que él sea muerto a espada.’ Los cuarenta y dos meses son lo mismo que ‘un tiempo, y dos tiempos, y la mitad de un tiempo,’ tres años y medio, o 1.260 días de Daniel 7, el tiempo durante el cual el poder papal debía oprimir al pueblo de Dios. Este período, como fue indicado en capítulos anteriores, empezó con la supremacía del papado, en el año 538 de J. C, y terminó en 1798. Entonces, el papa fue hecho prisionero por el ejército francés, el poder papal recibió su golpe mortal y quedó cumplida la predicción: ‘Si alguno lleva en cautiverio, al cautiverio irá’.”

CS pg. 309/2 (270.4) – “Los ‘cuarenta y dos meses’ y los ‘mil doscientos sesenta días’ designan el mismo plazo, o sea el tiempo durante el cual la iglesia de Cristo iba a sufrir bajo la opresión de Roma. Los 1.260 años del dominio temporal del papa comenzaron en el año 538 de J. C. y debían terminar en 1798. En dicha fecha, entró en Roma un ejército francés que tomó preso al papa, el cual murió en el destierro. A pesar de haberse elegido un nuevo papa al poco tiempo, la jerarquía pontificia no volvió a alcanzar el esplendor y poderío que antes tuviera.”

Fue Francia la que le quitó el poder temporal o civil al cuerno pequeño, pero no fue Francia quien le quitó el poder religioso a la bestia, fueron los Reformadores quienes le quitaron ese poder religioso, porque ellos le quitaron al papado el poder de que sólo ellos podían leer e interpretar la Biblia. Los Reformadores tradujeron la Biblia al idioma de los pueblos, naciones, y así el pueblo tuvo acceso a las Sagradas Escrituras y ellos mismos estudiar y aprender la voluntad de Dios revelada en su Palabra.

1. Marca el inicio del tiempo del fin de Daniel 12:4

Estos eventos son los que marcaron el fin de los 1290 y 1260 años, pero estos eventos también marcan el inicio del tiempo del fin de Daniel 12:4 – “Tú empero Daniel, cierra las palabras y sella el libro hasta el tiempo del fin.” Sólo después que se iniciara el tiempo del fin se podía empezar a predicar el mensaje relativo al JUICIO de Apocalipsis 14:7 y al evento de la segunda venida de Cristo.

Daniel 8:17, 19 – “… Pero él me dijo: Entiende hijo de hombre porque la visión es para el tiempo del fin… Y dijo: Voy a explicarte lo que ha de venir al fin de la ira, porque eso es para el tiempo del fin.”

CS pg. 405/0 (356.1) – “Las profecías presentan una sucesión de acontecimientos que llevan al comienzo del juicio. Esto es particularmente cierto del libro de Daniel. Pero la parte de su profecía que se refería a los últimos días, debía Daniel cerrarla y sellarla ‘hasta el tiempo del fin.’ Un mensaje relativo al juicio, basado en el cumplimiento de estas profecías, no podía ser proclamado antes de que llegásemos a aquel tiempo. Pero al tiempo del fin, dice el profeta, ‘muchos correrán de aquí para allá, y la ciencia será aumentada’ (Daniel 12:4).”

Este tiempo del fin de Daniel 12:4, que se inició a la conclusión de los 1260 años y 1290 años en 1798, va a terminar cuando termine la obra intercesora de Cristo (Apocalipsis 22:11).

2. Marca el anuncio del principio del juicio (Ap. 14:7) y la segunda venida de Cristo (Mt. 24:30-31)

Asimismo marca el tiempo en que se iba a empezar a anunciar el inicio del juicio de Apocalipsis 14:7. El anuncio del juicio y la venida de Cristo no se lo debía hacer hasta que empiece el tiempo del fin.

CS pg. 405/1-2 (356.2) – “El apóstol Pablo advirtió a la iglesia que no debía esperar la venida de Cristo en tiempo de él. ‘Ese día—dijo—no puede venir, sin que’ haya venido ‘primero la apostasía,’ y sin que haya sido ‘revelado el hombre de pecado’ (2 Tesalonicenses 2:3). Sólo después que se haya producido la gran apostasía y se haya cumplido el largo período del reino del ‘hombre de pecado,’ podemos esperar el advenimiento de nuestro Señor. El ‘hombre de pecado,’ que también es llamado ‘misterio de iniquidad,’ ‘hijo de perdición’ y ‘el inicuo,’ representa al papado, el cual, como está predicho en las profecías, conservaría su supremacía durante 1.260 años. Este período terminó en 1798. La venida del Señor no podía verificarse antes de dicha fecha. San Pablo abarca con su aviso toda la dispensación cristiana hasta el año 1798. Sólo después de esta fecha debía ser proclamado el mensaje de la segunda venida de Cristo.

“Semejante mensaje no se predicó en los siglos pasados. San Pablo, como lo hemos visto, no lo predicó; predijo a sus hermanos la venida de Cristo para un porvenir muy lejano. Los reformadores no lo proclamaron tampoco. Martín Lutero fijó la fecha del juicio para cerca de trescientos años después de su época. Pero desde 1798 el libro de Daniel ha sido desellado, la ciencia de las profecías ha aumentado y muchos han proclamado el solemne mensaje del juicio cercano.”

3. Marca el inicio del movimiento adventista

Al haber empezado el tiempo del fin, empezó:

CS pg. 405/3 (357.1) – “Así como en el caso de la gran Reforma del siglo XVI, el movimiento adventista (del primer día) surgió simultáneamente en diferentes países de la cristiandad. Tanto en Europa como en América, hubo hombres de fe y de oración que fueron inducidos a estudiar las profecías, y que al escudriñar la Palabra inspirada, hallaron pruebas convincentes de que el fin de todas las cosas era inminente. En diferentes países había grupos aislados de cristianos, que por el solo estudio de las Escrituras, llegaron a creer que el advenimiento del Señor estaba cerca.”

PE pg. 229/1 – “Dios envió a su ángel para que moviese el corazón de un agricultor que antes no creía en la Biblia, y lo indujese a escudriñar las profecías. Los ángeles de Dios visitaron repetidamente a aquel varón escogido, y guiaron su entendimiento para que comprendiese las profecías que siempre habían estado veladas al pueblo de Dios. Se le dio el primer eslabón de la cadena de verdades y se le indujo a buscar uno tras otro los demás eslabones hasta que se maravilló de la Palabra de Dios, viendo en ella una perfecta cadena de verdades. Aquella Palabra que había considerado no inspirada, se desplegaba ahora esplendente y hermosa ante su vista. Echó de ver que unos pasajes de la Escritura son explicación de otros, y cuando no entendía uno de ellos lo encontraba esclarecido por otro. Miraba la sagrada Palabra de Dios con gozo, a la par que con profundísimo respeto y reverencia.”

El primer chasco

Los errores populares que Miller había aceptado, como ya hemos explicado al principio, le llevaron a sufrir un primer chasco o desengaño. Al hacer el cómputo de las 2300 tardes y mañanas, él creyó que el decreto de Daniel 9:25, relativo a la restauración de la ciudad de Jerusalén que debía marcar el inicio de las 2300 tardes y mañanas de Daniel 8:14, había salido en el mes primero del año 457 a.C.

CS pg. 376/2 (329.1) – “Miller y sus colaboradores creyeron primero que los 2.300 días terminarían en la primavera de 1844, mientras que la profecía señala el otoño de ese mismo año. La mala inteligencia de este punto fue causa de desengaño y perplejidad para los que habían fijado para la primavera de dicho año el tiempo de la venida del Señor. Pero esto no afectó en lo más mínimo la fuerza de la argumentación que demuestra que los 2.300 días terminaron en el año 1844 y que el gran acontecimiento representado por la purificación del santuario debía verificarse entonces.”

MillerEsquemaAbib

Miller, por lo tanto, hizo todo el computo con el mes primero del calendario bíblico, que es Abib, y llegó a la conclusión de que la segunda venida de Cristo debía ocurrir en ABIB (Abril de 1844).

El hecho de que Miller había aceptado conceptos equivocados que se venían arrastrando desde hacía muchos años atrás con respecto al significado de la palabra santuario, que se creía que durante la era cristiana, la tierra era el santuario:

CS pg. 371/1 (342.2) – “Miller aceptaba la creencia general de que durante la era cristiana la tierra es el santuario, y dedujo por consiguiente que la purificación del santuario predicha en (Daniel 8:14) representaba la purificación de la tierra con fuego en el segundo advenimiento de Cristo.”

Por consiguiente, para Miller, la palabra “santuario” de Daniel 8:14 era éste planeta tierra, y la palabra “purificación” era sinónimo de purificación con fuego y azufre. Y eso fue así porque el cuerno pequeño en la Edad Media había quitado de la vista de la cristiandad la existencia del Santuario Celestial. Y aunque Miller basaba su predicación en el capítulo 8 de Daniel, él no sabía quién era el cuerno pequeño de Daniel 8:9 y no sólo Miller, sino también los Reformadores tampoco sabían quién era el cuerno pequeño, por lo tanto Miller no sabía qué santuario era el que fue echado por tierra de Daniel 8:11.

Otro concepto equivocado que Miller había aceptado era que el juicio que anunciaba Apocalipsis 14:7 era sinónimo de DESTRUCCIÓN con fuego y azufre de los pecadores en la Segunda Venida de Cristo. Asimismo, la creencia de que la Segunda Venida personal de Cristo iba a coincidir con el juicio de Apocalipsis 14:7. La aceptación de estos conceptos equivocados le impidió comprender correctamente un punto importante de la profecía y le llevó a Miller, y a todos los que esperaban éste acontecimiento, a sufrir un primer chasco.

Cuando Miller estaba haciendo el cálculo de los períodos proféticos, usando el mes de Abib, la mano de Dios cubrió el error cometido en el cálculo de los períodos proféticos, y lo hizo con el propósito de probar a su pueblo. Este error cometido los adventistas no lo descubrieron, ni fue descubierto por los más sabios de sus adversarios.

CS pg. 423/2 (371.2) – “Estos decían: ‘Vuestro cálculo de los períodos proféticos es correcto. Algún gran acontecimiento está a punto de realizarse; pero no es lo que predice Miller; es la conversión del mundo, y no el segundo advenimiento de Cristo’.”

Dios probó a su pueblo

CS pg. 401/2 (352.1) – “Sin embargo, Dios cumplió su propósito misericordioso permitiendo que el juicio fuese proclamado precisamente como lo fue. El gran día estaba inminente, y en la providencia de Dios el pueblo fue probado tocante a un tiempo fijo a fin de que se les revelase lo que había en sus corazones. El mensaje tenía por objeto probar y purificar la iglesia. Los hombres debían ser inducidos a ver si sus afectos pendían de las cosas de este mundo o de Cristo y del cielo. Ellos profesaban amar al Salvador; debían pues probar su amor. ¿Estarían dispuestos a renunciar a sus esperanzas y ambiciones mundanas, para saludar con gozo el advenimiento de su Señor? El mensaje tenía por objeto hacerles ver su verdadero estado espiritual; fue enviado misericordiosamente para despertarlos a fin de que buscasen al Señor con arrepentimiento y humillación.”

CS pg. 419/2 (368.2) – “Muchos que profesaban amar al Salvador declaraban que no se oponían a la doctrina del segundo advenimiento, sino tan sólo a que se le fijara una fecha. Pero el ojo escrutador de Dios leía en sus corazones. En realidad lo que había era que no querían oír decir que Cristo estaba por venir para juzgar al mundo en justicia. Habían sido siervos infieles, sus obras no hubieran podido soportar la inspección del Dios que escudriña los corazones, y temían comparecer ante su Señor.”

Cuando pasó el tiempo fijado por Miller sin ningún acontecimiento, sus seguidores sufrieron un amargo desengaño:

CS pg. 423/3 (371.3) – “Pasó el tiempo de expectativa, y no apareció Cristo para libertar a su pueblo. Los que habían esperado a su Salvador con fe sincera, experimentaron un amargo desengaño (primer chasco). Sin embargo los designios de Dios se estaban cumpliendo: Dios estaba probando los corazones de los que profesaban estar esperando su aparición. Había muchos entre ellos que no habían sido movidos por un motivo más elevado que el miedo. Su profesión de fe no había mejorado sus corazones ni sus vidas. Cuando el acontecimiento esperado no se realizó, esas personas declararon que no estaban desengañadas; no habían creído nunca que Cristo vendría. Fueron de los primeros en ridiculizar el dolor de los verdaderos creyentes.”

El segundo chasco

Miller y sus colaboradores, aunque chasqueados, empezaron a predicar el mensaje del segundo ángel de Apocalipsis 14:8, y queriendo saber por qué causa Cristo no había venido en Abril de 1844 organizaron un congreso en Exeter, New Hampshire, en Agosto del mismo año. En este congreso:

PE pg. 236/1 – “Nuevamente se les indujo a escudriñar en la Biblia los períodos proféticos. La mano del Señor se apartó de las cifras, y echaron de ver el error. Advirtieron que los períodos proféticos alcanzaban hasta 1844, y que la misma prueba que habían aducido para demostrar que los períodos proféticos terminaban en 1843 demostraba que terminarían en 1844.”

CS pg. 450/1 (396.1) – “Lo que condujo a este movimiento fue el haberse dado cuenta de que el decreto de Artajerjes en pro de la restauración de Jerusalén, el cual formaba el punto de partida del período de los 2.300 días, empezó a regir en el otoño del año 457 ant. de C., y no a principios del año, como se había creído anteriormente. Contando desde el otoño de 457, los 2.300 años concluían en el otoño de 1844.”

La persona a quien Dios le reveló el error en cuanto a fecha y mes del cómputo fue Samuel Snow. Snow, al escudriñar los períodos proféticos, encontró que el decreto de Daniel 9:25 no había salido en el mes primero (Abib) como lo habían enseñado, sino el 10 del mes séptimo del año 457 a.C., y se hizo una corrección de fecha y mes en el cómputo.

SnowEsquemaMesSeptimo

Se determinó que las 2300 tardes y mañanas terminarían el 10 de mes séptimo de 1844, que en 1844 cayó el 22 de Octubre de 1844. Y Samuel Snow dijo: “Cristo VIENE el 22 de Octubre de 1844, salid a recibirle” (Mateo 25:6).

DiezVirgenes

En ese congreso se corrigió el error en cuanto a fecha y mes, y no en cuanto a los conceptos equivocados que se tenían de las palabras santuario, purificación de Daniel 8:14, y la palabra “juicio” de Apocalipsis 14:7, y asimismo de la palabra “viene” de Daniel 7:13 y Mateo 25:6. Tanto Miller, como todos los que predicaban el mensaje del primer ángel, del segundo ángel, y el clamor de medianoche de mateo 25:6, cuando anunciaban que Cristo “viene”, creían que Cristo iba a dejar el cielo para venir a este planeta tierra por segunda vez. Esperaban un acontecimiento aquí en el planeta tierra: purificación del planeta tierra con fuego y azufre, y destrucción de los pecadores.

Por todos estos conceptos equivocados que se creían desde hacía tiempo atrás les estaba reservado un segundo chasco que iba a ocurrir a la finalización del período profético más largo de la Biblia—2300 tardes y mañanas de Daniel 8:14.

CS pg. 476/2 (420.1) – “El error no estaba en el cómputo de los períodos proféticos, sino en el acontecimiento que debía verificarse al fin de los 2.300 días. Debido a este error los creyentes habían sufrido un desengaño (segundo chasco); sin embargo se había realizado todo lo predicho por la profecía, y todo lo que alguna garantía bíblica permitía esperar. En el momento mismo en que estaban lamentando la defraudación de sus esperanzas, se había realizado el acontecimiento que estaba predicho por el mensaje, y que debía cumplirse antes de que el Señor pudiese aparecer para recompensar a sus siervos.”

PE pg. 243/1 – “Jesús no vino a la tierra, como lo esperaba la compañía que le aguardaba gozosa, para purificar el santuario, limpiando la tierra por fuego. Vi que era correcto su cálculo de los períodos proféticos; el tiempo profético había terminado en 1844, y Jesús entró en el lugar santísimo para purificar el santuario al fin de los días. La equivocación de ellos consistió en no comprender lo que era el santuario ni la naturaleza de su purificación. Cuando miré de nuevo a la compañía que aguardaba chasqueada, parecía triste. Examinó cuidadosamente las evidencias de su fe, siguió hasta su conclusión el cálculo de los períodos proféticos, pero no pudo descubrir error alguno. El tiempo se había cumplido, pero ¿dónde estaba su Salvador? Ellos le habían perdido.”

Para un estudio completo sobre el movimiento Millerita y el chasco de 1844, recomendamos revisar el Estudio de la Parábola de las Diez Vírgenes.

(A7) Finalización de las 2300 tardes y mañanas de Daniel 8:14, 10 del mes séptimo de 1844 o 22 de Octubre de 1844

CS pg. 400/0 (350.2) – “Lo que experimentaron los discípulos que predicaron el ‘evangelio del reino’ cuando vino Cristo por primera vez tuvo su contraparte en lo que experimentaron los que proclamaron el mensaje de su segundo advenimiento. Así como los discípulos fueron predicando: ‘Se ha cumplido el tiempo, y se ha acercado el reino de Dios,’ así también Miller y sus asociados proclamaron que estaba a punto de terminar el período profético más largo y último de que habla la Biblia, que el juicio era inminente y que el reino eterno iba a ser establecido. La predicación de los discípulos en cuanto al tiempo se basaba en las setenta semanas del capítulo noveno de Daniel. El mensaje proclamado por Miller y sus colaboradores anunciaba la conclusión de los 2.300 días de Daniel 8:14, de los cuales las setenta semanas forman parte. En cada caso la predicación se fundaba en el cumplimiento de una parte diferente del mismo gran período profético.”

CS pg. 456/3 (401.2) – “Del mismo modo, Miller y sus compañeros cumplieron la profecía y proclamaron un mensaje que la Inspiración había predicho que iba a ser dado al mundo, pero que ellos no hubieran podido dar si hubiesen entendido por completo las profecías que indicaban su contratiempo y que presentaban otro mensaje que debía ser predicado a todas las naciones antes de la venida del Señor. Los mensajes del primer ángel y del segundo fueron proclamados en su debido tiempo, y cumplieron la obra que Dios se había propuesto cumplir por medio de ellos.”

Miller fue llamado por Dios para proclamar la finalización de la profecía de las 2300 tardes y mañanas y el inicio del juicio de Apocalipsis 14:7 en 1844.

CS pg. 450/1 (396.1) – “Lo que condujo a este movimiento fue el haberse dado cuenta de que el decreto de Artajerjes en pro de la restauración de Jerusalén, el cual formaba el punto de partida del período de los 2.300 días, empezó a regir en el otoño del año 457 ant. de C., y no a principios del año, como se había creído anteriormente. Contando desde el otoño de 457, los 2.300 años concluían en el otoño de 1844.”

CS pg. 376/2 (329.1) – “La mala inteligencia de este punto fue causa de desengaño y perplejidad para los que habían fijado para la primavera de dicho año el tiempo de la venida del Señor. Pero esto no afectó en lo más mínimo la fuerza de la argumentación que demuestra que los 2.300 días terminaron en el año 1844 y que el gran acontecimiento representado por la purificación del santuario debía verificarse entonces.”

Finalización de los 1810 años

Los 1810 años es el resultado de restar los 490 años o 70 semanas de Daniel 9:24 de las 2300 tardes y mañanas de Daniel 8:14.

2300 – 490 = 1810. Estos 1810 años forman parte de las 2300 tardes y mañanas de Daniel 8:14, y por lo tanto terminaron al concluirse las 2300 tardes y mañanas el 10 de mes séptimo de 1844.

¿Cuándo debía empezar a restaurarse lo que el cuerno pequeño había quitado de la vista de la cristiandad?

Sólo a la finalización del período profético de las 2300 tardes y mañanas de Daniel 8:14 se debía empezar a restaurar lo que el cuerno pequeño había quitado de la vista de la cristiandad, a saber: el Santuario Celestial, el Ministerio Sacerdotal Celestial de Cristo, el sábado. Por esto, cuando ocurrió el segundo chasco, el mismo 22 de Octubre de 1844 lo primero que Dios reveló fue:

PE pg. XVII/3 – “Hiram Edson, quien pertenecía a uno de esos grupos, vivía en la parte central del estado de Nueva York, en Port Gibson. Era director espiritual de los adventistas que había en ese lugar, y los creyentes se reunieron en su casa el 22 de octubre de 1844, para aguardar con él la venida del Señor. Pero cuando llegó la media noche, comprendieron que el Señor no vendría tan pronto como lo habían esperado. Sufrieron un gran chasco, pero temprano por la mañana siguiente, Hiram Edson y algunos otros fueron a la granja del primero para orar. Mientras oraban, el nombrado sintió la seguridad de que recibirían luz.

“Un poco más tarde, mientras Edson, en compañía de un amigo, cruzaba un maizal en dirección al domicilio de unos adventistas, le pareció que una mano le tocaba el hombro. Alzó los ojos y vio, como en una visión, los cielos abiertos y a Cristo en el santuario entrando en el lugar santísimo para comenzar su ministerio de intercesión en favor de su pueblo, en vez de salir del santuario para purificar el mundo por fuego, como ellos habían enseñado que iba a suceder. Un estudio cuidadoso de la Biblia, que realizaron Hiram Edson, el médico F. B. Hahn y el maestro O. R. L. Crozier, reveló que el santuario que debía ser purificado al fin de los 2.300 años no era la tierra, sino el santuario celestial, y que esa purificación se haría mientras Cristo intercediese por nosotros en el lugar santísimo.”

Hiran_edson_santuario
Hiram Edson tiene una visión del arca del pacto en el Santuario Celestial (Ap. 11:19).

PE pg. 243/3 – “En forma parecida, vi que Jesús consideraba con la más profunda compasión a los que se habían chasqueado después de haber aguardado su venida; y envió a sus ángeles para que dirigiesen sus pensamientos de modo que pudiesen seguirle adonde estaba. Les mostró que esta tierra no es el santuario, sino que él debía entrar en el lugar santísimo del santuario celestial para hacer expiación por su pueblo y para recibir el reino de parte de su Padre, y que después volvería a la tierra y los llevaría a morar con él para siempre. El chasco de los primeros discípulos representa bien el de aquellos que esperaban a su Señor en 1844.”

Cuando comprendieron que el santuario no era la tierra, como ellos habían creído, sino que el santuario de Daniel 8:14 es el Santuario Celestial, se aclaró lo siguiente:

CS pg. 476/1 (419.1) – “El asunto del santuario fue la clave que aclaró el misterio del desengaño de 1844. Reveló todo un sistema de verdades, que formaban un conjunto armonioso y demostraban que la mano de Dios había dirigido el gran movimiento adventista, y al poner de manifiesto la situación y la obra de su pueblo le indicaba cuál era su deber de allí en adelante. Como los discípulos de Jesús, después de la noche terrible de su angustia y desengaño, ‘se gozaron viendo al Señor,’ así también se regocijaron ahora los que habían esperado con fe su segunda venida. Habían esperado que vendría en gloria para recompensar a sus siervos. Como sus esperanzas fuesen chasqueadas, perdieron de vista a Jesús, y como María al lado del sepulcro, exclamaron: ‘Se han llevado a mi Señor, y no sé dónde le han puesto.’ Entonces, en el lugar santísimo, contemplaron otra vez a su compasivo Sumo Sacerdote que debía aparecer pronto como su rey y libertador. La luz del santuario iluminaba lo pasado, lo presente y lo porvenir. Supieron que Dios les había guiado por su providencia infalible. Aunque, como los primeros discípulos, ellos mismos no habían comprendido el mensaje que daban, éste había sido correcto en todo sentido. Al proclamarlo habían cumplido los designios de Dios, y su labor no había sido vana en el Señor. Reengendrados ‘en esperanza viva,’ se regocijaron ‘con gozo inefable y glorificado’.”

Después del segundo chasco del 22 de Octubre de 1844 (o 10 del mes séptimo o Etamin de 1844), Dios reveló el verdadero significado de la palabra “santuario” de Daniel 8:14. La palabra “santuario” se refiere a un edificio real que está en el tercer cielo (2 Corintios 12:2). Éste santuario fue construido por Dios mismo, como dice el apóstol Pablo en Hebreos 8:2 – “Ministro del santuario, y de aquel verdadero tabernáculo que levantó el Señor, y no hombre.” Éste es el santuario o templo del nuevo pacto, una casa real, a donde Cristo entró el 5 del mes tercero del año 31 d.C. (Apocalipsis 4:1-2; Hebreos 9:24) cuando se fue de este planeta tierra, al Lugar Santo o primer departamento, para empezar la primera parte de su Sacerdocio: el Servicio Diario Celestial. Es éste santuario el que fue echado por tierra por el cuerno pequeño (Daniel 8:11).

¿Hasta cuándo iba a ser pisoteado o echado por tierra el Santuario Celestial?

Fue la pregunta que le hizo un ángel a otro ángel en Daniel 8:13 – “Entonces oí a un santo que hablaba; y otro de los santos preguntó a aquel que hablaba: ¿Hasta cuándo durará la visión del continuo sacrificio, y la prevaricación asoladora entregando el santuario y el ejército para ser pisoteados?” Y la respuesta a esta pregunta está en Daniel 8:14 – “Y él dijo: Hasta 2300 tardes y mañanas; luego el santuario será purificado.” Entonces, es el Santuario Celestial el que iba a ser pisoteado por el cuerno pequeño hasta que se cumplan las 2300 tardes y mañanas de Daniel 8:14, y asimismo el Servicio Diario Celestial o Continuo que fue quitado por el cuerno pequeño (Daniel 8:11) que también debía estar pisoteado por el cuerno pequeño hasta que se cumplan las 2300 tardes y mañanas de Daniel 8:14. Entonces, a la conclusión de las 2300 tardes y mañanas el Santuario que debía ser purificado, no era este planeta tierra como se creía y se enseñaba erróneamente, sino que es el Santuario Celestial el que debía ser purificado a la conclusión de las 2300 tardes y mañanas de Daniel 8:14, y asimismo es el Santuario Celestial el que debía de ser restaurado, dado a conocer al mundo, porque los casos de todos los seres humanos se tratan allí; el Santuario Celestial es la Corte Suprema de Justicia Celestial, y todos tenemos una causa pendiente en esa Corte Suprema de Justicia Celestial: Romanos 5:12; 3:23 – “Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron.” “Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios.”

De manera que la palabra “santuario” de Daniel 8:14, no es este planeta tierra, ni ningún edificio o casa que se encuentre aquí en la tierra al que los hombres le han puesto el nombre de Templo, Santuario, Casa de Dios, Iglesia, Parroquia; la palabra “santuario” de Daniel 8:14 tampoco se refiere al cuerpo de Cristo (Juan 2:21). Cristo como Hombre es el Segundo Adán, por tanto, él era y es templo del Espíritu Santo (Lucas 4:1; Hechos 10:38), sino que la palabra “santuario” de Daniel 8:14 es el Templo de Dios que Juan vio que se abrió en el cielo: “Y el templo de Dios fue abierto en el cielo” (Apocalipsis 11:19). Es el Santuario de Hebreos 8:2 – “Ministro del santuario, y de aquel verdadero tabernáculo, que levantó el Señor, y no el hombre,” donde Cristo es el Ministro o Sacerdote. Es éste Santuario el que tenía que empezar a ser purificado a la conclusión de las 2300 tardes y mañanas de Daniel 8:14 y purificado con la sangre preciosa de nuestro Señor Jesucristo y no con fuego y azufre.

Juan-ArcaPacto-Ap11.19
El apóstol Juan ve en visión el arca del pacto original con los Diez Mandamientos originales en el Santuario Celestial.

Restauración del Sábado – 4to Mandamiento de la Ley de Dios (Ex. 20:8-11)

Apocalipsis 11:19 – “Fue abierto el templo de Dios en el cielo, y fue vista en su templo el arca de su pacto.”

CS pg. 486/1 (429.1) – “El arca del pacto de Dios está en el lugar santísimo, en el segundo departamento del santuario. En el servicio del tabernáculo terrenal, que servía “de mera representación y sombra de las cosas celestiales,” este departamento sólo se abría en el gran día de las expiaciones para la purificación del santuario. Por consiguiente, la proclamación de que el templo de Dios fue abierto en el cielo y fue vista el arca de su pacto, indica que el lugar santísimo del santuario celestial fue abierto en 1844, cuando Cristo entró en él para consumar la obra final de la expiación. Los que por fe siguieron a su gran Sumo Sacerdote cuando dio principio a su ministerio en el lugar santísimo, contemplaron el arca de su pacto. Habiendo estudiado el asunto del santuario, llegaron a entender el cambio que se había realizado en el ministerio del Salvador, y vieron que éste estaba entonces oficiando como intercesor ante el arca de Dios, y ofrecía su sangre en favor de los pecadores.

“El arca que estaba en el tabernáculo terrenal contenía las dos tablas de piedra, en que estaban inscritos los preceptos de la ley de Dios. El arca era un mero receptáculo de las tablas de la ley, y era esta ley divina la que le daba su valor y su carácter sagrado a aquélla. Cuando fue abierto el templo de Dios en el cielo, se vio el arca de su pacto. En el lugar santísimo, en el santuario celestial, es donde se encuentra inviolablemente encerrada la ley divina—la ley promulgada por el mismo Dios entre los truenos del Sinaí y escrita con su propio dedo en las tablas de piedra.

“La ley de Dios que se encuentra en el santuario celestial es el gran original del que los preceptos grabados en las tablas de piedra y consignados por Moisés en el Pentateuco eran copia exacta. Los que llegaron a comprender este punto importante fueron inducidos a reconocer el carácter sagrado e invariable de la ley divina. Comprendieron mejor que nunca la fuerza de las palabras del Salvador: ‘Hasta que pasen el cielo y la tierra, ni siquiera una jota ni un tilde pasará de la ley’ (Mateo 5:18). Como la ley de Dios es una revelación de su voluntad, un trasunto de su carácter, debe permanecer para siempre ‘como testigo fiel en el cielo.’ Ni un mandamiento ha sido anulado; ni un punto ni un tilde han sido cambiados. Dice el salmista: ‘¡Hasta la eternidad, oh Jehová, tu palabra permanece en el cielo!’ ‘Seguros son todos sus preceptos; establecidos para siempre jamás’ (Salmos 119:89; 111:7, 8).

“En el corazón mismo del Decálogo se encuentra el cuarto mandamiento, tal cual fue proclamado originalmente: ‘Acordarte has del día del Sábado, para santificarlo. Seis días trabajarás, harás toda tu obra; mas el séptimo día será Sábado a Jehová tu Dios: no hagas obra ninguna, tú, ni tu hijo, ni tu hija; ni tu siervo, ni tu criada; ni tu bestia, ni tu extranjero, que está dentro de tus puertas: porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, la mar y todas las cosas que en ellos hay; y en el día séptimo reposó: por tanto Jehová bendijo el día del Sábado, y lo santificó’ (Éxodo 20:8-11).

“El Espíritu de Dios obró en los corazones de esos cristianos que estudiaban su Palabra, y quedaron convencidos de que, sin saberlo, habían transgredido este precepto al despreciar el día de descanso del Creador. Empezaron a examinar las razones por las cuales se guardaba el primer día de la semana en lugar del día que Dios había santificado. No pudieron encontrar en las Sagradas Escrituras prueba alguna de que el cuarto mandamiento hubiese sido abolido o de que el día de reposo hubiese cambiado; la bendición que desde un principio santificaba el séptimo día no había sido nunca revocada. Habían procurado honradamente conocer y hacer la voluntad de Dios; al reconocerse entonces transgresores de la ley divina, sus corazones se llenaron de pena, y manifestaron su lealtad hacia Dios guardando su santo sábado.”

Finalización de los 1813 años

Al terminar las 2300 tardes y mañanas de Daniel 8:14 el 22 de Octubre de 1844 (10 del mes séptimo) terminó la primera parte del Ministerio Sacerdotal Celestial de Cristo que había empezado el 5 de Siván (mes tercero) del año 31 d.C. (del primer siglo de la era cristiana), y en el Lugar Santo del Santuario Celestial. En ese departamento Cristo estuvo 1813 años haciendo la obra de Sacerdote y Servicio Diario Celestial. Lo que ocurrió el 22 de Octubre de 1844 estaba profetizado por lo que ocurría en el ritual simbólico el 10 del mes séptimo (Levítico 16:29).

El 10 del mes séptimo, en el ritual simbólico de Levítico 16:1-34, ocurría lo siguiente:

  1. Terminaba el servicio del Lugar Santo.
  2. Empezaba el servicio del Lugar Santísimo.
  3. Terminaba el trabajo del Sacerdote—el Servicio Diario terrenal o Continuo.
  4. Empezaba el trabajo del Sumo Sacerdote—día de la expiación o juicio.

Todo esto estaba anunciando proféticamente lo que debía ocurrir a la finalización de las 2300 tardes y mañanas de Daniel 8:14 en 1844.

CS pg. 481/3 (424.2) – “En el servicio del santuario terrenal que, como ya lo vimos, es una figura del servicio que se efectúa en el santuario celestial, cuando el sumo sacerdote entraba el día de la expiación en el lugar santísimo terminaba el servicio del primer departamento. Dios mandó: ‘No ha de haber hombre alguno en el Tabernáculo de Reunión cuando él entrare para hacer expiación dentro del Santuario, hasta que salga’ (Levítico 16:17). Así que cuando Cristo entró en el lugar santísimo para consumar la obra final de la expiación, cesó su ministerio en el primer departamento (fin de los 1813 años). Pero cuando terminó el servicio que se realizaba en el primer departamento, se inició el ministerio en el segundo departamento. Cuando en el servicio típico el sumo sacerdote salía del lugar santo el día de la expiación, se presentaba ante Dios, para ofrecer la sangre de la víctima ofrecida por el pecado de todos los israelitas que se arrepentían verdaderamente. Así también Cristo sólo había terminado una parte de su obra como intercesor nuestro para empezar otra, y sigue aún ofreciendo su sangre ante el Padre en favor de los pecadores.”

CS pg. 473/4 (415.4) – “Este ministerio siguió efectuándose durante dieciocho siglos en el primer departamento del santuario. La sangre de Cristo, ofrecida en beneficio de los creyentes arrepentidos, les aseguraba perdón y aceptación cerca del Padre, pero no obstante sus pecados permanecían inscritos en los libros de registro. Como en el servicio típico había una obra de expiación al fin del año, así también, antes de que la obra de Cristo para la redención de los hombres se complete, queda por hacer una obra de expiación para quitar el pecado del santuario. Este es el servicio que empezó cuando terminaron los 2.300 días. Entonces, así como lo había anunciado Daniel el profeta, nuestro Sumo Sacerdote entró en el lugar santísimo, para cumplir la última parte de su solemne obra: la purificación del santuario.”

 

La palabra VIENE de Mateo 25:6,10 y Daniel 7:13

CS pg. 474/2 (416.2) – “Así que los que andaban en la luz de la palabra profética vieron que en lugar de venir a la tierra al fin de los 2.300 días, en 1844, Cristo entró entonces en el lugar santísimo del santuario celestial para cumplir la obra final de la expiación preparatoria para su venida.”

Hasta el 22 de Octubre de 1844 Cristo estuvo vestido de vestiduras de Sacerdote: Apocalipsis 1:13 – “Y en medio de los siete candeleros a uno semejante al Hijo del Hombre, vestido de una ropa que llegaba hasta los pies y ceñido por el pecho con un cinto de oro.” Y para entrar al Lugar Santísimo, ocurrió lo siguiente:

PE pg. 250/2 – “Se me mostró lo que había ocurrido en el cielo al terminar en 1844 los períodos proféticos. Cuando Jesús concluyó su ministerio en el lugar santo y cerró la puerta de ese departamento, densas tinieblas envolvieron a quienes habían oído y rechazado el mensaje de su advenimiento y lo habían perdido de vista a él. Jesús se revistió entonces de preciosas vestiduras. Alrededor de la orla inferior de su manto ostentaba en alternada sucesión una campanilla y una granada. De sus hombros colgaba un pectoral de curiosa labor. Cuando él andaba, el pectoral refulgía como diamantes y se ampliaban unas letras que parecían nombres escritos o grabados en el pectoral. En la cabeza llevaba algo que parecía una corona. Una vez que estuvo completamente ataviado, le rodearon los ángeles y en un flamígero carro penetró tras el segundo velo.” Para empezar su trabajo de Sumo Sacerdote Celestial.

Cuando Samuel Snow, basado en Mateo 25:6, proclamó que Cristo VIENE por segunda vez a esta tierra el 22 de Octubre de 1844, éste VIENE de Mateo 25:6,10 y Daniel 7:13 no está describiendo la segunda venida personal de Cristo aquí a la tierra, sino a un evento que debía ocurrir en el cielo. Cristo debía dejar el Lugar Santo y entrar al Lugar Santísimo. A éste acto de Cristo de dejar el Lugar Santo y entrar al Lugar Santísimo, la Biblia lo llama VENIDA. Así leemos en el Conflicto de los Siglos 533/3, 534/0.

CS pg. 533/3 (472.1) – “‘Y he aquí en las nubes del cielo como un hijo de hombre que venía, y llegó hasta el Anciano de grande edad, e hiciéronle llegar delante de él’ (Daniel 7:13). La venida de Cristo descrita aquí no es su segunda venida a la tierra. El viene hacia el Anciano de días en el cielo para recibir el dominio y la gloria, y un reino, que le será dado a la conclusión de su obra de mediador. Es esta venida, y no su segundo advenimiento a la tierra, la que la profecía predijo que había de realizarse al fin de los 2.300 días, en 1844. Acompañado por ángeles celestiales, nuestro gran Sumo Sacerdote entra en el lugar santísimo, y allí, en la presencia de Dios, da principio a los últimos actos de su ministerio en beneficio del hombre, a saber, cumplir la obra del juicio y hacer expiación por todos aquellos que resulten tener derecho a ella.”

Asimismo, a la conclusión del período profético de las 2300 tardes y mañanas, tuvo su cumplimiento Apocalipsis 3:7-8 – “Escribe al ángel de la iglesia de Filadelfia: Esto dice el Santo, el Verdadero, el que tiene la llave de David, el que abre y ninguno cierra, y cierra y ninguno abre: Conozco tus obras. He abierto ante ti una puerta que nadie puede cerrar; porque aunque tienes poca fuerza, has guardado mi Palabra, y no has negado mi Nombre.”

VieneVenida

PE pg. 42/2 – “Vi que Jesús había cerrado la puerta del lugar santo, y nadie podía abrirla; y que había abierto la puerta que da acceso al lugar santísimo, y nadie puede cerrarla (Apocalipsis 3:7-8); y que desde que Jesús abrió la puerta que da al lugar santísimo, que contiene el arca, los mandamientos han estado brillando hacia los hijos de Dios, y éstos son probados acerca de la cuestión del sábado.”

SantuarioCelestial

PE pg. 260.1 – “Muchos miran con horror la conducta seguida por los judíos al rechazar a Cristo y crucificarle; y cuando leen la historia del trato vergonzoso que recibió, piensan que le aman, y que no le habrían negado como lo negó Pedro, ni le habrían crucificado como lo hicieron los judíos. Pero Dios, quien lee en el corazón de todos, probó aquel amor hacia Jesús que ellos profesaban tener. Todo el cielo observó con el más profundo interés la recepción otorgada al mensaje del primer ángel. Pero muchos que profesaban amar a Jesús, y que derramaban lágrimas al leer la historia de la cruz, se burlaron de las buenas nuevas de su venida. En vez de recibir el mensaje con alegría, declararon que era un engaño. Aborrecieron a aquellos que amaban su aparición y los expulsaron de las iglesias. Los que rechazaron el primer mensaje no pudieron recibir beneficio del segundo; tampoco pudo beneficiarles el clamor de media noche, que había de prepararlos para entrar con Jesús por la fe en el lugar santísimo del santuario celestial. Y por haber rechazado los dos mensajes anteriores, entenebrecieron de tal manera su entendimiento que no pueden ver luz alguna en el mensaje del tercer ángel, que muestra el camino que lleva al lugar santísimo. Vi que así como los judíos crucificaron a Jesús, las iglesias nominales han crucificado estos mensajes y por lo tanto no tienen conocimiento del camino que lleva al santísimo, ni pueden ser beneficiados por la intercesión que Jesús realiza allí. Como los judíos, que ofrecieron sus sacrificios inútiles, ofrecen ellos sus oraciones inútiles al departamento que Jesús abandonó; y Satanás, a quien agrada el engaño, asume un carácter religioso y atrae hacia sí la atención de esos cristianos profesos, obrando con su poder, sus señales y prodigios mentirosos, para sujetarlos en su lazo. A algunos los engaña de una manera; y a otros, de otra. Tiene diferentes seducciones preparadas para afectar diferentes mentalidades. Algunos consideran con horror un engaño, mientras que reciben otro con facilidad. Satanás seduce a algunos con el espiritismo. También viene como ángel de luz y difunde su influencia sobre la tierra por medio de falsas reformas. Las iglesias se alegran, y consideran que Dios está obrando en su favor de una manera maravillosa, cuando se trata de los efectos de otro espíritu. La excitación se apagará y dejará al mundo y a la iglesia en peor condición que antes.

“Vi que Dios tiene hijos sinceros entre los adventistas nominales y las iglesias caídas, y antes que sean derramadas las plagas, los ministros y la gente serán invitados a salir de esas iglesias y recibirán gustosamente la verdad. Satanás lo sabe; y antes que se dé el fuerte pregón del tercer ángel, despierta excitación en aquellas organizaciones religiosas, a fin de que los que rechazaron la verdad piensen que Dios los acompaña. Satanás espera engañar a los sinceros e inducirlos a creer que Dios sigue obrando en favor de las iglesias. Pero la luz resplandecerá, y todos los que tengan corazón sincero dejarán a las iglesias caídas, y se decidirán por el residuo.”

El verdadero significado de la palabra JUICIO de Ap. 14:7

El verdadero significado de la palabra JUICIO de Apocalipsis 14:7 lo aprendemos del ritual simbólico, que se celebraba cada vez que llegaba el 10 del mes séptimo (Levítico 23:27). Esa fecha y mes era para el israelita verdadero, el día más solemne del año, porque ese día su caso era EXAMINADO por el Juez de toda la tierra. Esa fecha era el único día del año que por mandato divino debían ayunar: “A los diez días de este mes séptimo será día de expiación; tendréis una santa convocación, y afligiréis vuestras almas” (Levítico 23:27). Ese día era un día en que no se debía hacer trabajo servil alguno bajo sentencia de muerte (Levítico 23:29). “Todo hombre había de contristar su alma mientras se verificaba la obra de la expiación. Todos los negocios se suspendían, y toda la congregación de Israel pasaba el día en solemne humillación delante de Dios, en oración, ayuno, y profundo análisis del corazón” (PP 369/1).

Esa fecha y mes en el pueblo de Israel, era un día de juicio, de examen, de investigación de sus casos, era un día en que se decidía si sus nombres se iban a conservar en el Libro de la Vida o no, si sus pecados iban a ser borrados o no, pero para que ese día un nombre sea conservado en el Libro de la Vida, dependía de que si el israelita había hecho su servicio de preparación, que era el servicio diario terrenal (Éxodo 29:38-39). Ese servicio era un servicio que le preparaba, le capacitaba al israelita para poder enfrentar el juicio.

El servicio diario terrenal le aseguraba al israelita verdadero que por la fe:

  1. Seguía el trabajo del sacerdote en el lugar santo.
  2. También por la fe debía mirar, más allá del símbolo al Redentor que había de venir, haciendo de la fe así se le concedía:
    1. Aceptación o Justificación Diaria (Ezequiel 20:41) como una promesa, cuando el sacerdote quemaba el incienso (Éxodo 30:7-8).
    2. El Perdón de pecados confesado diario (Levítico 4:20), también como una promesa, cuando el sacerdote asperjaba la sangre en la segunda cortina (Levítico 4:16-17) y
    3. El Bautismo diario del Espíritu Santo (Salmo 51:10-11), cuando el sacerdote aumente aceite a las lámparas (Éxodo 30:8; Levítico 24:1-4), ese bautismo no era una promesa sino que era una realidad. Con la aceptación, el perdón de los pecados y bautismo del Espíritu Santo, el israelita verdadero quedaba preparado para enfrentar el día de juicio o examen que era el 10 de mes séptimo.

Como el israelita verdadero había aprendido a seguir por la fe el trabajo del sacerdote diariamente hasta el lugar santo del santuario terrenal (Daniel 6:10; Salmo 55:17), cuando llegaba el 10 del mes séptimo que era el día en que se realizaba el servicio anual o día de juicio, el israelita también ese día seguía por la fe el trabajo—ya no del sacerdote—sino del sumo sacerdote hasta el lugar santísimo del santuario terrenal, ese día tenía que seguir confiando para que su nombre se conserve en el Libro de la Vida, en el trabajo que hacía el sumo sacerdote:

  1. Cuando el sumo sacerdote entre con el incensario lleno de incienso y lo coloque sobre el propiciatorio (Levítico 16:12-13) su nombre era conservado en el Libro de la Vida, no como una realidad, sino como una promesa.
  2. Cuando el sumo sacerdote vuelva a entrar con la sangre del macho cabrío y lo asperje sobre el propiciatorio (Levítico 16:15-16) sus pecados perdonados eran borrados como una promesa, no como una realidad. De manera que el israelita que no había hecho su servicio de preparación, cuando llegaba el 10 de mes séptimo tampoco seguía el trabajo del sumo sacerdote y era cortado (Levítico 23:29).

Todo lo que se realizaba el 10 del mes séptimo, en el servicio anual del ritual simbólico, todas sus ceremonias que se celebraban ese día eran proféticas que estaban anunciando a algo que debía ocurrir a la conclusión del período profético de las 2300 tardes y mañanas de Daniel 8:14, que fue el 10 del mes séptimo de 1844 en el calendario de Dios, y en el calendario gregoriano fue 22 de Octubre de 1844. Lo que estaba anunciando proféticamente el servicio anual, es el juicio de Apocalipsis 14:7, y la escena de juicio de Daniel 7:9-10,13. Este juicio no era algo que debía ocurrir aquí en la tierra, sino en el cielo y no iban a ser asunto de un solo día, sino de un período de tiempo. El juicio de Apocalipsis 14:7 debía empezar a la conclusión de las 2300 tardes y mañanas de Daniel 8:14 y va a terminar cuando concluya el trabajo de Cristo como Sumo Sacerdote en el Santuario Celestial y mucho antes de que el venga por segunda vez.

Un primer contraste entre el servicio anual o día de juicio de Levítico 23:27 es que ese servicio duraba un solo día—sólo el 10 del mes séptimo. Mientras que el juicio de Apocalipsis 14:7 es un período de tiempo que empezó el 10 del mes séptimo (22 de Octubre) de 1844 y que sigue efectuándose y seguirá hasta que termine el trabajo de Cristo como Sumo Sacerdote (Apocalipsis 22:11).

Otro contraste es que, en el ritual simbólico, el servicio diario terrenal sólo se realizaba en el lugar santo y era trabajo de sacerdote. Hoy que Cristo está en el Lugar Santísimo del Santuario Celestial, Cristo como Sumo Sacerdote está haciendo al mismo tiempo Servicio Diario para los que están vivos—no para los muertos—porque son únicamente los que viven los que pueden confesar sus pecados, pedir perdón y seguirle a Cristo por la fe hasta ese lugar (Isaías 38:18-19), y está haciendo el Juicio para los muertos.

Un contraste final es que, en el ritual simbólico, como el servicio anual se realizaba un 10 de mes séptimo cada año, ese día había un borrón de pecados en promesa y luego se iniciaba una cuenta nueva: el servicio diario, hasta el siguiente 10 del mes séptimo del próximo año. Mientras que los casos que son decididos en el juicio de Apocalipsis 14:7 son decididos una vez y para siempre.

ContrasteAnualJuicio

Cuando llegó a su fin las 2300 tardes y mañanas el 22 de Octubre de 1844, Cristo dejó el Lugar Santo del Santuario Celestial y entró al Lugar Santísimo para empezar la segunda parte de su Sacerdocio, a saber: el Juicio o Examen o Investigación. De manera que el mensaje del primer ángel: “Temed a Dios y dadle gloria, porque ha llegado la hora de su juicio” (Apocalipsis 14:7) señalan al Ministerio de Cristo en el Lugar Santísimo, al Juicio Investigador y no a su segunda venida. También es importante comprender que el juicio de Apocalipsis 14:7 es sinónimo de examen de los registros que cada ser humano tiene en el cielo (Isaías 65:6-7; Malaquías 3:16). Este es un juicio con apertura de libros así como está escrito: “El juez se sentó y los libros fueron abiertos” (Daniel 7:10), por lo tanto, es un juicio donde se investigan los registros para determinar quiénes por su arrepentimiento del pecado y su fe en Cristo tienen derecho a los beneficios de la expiación cumplida por Él.

Cuando Cristo entró el 22 de Octubre de 1844 al Lugar Santísimo para empezar la obra de Juicio, empezó presentando el caso de los muertos, empezando con los primeros que vivieron en la tierra y va a terminar con el caso de los vivos, y antes de que Cristo por segunda vez en las nubes de los cielos, de modo que cuando Cristo venga por segunda vez todos los casos están ya decididos—sea para vida eterna o muerte segunda.

CS pg. 536/4 (474.4) – “A medida que los libros de memoria se van abriendo en el juicio, las vidas de todos los que hayan creído en Jesús pasan ante Dios para ser examinadas por él. Empezando con los que vivieron los primeros en la tierra, nuestro Abogado presenta los casos de cada generación sucesiva, y termina con los vivos.”

1MS pg. 145/2 – “En 1844, nuestro gran Sumo Sacerdote entró en el lugar santísimo del santuario celestial para comenzar la obra del juicio investigador. Han estado siendo examinados delante de Dios los casos de los muertos justos. Cuando se complete esa obra, se pronunciará juicio sobre los vivientes. ¡Cuán preciosos, cuán importantes son estos solemnes momentos! Cada uno de nosotros tiene un caso pendiente en el tribunal celestial. Individualmente hemos de ser juzgados de acuerdo con lo que hicimos en el cuerpo. En el servicio simbólico, cuando la obra de expiación era realizada por el sumo sacerdote en el lugar santísimo del santuario terrenal, se demandaba que el pueblo afligiera su alma delante de Dios y confesara sus pecados para que pudieran ser expiados y borrados. ¿Se requerirá algo menos de nosotros en este día real de expiación, cuando Cristo, en el santuario de lo alto, está intercediendo a favor de su pueblo, y se ha de pronunciar en cada caso una decisión final e irrevocable?”

JuicioDuracion

El Juicio de Apocalipsis 14:7 no es sinónimo de destrucción con fuego y azufre de los pecadores, como creían todos los que anunciaban Apocalipsis 14:7 antes del 22 de Octubre de 1844, y un asunto de un día y que debía ocurrir de manera simultánea con la segunda venida de Cristo.

El Juicio de Apocalipsis 14:7, es sinónimo de EXAMEN o INVESTIGACION de libros en el cielo, es un evento que tuvo su inicio a la conclusión de las 2300 tardes y mañanas de Daniel 8:14 el 10 del mes séptimo de 1844 (22 de Octubre) y va a tener su conclusión cuando Cristo termine su obra de intercesión como Sumo Sacerdote, es un Juicio que se viene llevando a efecto y hoy aún no está terminado, y va a terminar antes de que empiecen a caer las plagas de Apocalipsis 16:1-21 y antes de la segunda venida de Cristo de Mateo 24:30-31.

El Juicio de Apocalipsis 14:7 es un juicio que le ANTECEDE a la segunda venida de Cristo:

CS pg. 400/3 (351.3) – “En el sistema típico—que era sombra del sacrificio y del sacerdocio de Cristo—la purificación del santuario era el último servicio efectuado por el sumo sacerdote en el ciclo anual de su ministerio. Era el acto final de la obra de expiación—una remoción o apartamiento del pecado de Israel. Prefiguraba la obra final en el ministerio de nuestro Sumo Sacerdote en el cielo, en el acto de borrar los pecados de su pueblo, que están consignados en los libros celestiales. Este servicio envuelve una obra de investigación, una obra de juicio, y precede inmediatamente la venida de Cristo en las nubes del cielo con gran poder y gloria, pues cuando él venga, la causa de cada uno habrá sido fallada. Jesús dice: ‘Mi galardón está conmigo, para dar la recompensa a cada uno según sea su obra’ (Apocalipsis 22:12). Esta obra de juicio, que precede inmediatamente al segundo advenimiento, es la que se anuncia en el primer mensaje angelical de Apocalipsis 14:7: ‘¡Temed a Dios y dadle honra; porque ha llegado la hora de su juicio!’”

PVGM pg. 179.4 – “En la profecía (Apocalipsis 14:7), esta amonestación referente al juicio, con los mensajes que con ella se relacionan, es seguida por la venida del Hijo del hombre en las nubes de los cielos. La proclamación del juicio es el anunció de que la segunda aparición del Salvador está por acaecer. Y a esta proclamación se denomina el Evangelio eterno. Así se ve que la predicación de la segunda venida de Cristo, el anunció de su cercanía, es una parte esencial del mensaje evangélico.”

PVGM pg. 251.3 – “El examen que de los convidados a la fiesta hace el rey, representa una obra de juicio. Los convidados a la fiesta del Evangelio son aquellos que profesan servir a Dios, aquellos cuyos nombres están escritos en el libro de la vida. Pero no todos los que profesan ser cristianos son verdaderos discípulos. Antes que se dé la recompensa final, debe decidirse quiénes son idóneos para compartir la herencia de los justos. Esta decisión debe hacerse antes de la segunda venida de Cristo en las nubes del cielo; porque cuando él venga, traerá su galardón consigo, ‘para recompensar a cada uno según fuere su obra’ (Apocalipsis 22:12). Antes de su venida, pues, habrá sido determinado el carácter de la obra de todo hombre, y a cada uno de los seguidores de Cristo le habrá sido fijada su recompensa de acuerdo con sus obras.”

El verdadero significado de la palabra PURIFICADO de Daniel 8:14

El verdadero significado de la palabra “PURIFICADO” de Daniel 8:14, nos enseña el ritual simbólico, la segunda parte del ministerio sacerdotal terrenal que era el servicio anual, que se celebraba el 10 del mes séptimo (Levítico 16:29). El servicio anual era la santa convocación más solemne del año, porque ese día se decidía su caso—sea para vida eterna o muerte segunda. El israelita que no congregaba al santuario era cortado (Levítico 23:29).

Cuando llegaba el 10 del mes séptimo, el día de la expiación o purificación, ocurría lo siguiente:

  1. Terminaba el trabajo del lugar santo, y empezaba el trabajo del lugar santísimo (Levítico 16:2).
  2. Terminaba el trabajo del sacerdote (Levítico 16:17) y empezaba el trabajo del sumo sacerdote (Levítico 16:2-3).
  3. Terminaba el servicio diario terrenal y empezaba el servicio anual o expiación (Levítico 23:27).

El servicio diario terrenal le otorgaba al israelita:

  1. La aceptación diaria (Éxodo 30:7-8; Exequiel 20:41) como una promesa, no como una realidad, porque la ley que estaba dentro del santuario no demandaba la savia de un árbol que era el incienso. Incienso que era un símbolo de la justicia de Cristo.
  2. El perdón de pecados confesados diario (Éxodo 29:38-39; Levítico 4:20,26,31), también como una promesa, no como una realidad, porque la ley quebrantaba no demanda sangre de animales (Hebreos 10:1-4); a pesar de que al israelita se le otorgaba el perdón de su pecado, él no estaba libre de la condenación de la ley, mientras que su pecado no haya sido purificado o borrado.
  3. Asimismo al israelita se le concedía el bautismo diario del Espíritu Santo (Éxodo 30:7-8; Levítico 24:1-4). El bautismo del Espíritu Santo, no era una promesa, sino una realidad para que el verdadero israelita sea capacitado para aprender a apartarse de la práctica del pecado (Génesis 39:7-11; Daniel 3:16-21; 6:16,21-22).

Como el israelita, por el servicio diario, no quedaba libre de la condenación de la ley, él esperaba que llegue el 10 del mes séptimo que era el día del servicio anual, ese día era un día en que su pecado perdonado, por el trabajo que hacía el sumo sacerdote y en virtud de la sangre del macho cabrío, cuando el sumo sacerdote asperjaba la sangre del macho cabrío sobre el propiciatorio y delante del arca (Levítico 16:15), entonces su pecado era purificado o borrado como está escrito en Levítico 16:16 – “Así purificará el santuario, a causa de las impurezas de los hijos de Israel, de sus rebeliones y de todos sus pecados; de la misma manera hará también al tabernáculo de reunión, el cual reside entre ellos en medio de sus impurezas.” Entonces el pecado del israelita era purificado con sangre y por el trabajo del sumo sacerdote y en el lugar santísimo del santuario terrenal, y eso era también sólo una promesa, no era una realidad, porque la ley que estaba debajo del propiciatorio, no demanda sangre de machos cabríos (Hebreos 10:1-4), sino la vida del transgresor. Todo eso que se realizaba el 10 del mes séptimo día de la expiación era una profecía que estaba señalando a un evento profético en lo porvenir que debía suceder a la conclusión de las 2300 tardes y mañanas de Daniel 8:14, el 10 del mes séptimo en 1844 (22 de Octubre), fecha y mes y año en que nuestro Señor Jesucristo iba a:

  1. Terminar su trabajo de Sacerdote que había empezado el 5 del mes tercero del año 31 del primer siglo de la era cristiana, y Cristo terminó su trabajo de Sacerdote el 22 de Octubre de 1844 para empezar su trabajo de Sumo Sacerdote (Daniel 7:13) el mismo 22 de Octubre de 1844.
  2. También el 10 de mes séptimo en 1844 terminó el trabajo del primer departamento—el Lugar Santo—y se cerró la puerta que daba acceso al Lugar Santo y se abrió la segunda puerta que da acceso al Lugar Santísimo Apocalipsis 11:19 – “Y el templo de Dios fue abierto en el cielo”; Apocalipsis 3:8 – “He aquí, he puesto delante de ti una puerta abierta la cual nadie puede cerrar.”
  3. El servicio que Cristo empezó el 5 del mes tercero era el Servicio Diario Celestial (Romanos 3:24), ese servicio les aseguró a todos los creyentes que por la fe le siguieron a Cristo hasta el Lugar Santo:
  4. La Aceptación o Justificación (Efesios 1:6), ya no como una promesa, sino como una realidad.
  5. El Perdón de sus pecados (Efesios 1:7), ya no como una promesa, sino como una realidad, y
  6. El Bautismo del Espíritu Santo como arras (Efesios 1:13-14).

Pero el trabajo de Cristo en el Lugar Santo no borró o purificó el pecado de ningún creyente, por lo tanto, todos los creyentes empezando desde Abel hasta Guillermo Miller que estaba vivo en 1844, seguían bajo la condenación de la Ley:

  1. Porque sus pecados aún no habían sido borrados o purificados de sus registros que están en el Santuario Celestial.
  2. Y no podían ser purificados o borrados mientras no llegue a su fin las 2300 tardes y mañanas de Daniel 8:14.
  3. Porque no estaba abierta la puerta que da acceso al Lugar Santísimo, ésta puerta no se debía abrir mientras no llegue a su fin las 2300 tardes y mañanas de Daniel 8:14, de manera que cuando llegó a su fin las 2300 tardes y mañanas de Daniel 8:14 el 10 de mes séptimo de 1844 se abrió la segunda puerta que da acceso al Lugar Santísimo así como dice Apocalipsis 11:19, y empezó el trabajo del segundo departamento del Santuario Celestial: el Lugar Santísimo.
  4. Nuestro Señor Jesucristo hasta el 10 del mes séptimo de 1844 estuvo sólo vestido de vestiduras sacerdotales: la túnica blanca. Y para poder entrar en el Lugar Santísimo, Él tuvo que revestirse de sus regias vestiduras de Sumo Sacerdote: la túnica azul, manto del efod, el pectoral. Una vez que estuvo ataviado tuvo su cumplimiento Daniel 7:13 – “Miraba yo en visión de la noche y he aquí con las nubes del cielo venía uno como un Hijo de Hombre, que vino hasta el Anciano de Días, y le hicieron acercarse delante de él.” Cristo entró en el Lugar Santísimo con su propia sangre: “Y no por sangre de machos cabríos ni de becerros, sino por su propia sangre, entró una vez y para siempre en el lugar santísimo, habiendo obtenido eterna redención” (Hebreos 9:12), como nuestro Sumo Sacerdote para empezar la obra de purificación de Daniel 8:14 o borrar de pecados de Hechos 3:19. Purificar o borrar de pecados perdonados en virtud de su sangre. Empezó a borrar los pecados de los verdaderos creyentes que hasta esa fecha tenían sus pecados perdonados, para que ya no estén más bajo la condenación de la Ley. Si el pecado perdonado es borrado de un registro, la Ley de Dios no podrá ya condenarle más a ese hombre cuyo pecado fue borrado de su registro en virtud de la sangre plenamente expiatoria de Cristo. Y es a éste Santuario Celestial que somos llamados a congregar los que estamos vivos si queremos, primero, que nuestros pecados sean borrados, para que luego puedan ser purificados o borrados, de esto nos habla el apóstol Pablo en Hebreos 10:19 – “Así que, hermanos, teniendo libertad para entrar en el lugar santísimo por la sangre de Jesucristo.” Y es al Santuario Celestial que no debemos dejar de congregar: “No dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca” (Hebreos 10:25). Ese “día que se acerca” es el JUICIO. Debemos congregar al Lugar Santísimo si queremos que nuestros nombres se conserven en el Libro de la Vida, si queremos que Cristo como nuestro Sumo Sacerdote confiese nuestro nombre ante su Padre y sus santos ángeles (Apocalipsis 3:5), eso en la hora del Juicio de Apocalipsis 14:7). Si no escuchas el llamado a congregar al Santuario Celestial tu nombre será borrado del Libro de la Vida (Éxodo 32:33).

La palabra “purificado” de Daniel 8:14 no es sinónimo de purificación con fuego y azufre de Malaquías 4:1. La palabra “purificado” de Daniel 8:14 es sinónimo de borrar de pecados de Hechos 3:19, y borrar pecados previamente perdonados con la sangre preciosa de Cristo y mucho antes de la segunda venida de Cristo, de manera que cuando Cristo venga por segunda vez: o tu pecado fue purificado o borrado y tu caso decidido para vida eterna, o tu pecado no fue purificado o borrado y fuiste cortado, tu nombre fue borrado del Libro de la Vida y tu caso decido para muerte segunda.

PurificacionConSangreConFuego

El Mensaje del Tercer Ángel

Otro evento que debía ocurrir a la finalización de este período profético era que debía de empezar a proclamarse el mensaje del tercer ángel:

PE pg. 254/1 – “Cuando cesó el ministerio de Jesús en el lugar santo y pasó él al santísimo para estar de pie delante del arca que contenía la ley de Dios, envió otro poderoso ángel con un tercer mensaje para el mundo. Un pergamino fue puesto en la mano del ángel, y mientras descendía a la tierra con poder y majestad, proclamaba una terrible amonestación, acompañada de las más tremendas amenazas que jamás se dirigieron contra el hombre. Tenía por objeto aquel mensaje poner en guardia a los hijos de Dios revelándoles la hora de tentación y angustia que los aguardaba. Dijo el ángel: ‘Tendrán que combatir tesoneramente contra la bestia y su imagen. Su única esperanza de vida eterna consiste en permanecer firmes. Aunque se vean en peligro de muerte, deben sostener firmemente la verdad’.”

El mensaje del tercer ángel tiene dos partes:

1. Apocalipsis 14:9-11

La primera parte del mensaje del tercer ángel tiene:

  1. Una terrible amonestación:
    1. “Si alguno adora a la bestia y a su imagen…” (Apocalipsis 14:9). Nos amonesta a NO ADORAR a la bestia de Apocalipsis 13:1-10, ni a su imagen de Apocalipsis 13:15-17.
    2. “… y toma la señal en su frente, o en su mano” (Apocalipsis 14:9). Nos amonesta a NO RECIBIR la marca de la bestia o de su imagen en la frente o en la mano.
  2. Una tremenda amenazaSi el hombre ADORA a la bestia o a su imagen, y RECIBE su marca:
    1. “Este también beberá del vino de la ira de Dios…” (Apocalipsis 14:10), que son las plagas de Apocalipsis 16:1-21 que empezarán a ser derramadas en cuanto termine la obra intercesora de Cristo en el Santuario Celestial y antes de que Cristo aparezca por segunda vez en las nubes de los cielos. Estas plagas de Apocalipsis 16:1-21 no serán derramadas mientras que Cristo esté intercediendo por el hombre en el Santuario Celestial, y no deben ser confundidas con las señales del Conflicto de los Siglos pg. 647/1 – desastres naturales (que son señales de la salida del decreto dominical).
    2. “… y será atormentado con fuego y azufre…” (Apocalipsis 14:10). Esta segunda parte ocurrirá en ocasión de la ejecución de la sentencia de muerte segunda (Apocalipsis 20:14-15), después del milenio en la tercera venida de Cristo, y previo a un juicio (Apocalipsis 20:11-13).

PE pg. 254/1 – “Cuando cesó el ministerio de Jesús en el lugar santo y pasó él al santísimo para estar de pie delante del arca que contenía la ley de Dios, envió otro poderoso ángel con un tercer mensaje para el mundo. Un pergamino fue puesto en la mano del ángel, y mientras descendía a la tierra con poder y majestad, proclamaba una terrible amonestación, acompañada de las más tremendas amenazas que jamás se dirigieron contra el hombre. Tenía por objeto aquel mensaje poner en guardia a los hijos de Dios revelándoles la hora de tentación y angustia que los aguardaba. Dijo el ángel: ‘Tendrán que combatir tesoneramente contra la bestia y su imagen. Su única esperanza de vida eterna consiste en permanecer firmes. Aunque se vean en peligro de muerte, deben sostener firmemente la verdad.’ El tercer ángel concluye así su mensaje: ‘Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús.’ Al repetir el ángel estas palabras, señalaba al santuario celestial. La atención de cuantos aceptan este mensaje se dirige hacia el lugar santísimo, donde Jesús está de pie delante del arca, realizando su intercesión final por todos aquellos para quienes hay todavía misericordia, y por los que hayan violado ignorantemente la ley de Dios. Esta expiación es hecha tanto para los justos muertos como para los justos vivos. Incluye a todos los que murieron confiando en Cristo, aunque, por no haber recibido luz acerca de los mandamientos de Dios, hubiesen pecado ignorantemente al transgredir sus preceptos.”

2. Apocalipsis 14:12

Apocalipsis 14:12 – “Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios, y la fe de Jesús.”

PE pg. 254/1 – “El tercer ángel concluye así su mensaje: ‘Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús.’ Al repetir el ángel estas palabras, señalaba al santuario celestial. La atención de cuantos aceptan este mensaje se dirige hacia el lugar santísimo, donde Jesús está de pie delante del arca, realizando su intercesión final por todos aquellos para quienes hay todavía misericordia, y por los que hayan violado ignorantemente la ley de Dios. Esta expiación es hecha tanto para los justos muertos como para los justos vivos. Incluye a todos los que murieron confiando en Cristo, aunque, por no haber recibido luz acerca de los mandamientos de Dios, hubiesen pecado ignorantemente al transgredir sus preceptos.”

La segunda parte del mensaje del tercer ángel nos lleva:

  1. Al Santuario Celestial—al Lugar Santísimo.
  2. Al Sacerdocio de Cristo en el Lugar Santísimo como Sumo Sacerdote a la obra de hacer Juicio y Purificación del Santuario.

Por lo tanto, el mensaje del tercer ángel no podía ser predicado antes de que llegue a su fin las 2300 tardes y mañanas de Daniel 8:14, el 22 de Octubre de 1844—fecha hasta la cual, según el ángel de Daniel 8:13, el Santuario debía de estar pisoteado o echado por tierra hasta la conclusión de las 2300 tardes y mañanas de Daniel 8:14. Sólo después de esa fecha podían ser restaurados: el Santuario Celestial, el Sacerdocio de Cristo y la verdad del Sábado del cuarto mandamiento y de la vigencia de la Ley que se encuentra en el Lugar Santísimo (Apocalipsis 11:19), porque el mensaje del tercer ángel nos lleva al Lugar Santísimo del Santuario Celestial, al Sacerdocio de Cristo en ese departamento como nuestro Sumo Sacerdote.

El mensaje del tercer ángel también nos lleva: primero, a una justificación diaria (Romanos 3:24; Efesios 1:7) para los que están vivos, en virtud de la justicia de Cristo—la ofrenda. Segundo, a un perdón de pecados diario (Efesios 1:7; 1 Juan 1:7) para los vivos, en virtud de la sangre de Cristo—el sacrificio. Y tercero, en virtud de la justicia de Cristo, al bautismo diario del Espíritu Santo—lluvia temprana o arras (Efesios 1:13-14). Esto como una preparación para que los que están vivos no tengan más miedo o temor de enfrentar el juicio de Apocalipsis 14:7.

1MS pg. 437/1 – “Varios me han escrito preguntándome si el mensaje de la justificación por la fe es el mensaje del tercer ángel, y he contestado: ‘Es el mensaje del tercer ángel en verdad’.”

El mensaje del tercer ángel se inició el 10 del mes séptimo de 1844 y va a continuar mientras Cristo siga su trabajo de Sumo Sacerdote en el Lugar Santísimo. Cuando en el cronograma de Dios llegue la hora de que Cristo deba empezar a tomar el caso de los vivos, los que salgan aprobados en el juicio de vivos recibirán la lluvia tardía—como resultado de una justificación final en virtud de la justicia de Cristo—y con ese poder el mensaje del tercer ángel crecerá hasta convertirse en fuerte pregón.

1MS pg. 223/2 – “El mensaje del tercer ángel está creciendo hasta convertirse en un fuerte pregón, y no debéis sentiros libres de descuidar el deber actual y todavía abrigar la idea de que, en algún futuro, seréis los receptáculos de una gran bendición cuando se efectúe un maravilloso reavivamiento, sin ningún esfuerzo de vuestra parte.

“Hoy habéis de entregaros a Dios para que os haga vasos de honra aptos para su servicio. Hoy habéis de entregaros a Dios para que seáis vaciados del yo, vaciados de la envidia, los celos, las malas conjeturas, las contiendas, de todo lo que deshonre a Dios. Hoy habéis de tener purificado vuestro vaso para que esté listo para el rocío celestial, listo para los chaparrones de la lluvia tardía, pues vendrá la lluvia tardía y la bendición de Dios llenará cada alma que esté purificada de toda contaminación. Nuestra obra hoy es rendir nuestra alma a Cristo para que podamos ser hechos idóneos para el tiempo del refrigerio de la presencia del Señor: idóneos para el bautismo del Espíritu Santo.”

MensajeTercerAngelFuertePregon

PE pg. 75/1 – “El Señor me ha mostrado que el mensaje del tercer ángel debe progresar y ser proclamado a los hijos dispersos de Dios, pero no debe depender de una fecha. Vi que algunos están creando una excitación falsa al predicar fijando fechas; pero el mensaje del tercer ángel es más poderoso de lo que puede serlo una fecha. Vi que este mensaje puede subsistir sobre su propio fundamento y no necesita ser reforzado con fechas; que irá adelante con gran poder, hará su obra y será abreviado en justicia.”

¿Quién quiere desviarnos del mensaje del tercer ángel?

1MS pg. 221/0 – “El Señor me mostró que el mensaje debe avanzar, y que no debe depender del tiempo, pues éste no será nunca más una prueba. Vi que algunos estaban siendo objeto de una falsa excitación provocada por predicar fechas, que el mensaje del tercer ángel puede permanecer sobre su propio fundamento y que no necesita de fechas para fortalecerse, y que proseguirá con gran poder y efectuará su obra y será abreviado en justicia.”

1MS pg. 218/2 – “Satanás está siempre dispuesto a llenar la mente con teorías y cálculos que desvíen a los hombres de la verdad presente y los inhabiliten para dar el mensaje del tercer ángel al mundo. Siempre ha sido así, pues nuestro Salvador con frecuencia tenía que hablar reprochando a los que se entregaban a especulaciones y estaban siempre haciendo preguntas en cuanto a cosas que el Señor no había revelado.”

2JT pg. 372.3 – “Los tres ángeles de Apocalipsis 14, representados como volando por en medio del cielo, simbolizan la obra de aquellos que proclaman los mensajes de los ángeles primero, segundo y tercero. Están unidos. Las evidencias de la verdad permanente y siempre viva de estos grandes mensajes, que tanto significan para la iglesia, que han despertado tan intensa oposición de parte del mundo religioso, no están extintas. Satanás trata constantemente de arrojar sombra alrededor de estos mensajes, para que el pueblo de Dios no discierna claramente su significado, su tiempo y lugar; pero esos mensajes viven y han de ejercer su poder sobre nuestra experiencia religiosa mientras dure el tiempo.”

2MS pg. 134/1 – “Mientras Ud. sostiene firmemente el estandarte de la verdad y proclama la ley de Dios, que cada alma recuerde que la fe de Jesús se relaciona con los mandamientos de Dios. Al tercer ángel se lo presenta volando en medio del cielo, y proclamando en alta voz: ‘Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús’ (Apocalipsis 14:12). Los mensajes del primero, del segundo y del tercer ángel se relacionan entre sí. No es posible apagar las evidencias de la verdad permanente y sempiterna de estos grandiosos mensajes, que significan tanto para nosotros, que han despertado una oposición tan intensa del mundo religioso. Satanás procura constantemente arrojar su sombra diabólica sobre estos mensajes para que el pueblo remanente de Dios no discierna con claridad su importancia, su tiempo y su lugar; pero éstos siguen teniendo vigencia, y han de ejercer su poder sobre nuestra experiencia religiosa mientras dure el tiempo.”

Vemos que es Satanás, el enemigo de la verdad, que no quiere que entendamos que los tres mensajes angélicos de Apocalipsis 14:6-12 tiene su significado, su tiempo y su lugar que Dios quiere que debamos entender.

Los tres mensajes angélicos van a cumplir su propósito

CS pg. 441/2 (387.1) – “El capítulo 18 del Apocalipsis indica el tiempo en que, por haber rechazado la triple amonestación de (Apocalipsis 14:6-12), la iglesia alcanzará el estado predicho por el segundo ángel, y el pueblo de Dios que se encontrare aún en Babilonia, será llamado a separarse de la comunión de ésta. Este mensaje será el último que se dé al mundo y cumplirá su obra. Cuando los que ‘no creen a la verdad, sino que se complacen en la injusticia’ (2 Tesalonicenses 2:12), sean dejados para sufrir tremendo desengaño y para que crean a la mentira, entonces la luz de la verdad brillará sobre todos aquellos cuyos corazones estén abiertos para recibirla, y todos los hijos del Señor que quedaren en Babilonia, oirán el llamamiento: ‘¡Salid de ella, pueblo mío!’ (Apocalipsis 18:4).”

CS pg. 425/3 (374.1) – “Como su obra tendía a la edificación de las iglesias, se la miró durante algún tiempo con simpatía. Pero cuando los ministros y los directores de aquéllas se declararon contra la doctrina del advenimiento y quisieron sofocar el nuevo movimiento, no sólo se opusieron a ella desde el púlpito, sino que además negaron a sus miembros el derecho de asistir a predicaciones sobre ella y hasta de hablar de sus esperanzas en las reuniones de edificación mutua en la iglesia. Así se vieron reducidos los creyentes a una situación crítica que les causaba perplejidad. Querían a sus iglesias y les repugnaba separarse de ellas; pero al ver que se anulaba el testimonio de la Palabra de Dios, y que se les negaba el derecho que tenían para investigar las profecías, sintieron que la lealtad hacia Dios les impedía someterse. No podían considerar como constituyendo la iglesia de Cristo a los que trataban de rechazar el testimonio de la Palabra de Dios, ‘columna y apoyo de la verdad.’ De ahí que se sintiesen justificados para separarse de la que hasta entonces fuera su comunión religiosa. En el verano de 1844 cerca de cincuenta mil personas se separaron de las iglesias.”

PE pg. 277.2 – “Otros ángeles fueron enviados desde el cielo en ayuda del potente ángel, y oí voces que por doquiera resonaban diciendo: ‘Salid de ella, pueblo mío, para que no seáis partícipes de sus pecados, ni recibáis parte en sus plagas; porque sus pecados han llegado hasta el cielo, y Dios se ha acordado de sus maldades.’ Este mensaje parecía ser un complemento del tercer mensaje, pues se le unía como el clamor de media noche se añadió en 1844 al mensaje del segundo ángel. La gloria de Dios reposaba sobre los pacientes y expectantes santos, quienes valerosamente daban la postrera y solemne amonestación, proclamando la caída de Babilonia y exhortando al pueblo de Dios a que de ella saliese para escapar a su terrible condenación.”

2300diasperiodos

Guillermo Miller

miller-preaching

Miller fue un hombre que fue llamado por Dios como Eliseo.

CS pg. 378/3 (331.1) – “Así como Eliseo fue llamado cuando seguía a sus bueyes en el campo, para recibir el manto de la consagración al ministerio profético, así también Guillermo Miller fue llamado a dejar su arado y revelar al pueblo los misterios del reino de Dios. Con temblor dio principio a su obra de conducir a sus oyentes paso a paso a través de los períodos proféticos hasta el segundo advenimiento de Cristo. Con cada esfuerzo cobraba más energía y valor al ver el marcado interés que despertaban sus palabras.”

Dios envió su ángel para que moviese su corazón:

PE pg. 229.1 – “Dios envió a su ángel para que moviese el corazón de un agricultor que antes no creía en la Biblia, y lo indujese a escudriñar las profecías. Los ángeles de Dios visitaron repetidamente a aquel varón escogido, y guiaron su entendimiento para que comprendiese las profecías que siempre habían estado veladas al pueblo de Dios. Se le dio el primer eslabón de la cadena de verdades y se le indujo a buscar uno tras otro los demás eslabones hasta que se maravilló de la Palabra de Dios, viendo en ella una perfecta cadena de verdades. Aquella Palabra que había considerado no inspirada, se desplegaba ahora esplendente y hermosa ante su vista. Echó de ver que unos pasajes de la Escritura son explicación de otros, y cuando no entendía uno de ellos lo encontraba esclarecido por otro. Miraba la sagrada Palabra de Dios con gozo, a la par que con profundísimo respeto y reverencia.”

Para anunciar:

  1. El Juicio de Apocalipsis 14:7.

CS pg. 424/2 (373.2) – “Mi único objeto era el deseo de convertir almas a Dios, de anunciar al mundo el juicio venidero e inducir a mis semejantes a que hiciesen la preparación de corazón que les permitirá ir en paz al encuentro de su Dios. La gran mayoría de los que fueron convertidos por medio de mi ministerio se unieron a las diversas iglesias existentes.”

  1. Anunciar la Segunda Venida de Cristo:

CS pg. 368/1 (321.3) – “Miller encontró que la venida verdadera y personal de Cristo está claramente enseñada en las Santas Escrituras. San Pablo dice: ‘El Señor mismo descenderá del cielo con mandato soberano, con la voz del arcángel y con trompeta de Dios’. Y el Salvador declara que ‘verán al Hijo del hombre viniendo sobre las nubes del cielo, con poder y grande gloria’. ‘Porque como el relámpago sale del oriente, y se ve lucir hasta el occidente, así será la venida del Hijo del hombre’. Será acompañado por todas las huestes del cielo, pues ‘el Hijo del hombre’ vendrá ‘en su gloria, y todos los ángeles con él’. ‘Y enviará sus ángeles con grande estruendo de trompeta, los cuales juntarán a sus escogidos’ (1 Tesalonicenses 4:16; Mateo 24:30, 27, 31; 25:31).”

  1. Hacer el cómputo de las 2300 tardes y mañanas de Daniel 8:14:

Al estudiar la Biblia encontró una perfecta cronología de tiempos con inicios y fines, y al llegar al libro de Daniel encontró el período profético de Daniel 8:14 y concluyó que, como todos los tiempos proféticos tuvieron su inicio y su fin, éste también debía de tener su inicio y su fin (CS pg. 370/1 (323.2)).

CS pg. 371/1 (342.2) – “La profecía que parecía revelar con la mayor claridad el tiempo del segundo advenimiento, era la de Daniel 8:14: ‘Hasta dos mil y trescientas tardes y mañanas; entonces será purificado el Santuario.’ Siguiendo la regla que se había impuesto, de dejar que las Sagradas Escrituras se interpretasen a sí mismas, Miller llegó a saber que un día en la profecía simbólica representa un año (Números 14:34; Ezequiel 4:6); vio que el período de los 2.300 días proféticos, o años literales, se extendía mucho más allá del fin de la era judaica, y que por consiguiente no podía referirse al santuario de aquella economía. Miller aceptaba la creencia general de que durante la era cristiana la tierra es el santuario, y dedujo por consiguiente que la purificación del santuario predicha en (Daniel 8:14) representaba la purificación de la tierra con fuego en el segundo advenimiento de Cristo. Llegó pues a la conclusión de que si se podía encontrar el punto de partida de los 2.300 días, sería fácil fijar el tiempo del segundo advenimiento. Así quedaría revelado el tiempo de aquella gran consumación, ‘el tiempo en que concluiría el presente estado de cosas, con todo su orgullo y poder, su pompa y vanidad, su maldad y opresión, … el tiempo en que la tierra dejaría de ser maldita, en que la muerte sería destruida y se daría el galardón a los siervos de Dios, a los profetas y santos, y a todos los que temen su nombre, el tiempo en que serían destruidos los que destruyen la tierra’—Bliss, pág. 76.”

CS pg. 462/1 (406.2) – “Se había comprobado que los 2.300 días principiaron cuando entró en vigor el decreto de Artajerjes ordenando la restauración y edificación de Jerusalén, en el otoño del año 457 ant. de C. Tomando esto como punto de partida, había perfecta armonía en la aplicación de todos los acontecimientos predichos en la explicación de ese período hallada en Daniel 9:25-27. Sesenta y nueve semanas, o los 483 primeros años de los 2.300 años debían alcanzar hasta el Mesías, el Ungido; y el bautismo de Cristo y su unción por el Espíritu Santo, en el año 27 de nuestra era, cumplían exactamente la predicción. En medio de la septuagésima semana, el Mesías había de ser muerto. Tres años y medio después de su bautismo, Cristo fue crucificado, en la primavera del año 31. Las setenta semanas, o 490 años, les tocaban especialmente a los judíos. Al fin del período, la nación selló su rechazamiento de Cristo con la persecución de sus discípulos, y los apóstoles se volvieron hacia los gentiles en el año 34 de nuestra era. Habiendo terminado entonces los 490 primeros años de los 2.300, quedaban aún 1.810 años. Contando desde el año 34, 1.810 años llegan a 1844. ‘Entonces—había dicho el ángel—será purificado el Santuario.’ Era indudable que todas las anteriores predicciones de la profecía se habían cumplido en el tiempo señalado.”

  1. Anunciar el fin de las 2300 tardes y mañanas de Daniel 8:14.

CS pg. 399/2 (350.2) – “Así como los discípulos fueron predicando: ‘Se ha cumplido el tiempo, y se ha acercado el reino de Dios,’ así también Miller y sus asociados proclamaron que estaba a punto de terminar el período profético más largo y último de que habla la Biblia, que el juicio era inminente y que el reino eterno iba a ser establecido. La predicación de los discípulos en cuanto al tiempo se basaba en las setenta semanas del capítulo noveno de Daniel. El mensaje proclamado por Miller y sus colaboradores anunciaba la conclusión de los 2.300 días de Daniel 8:14, de los cuales las setenta semanas forman parte. En cada caso la predicación se fundaba en el cumplimiento de una parte diferente del mismo gran período profético.”

El problema de Guillermo Miller, como ya hemos visto, fue aceptar errores populares con respecto al juicio que anunciaba, segunda venida de Cristo, purificación de Daniel 8:14.

CS pg. 371/1 (342.2) – “Miller aceptaba la creencia general de que durante la era cristiana la tierra es el santuario, y dedujo por consiguiente que la purificación del santuario predicha en (Daniel 8:14) representaba la purificación de la tierra con fuego en el segundo advenimiento de Cristo.”

CS pg. 400/1 (351.1) – “Como los primeros discípulos, Guillermo Miller y sus colaboradores no comprendieron ellos mismos enteramente el alcance del mensaje que proclamaban. Los errores que existían desde hacía largo tiempo en la iglesia les impidieron interpretar correctamente un punto importante de la profecía. Por eso si bien proclamaron el mensaje que Dios les había confiado para que lo diesen al mundo, sufrieron un desengaño debido a un falso concepto de su significado.

“Al explicar Daniel 8:14: ‘Hasta dos mil y trescientas tardes y mañanas; entonces será purificado el santuario,’ Miller, como ya lo hemos dicho, aceptó la creencia general de que la tierra era el santuario, y creyó que la purificación del santuario representaba la purificación de la tierra por el fuego a la venida del Señor. Por consiguiente, cuando echó de ver que el fin de los 2.300 días estaba predicho con precisión, sacó la conclusión de que esto revelaba el tiempo del segundo advenimiento. Su error provenía de que había aceptado la creencia popular relativa a lo que constituye el santuario.”

CS pg. 461/1 (405.1) – “El pasaje bíblico que más que ninguno había sido el fundamento y el pilar central de la fe adventista era la declaración: ‘Hasta dos mil y trescientas tardes y mañanas; entonces será purificado el Santuario’ (Daniel 8:14). Estas palabras habían sido familiares para todos los que creían en la próxima venida del Señor. La profecía que encerraban era repetida como santo y seña de su fe por miles de bocas. Todos sentían que sus esperanzas más gloriosas y más queridas dependían de los acontecimientos en ella predichos. Había quedado demostrado que aquellos días proféticos terminaban en el otoño del año 1844. En común con el resto del mundo cristiano, los adventistas creían entonces que la tierra, o alguna parte de ella, era el santuario. Entendían que la purificación del santuario era la purificación de la tierra por medio del fuego del último y supremo día, y que ello se verificaría en el segundo advenimiento. De ahí que concluyeran que Cristo volvería a la tierra en 1844.”

CS pg. 401/1 (351.4) – “Los que proclamaron esta amonestación dieron el debido mensaje a su debido tiempo. Pero así como los primitivos discípulos declararan: ‘Se ha cumplido el tiempo, y se ha acercado el reino de Dios,’ fundándose en la profecía de Daniel 9, sin darse cuenta de que la muerte del Mesías estaba anunciada en el mismo pasaje bíblico, así también Miller y sus colaboradores predicaron el mensaje fundado en Daniel 8:14 y Apocalipsis 14:7 sin echar de ver que el capítulo 14 del Apocalipsis encerraba aún otros mensajes que debían ser también proclamados antes del advenimiento del Señor. Como los discípulos se equivocaron en cuanto al reino que debía establecerse al fin de las setenta semanas, así también los adventistas se equivocaron en cuanto al acontecimiento que debía producirse al fin de los 2.300 días. En ambos casos la circunstancia de haber aceptado errores populares, o mejor dicho la adhesión a ellos, fue lo que cerró el espíritu a la verdad…”

¿Por qué Guillermo Miller se adhirió a esos errores populares?

Porque él no sabía quién era el cuerno pequeño de Daniel 8:9. No sabía tampoco que el santuario de Daniel 8:11 no era la tierra sino un edificio real que está en el cielo. No sabía que la purificación de Daniel 8:14 es con la sangre de Cristo y no con fuego y azufre de Malaquías 4:1. Tampoco sabía que el Sábado del Cuarto Mandamiento de la Ley de Dios era el verdadero día de descanso. Asimismo, no sabía que el Juicio de Apocalipsis 14:7 es sinónimo de examen de libros que están en el cielo y no sinónimo de destrucción con fuego y azufre a la segunda venida de Cristo.

El hecho de que Miller se adhirió a estos errores le llevó a sufrir los dos chascos, tanto en la primavera de 1844 como en el otoño del mismo año.

De todas maneras Miller cumplió el propósito de Dios:

CS pg. 401/1 (351.4) – “… Ambas escuelas cumplieron la voluntad de Dios, proclamando el mensaje que él deseaba fuese proclamado, y ambas, debido a su mala comprensión del mensaje, sufrieron desengaños.”

CS pg. 401/1 (352.1) – “Sin embargo, Dios cumplió su propósito misericordioso permitiendo que el juicio fuese proclamado precisamente como lo fue.”

CS pg. 457/0 (401.2) – “Del mismo modo, Miller y sus compañeros cumplieron la profecía y proclamaron un mensaje que la Inspiración había predicho que iba a ser dado al mundo, pero que ellos no hubieran podido dar si hubiesen entendido por completo las profecías que indicaban su contratiempo y que presentaban otro mensaje que debía ser predicado a todas las naciones antes de la venida del Señor. Los mensajes del primer ángel y del segundo fueron proclamados en su debido tiempo, y cumplieron la obra que Dios se había propuesto cumplir por medio de ellos.”

Los hombres fueron despertados y probados respecto a una fecha y mes y año.

PE pg. 243/0 (242.2) – “Dijo mi ángel acompañante: ‘Han quedado nuevamente chasqueados en su expectación. Jesús no puede venir todavía a la tierra. Ellos tienen que soportar mayores pruebas por él. Deben renunciar a tradiciones y errores recibidos de los hombres y volverse por completo a Dios y su Palabra. Deben ser purificados, emblanquecidos y probados. Los que soporten esa amarga prueba obtendrán la victoria eterna.’

“Jesús no vino a la tierra, como lo esperaba la compañía que le aguardaba gozosa, para purificar el santuario, limpiando la tierra por fuego. Vi que era correcto su cálculo de los períodos proféticos; el tiempo profético había terminado en 1844, y Jesús entró en el lugar santísimo para purificar el santuario al fin de los días. La equivocación de ellos consistió en no comprender lo que era el santuario ni la naturaleza de su purificación. Cuando miré de nuevo a la compañía que aguardaba chasqueada, parecía triste. Examinó cuidadosamente las evidencias de su fe, siguió hasta su conclusión el cálculo de los períodos proféticos, pero no pudo descubrir error alguno. El tiempo se había cumplido, pero ¿dónde estaba su Salvador? Ellos le habían perdido.”

Después del segundo chasco, Guillermo Miller no vio que el Apocalipsis 14:9-12 anunciaba otro mensaje que debía ser proclamado antes de la Segunda Venida de Cristo—el mensaje del tercer ángel.

CS pg. 401/1 (351.4) – “… así también Miller y sus colaboradores predicaron el mensaje fundado en Daniel 8:14 y Apocalipsis 14:7 sin echar de ver que el capítulo 14 del Apocalipsis encerraba aún otros mensajes que debían ser también proclamados antes del advenimiento del Señor.”

Los colaboradores de Guillermo Miller no le permitieron aceptar el mensaje del tercer ángel.

PE pg. 257.1 – “Mi atención fue entonces dirigida a Guillermo Miller. Parecía perplejo y postrado por la ansiedad y la angustia que sentía por su pueblo. La agrupación que había estado unida y llena de amor en 1844 estaba perdiendo su afecto, oponiéndose sus miembros unos a otros, y cayendo en una condición de frialdad y apostasía. Cuando él veía esto, el pesar roía sus fuerzas. Vi que ciertos dirigentes le vigilaban, temerosos de que recibiese el mensaje del tercer ángel y los mandamientos de Dios. Y cuando él se inclinaba hacia la luz del cielo, esos hombres maquinaban algún plan para desviar su atención. Una influencia humana era ejercida para mantenerlo en las tinieblas y conservar su influencia entre los que se oponían a la verdad. Por último, Guillermo Miller levantó la voz contra la luz del cielo. Fracasó al no recibir el mensaje que habría explicado más plenamente su chasco, arrojado luz y gloria sobre el pasado, reavivado sus energías agotadas, despertado su esperanza y le habría inducido a glorificar a Dios. Se apoyó en la sabiduría humana en vez de la divina, pero como estaba quebrantado por la edad y sus arduas labores en la causa del Maestro, no fue tan responsable como los que le mantuvieron separado de la verdad. Ellos son los responsables; el pecado recae sobre ellos.

“Si Guillermo Miller hubiese podido ver la luz del tercer mensaje, habrían quedado explicadas para él muchas cosas que le parecieron obscuras y misteriosas. Pero sus hermanos le profesaron tanto interés y un amor tan profundo, que a él le pareció que no podía apartarse de ellos. Su corazón se inclinaba hacia la verdad, y luego miraba a sus hermanos; y éstos se oponían a ella. ¿Podía separarse de aquellos que habían estado a su lado mientras proclamaba la venida de Jesús? Consideró que de ninguna manera querrían ellos extraviarlo.

Dios permitió que cayese bajo el poder de Satanás, o sea el dominio de la muerte, y lo ocultó en la tumba para resguardarle de aquellos que procuraban constantemente apartarle de la verdad. Moisés erró cuando estaba por entrar en la tierra prometida. Así también, vi que Guillermo Miller erró cuando estaba por entrar en la Canaán celestial, al permitir que su influencia se opusiese a la verdad. Otros le indujeron a esto; otros tendrán que dar cuenta de ello. Pero los ángeles velan sobre el precioso polvo de este siervo de Dios, y resucitará cuando sea tocada la última trompeta.”

Para los interesados en estudiar el mensaje del tercer ángel recomendamos revisar: Estudio sobre la Verdadera Adoración, el Estudio sobre la Lealtad, y La Adoración a la Bestia y a su Imagen.

Para los interesados en estudiar de qué manera el mensaje del tercer ángel nos lleva a una justificación con Santuario y con Ministerio Sacerdotal de Cristo, recomendamos revisar el libro sobre el Estudio Completo del Ministerio Sacerdotal Celestial de Cristo.

B – Después del 22 de Octubre de 1844

1MS pg. 220/1 – “Cristo dio a sus discípulos verdades cuya anchura, profundidad y valor poco apreciaron y tampoco comprendieron, y el mismo estado de cosas existe hoy en el pueblo de Dios. También hemos fallado en comprender la grandeza o percibir la belleza de la verdad que Dios nos ha confiado hoy. Si avanzáramos en conocimiento espiritual, veríamos que la verdad se desarrolla y expande en ciertos aspectos en que poco hemos soñado, pero nunca se desarrollará en algún aspecto que nos induzca a imaginar que podemos conocer los tiempos y las sazones que el Padre ha puesto en su sola potestad.

Vez tras vez se me ha amonestado acerca de fijar fechas. Nunca más habrá un mensaje para el pueblo de Dios que se base en el tiempo. No hemos de saber el tiempo definido, ya sea del derramamiento del Espíritu Santo o de la venida de Cristo.”

(B1) Las fechas no son más una prueba

Antes del 22 de Octubre de 1844 (10 del mes séptimo de 1844), la predicación de una fecha, mes y año exacto para el inicio del juicio de Apocalipsis 14:7, fue ordenado por Dios mismo y fue motivo de prueba. Dios probó a los que profesaban ser cristianos, que profesaban amar a Cristo, que decían que no se oponían a la segunda venida de Cristo:

PE pg. 233/2 – “La predicación de una fecha definida para el advenimiento levantó violenta oposición en todas partes, desde el ministro en el púlpito hasta el más descuidado y empedernido pecador. El ministro hipócrita y el descarado burlón decían: ‘Pero del día y la hora nadie sabe.’ Ni los unos ni los otros querían ser enseñados y corregidos por quienes señalaban el año en que creían que terminaban los períodos proféticos y llamaban la atención a las señales que indicaban que Cristo estaba cerca, a las puertas. Muchos pastores del rebaño, que aseguraban amar a Jesús, decían que no se oponían a la predicación de la venida de Cristo, sino al hecho de que se fijara una fecha para esa venida. Pero el omnividente ojo de Dios leía en sus corazones. No deseaban que Jesús estuviese cerca. Comprendían que su profana conducta no podría resistir la prueba, porque no andaban por el humilde sendero que trazara Cristo. Aquellos falsos pastores se interpusieron en el camino de la obra de Dios. La verdad predicada con poder convincente despertó a la gente, que como el carcelero empezó a preguntar: ‘¿Qué debo hacer para ser salvo?’ Pero los malos pastores se interpusieron entre la verdad y los oyentes, predicando cosas halagadoras para apartarlos de la verdad. Se unieron con Satanás y sus ángeles para clamar: ‘Paz, paz,’ cuando no había paz. Quienes amaban sus comodidades, y estaban contentos lejos de Dios, no quisieron que se los despertase de su carnal seguridad. Vi que los ángeles lo anotaban todo. Las vestiduras de aquellos profanos pastores estaban teñidas con la sangre de las almas.”

PE pg. 235/1 – “Vi que si los que se llamaban cristianos hubiesen amado la aparición de su Salvador y hubiesen puesto en él sus afectos, convencidos de que nada en la tierra podía compararse con él, habrían escuchado gozosos la primera intimación de su advenimiento. Pero el desagrado que manifestaban al oír hablar de la venida de su Señor, era prueba concluyente de que no le amaban. Satanás y sus ángeles triunfaban echando en cara a Cristo y sus ángeles que quienes profesaban ser su pueblo tenían tan poco amor a Jesús que no deseaban su segundo advenimiento.”

CS pg. 401/2 (352.1) – “Sin embargo, Dios cumplió su propósito misericordioso permitiendo que el juicio fuese proclamado precisamente como lo fue. El gran día estaba inminente, y en la providencia de Dios el pueblo fue probado tocante a un tiempo fijo a fin de que se les revelase lo que había en sus corazones.”

Cuando pasaron las fechas señaladas por Miller y sus seguidores, los que profesaban amar a su Señor, exteriorizaron lo que en realidad había en sus corazones.

PE pg. 235.2 – “Pasó la fecha señalada, y quienes habían esperado con gozosa expectación a su Salvador quedaron tristes y descorazonados, mientras que quienes no habían amado la aparición de Jesús, pero por miedo habían aceptado el mensaje, se alegraron de que no viniese cuando se le esperaba. Su profesión de fe no había afectado su corazón ni purificado su conducta. El paso de la fecha estaba bien calculado para revelar el ánimo de los tales. Estos fueron los primeros en ponerse a ridiculizar a los entristecidos y descorazonados fieles que verdaderamente deseaban la aparición de su Salvador. Vi la sabiduría manifestada por Dios al probar a su pueblo y proporcionar el medio de descubrir quiénes se retirarían y volverían atrás en la hora de la prueba.”

PE pg. 239.2 – “El miedo experimentado por muchos no se desvaneció en seguida ni se atrevieron a proclamar su triunfo sobre los desengañados. Pero al ver que no aparecía ninguna señal de la ira de Dios, se recobraron del temor que habían sentido y comenzaron sus befas y burlas.”

Todos fueron probados tocante a una fecha, mes y año exactos—tanto los que verdaderamente amaban al Señor, como a los que profesaban amarle pero en realidad no le amaban.

CS pg. 458/0 (402.1) – “Las adventistas creyeron que Dios les había inspirado de igual modo para proclamar el aviso del juicio. ‘El aviso—decían—probó los corazones de todos los que lo oyeron, y despertó interés por el advenimiento del Señor, o determinó un odio a su venida que resultó visible o no, pero que es conocido por Dios. Trazó una línea divisoria, … de suerte que los que quieran examinar sus propios corazones pueden saber de qué lado de ella se habrían encontrado en caso de haber venido el Señor entonces; si habrían exclamado: ‘¡He aquí éste es nuestro Dios; le hemos esperado, y él nos salvará!’ o si habrían clamado a los montes y a las peñas para que cayeran sobre ellos y los escondieran de la presencia del que está sentado en el trono, y de la ira del Cordero. Creemos que Dios probó así a su pueblo y su fe, y vio si en la hora de aflicción retrocederían del sitio en que creyera conveniente colocarlos, y si abandonarían este mundo confiando absolutamente en la Palabra de Dios’.”

CS pg. 460/0 (403.2) – “Los cristianos a quienes van dirigidas esas palabras estaban en peligro de zozobrar en su fe. Habían hecho la voluntad de Dios al seguir la dirección de su Espíritu y de su Palabra; pero no podían comprender los designios que había tenido en lo que habían experimentado ni podían discernir el sendero que estaba ante ellos, y estaban tentados a dudar de si en realidad Dios los había dirigido. Entonces era cuando estas palabras tenían su aplicación: ‘El justo empero vivirá por la fe.’ Mientras la luz brillante del “clamor de media noche” había alumbrado su sendero, y habían visto abrirse el sello de las profecías, y cumplirse con presteza las señales que anunciaban la proximidad de la venida de Cristo, habían andado en cierto sentido por la vista. Pero ahora, abatidos por esperanzas defraudadas, sólo podían sostenerse por la fe en Dios y en su Palabra. El mundo escarnecedor decía: ‘Habéis sido engañados. Abandonad vuestra fe, y declarad que el movimiento adventista era de Satanás.’ Pero la Palabra de Dios declaraba: ‘Si alguno se retirare, no se complacerá mi alma en él.’ Renunciar entonces a su fe, y negar el poder del Espíritu Santo que había acompañado al mensaje, habría equivalido a retroceder camino de la perdición. Estas palabras de San Pablo los alentaban a permanecer firmes: ‘No desechéis pues esta vuestra confianza;’ ‘tenéis necesidad de la paciencia;’ ‘porque dentro de un brevísimo tiempo, vendrá el que ha de venir, y no tardará.’ El único proceder seguro para ellos consistía en apreciar la luz que ya habían recibido de Dios, atenerse firmemente a sus promesas, y seguir escudriñando las Sagradas Escrituras esperando con paciencia y velando para recibir mayor luz.”

Todos los períodos proféticos que encontramos en el libro de Daniel y el Apocalipsis han llegado a su fin, tuvieron un inicio y han tenido su fin, y son períodos de tiempos ya cumplidos que no se volverán a cumplir, ni como días literales, ni mucho menos como días proféticos. Por esta causa, a partir de 22 de Octubre de 1844 en adelante la predicación de fechas no son más motivo de prueba.

PE pg. 250/3 – “Se me mostró lo que había ocurrido en el cielo al terminar en 1844 los períodos proféticos. Cuando Jesús concluyó su ministerio en el lugar santo y cerró la puerta de ese departamento, densas tinieblas envolvieron a quienes habían oído y rechazado el mensaje de su advenimiento y lo habían perdido de vista a él. Jesús se revistió entonces de preciosas vestiduras. Alrededor de la orla inferior de su manto ostentaba en alternada sucesión una campanilla y una granada. De sus hombros colgaba un pectoral de curiosa labor. Cuando él andaba, el pectoral refulgía como diamantes y se ampliaban unas letras que parecían nombres escritos o grabados en el pectoral. En la cabeza llevaba algo que parecía una corona. Una vez que estuvo completamente ataviado, le rodearon los ángeles y en un flamígero carro penetró tras el segundo velo.”

PE pg. 75/0 – “La cuestión de las fechas no ha sido una prueba desde 1844, y nunca volverá a ser una prueba.”

PE pg. 75/1 – “El Señor me ha mostrado que el mensaje del tercer ángel debe progresar y ser proclamado a los hijos dispersos de Dios, pero no debe depender de una fecha. Vi que algunos están creando una excitación falsa al predicar fijando fechas; pero el mensaje del tercer ángel es más poderoso de lo que puede serlo una fecha. Vi que este mensaje puede subsistir sobre su propio fundamento y no necesita ser reforzado con fechas; que irá adelante con gran poder, hará su obra y será abreviado en justicia.”

1MS pg. 220/1 – “Cristo dio a sus discípulos verdades cuya anchura, profundidad y valor poco apreciaron y tampoco comprendieron, y el mismo estado de cosas existe hoy en el pueblo de Dios. También hemos fallado en comprender la grandeza o percibir la belleza de la verdad que Dios nos ha confiado hoy. Si avanzáramos en conocimiento espiritual, veríamos que la verdad se desarrolla y expande en ciertos aspectos en que poco hemos soñado, pero nunca se desarrollará en algún aspecto que nos induzca a imaginar que podemos conocer los tiempos y las sazones que el Padre ha puesto en su sola potestad. Vez tras vez se me ha amonestado acerca de fijar fechas. Nunca más habrá un mensaje para el pueblo de Dios que se base en el tiempo.”

1MS pg. 220/2 (220.3) – “El Señor me mostró que el mensaje debe avanzar, y que no debe depender del tiempo, pues éste no será nunca más una prueba.”

1MS pg. 187/1 – “Hemos de orar en procura de instrucción divina, pero al mismo tiempo debiéramos ser cuidadosos en cuanto a la forma de recibir todo lo que es llamado nueva luz. Debemos estar alerta, no sea que bajo la apariencia de escudriñar en procura de nueva luz, Satanás aparte nuestra mente de Cristo y de las verdades especiales para este tiempo.

“Se me ha mostrado que el artificio del enemigo es orientar las mentes para que se ocupen de algún punto oscuro o sin importancia, algo que no está plenamente revelado o que no es esencial para nuestra salvación. Esto se convierte en el tema absorbente, la ‘verdad presente’, cuando todas sus investigaciones y suposiciones tan sólo sirven para oscurecer las cosas más que antes y para confundir la mente de algunos que debieran estar procurando la unidad por medio de la santificación de la verdad.”

(B2) Lo que no está revelado

1. El tiempo exacto de la Segunda Venida de Cristo no está revelado.

No nos toca a nosotros saber los tiempos o las sazones que el Padre puso en su sola potestad. Tratar de calcular fechas y años para tiempos o sazones no revelados es ir en contra de la voluntad de Dios y es ir en contra de la verdad presente para nuestro tiempo.

Hechos 1:7-8 –“Y les dijo: No toca a vosotros saber los tiempos o las sazones que el Padre puso en su sola potestad. Mas recibiréis la virtud del Espíritu Santo que vendrá sobre vosotros; y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, y Samaria, y hasta lo último de la tierra.”

Deuteronomio 29:29 – “Las cosas secretas pertenecen a Jehová nuestro Dios.”

1MS pg. 217/2 – “Los discípulos estaban ansiosos de saber el tiempo exacto de la revelación del reino de Dios, pero Jesús les dijo que no podían saber los tiempos ni las sazones, pues el Padre no los ha revelado.”

1MS pg. 218/1 – “Esta es la obra en que también nosotros hemos de ocuparnos. En vez de vivir a la expectativa de alguna oportunidad especial de excitación, hemos de aprovechar sabiamente las oportunidades presentes haciendo lo que debe hacerse a fin de que sean salvas las almas. En vez de consumir las facultades de nuestra mente en especulaciones acerca de los tiempos y las sazones que el Señor ha dejado en su sola potestad y ha retenido de los hombres, hemos de entregarnos al control del Espíritu Santo, a la ejecución de los deberes actuales, a dar el pan de vida, sin mezcla de opiniones humanas, a las almas que están pereciendo por la verdad.”

1MS pg. 220/1 – “Si avanzáramos en conocimiento espiritual, veríamos que la verdad se desarrolla y expande en ciertos aspectos en que poco hemos soñado, pero nunca se desarrollará en algún aspecto que nos induzca a imaginar que podemos conocer los tiempos y las sazones que el Padre ha puesto en su sola potestad. Vez tras vez se me ha amonestado acerca de fijar fechas. Nunca más habrá un mensaje para el pueblo de Dios que se base en el tiempo. No hemos de saber el tiempo definido, ya sea del derramamiento del Espíritu Santo o de la venida de Cristo.”

1MS pg. 224/1 – “Dios no nos ha revelado el tiempo cuando terminará este mensaje o cuando el tiempo de gracia llegará a su fin. Aceptemos las cosas reveladas para nosotros y para nuestros hijos, pero no procuremos saber lo que ha sido mantenido secreto en los concilios del Todopoderoso.” No está revelado la fecha, mes, y año en que Cristo viene por segunda vez.

1MS pg. 221/2 – “No podréis decir que Cristo vendrá dentro de uno, dos o cinco años; tampoco debéis posponer su venida diciendo que quizá no se produzca ni en diez ni en veinte años.”

1JT pg. 506.1 – “Muchos de los que tomaron el nombre de adventistas han incurrido en el error de fijar fechas para la venida de Cristo. Lo han hecho repetidas veces, pero el resultado ha sido cada vez el fracaso. Se nos declara que el tiempo definido de la venida de nuestro Señor está fuera del alcance de los mortales.”

CS pg. 509/1 (449.3) – “Muchos incurrieron en el error de fijar por repetidas veces una fecha precisa para la venida de Cristo. La luz que brillaba entonces respecto del asunto del santuario les habría enseñado que ningún período profético se extiende hasta el segundo advenimiento; que el tiempo exacto de este acontecimiento no está predicho. Pero, habiéndose apartado de la luz, se empeñaron en fijar fecha tras fecha para la venida del Señor, y cada vez fueron chasqueados.”

2MS pg. 130/1 – “Ninguna persona que fije una fecha para la venida de Cristo tiene un mensaje verdadero. Podéis tener la seguridad de que Dios no da a nadie autoridad para decir que Cristo demora su venida cinco, diez o veinte años.”

Todos los seres humanos que fijen una fecha, mes, y año para la Segunda Venida de Cristo no tienen un mensaje verdadero autorizado por el Dios Verdadero Creador de los cielos y la tierra, porque el evento de la segunda venida está fuera del alcance de los mortales. Todo el que fije una fecha para la segunda venida de Cristo cumple el propósito de Satanás.

¿Por qué Dios no nos ha revelado el tiempo exacto de la Segunda Venida de Cristo?

1MS pg. 221/2 – “Dios ha puesto en su propia potestad los tiempos y las sazones. ¿Y por qué no nos ha dado Dios ese conocimiento? Porque si lo hiciera, no lo usaríamos debidamente. Ese conocimiento provocaría entre los hermanos un resultado que retardaría grandemente la obra de Dios de preparar a un pueblo que pueda resistir en el gran día venidero. No hemos de vivir dependiendo de la excitación originada por fechas especiales. No hemos de enfrascarnos en especulaciones en cuanto a los tiempos y las sazones que no ha revelado Dios.”

Si Dios nos revelaría el tiempo exacto para la ley dominical, el juicio de vivos, o la segunda venida de Cristo, nosotros no lo usaríamos debidamente. Nuestro proceder sería muy diferente si creyésemos que la venida de Cristo debe ocurrir dentro de un año, a que si creyésemos que pudiera ocurrir dentro de 5, 30, o 100 años. Si creemos que la venida de Cristo está muy cerca, actuaríamos de una manera fanática e impulsiva; mientras que si creemos que la venida de Cristo está todavía muy lejana, actuaríamos de una manera más relajada y tranquila, pensando con una seguridad falsa y mortífera que todavía tenemos tiempo para realizar nuestros planes mundanos.

Dios quiere que vivíamos hoy el día a día como si fuera el último día de nuestras vidas, diariamente congregándonos al Santuario Celestial para ser aceptados, perdonados y para que podamos recibir el bautismo diario del Espíritu Santo bajo la forma de lluvia temprana. Diariamente Dios quiere que vivamos como peregrinos en esta tierra, apartados del mundo, velando, orando, esperando, y estudiando para conocer la voluntad de Dios, trabajando para que otros conozcan el plan de salvación, sin depender de fechas ni excitaciones sentimentalistas, sino más bien actuando bajo principios serios y decididos—principios que no serán las teorías, cálculos, excitaciones, tradiciones, ni fábulas humanas, sino que serán principios de origen divino e implantados por un Consolador Celestial, principios basados en un “así está escrito” y un “así dice Jehová.”

El chasco del movimiento Millerita debería servir de lección para todos aquellos que quieren vivir dependiendo de fechas, pues claramente el Señor permitió que se llevarán dos chascos para que haya una separación entre quienes fueron movidos por principios y otros que fueron movidos por la excitación falsa y el miedo.

Dios nunca ha necesitado de personas que únicamente quieren formar parte de su pueblo porque son movidos por el miedo o una falsa excitación.

PE pg. 235.2 – “Vi a los hijos de Dios que esperaban gozosamente a su Señor. Pero Dios quería probarlos. Su mano encubrió un error cometido al computar los períodos proféticos. Quienes esperaban a su Señor no advirtieron la equivocación ni tampoco la echaron de ver los hombres más eruditos que se oponían a la determinación de la fecha. Dios quiso que su pueblo tropezase con un desengaño. Pasó la fecha señalada, y quienes habían esperado con gozosa expectación a su Salvador quedaron tristes y descorazonados, mientras que quienes no habían amado la aparición de Jesús, pero por miedo habían aceptado el mensaje, se alegraron de que no viniese cuando se le esperaba. Su profesión de fe no había afectado su corazón ni purificado su conducta. El paso de la fecha estaba bien calculado para revelar el ánimo de los tales. Estos fueron los primeros en ponerse a ridiculizar a los entristecidos y descorazonados fieles que verdaderamente deseaban la aparición de su Salvador. Vi la sabiduría manifestada por Dios al probar a su pueblo y proporcionar el medio de descubrir quiénes se retirarían y volverían atrás en la hora de la prueba.”

PE pg. 261.1 – “Vi que Dios tiene hijos sinceros entre los adventistas nominales y las iglesias caídas, y antes que sean derramadas las plagas, los ministros y la gente serán invitados a salir de esas iglesias y recibirán gustosamente la verdad. Satanás lo sabe; y antes que se dé el fuerte pregón del tercer ángel, despierta excitación en aquellas organizaciones religiosas, a fin de que los que rechazaron la verdad piensen que Dios los acompaña. Satanás espera engañar a los sinceros e inducirlos a creer que Dios sigue obrando en favor de las iglesias. Pero la luz resplandecerá, y todos los que tengan corazón sincero dejarán a las iglesias caídas, y se decidirán por el residuo.”

2. El tiempo exacto para el derramamiento del Espíritu Santo—lluvia tardía de Hechos 3:19—no está revelado.

1MS pg. 220/1 – “Nunca más habrá un mensaje para el pueblo de Dios que se base en el tiempo. No hemos de saber el tiempo definido, ya sea del derramamiento del Espíritu Santo o de la venida de Cristo.”

1MS pg. 225/1 – “No tengo ningún tiempo específico del cual hablar, cuando se efectuará la efusión del Espíritu Santo, cuando descenderá del cielo el ángel poderoso y se unirá con el tercer ángel en la terminación de la obra en este mundo. Mi mensaje es que nuestra única seguridad radica en estar listos para el refrigerio celestial, con nuestras lámparas despabiladas y encendidas.”

¿Cómo tenemos “nuestras lámparas despabiladas y encendidas”?

Mateo 25:4 – “Mas las prudentes tomaron aceite en sus vasos, juntamente con sus lámparas.”

¿Qué simboliza el aceite? PVGM pg. 336.3 – “El aceite es un símbolo del Espíritu Santo (Zacarías 4:6).”

El aceite que tomaron las vírgenes prudentes de Mateo 25:4 es la lluvia temprana o arras del Espíritu Santo de Joel 2:23 y Efesios 1:13-14: “porque os ha dado la primera lluvia arregladamente, y hará descender sobre vosotros lluvia temprana”; “en el también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa, que es las arras de nuestra herencia.” Este aceite debemos recibirlo diariamente.

HAp pg. 42/0 (41.2) – “Cada obrero debiera elevar su petición a Dios por el bautismo diario del Espíritu.”

HAp pg. 45.3 – “Únicamente los que estén recibiendo constantemente nueva provisión de gracia, tendrán una fuerza proporcional a su necesidad diaria y a su capacidad de emplearla. En vez de esperar algún tiempo futuro en que, mediante el otorgamiento de un poder espiritual especial, sean milagrosamente hechos idóneos para ganar almas, se entregan diariamente a Dios, para que los haga vasos dignos de ser empleados por él. Diariamente están aprovechando las oportunidades de servir que están a su alcance. Diariamente están testificando por el Maestro dondequiera que estén, ora sea en alguna humilde esfera de trabajo o en el hogar, o en un ramo público de utilidad.”

HAp pg. 46.2 – “Todo obrero que sigue el ejemplo de Cristo será preparado para recibir y usar el poder que Dios ha prometido a su iglesia para la maduración de la mies de la tierra. Mañana tras mañana, cuando los heraldos del Evangelio se arrodillan delante del Señor y renuevan sus votos de consagración, él les concede la presencia de su Espíritu con su poder vivificante y santificador. Y al salir para dedicarse a los deberes diarios, tienen la seguridad de que el agente invisible del Espíritu Santo los capacita para ser colaboradores juntamente con Dios.”

1MS pg. 222/1 – “El deber del pueblo de Dios es tener sus lámparas despabiladas y ardiendo, ser como los hombres que esperan que el Novio vuelva de la boda.”

Si el obrero recibe el bautismo del Espíritu Santo diariamente, tiene su lámpara despabilada y encendida y, por lo tanto, estará preparado para recibir la lluvia tardía cuando llegue la hora en que en el cronograma de Dios deba empezar a derramarse la lluvia tardía de Hechos 3:19 y Joel 2:28-29.

3. El tiempo exacto del fin del tiempo de gracia de Apocalipsis 22:11 no está revelado.

1MS pg. 224/1 – “Dios no nos ha revelado el tiempo cuando terminará este mensaje o cuando el tiempo de gracia llegará a su fin. Aceptemos las cosas reveladas para nosotros y para nuestros hijos, pero no procuremos saber lo que ha sido mantenido secreto en los concilios del Todopoderoso.”

1MS pg. 224/2 – “Me han llegado cartas preguntándome si tengo alguna luz especial en cuanto a la fecha de la terminación del tiempo de gracia, y contesto que sólo tengo este mensaje que dar: que ahora es el tiempo de trabajar mientras dure el día, pues viene la noche cuando nadie puede obrar… Pero nadie ha recibido la orden de escudriñar las Escrituras a fin de asegurar, si es posible, cuándo terminará el tiempo de gracia. Dios no ha concedido tal mensaje a ningún labio mortal. El no quiere que ninguna lengua mortal declare aquello que ha ocultado en sus concilios secretos.”

(B3) ¿Quién quiere que fijemos fechas para la segunda venida de Cristo?

1MS pg. 218/2 – “Satanás está siempre dispuesto a llenar la mente con teorías y cálculos que desvíen a los hombres de la verdad presente y los inhabiliten para dar el mensaje del tercer ángel al mundo.”

1JT pg. 507.1 – “Los que tan presuntuosamente predican una fecha definida satisfacen, al hacerlo, al adversario de las almas, porque promueven la incredulidad más bien que el cristianismo.”

CS pg. 510/1 (450.2) – “Cuanto más a menudo se fije fecha para el segundo advenimiento, y cuanto mayor sea la difusión recibida por una enseñanza tal, tanto mejor responde a los propósitos de Satanás.”

¿Y con qué propósitos?

1. Echar oprobio contra el movimiento adventista de 1843 y 1844.

CS pg. 510/1 (450.2) –“ Cuanto más a menudo se fije fecha para el segundo advenimiento, y cuanto mayor sea la difusión recibida por una enseñanza tal, tanto mejor responde a los propósitos de Satanás. Una vez transcurrida la fecha, él cubre de ridículo y desprecio a quienes la anunciaron y echa oprobio contra el gran movimiento adventista de 1843 y 1844.” Y echa por tierra todos los eventos que ocurrieron en 1844, no aquí en la tierra, sino en el cielo, a saber: que Cristo dejó el Lugar Santo y entró en el Lugar Santísimo del Santuario Celestial; que Cristo terminó su trabajo de Sacerdote y empezó su trabajo de Sumo Sacerdote; que el 22 de Octubre de 1844 se dio inicio al Juicio de Ap. 14:7 y Daniel 7:9-10, 13—un juicio con apertura de libros; que debía empezar la restauración del Sábado del Cuarto Mandamiento de la Ley de Dios.

2. Fomentar la incredulidad con respecto al Juicio de Ap. 14:7 y a la Segunda Venida de Cristo.

1JT pg. 506/1 – “Por haber pasado repetidas veces la fecha fijada por algunos, el mundo se encuentra en un estado de incredulidad más decidida que antes con respecto al próximo advenimiento de Cristo. El mundo considera con disgusto el fracaso de los que fijaron fechas; y porque hubo hombres que se dejaron seducir de este modo, muchos se apartan de la verdad presentada por la Palabra de Dios según la cual el fin de todas las cosas está cercano.”

1JT pg. 507/1 – “Esos errores han desprestigiado la verdad de Dios para estos últimos días. Los ministros de todas las denominaciones ridiculizan a los adventistas; sin embargo, los siervos de Dios no deben callar. Las señales predichas en la profecía se están cumpliendo rápidamente en derredor nuestro. Esto debe inducir a todo aquel que sigue verdaderamente a Cristo a actuar con celo.”

3. Fijar una fecha demasiado remota es retardar la preparación de los hermanos para el Juicio de Vivos

El propósito de Satanás es el de apartar nuestra mente de Cristo y de la verdad presente, y el de retardar nuestra preparación para el juicio de vivos. Satanás desea inhabilitarnos para que no demos el mensaje del tercer ángel, con cosas que no son importantes para el plan de salvación. Satanás desea también arrullarnos en una falsa seguridad para que finalmente seamos chasqueados cuando ya sea demasiado tarde.

CS pg. 510/1 (450.2) –“Los que persisten en este error llegarán al fin a fijar una fecha demasiado remota para la venida de Cristo. Ello los arrullará en una falsa seguridad, y muchos sólo se desengañarán cuando sea tarde.”

2031LaGranTrampa

1MS pg. 221/2 – “Dios ha puesto en su propia potestad los tiempos y las sazones. ¿Y por qué no nos ha dado Dios ese conocimiento? Porque si lo hiciera, no lo usaríamos debidamente. Ese conocimiento provocaría entre los hermanos un resultado que retardaría grandemente la obra de Dios de preparar a un pueblo que pueda resistir en el gran día venidero.”

1MS pg. 187/1 – “Hemos de orar en procura de instrucción divina, pero al mismo tiempo debiéramos ser cuidadosos en cuanto a la forma de recibir todo lo que es llamado nueva luz. Debemos estar alerta, no sea que bajo la apariencia de escudriñar en procura de nueva luz, Satanás aparte nuestra mente de Cristo y de las verdades especiales para este tiempo.

“Se me ha mostrado que el artificio del enemigo es orientar las mentes para que se ocupen de algún punto oscuro o sin importancia, algo que no está plenamente revelado o que no es esencial para nuestra salvación. Esto se convierte en el tema absorbente, la ‘verdad presente’, cuando todas sus investigaciones y suposiciones tan sólo sirven para oscurecer las cosas más que antes y para confundir la mente de algunos que debieran estar procurando la unidad por medio de la santificación de la verdad.”

4. Quitar de la vista todo lo que está ANTES de la Segunda Venida de Cristo

Fijar fecha para la Segunda Venida de Cristo tiene por objeto quitar de tu vista lo que está ANTES de la Segunda Venida de Cristo, a saber:

  1. Tu Servicio de Preparación—que es el Servicio Diario Celestial de Romanos 3:24. El Servicio Diario que te asegura:
    1. Justificación o Aceptación diaria de Efesios 1:6,
    2. Perdón de pecados diario de Efesios 1:7,
    3. Bautismo diario del Espíritu Santo de Efesios 1:13-14. Que son requisitos imprescindibles para enfrentar:
  2. El Juicio de Vivos del CS pg. 544/2, que le antecede a la Segunda Venida de Cristo.
  3. Las plagas de Apocalipsis 16:1-21, que tendrán efecto únicamente sobre quienes no salieron aprobados en el Juicio de Ap. 14:7.
  4. Que llegues al Juicio de Vivos sin preparación. Si llegas al juicio sin preparación: tu nombre será borrado del Libro de la Vida (Éxodo 32:33; CS 537/0); y que tus pecados queden registrados en tu Libro de Malas Obras para que atestigüen contra ti en el día final (Apocalipsis 20:11-13).
    • Si llegas al Juicio de Vivos sin preparación no podrás estar de pie cuando Cristo aparezca por segunda vez, y pedirás que la tierra te trague (Apocalipsis 6:15-16).
    • Dios no te revelará la hora, el día, en que Cristo venga por segunda vez. No estarás preparado para ese solemne evento. No podrás entender la voz de Dios que va a anunciar la Segunda Venida de Cristo. La voz de Dios será como fragor de truenos y relámpagos.
    • Es propósito de Satanás que tus pecados se queden en tu Libro de Memoria de Malas Obras, porque él sabe que si eso ocurre, tu pecado no será transferido a su cuenta, y en el día final te tocará pagar a ti mismo tu propia cuenta—que significa experimentar la muerte segunda, desaparecer para siempre (Abdías 16):

PE pg. 294.1 – “Satanás se precipitó en medio de sus secuaces e intentó incitar a la multitud a la acción. Pero llovió sobre ellos fuego de Dios desde el cielo, y consumió conjuntamente al magnate, al noble, al poderoso, al pobre y al miserable. Vi que unos quedaban pronto aniquilados mientras que otros sufrían por más tiempo. A cada cual se le castigaba según las obras que había hecho con su cuerpo. Algunos tardaban muchos días en consumirse, y aunque una parte de su cuerpo estaba ya consumida, el resto conservaba plena sensibilidad para el sufrimiento. Dijo el ángel: ‘El gusano de la vida no morirá ni su fuego se apagará mientras haya una partícula que consumir’.”

(B4) ¿Qué debemos hacer en este tiempo?

Nuestro deber en este tiempo no consiste en hacer cálculos, fijar fechas y armar movimientos sensacionalistas sobre asuntos no revelados y que no son esenciales para nuestra salvación. Nuestro deber en este tiempo consiste de:

  1. Seguir al Maestro
  2. Orando.
  3. Esperando.
  4. Velando.
  5. Trabajando.
  6. Formando un nuevo carácter semejante al de nuestro Señor Jesús.
  7. Recalcando que es el Servicio Diario el que nos prepara para el Juicio de Vivos, y para que cuando Cristo venga por segunda vez podamos estar de pie.

1MS pg. 217/2 – “Los discípulos estaban ansiosos de saber el tiempo exacto de la revelación del reino de Dios, pero Jesús les dijo que no podían saber los tiempos ni las sazones, pues el Padre no los ha revelado. Comprender cuándo debía restaurarse el reino de Dios no era lo más importante que ellos debían saber. Habían de ser hallados siguiendo al Maestro, orando, esperando, velando y trabajando. Habían de ser representantes ante el mundo del carácter de Cristo.”

1MS pg. 222/0 – “El deber del pueblo de Dios es tener sus lámparas despabiladas y ardiendo, ser como los hombres que esperan que el Novio vuelva de la boda. No tenéis un momento que perder descuidando la gran salvación que os ha sido provista. Está llegando a su fin el tiempo de gracia de las almas. Está siendo sellado el destino de los hombres día tras día, y aun de esta congregación no sabemos cuán pronto cerrarán los ojos muchos en la muerte y serán preparados para la tumba. Ahora debiéramos considerar que nuestra vida transcurre rápidamente, que no estamos seguros ni un momento, a menos que nuestra vida esté escondida con Cristo en Dios. No es nuestro deber estar aguardando algún tiempo especial en el futuro cuando se haga alguna obra especial en nuestro favor, sino avanzar en nuestra obra de amonestar al mundo, pues hemos de ser testigos de Cristo hasta los confines de la tierra.”

1MS pg. 225/1 – “Mi mensaje es que nuestra única seguridad radica en estar listos para el refrigerio celestial, con nuestras lámparas despabiladas y encendidas. Cristo nos ha dicho que velemos ‘porque el Hijo del hombre vendrá a la hora que no pensáis’ (Mateo 24:44). ‘Velad y orad’ es la consigna que nos es dada por nuestro Redentor (Mateo 26:41). Día tras día hemos de buscar la inspiración del Espíritu de Dios para que él pueda efectuar la obra que le incumbe en el alma y el carácter. ¡Oh, cuánto tiempo ha sido malgastado prestando atención a cosas baladíes! Arrepentíos y convertíos para que sean borrados vuestros pecados, cuando vengan los tiempos del refrigerio de la presencia del Señor (Hechos 3:19).”

1MS pg. 224/1 – “Nuestro deber es velar, trabajar y esperar, trabajar cada momento por las almas que están prontas para perecer. Hemos de mantenernos caminando continuamente en las pisadas de Jesús, trabajando de acuerdo con sus planes, dispensando sus dones como buenos mayordomos de la múltiple gracia de Dios. Satanás estará listo para dar a cualquiera que no aprende diariamente de Jesús, un mensaje especial de su propia creación a fin de anular la maravillosa verdad para este tiempo.”

1MS pg. 219/2 – “Estamos continuamente en peligro de ponernos por encima de la sencillez del Evangelio. Hay un intenso deseo en muchos de impresionar al mundo con algo original que eleve a la gente a un estado de éxtasis espiritual y cambie el estado actual de cosas. Ciertamente, hay gran necesidad de un cambio en el estado actual de cosas, pues no se comprende como se debiera el carácter sagrado de la verdad presente, pero el cambio que necesitamos es un cambio de corazón y sólo se puede obtener buscando a Dios individualmente, buscando su bendición, pidiéndole su poder, orando fervientemente para que su gracia pueda venir sobre nosotros y que sean transformados nuestros caracteres. Este es el cambio que necesitamos hoy, y para lograrlo debiéramos ejercer energía perseverante y manifestar cordial fervor. Debiéramos preguntar con verdadera sinceridad: ‘¿Qué debo hacer para ser salvo?’ Debiéramos saber exactamente qué pasos estamos dando hacia el cielo.”

Recomendamos revisar también el estudio sobre la Preparación para la Crisis Final.

(B5) Lo que está revelado

Lo que está revelado para nuestro tiempo es:

  1. Cómo somos justificados.
  2. Cómo es que nuestros pecados son perdonados.
  3. Cómo es que nuestros pecados perdonados son borrados.
  4. Dónde es que somos justificados y perdonados.
  5. La condición del hombre (Juan 5:42; Jeremías 5:21; 6:10,19; Isaías 1:4; Ap. 3:17).

Esto es lo que está revelado, esto es la verdad presente, esto es lo que determinará nuestra preparación para el juicio de vivos, y esto es lo que Dios quiere que revelemos al mundo.

1MS pg. 425/3 – “Escudriñe las Escrituras como nunca antes todo el que profese creer que el Señor viene pronto, pues Satanás está determinado a probar todo artificio posible para mantener a las almas en tinieblas y cegar las mentes para que no vean los peligros de los tiempos en que vivimos. Estudie su Biblia cada creyente con oración ferviente para que pueda ser iluminado por el Espíritu Santo en cuanto a lo que es verdad a fin de que pueda saber más de Dios y de Jesucristo a quien él ha enviado. Escudriñad las verdades como si fueran tesoros escondidos y chasquead al enemigo. El tiempo de prueba está precisamente delante de nosotros, pues el fuerte pregón del tercer ángel ya ha comenzado en la revelación de la justicia de Cristo, el Redentor que perdona los pecados. Este es el comienzo de la luz del ángel cuya gloria llenará toda la tierra. Esto es así, porque la obra de cada uno a quien ha llegado el mensaje de amonestación es la de exaltar a Jesús, presentarlo al mundo tal como está revelado en figuras y bosquejado en símbolos, tal como es manifestado en la revelación de los profetas, tal como es revelado en las lecciones dadas a sus discípulos y en los milagros maravillosos efectuados para los hijos de los hombres. Escudriñad las Escrituras, pues ellas son las que dan testimonio de Cristo.”

La sierva del Señor nos insta a exaltar a Jesús y “presentarlo al mundo tal como está revelado en figuras y bosquejado en símbolos” en el Antiguo Testamento. Si queremos comprender cómo somos justificados, cómo somos perdonados, dónde somos justificados y perdonados, cuál es la verdad presente para nuestro tiempo, entonces debemos estudiar el ritual simbólico, debemos comprender por qué después del sacrificio del cordero era necesario un Sacerdote que pudiera llevar la sangre del animal sacrificado dentro del Santuario; debemos comprender por qué era necesario hacer esto diariamente, y por qué era necesario que una vez al año este Santuario sea purificado. Debemos estudiar el ritual simbólico para comprender la diferencia entre la sangre que era rociada dentro del Santuario y el incienso que era quemado antes de aumentar el aceite a las lámparas. Debemos comprender por qué esto se hacía diariamente antes del día de expiación. Debemos comprender por qué también en el día de la expiación el israelita dependía del incienso y de la sangre del animal sustituto. Debemos comprender la importancia del Sacerdote y del Santuario en esta gran obra de redención. Debemos comprender cuál era la única ley que se encontraba en el lugar santísimo y por qué todo el ceremonial giraba en torno a las demandas de esta ley.

Es por todo esto que el mensaje del tercer ángel nos lleva al Santuario Celestial y al Ministerio Sacerdotal Celestial de Cristo. Es por esto que la verdad presente trata sobre una justificación y un perdón con Santuario y con Sumo Sacerdote—una justificación cuya comprensión va más allá del atrio, más allá de la muerte de Cristo en la cruz, donde lamentablemente el mundo cristiano se ha quedado atascado desde los tiempos de la Reforma, pues el cuerno pequeño ha echado por tierra el continuo (el servicio diario) y el Santuario Celestial (Daniel 8:11).

Pero el mensaje del tercer ángel llevará a quienes hayan comprendido la verdad presente, y que no se hayan dejado extraviar por fábulas satánicas y por fechas falsas, a restaurar el Santuario Celestial y el Ministerio Sacerdotal de Cristo.

CuernoEntreSatuarioPueblo

PE pg. 227.2 – “Vi una numerosa compañía que profesaba el nombre de Cristo, pero Dios no la reconocía como suya. No se complacía en ella. Satanás asumía carácter religioso y estaba dispuesto a que la gente se creyese cristiana; y hasta estaba también ansioso de que creyeran en Jesús, en su crucifixión y resurrección.”

Hasta ahí le conviene a Satanás que se hable de Cristo: su crucifixión y resurrección—hasta el atrio. Pero Satanás no quiere que el hombre entienda que, a menos que esa sangre derramada en el atrio (en la cruz) sea aplicada diariamente dentro del Santuario Celestial, entonces no hay perdón de pecados y no habrá borrar o purificación de pecados en el día del juicio. A menos que la obediencia de Cristo no sea aplicada diariamente dentro del Santuario Celestial, no habrá justificación ni Espíritu Santo como agente regenerador que lleve al hombre a la santificación diaria verdadera.

CS pg. 472/3 (414.4) – “El servicio típico enseña importantes verdades respecto a la expiación. Se aceptaba un substituto en lugar del pecador; pero la sangre de la víctima no borraba el pecado. Solo proveía un medio para transferirlo al santuario. Con la ofrenda de sangre, el pecador reconocía la autoridad de la ley, confesaba su culpa, y expresaba su deseo de ser perdonado mediante la fe en un Redentor por venir; pero no estaba aún enteramente libre de la condenación de la ley.

“El día de la expiación, el sumo sacerdote, después de haber tomado una víctima ofrecida por la congregación, iba al lugar santísimo con la sangre de dicha víctima y rociaba con ella el propiciatorio, encima mismo de la ley, para dar satisfacción a sus exigencias. Luego, en calidad de mediador, tomaba los pecados sobre sí y los llevaba fuera del santuario. Poniendo sus manos sobre la cabeza del segundo macho cabrío, confesaba sobre él todos esos pecados, transfiriéndolos así figurativamente de él al macho cabrío emisario. Este los llevaba luego lejos y se los consideraba como si estuviesen para siempre quitados y echados lejos del pueblo.”

CS pg. 542/2 (479.1) – “El pueblo de Dios debería comprender claramente el asunto del santuario y del juicio investigador. Todos necesitan conocer por sí mismos el ministerio y la obra de su gran Sumo Sacerdote. De otro modo, les será imposible ejercitar la fe tan esencial en nuestros tiempos, o desempeñar el puesto al que Dios los llama. Cada cual tiene un alma que salvar o que perder. Todos tienen una causa pendiente ante el tribunal de Dios. Cada cual deberá encontrarse cara a cara con el gran Juez. ¡Cuán importante es, pues, que cada uno contemple a menudo de antemano la solemne escena del juicio en sesión, cuando serán abiertos los libros, cuando con Daniel, cada cual tendrá que estar en pie al fin de los días!”

CS pg. 543/0 (479.2) – “Todos los que han recibido la luz sobre estos asuntos deben dar testimonio de las grandes verdades que Dios les ha confiado. El santuario en el cielo es el centro mismo de la obra de Cristo en favor de los hombres. Concierne a toda alma que vive en la tierra. Nos revela el plan de la redención, nos conduce hasta el fin mismo del tiempo y anuncia el triunfo final de la lucha entre la justicia y el pecado. Es de la mayor importancia que todos investiguen a fondo estos asuntos, y que estén siempre prontos a dar respuesta a todo aquel que les pidiere razón de la esperanza que hay en ellos.”

CS pg. 543/1 (479.3) – “La intercesión de Cristo por el hombre en el santuario celestial es tan esencial para el plan de la salvación como lo fue su muerte en la cruz. Con su muerte dio principio a aquella obra para cuya conclusión ascendió al cielo después de su resurrección. Por la fe debemos entrar velo adentro, “donde entró por nosotros como precursor Jesús”. Hebreos 6:20. Allí se refleja la luz de la cruz del Calvario; y allí podemos obtener una comprensión más clara de los misterios de la redención. La salvación del hombre se cumple a un precio infinito para el cielo; el sacrificio hecho corresponde a las más amplias exigencias de la ley de Dios quebrantada. Jesús abrió el camino que lleva al trono del Padre, y por su mediación pueden ser presentados ante Dios los deseos sinceros de todos los que a él se allegan con fe.”

PlanSalvacion

1JT pg. 99/1 – “La única seguridad consiste ahora en buscar como a un tesoro escondido la verdad revelada en la Palabra de Dios. Los temas del sábado, la naturaleza del hombre y el testimonio de Jesús, son las grandes e importantes verdades que se han de comprender. Resultarán como un ancla que sostenga al pueblo de Dios en estos tiempos peligrosos. Pero la masa de la humanidad desprecia las verdades de la Palabra de Dios y prefiere escuchar las fábulas.”

1JT pg. 480.4 – “Aunque cuando viene al mundo el hombre es el más impotente de los seres que ha creado Dios, y es el más perverso por naturaleza, es capaz, sin embargo, de progresar constantemente.”

 

C – El Juicio De Vivos

1 Pedro 4:17 – “Porque es tiempo de que el juicio comience de la casa de Dios: y si primero comienza por nosotros, ¿qué será el fin de aquellos que no obedecen al evangelio de Dios?”

CS pg. 544/2 (480.2) – “Solemnes son las escenas relacionadas con la obra final de la expiación. Incalculables son los intereses que ésta envuelve. El juicio se lleva ahora adelante en el santuario celestial. Esta obra se viene realizando desde hace muchos años. Pronto—nadie sabe cuándo—les tocará ser juzgados a los vivos. En la augusta presencia de Dios nuestras vidas deben ser pasadas en revista. En éste más que en cualquier otro tiempo conviene que toda alma preste atención a la amonestación del Señor: ‘Velad y orad: porque no sabéis cuándo será el tiempo.’ ‘Y si no velares, vendré a ti como ladrón, y no sabrás en qué hora vendré a ti.’ Marcos 13:33; Apocalipsis 3:3.”

DiaDeJuicio

Cuando se de inicio al juicio de vivos sólo habrá dos resultados: o sales aprobado, o sales reprobado. Y cada camino tendrá diferentes consecuencias:

1. Si sales aprobado ✔

Si sales aprobado en el juicio de vivos tus pecados previamente perdonados en el Servicio Diario (1), serán purificados o borrados (2), tu nombre permanecerá en el Libro de la Vida, y (3) recibirás la lluvia tardía para poder dar el fuerte pregón de Apocalipsis 18:1-5.

Hechos 3:19 – “Así que, arrepentíos y convertíos (1), para que sean borrados vuestros pecados (2); pues que vendrán los tiempos del refrigerio de la presencia del Señor (3).”

Joel 2:23 – “Vosotros también, hijos de Sión, alegraos y gozaos en Jehová vuestro Dios; porque os ha dado la primera lluvia arregladamente, y hará descender sobre vosotros lluvia temprana y tardía como al principio.”

 

Recibirás Lluvia Tardía para dar el Fuerte Pregón de Apocalipsis 18:1-5

PE pg. 86/0 – “En ese tiempo, descenderá la ‘lluvia tardía’ o refrigerio de la presencia del Señor para dar poder a la voz fuerte del tercer ángel…”

Fin del tiempo de gracia de Apocalipsis 22:11 para toda la humanidad

CS pg. 671/2 (599.2) – “Cuando termine el mensaje del tercer ángel la misericordia divina no intercederá más por los habitantes culpables de la tierra. El pueblo de Dios habrá cumplido su obra; habrá recibido ‘la lluvia tardía,’ el ‘refrigerio de la presencia del Señor,’ y estará preparado para la hora de prueba que le espera. Los ángeles se apuran, van y vienen de acá para allá en el cielo. Un ángel que regresa de la tierra anuncia que su obra está terminada; el mundo ha sido sometido a la prueba final, y todos los que han resultado fieles a los preceptos divinos han recibido ‘el sello del Dios vivo.’ Entonces Jesús dejará de interceder en el santuario celestial. Levantará sus manos y con gran voz dirá ‘Hecho es,’ y todas las huestes de los ángeles depositarán sus coronas mientras él anuncia en tono solemne: ‘¡El que es injusto, sea injusto aún; y el que es sucio, sea sucio aún; y el que es justo, sea justo aún; y el que es santo, sea aún santo!’ (Apocalipsis 22:11). Cada caso ha sido fallado para vida o para muerte. Cristo ha hecho propiciación por su pueblo y borrado sus pecados. El número de sus súbditos está completo; ‘el reino, y el señorío y la majestad de los reinos debajo de todo el cielo’ van a ser dados a los herederos de la salvación y Jesús va a reinar como Rey de reyes y Señor de señores.”

Protegido en el tiempo de las plagas de Apocalipsis 16:1-21

1a. Cuando Cristo termine su obra intercesora por el mundo entero (Apocalipsis 22:11), empezarán a caer las postreras plagas de Apocalipsis 16:1-21, y estas plagas no tendrán efecto alguno sobre ti.

Salmos 91:1-11 – “ El que habita al abrigo del Altísimo, morará bajo la sombra del Omnipotente. Diré yo a Jehová: Esperanza mía, y castillo mío; Mi Dios, en él confiaré. Y él te librará del lazo del cazador: De la peste destruidora. Con sus plumas te cubrirá, y debajo de sus alas estarás seguro: Escudo y adarga es su verdad. No tendrás temor de espanto nocturno, ni de saeta que vuele de día; ni de pestilencia que ande en oscuridad, ni de mortandad que en medio del día destruya. Caerán a tu lado mil, y diez mil a tu diestra: Mas a ti no llegará. Ciertamente con tus ojos mirarás, y verás la recompensa de los impíos. Porque tú has puesto a Jehová, que es mi esperanza. Al Altísimo por tu habitación. No te sobrevendrá mal, ni plaga tocará tu morada. Pues que a sus ángeles mandará acerca de ti, que te guarden en todos tus caminos.”

PE pg. 86/0 – “En ese tiempo, descenderá la ‘lluvia tardía’ o refrigerio de la presencia del Señor para dar poder a la voz fuerte del tercer ángel, y preparar a los santos para que puedan subsistir durante el plazo cuando las siete postreras plagas serán derramadas.”

El Señor te va a proveer de comida y agua en el tiempo de las plagas

Isaías 33:16 – “Éste habitará en las alturas; fortaleza de roca será su lugar de refugio; se le dará su pan, y sus aguas serán seguras.”

HR pg. 133/2 – “Pan y agua es todo lo que se promete al remanente en el tiempo de angustia.”

PE pg. 282.1 – “Vi a los santos abandonar las ciudades y los pueblos y juntarse en grupos para vivir en los lugares más apartados. Los ángeles los proveían de comida y agua…”

Dios te revelará el día y la hora de la segunda venida de Cristo

1b. Si sales aprobado en el juicio de Apocalipsis 14:7 estás preparado para oír el pacto de paz que Dios proclamará entre la sexta y la séptima plaga, y Dios te revelará el día y la hora exacta de la segunda venida de Cristo.

CS pg. 695/1 (621.1) – “Los sepulcros se abren, y ‘muchos de los que duermen en el polvo de la tierra serán despertados, unos para vida eterna, y otros para vergüenza y confusión perpetua’ (Daniel 12:2). Todos los que murieron en la fe del mensaje del tercer ángel, salen glorificados de la tumba, para oír el pacto de paz que Dios hace con los que guardaron su ley. ‘Los que le traspasaron’ (Apocalipsis 1:7), los que se mofaron y se rieron de la agonía de Cristo y los enemigos más acérrimos de su verdad y de su pueblo, son resucitados para mirarle en su gloria y para ver el honor con que serán recompensados los fieles y obedientes.”

CS pg. 698/2 (623.3) – “Desde el cielo se oye la voz de Dios que proclama el día y la hora de la venida de Jesús, y promulga a su pueblo el pacto eterno. Sus palabras resuenan por la tierra como el estruendo de los más estrepitosos truenos. El Israel de Dios escucha con los ojos elevados al cielo. Sus semblantes se iluminan con la gloria divina y brillan cual brillara el rostro de Moisés cuando bajó del Sinaí. Los malos no los pueden mirar. Y cuando la bendición es pronunciada sobre los que honraron a Dios santificando su sábado, se oye un inmenso grito de victoria.”

PE pg. 285/2, 286/0 – “El firmamento se abría y cerraba en violenta conmoción. Las montañas se agitaban como cañas batidas por el viento, arrojando peñascos por todo el derredor. El mar hervía como una caldera y lanzaba piedras a la tierra. Al declarar Dios el día y la hora de la venida de Jesús y conferir el sempiterno pacto a su pueblo, pronunciaba una frase y se detenía mientras las palabras de la frase retumbaban por toda la tierra. El Israel de Dios permanecía con la mirada fija en lo alto, escuchando las palabras según iban saliendo de labios de Jehová y retumbaban por toda la tierra con el estruendo de horrísonos truenos. Era un espectáculo pavorosamente solemne. Al final de cada frase los santos exclamaban: ‘¡Gloria! ¡Aleluya!’ Estaban sus semblantes iluminados por la gloria de Dios, y refulgían como el rostro de Moisés al bajar del Sinaí. Los malvados no podían mirarlos porque los ofuscaba el resplandor. Y cuando Dios derramó la sempiterna bendición sobre quienes le habían honrado santificando el sábado, resonó un potente grito de victoria sobre la bestia y su imagen.”

Podrás estar de pie en la segunda venida de Cristo

1c. El que salga aprobado en el juicio está preparado para estar de pie cuando Cristo aparezca entre las nubes del cielo y decir: “Y se dirá en aquel día: He aquí, éste es nuestro Dios, le hemos esperado, y nos salvará; éste es Jehová a quien hemos esperado, nos gozaremos y nos alegraremos en su salvación” (Isaías 25:9).

Mateo 24:30-31 – “Y entonces se mostrará la señal del Hijo del hombre en el cielo; y entonces lamentarán todas las tribus de la tierra, y verán al Hijo del hombre que vendrá sobre las nubes del cielo, con grande poder y gloria. Y enviará a sus ángeles con gran voz de trompeta, y juntarán sus escogidos de los cuatro vientos, de un cabo del cielo hasta el otro.”

Podrás ser transformado de corruptible en incorruptible

Si sales aprobado en el juicio de Apocalipsis 14:7 estarás preparado para ser transformado de corruptible en incorruptible, y de mortal en inmortal porque tendrás libre acceso al árbol de la vida (Apocalipsis 22:2).

1 Corintios 15:51-53 – “He aquí, os digo un misterio: Todos ciertamente no dormiremos, mas todos seremos transformados. En un momento, en un abrir de ojo, a la final trompeta; porque será tocada la trompeta, y los muertos serán levantados sin corrupción, y nosotros seremos transformados. Porque es menester que esto corruptible sea vestido de incorrupción, y esto mortal sea vestido de inmortalidad.”

CS pg. 344/1 (301.1) – “Una de las verdades más solemnes y más gloriosas que revela la Biblia, es la de la segunda venida de Cristo para completar la gran obra de la redención” que es: que esto corruptible se vista de incorrupción, y así estaremos preparados para ir al encuentro con Cristo (1 Tesalonicenses 4:17).

CS pg. 369/0 (322.2) – “Este gran cambio los preparará para recibir el reino (de la gloria); pues San Pablo dice: ‘La carne y la sangre no pueden heredar el reino de Dios, ni la corrupción hereda la incorrupción’ (1 Corintios 15:50). En su estado presente el hombre es mortal, corruptible; pero el reino de Dios será incorruptible y sempiterno. Por lo tanto, en su estado presente el hombre no puede entrar en el reino de Dios. Pero cuando venga Jesús, concederá la inmortalidad a su pueblo; y luego los llamará a poseer el reino, del que hasta aquí sólo han sido presuntos herederos.”

Recomendamos revisar el estudio sobre el Úlltimo Movimiento de Reforma para estudiar más sobre el fuerte pregón, y también el estudio sobre La Lluvia Temprana y la Lluvia Tardía.

2. Si sales reprobado ✗

Si sales reprobado en el juicio de vivos tu nombre será borrado del Libro de la Vida, tus pecados permanecerán en tu Libro de Memoria de Malas Obras para que atestigüen contra ti en ocasión de la tercera venida de Cristo. El Espíritu Santo se retirará para siempre de ti y en su lugar entrarán siete espíritus inmundos.

Mateo 12:44-45 – “Entonces dice: Me volveré a mi casa de donde salí: y cuando viene, la halla desocupada, barrida y adornada. Entonces va, y toma consigo otros siete espíritus peores que él, y entrados, moran allí; y son peores las cosas; últimas del tal hombre que las primeras: así también acontecerá a esta generación mala.”

Apocalipsis 18:2 – “Y clamó con fortaleza en alta voz, diciendo: Caída es, caída es la grande Babilonia, y es hecha habitación de demonios, y guarida de todo espíritu inmundo, y albergue de todas aves sucias y aborrecibles.”

Te convertirás en perseguidor de tus hermanos en el tiempo del Fuerte Pregón de Apocalipsis 18:1-5

CS pg. 665/2 (593.2) – “A los que obedezcan con toda conciencia a la Palabra de Dios se les tratará como rebeldes. Cegados por Satanás, padres y madres habrá que serán duros y severos para con sus hijos creyentes; los patrones o patronas oprimirán a los criados que observen los mandamientos. Los lazos del cariño se aflojarán; se desheredará y se expulsará de la casa a los hijos. Se cumplirán a la letra las palabras de San Pablo: ‘Todos los que quieren vivir píamente en Cristo Jesús, padecerán persecución’ (2 Timoteo 3:12). Cuando los defensores de la verdad se nieguen a honrar el domingo, unos serán echados en la cárcel, otros serán desterrados y otros aún tratados como esclavos. Ante la razón humana todo esto parece ahora imposible; pero a medida que el espíritu refrenador de Dios se retire de los hombres y éstos sean dominados por Satanás, que aborrece los principios divinos, se verán cosas muy extrañas. Muy cruel puede ser el corazón humano cuando no está animado del temor y del amor de Dios.”

2JT pg. 164.2 – “La obra que la iglesia no ha hecho en tiempo de paz y prosperidad, tendrá que hacerla durante una terrible crisis, en las circunstancias más desalentadoras y prohibitivas. Las amonestaciones que la conformidad al mundo ha hecho callar o retener, deberán darse bajo la más fiera oposición de los enemigos de la fe. Y en ese tiempo la clase superficial y conservadora, cuya influencia impidió constantemente los progresos de la obra, renunciará a la fe y se colocará con sus enemigos declarados, hacia los cuales sus simpatías han estado tendiendo durante mucho tiempo. Esos apóstatas manifestarán entonces la más acerba enemistad y harán cuanto puedan para oprimir y vilipendiar a sus antiguos hermanos, y para excitar la indignación contra ellos. Ese día está por sobrecogernos.”

CS pg. 678/2 (605.3) – “Los cristianos profesos que llegarán sin preparación al último y terrible conflicto, confesarán sus pecados con palabras de angustia consumidora, mientras los impíos se reirán de esa angustia. Esas confesiones son del mismo carácter que las de Esaú o de Judas. Los que las hacen lamentan los resultados de la transgresión, pero no su culpa misma. No sienten verdadera contrición ni horror al mal. Reconocen sus pecados por temor al castigo; pero, lo mismo que Faraón, volverían a maldecir al cielo si se suspendiesen los juicios de Dios.”

Las plagas tendrán efecto sobre ti

2a. Si sales reprobado en el juicio, las plagas de Apocalipsis 16:1-21 tendrán efecto sobre ti.

EUD pg. 206.6 – “Los impíos han dejado concluir su tiempo de gracia; el Espíritu de Dios, al que se opusieran obstinadamente, acabó por apartarse de ellos. Desamparados ya de la gracia divina, están a merced de Satanás.”

EUD pg. 207.5 – “Cuando Cristo deje de interceder en el santuario, se derramará sin mezcla la ira de Dios de la que son amenazados los que adoran a la bestia y a su imagen y reciben su marca (Apocalipsis 14:9-10). Las plagas que cayeron sobre Egipto cuando Dios estaba por libertar a Israel fueron de índole análoga a los juicios más terribles extensos que caerán sobre el mundo inmediatamente antes de la liberación final del pueblo de Dios.”

La tribulación de Satanás sobre los impíos

CS pg. 672/0 (600.1) – “Cuando él abandone el santuario, las tinieblas envolverán a los habitantes de la tierra. Durante ese tiempo terrible, los justos deben vivir sin intercesor, a la vista del santo Dios. Nada refrena ya a los malos y Satanás domina por completo a los impenitentes empedernidos. La paciencia de Dios ha concluido. El mundo ha rechazado su misericordia, despreciado su amor y pisoteado su ley. Los impíos han dejado concluir su tiempo de gracia; el Espíritu de Dios, al que se opusieran obstinadamente, acabó por apartarse de ellos. Desamparados ya de la gracia divina, están a merced de Satanás, el cual sumirá entonces a los habitantes de la tierra en una gran tribulación final. Como los ángeles de Dios dejen ya de contener los vientos violentos de las pasiones humanas, todos los elementos de contención se desencadenarán. El mundo entero será envuelto en una ruina más espantosa que la que cayó antiguamente sobre Jerusalén.”

Si sales reprobado en el juicio, cuando el hambre azote la tierra, comerás a tus hijos o a tus padres, y se cumplirá una vez más Jeremías 19:9 y Ezequiel 5:10: “Y les haré comer la carne de sus hijos y la carne de sus hijas, y cada uno comerá la carne de su amigo…”, “Por esto los padres comerán a los hijos en medio de ti, y los hijos comerán a sus padres; haré en ti juicios…”

PE pg. 282/1 – “…mientras que los impíos sufrían hambre y sed.”

No podrás comprender las palabras de Dios que anuncian el día y la hora de la segunda venida de Cristo

2b. Cuando Dios proclame el día y la hora de la segunda venida de Cristo, para ti la voz de Dios será como truenos y relámpagos.

CS pg. 695/2 (621.2) – “Densas nubes cubren aún el firmamento; sin embargo el sol se abre paso de vez en cuando, como si fuese el ojo vengador de Jehová. Fieros relámpagos rasgan el cielo con fragor, envolviendo a la tierra en claridad de llamaradas. Por encima del ruido aterrador de los truenos, se oyen voces misteriosas y terribles que anuncian la condenación de los impíos. No todos entienden las palabras pronunciadas; pero los falsos maestros las comprenden perfectamente. Los que poco antes eran tan temerarios, jactanciosos y provocativos, y que tanto se regocijaban al ensañarse en el pueblo de Dios observador de sus mandamientos, se sienten presa de consternación y tiemblan de terror. Sus llantos dominan el ruido de los elementos. Los demonios confiesan la divinidad de Cristo y tiemblan ante su poder, mientras que los hombres claman por misericordia y se revuelcan en terror abyecto.”

Cuando Cristo venga por segunda vez sufrirás la muerte primera

2c. Si sales reprobado en el juicio no podrás permanecer de pie cuando Cristo aparezca en gloria en las nubes del cielo. Pedirás que: “Y los reyes de la tierra, y los príncipes, y los ricos, y los capitanes, y los fuertes, y todo siervo y todo libre, se escondieron en las cuevas y entre las peñas de los montes. Y decían a los montes y a las peñas: Caed sobre nosotros, y escondednos de la cara de aquél que está sentado sobre el trono, y de la ira del Cordero” (Apocalipsis 6:15-17).

2TI pg. 39.1 – “Entonces los reyes y los nobles, el poderoso, el pobre y el mezquino, todos juntos claman allí con gran amargura. Los que en los días de su prosperidad despreciaron a Cristo y a los humildes que seguían sus pisadas, hombres que no quisieron humillar su rango para inclinarse ante Cristo, que aborrecieron su despreciada cruz, se encuentran ahora postrados en el fango de la tierra. Su grandeza súbitamente los ha abandonado y no vacilan en inclinarse a la tierra, a los pies de los santos. Entonces comprenden con terrible amargura que están consumiendo los frutos de su propia conducta, y que están llenos de sus propias argucias. Confiando en su supuesta sabiduría rechazaron la recompensa sublime y eterna, y la invitación celestial, en favor de las ganancias terrenales. El resplandor y el oropel de la tierra los fascinaron, y en su supuesta sabiduría se convirtieron en insensatos. Se gozaban en su prosperidad mundanal como si sus ventajas terrenales fueran tan grandes que podrían, por medio de ellas, tener méritos ante Dios, y de esa manera asegurarse el Cielo.

“El dinero era poder para los insensatos de la tierra y al mismo tiempo era su dios; pero su misma prosperidad los destruyó. Se volvieron insensatos a la vista de Dios y de sus santos ángeles mientras los hombres dominados por las ambiciones mundanales los consideraban sabios. Ahora su supuesta sabiduría es insensatez total y su prosperidad la causa de su destrucción. De nuevo resuenan los gritos provocados por una angustia temible, que destroza el corazón: ‘Rocas y montañas: caed sobre nosotros y escondednos del rostro del que está sentado sobre el trono, y de la ira del Cordero; porque el gran día de su ira ha venido, y ¿quién podrá estar firme?’ Huyen a las cavernas de la tierra para cubrirse, pero entonces no les sirven de nada.”

Quedarás convertido en estiércol

Si sales reprobado en el juicio, en ocasión de la segunda venida, sufrirás la muerte primera y quedarás convertido en estiércol, y después de los mil años—previo a un juicio—te tocará experimentar la muerte segunda.

Jeremías 25:33 – “Y serán muertos de Jehová en aquel día desde el un cabo de la tierra hasta el otro cabo; no se endecharán, ni se recogerán, ni serán enterrados; como estiércol serán sobre la haz de la tierra.”

 

Conclusión

Apocalipsis 11:1 – “Y me fue dada una caña semejante a una vara, y se me dijo: Levántate, y mide el templo de Dios, y el altar, y a los que adoran en él.”

Comentario Bíblico 7ª, pg. 413/1/2 – “El gran juicio se ha estado llevando a cabo, y desde hace algún tiempo. Ahora el Señor dice: Mide el templo y a los que adoran en él.

“Mientras recorréis las calles haciendo vuestros negocios, recordad que Dios os está midiendo; mientras desempeñáis vuestros deberes en el hogar, mientras conversáis, Dios os está midiendo. Recordad que vuestras palabras y acciones están siendo fotografiadas en los libros del cielo, así como el artista reproduce el rostro en la placa pulida…

“Esta es la obra que se lleva a cabo: medir el templo y a los que adoran en él para ver quiénes permanecen firmes en el último día. Los que permanezcan firmes tendrán una cómoda entrada en el reino de nuestro Señor y Salvador Jesucristo.

“Cuando hagamos nuestra obra recordemos que hay Uno que está observando el espíritu con que la estamos haciendo. ¿No haremos que el Señor nos acompañe en nuestra vida cotidiana, en nuestra obra secular y en nuestros deberes domésticos?

“Entonces debemos abandonar en el nombre de Dios todo lo que no es necesario, todas las murmuraciones y visitas inútiles, y presentarnos como siervos del Dios viviente.

“Mentes y corazones sacrílegos pensaron que tenían poder suficiente para cambiar los tiempos y la ley de Jehová; pero en los archivos del cielo, en el arca de Dios, están a salvo los mandamientos originales, escritos en dos tablas de piedra. Ningún potentado de la tierra tiene poder para sacar aquellas tablas de su sagrado escondedero debajo del propiciatorio.”

Hoy es el momento de mantenernos firmes en la verdad presente, la cual nos servirá de ancla en momentos de todo tipo de turbulencia satánica bajo la forma de fábulas sobre seres “reptilianos”, cálculos erróneos sobre la segunda venida de Cristo, tradiciones judaizantes de seguir festejando fiestas y sábados ceremoniales, falsos conceptos sobre la naturaleza humana de Cristo, errores sobre la deidad, doctrinas jesuitas camufladas de protestantismo, y todo tipo de doctrina de demonios.

El Diablo sabe que le queda poco tiempo y está sacando a sus agentes como lobos disfrazados de profesores y teólogos espirituales, para que dividan al pueblo de Dios en todo tipo de camino de perdición.

Mientras la muchedumbre a nuestro alrededor busca excitación en la predicación de cosas halagüeñas y novedosas y excitantes, nosotros debemos mantenernos firmes en la sencillez del Evangelio. Nuestra ancla deben ser los tres mensajes angélicos.

PE pg. 258.2 – “Vi que una compañía se mantenía de pie bien guardada y firme, negando su apoyo a aquellos que querían trastornar la fe establecida del cuerpo. Dios miraba con aprobación a esa compañía. Me fueron mostrados tres escalones: los mensajes del primer ángel, del segundo y del tercero. Dijo mi ángel acompañante:

‘¡Ay de aquel que mueva un bloque o una clavija de esos mensajes! La verdadera comprensión de esos mensajes es de importancia vital. El destino de las almas depende de la manera en que son recibidos.’

“Nuevamente se me hizo recorrer esos mensajes, y vi a cuán alto precio había obtenido su experiencia el pueblo de Dios. La obtuvo por mucho padecimiento y severo conflicto. Dios lo había conducido paso a paso, hasta ponerlo sobre una plataforma sólida e inconmovible.

“Vi a ciertas personas acercarse a la plataforma y examinar su fundamento. Algunos subieron inmediatamente a ella con regocijo. Otros comenzaron a encontrar defectos en el fundamento. Querían que se hiciesen mejoras. Entonces la plataforma sería más perfecta, y la gente mucho más feliz. Algunos se bajaban de la plataforma para examinarla, y declaraban que estaba mal colocada.

“Pero vi que casi todos permanecían firmes sobre la plataforma y exhortaban a quienes habían bajado de ella a que cesasen sus quejas; porque Dios era el Artífice Maestro, y ellos estaban combatiendo contra él. Relataban la obra maravillosa hecha por Dios, que los había conducido a la plataforma firme, y al unísono alzaban los ojos al cielo y con voz fuerte glorificaban a Dios. Esto afectaba a algunos de los que se habían quejado y dejado la plataforma, y éstos, con aspecto humilde, volvían a subir a ella.”

OrandoSantuario

El mensaje del tercer ángel nos llevará a la verdadera congregación en el Santuario Celestial. Pero no debemos olvidar que todos los que congreguemos al Santuario Celestial tendremos que ser probados y medidos por la vara del Señor (Apocalipsis 11:1).

Lucas 21:36 – “Velad pues, orando en todo tiempo, que seáis tenidos por dignos de evitar todas estas cosas que han de venir, y de estar en pie delante del Hijo del hombre.”

Que Dios los bendiga.

2 comentarios

  1. Acerca de ilustraciones que presenten la figura de Nuestro Padre Celestial: “No que alguno haya visto al Padre, sino aquel que vino de Dios; este ha visto al Padre” (Jn. 6:46). Vease también: Mt. 11:27; Lc. 10:22. Completar con pp. 92 de Primeros Escritos, HGW: “El Padre estaba envuelto en un cuerpo de luz y gloria, de manera que su persona no podía verse………La gloria, o excelencia de su forma, no la vi; nadie podría contemplarla y vivir……….”Exodo 33:20 Dijo más: No podrás ver mi rostro; porque no me verá hombre, y vivirá.”
    El Señor les bendiga.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s